Gru­po Mé­di­co de Sa­ran­dí del Yí

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Se­ñor Di­rec­tor:

“Gra­cias a la vi­da” y a to­da la so­cie­dad uru­gua­ya por ha­ber­nos da­do la opor­tu­ni­dad de ele­gir y ejer­cer la me­di­ci­na co­mo pro­fe­sión.

A tra­vés de la red so­cial Fa­ce­book re­co­no­cí y re­cor­dé el epi­so­dio ini­cial de es­ta his­to­ria de vi­da de la que tan bien da tes­ti­mo­nio el co­no­ci­do ve­cino de la zo­na de Sa­ran­dí del Yí Juan Al­ber­to Eche­ni­que Go­day, que trans­cri­bo tex­tual­men­te:

“Hay reali­da­des que las­ti­man y duelen, por lo ge­ne­ral son ne­ga­ti­vas, tie­nen pren­sa y se re­pi­can con inusi­ta­da ve­lo­ci­dad.

Pe­ro, pa­ra­le­la­men­te, hay otras que pa­san inad­ver­ti­das y en­cie­rran en sí un men­sa­je es­pe­ran­za­dor. Tal el ca­so de una ex­pe­rien­cia que vi­ví en for­ma ca­sual. En mi pue­blo adop­ti­vo, Sa­ran­dí del Yi, en una tar­de muy ca­lu­ro­sa, es­ta­cio­né el vehícu­lo que con­du­cía en una som­bra del cen­tro de la ciu­dad. En la ve­re­da ha­bía mon­to­nes de are­na, bol­sas de ce­men­to y una hor­mi­go­ne­ra fun­cio­nan­do, no sa­lía de mi asom­bro cuan­do cons­ta­té que el que ope­ra­ba la má­qui­na era un hom­bre cu­yo bra­zo de­re­cho es­ta­ba sec­cio­na­do en­tre el co­do y el hom­bro, es de­cir, te­nía un mu­ñón cor­ti­to. Ma­ne­ja­ba la pa­la con una des­tre­za y ve­lo­ci­dad en­vi­dia­ble, lo mis­mo que con las bol­sas de ce­men­to. No pu­de con­te­ner la cu­rio­si­dad y me acer­qué a él, lo sa­lu­dé con el de­do pul­gar en al­to, en se­ñal de apro­ba­ción, se son­rió, de­jó la pa­la y me dio la opor­tu­ni­dad de acer­car­me. Le pe­dí per­mi­so pa­ra sa­car­le una fo­to y me lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.