La In­ten­den­cia de Mal­do­na­do im­pon­drá cam­bios al pro­yec­to del San Ra­fael, pe­ro quie­re cons­truir­lo por­que ge­ne­ra más in­gre­sos que las plan­tas de ce­lu­lo­sa

Pa­ra Vi­ñoly re­quie­re “un pe­río­do de di­ges­tión”, pe­ro es ne­ce­sa­rio pa­ra de­jar de de­pen­der “de la gui­ta ne­gra que vie­ne de Bue­nos Ai­res”; la co­mu­na pe­di­rá que qui­ten el puen­te que va ha­cia la playa

Búsqueda - - PORTADA - Es­cri­be Federico Castillo

“¿Quién se ani­ma a ha­cer una pre­gun­ta?”, desafió el ar­qui­tec­to Ra­fael Vi­ñoly des­pués de mos­trar la ma­que­ta del Ho­tel San Ra­fael y mien­tras al­gu­nos edi­les de Mal­do­na­do to­da­vía la ro­dea­ban sor­pren­di­dos y le sa­ca­ban fo­tos co­mo si fue­ran tu­ris­tas ja­po­ne­ses. En la no­che del miér­co­les 30 de ma­yo, Vi­ñoly y el em­pre­sa- rio ita­liano Giu­sep­pe Ci­pria­ni ex­pu­sie­ron el pro­yec­to de re­mo­de­la­ción del em­ble­má­ti­co edi­fi­cio so­bre la ram­bla de la playa Bra­va en Pun­ta del Es­te, un me­ga­em­pren­di­mien­to que su­po­ne una in­ver­sión de US$ 420 mi­llo­nes en cua­tro eta­pas y una fuen­te de em­pleo per­ma­nen­te con unos mil pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos.

Pe­ro na­da de es­to es­tu­vo en el cen­tro del de- ba­te, to­do que­dó en un se­gun­do plano, ba­jo la som­bra del im­po­nen­te y dis­rup­ti­vo ras­ca­cie­los de 67 pi­sos y ca­si 300 me­tros de al­tu­ra en una zo­na con cons­truc- cio­nes ba­jas. El res­to del pro­yec­to fue ta­pa­do tam­bién por un puen­te que atra­ve­sa­ría la ram­bla y co­nec­ta­ría al ho­tel con la playa. El di­se­ño de Vi­ñoly mo­no­po­li­zó las reac­cio­nes del día des­pués y tam­bién de la pre­sen­ta­ción en la Jun­ta De­par­ta­men­tal de Mal­do­na­do.

“Ar­qui­tec­to, le voy a ha­cer una pre­gun­ta bien boba. ¿Si yo le di­go que 60 pi­sos es un dis­pa­ra­te pa­ra Pun­ta del Es­te, qué me con­tes­ta us­ted?, le pre­gun­tó el edil blan­co Ro­dri­go Blas. Vi­ñoly le con­tes­tó: “27 pi­sos tam­bién es un dis­pa­ra­te pa­ra Pun­ta del Es­te. Es peor 27. Por­que se ge­ne­ra es­ta es­pe­cie de ma­sa in­de­fi­ni­da en que ca­da edi­fi­cio tra­ta de pe­lear por vi­si­bi­li­dad por­que le po­nen una co­sa en la sa­la de má­qui­nas en el te­cho o lu­ces de no­che”.

El ar­qui­tec­to no ha­bló tan­to del ta­ma­ño o las ca­rac­te­rís­ti­cas de la to­rre pro­yec­ta­da sino de un con­cep­to. Pa­ra Vi­ñoly, l a re­mo­de­la­ción del San Ra­fael es una idea que va más allá de los la­dri­llos. “No es que ve­ni­mos a ne­go­ciar con us­te­des una es­tra­te­gia co­no­ci­da. Es una es­tra­te­gia dis­tin­ta. Si Mal­do­na­do es­pe­ra que el go­bierno na­cio­nal to­me es­ta ban­de­ra, l e va a cos­tar mu­chí­si­mo. Ade­más, por­que me pa­re­ce a mí que es­te es un pro­ble­ma l ocal. Us­te­des son los due­ños de es­te lu­gar, no la se­ño­ra que lo ven­dió. El di­le­ma acá es pen­sar qué va a pa­sar. ¿Va­mos a se­guir vi­vien­do de la gui­ta ne­gra que vie­ne de la Ar­gen­ti­na, pa­ra de­cir­lo en crio­llo, o tra­ta­mos de re­plan­tear es­to de otra for­ma?”, in­ter­pe­ló a los edi­les.

