¿“Es­pa­cio” o “agu­je­ro” fis­cal?

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

Las ci­fras de dé­fi­cit fis­cal re­cien­te­men­te pu­bli­ca­das por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de­be­rían lle­var al go­bierno a una pro­fun­da re­fle­xión en cuan­to a si real­men­te exis­te un “es­pa­cio fis­cal” pa­ra au­men­tar el gas­to en la pró­xi­ma Ren­di­ción de Cuen­tas que lle­ga­rá es­te mes el Par­la­men­to. Si bien las au­to­ri­da­des que­rrán cum­plir con los com­pro­mi­sos pro­gra­má­ti­cos, es­ta ins­tan­cia pre­su­pues­tal re­quie­re de una ac­ti­tud de mu­cha más cau­te­la que en otros años. El con­tex­to así lo acon­se­ja.

El sec­tor pú­bli­co en su con­jun­to acu­mu­ló un des­equi­li­brio de más de US$ 2.250 mi­llo­nes, equi­va­len­tes a 3,7% del Pro­duc­to Bru­to In­terno ( PBI), en los 12 me­ses ce­rra­dos en abril. Eso es 0,3 pun­to por­cen­tual más que en el pe­río­do anual a mar­zo.

Evi­den­te­men­te, la si­tua­ción de las cuen­tas fis­ca­les lu­ce com­pli­ca­da, por va­rios mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar, en el úl­ti­mo año el dé­fi­cit fis­cal se am­plió a pe­sar del im­pac­to del in­cre­men­to del Im­pues­to a las Ren­tas de las Per­so­nas Fí­si­cas ( IRPF) que se apli­có a co­mien­zos del año pa­sa­do, así co­mo de los ajus­tes “in­di­rec­tos” por la vía de no ade­cuar los pre­cios de las ta­ri­fas pú­bli­cas a los ver­da­de­ros cos­tos de pro­duc­ción ( par­ti­cu­lar­men­te en los ca­sos de los com­bus­ti­bles y de la elec­tri­ci­dad). Ello lle­vó a que los in­gre­sos del sec­tor pú­bli­co no fi­nan­cie­ro pa­sa­ran de 29,5% del PBI en el año ce­rra­do en abril de 2017 a 29,9% en los 12 me­ses ter­mi­na­dos en abril pa­sa­do. El pro­ble­ma, cla­ro es­tá, es que ese au­men­to de los in­gre­sos que­dó más que neu­tra­li­za­do por el cre­ci­mien­to de los egre­sos pri­ma­rios co­rrien­tes (suel­dos, trans­fe­ren­cias a la se­gu­ri­dad so­cial, gas­tos de fun­cio­na­mien­to y trans­fe­ren­cias).

En se­gun­do lu­gar, los da­tos de in­gre­sos de los úl­ti­mos 12 me­ses es­tán po­si­ti­va­men­te in­flui­dos por un ni­vel de ac­ti­vi­dad y de gas­to que di­fí­cil­men­te se po­drá man­te­ner de aho­ra en ade­lan­te, por el cam­bio ne­ga­ti­vo en el con­tex­to re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal. Bas­ta con con­si­de­rar el efec­to po­si­ti­vo en la re­cau­da­ción de los pri­me­ros cua­tro me­ses de 2018 de lo que fue la me­jor tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca en dé­ca­das, si­tua­ción que a par­tir de las tur­bu­len­cias en Ar­gen­ti­na y en Bra­sil pro­ba­ble­men­te no se re­pi­ta ha­cia ade­lan­te.

Pe­ro no so­lo se re­sen­ti­rá la re­cau­da­ción por el me­nor tu­ris­mo pro­ve­nien­te de la re­gión, sino que el con­su­mo in­terno tam­bién se ve­rá afec­ta­do ne­ga­ti­va­men­te por dos mo­ti­vos bá­si­cos. Pri­me­ro, la de­bi­li­dad que mues­tra el mer­ca­do de tra­ba­jo y, se­gun­do, por la ne­ce­si­dad de me­jo­rar el ti­po de cam­bio real, que lle­va a un freno de la de­man­da por bie­nes du­ra­bles (elec­tro­do­més­ti­cos, au­to­mó­vi­les, etc.).

Ade­más, la ma­gra co­se­cha de so­ja ( con es­ti­ma­cio­nes de caí­da en la fac­tu­ra­ción que va­rían de US$ 600 mi­llo­nes a US$ 900 mi­llo­nes) tam­bién ju­ga­rá en con­tra pa­ra los in­gre­sos fis­ca­les en los pró­xi­mos me­ses, tan­to en el Im­pues­to a la Ren­ta de las Ac­ti­vi­da­des Eco­nó­mi­cas co­mo en los que gra­van el con­su­mo, por la caí­da en la de­man­da par­ti­cu­lar­men­te en el in­te­rior del país. En de­fi­ni­ti­va, exis­ten múl­ti­ples mo­ti­vos co­mo pa­ra pen­sar que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en 2017 y en los pri­me­ros cua­tro me­ses de es­te año, las “sor­pre­sas” en ma­te­ria de in­gre­sos pa­ra el sec­tor pú­bli­co se­rán cre­cien­te­men­te ne­ga­ti­vas.

Si con un cre­ci­mien­to del ni­vel de ac­ti­vi­dad y del gas­to pri­va­do ma­yor al es­pe­ra­do — ade­más del ajus­te del IRPF del año pa­sa­do— el dé­fi­cit se am­plió, la di­ná­mi­ca fis­cal se mues­tra compleja. De he­cho, se tra­ta de un es­ce­na­rio to­tal­men­te di­ver­gen­te res­pec­to no ya so­lo al ob­je­ti­vo anun­cia­do por las au­to­ri­da­des de re­du­cir el des­equi­li­brio a 2,5% del PBI pa­ra el año que vie­ne, sino sim­ple­men­te de po­ner el re­sul­ta­do en una tra­yec­to­ria le­ve­men­te des­cen­den­te, en lu­gar de que pa­se el um­bral de 4%.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, re­co­no­ció que el pa­no­ra­ma ex­terno no es na­da ha­la­güe­ño cuan­do se reunió es­ta se­ma­na con di­ri­gen­tes sin­di­ca­les y em­pre­sa­ria­les pa­ra dar­les ele­men­tos de con­tex­to de ca­ra a la pró­xi­ma Ren­di­ción de Cuen­tas. No ade­lan­tó ci­fras — que po­si­ble­men­te se co­no­ce­rán hoy, jue­ves 7, cuan­do ha­ble con la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta—, aun­que ya ha­bía di­cho que ha­brá más re­cur­sos pa­ra gas­tar en 2019 y 2020 tra­tan­do de que ello no ge­ne­re ma­yor dé­fi­cit.

Pe­ro lo cier­to es que más que “es­pa­cio fis­cal” pa­ra am­pliar re­cur­sos, lo que hay es un enor­me “agu­je­ro fis­cal” que se agran­da y que a es­ta al­tu­ra so­lo pue­de ser re­du­ci­do por un re­cor­te im­por­tan­te del gas­to pú­bli­co en va­rios ni­ve­les. Se­rá eso o acep­tar que a me­diano y no tan lar­go pla­zo — en el ini­cio del pró­xi­mo pe­río­do de go­bierno— los nú­me­ros fis­ca­les y de la deu­da so­be­ra­na po­drían en­trar en un te­rreno más que pe­li­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.