En lo que in­sis­tió Vi­ñoly es en la po­si­bi­li­dad de pen­sar el pro­yec­to no co­mo so­lo un ho­tel sino co­mo un com­ple­jo residencial que atrai­ga un mer­ca­do de tu­ris­tas y re­si­den­tes per­ma­nen­tes que no exis­te hoy en Pun­ta del Es­te. “Es­te es un ries­go im­por­tan­te pa­ra us­te­des, pe­ro tam­bién es un ries­go im­por­tan­te pa­ra Ci­pria­ni”, di­jo en la jun­ta.

“Creo que lo que se tie­ne que desa­rro­llar es una cla­ri­dad con res­pec­to a por qué se ha­ce. Es­to no es un pro­yec­to pa­ra la gen­te que vi­ve en Bue­nos Ai­res. Y por eso es que a mí me pa­re­ció tan in­tere­san­te. Si no lo­gra­mos elevar lo que sig­ni­fi­ca el Uru­guay del ni­vel en el que ya tie­ne un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, es co­mo que se pier­de una opor­tu­ni­dad in­creí­ble. Es­ta es una opor­tu­ni­dad que no se va a re­pe­tir mu­chas ve­ces”, en­fa­ti­zó. “¿Us­te­des pien­san que po­de­mos ven­der es­tas uni­da­des en Bue­nos Ai­res? Ese es un ries­go gi­gan­te”, ad­vir­tió.

Sen­ta­do en uno de los es­cri­to­rios de la jun­ta, con tres pa­res de len­tes so­bre su ca­be­za y otro par col­gan­do en su pe­cho, el ar­qui­tec­to que di­se­ñó el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Ca­rras­co y que tie­ne edi­fi­cios con su firma en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do, to­mó ai­re y lan­zó: “Yo en­tien­do que es­to ne­ce­si­ta un pe­río­do de di­ges­tión im­por­tan­te”.

El edil fren­tem­plis­ta An­drés de León le pre­gun­tó so­bre los pla­zos pre­vis­tos, so­bre cuán­do se po­dría em­pe­zar a tra­ba­jar una vez que es­té apro­ba­do el pro­yec­to. “¿Có­mo con­tes­to es­ta pre­gun­ta? ¿Con ci­nis­mo?”, bro­meó Vi­ñoly. “Es di­fí­cil. Yo es­tu­ve dos años re­ga­lán­do­le al go­bierno na­cio­nal el puen­te (el de la la­gu­na Gar- zón). Es­ta­ba to­do di­bu­ja­do y me de­cían que no se po­día cons­truir. Así que no de­pen­de tan­to de mí co­mo de us­te­des. Es­to po­dría em­pe­zar ya”, di­jo, aun­que re­co­no­ció que en­tien­de que se “ne­ce­si­ta tiem­po” y que “no es cual­quier ex­cep­ción” a la nor­ma­ti­va la que se tie­ne que apro­bar pa­ra co­men­zar las obras.

“Es es­ta ex­cep­ción”, di­jo se­ña­lan­do la to­rre que so­bre­sa­lía en la ma­que­ta. Y en­ton­ces in­sis­tió: “Si es­to no se po­ne en el cua­dro glo­bal de que es una es­tra­te­gia di­fe­ren­te pa­ra cam­biar el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, es im­po­si­ble de pen­sar­lo”.

El puen­te y l as plan­tas de ce­lu­lo­sa. En l a In­ten­den­cia de Mal­do­na­do es­pe­ran con los bra­zos bien abier­tos que se con­cre­te es­ta in­yec­ción de ai­re, dó­la­res y tra­ba­jo. Pe­ro por aho­ra el dis­cur­so pú­bli­co es cau­to. El di­rec­tor de Pla­nea­mien­to, Ro­ber­to Chiac­chio, se­ña­ló a Bús­que­da que aún no le han he­cho una de­vo­lu­ción a Vi­ñoly y Ci­pria­ni. Y que tie­nen una “po­si­ción abier­ta” res­pec­to al pro­yec­to pre­sen­ta­do: “Ni a fa­vor ni en con­tra”.

Chiac­chio ex­pli­có que el ras­ca­cie­los se apar­ta de la nor­ma­ti­va vi­gen­te, que es tran­si­to­ria, y que fue crea­da pa­ra que los in­tere­sa­dos en res­ca­tar al San Ra­fael pu­die­ran usar “pa­rá­me­tros me­jo­res” que los que in­di­ca la or­de­nan­za pa­ra los edi­fi­cios de la zo­na. Las to­rres ba­jas, con unos 70 me­tros de al­tu­ra y unos 27 pi­sos, se ajus­tan a la nor­ma­ti­va. La que se es­ca­pa es la to­rre al­ta, con 67 pi­sos. “Si en­ten­de­mos que se jus­ti­fi­ca di­ge­rir par­te de lo que se apar­ta de la

Ra­fael Vi­ñoly y Giu­sep­pe Ci­pria­ni con la ma­que­ta del San Ra­fael

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.