Cuan­do tres es de­ma­sia­do

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por An­drés Dan­za

Al­go im­por­tan­te pa­só ha­ce un tiem­po en la po­lí­ti­ca uru­gua­ya. Fue co­mo un ra­yo ca­yen­do so­bre una ro­ca agrie­ta­da por los años y par­tién­do­la al me­dio con vi­ru­len­cia, de­jan­do bien le­jos los dos pe­da­zos en­tre sí. Al­gu­nos fes­te­ja­ron y otros lo l amen­ta­ron. Pe­ro ca­si na­die lo in­cor­po­ró co­mo una rup­tu­ra trau­má­ti­ca, con con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

Aho­ra sí em­pe­za­ron a ver­lo. A ca­si cua­tro años de aquel día en el que se ter­mi­na­ron de que­brar los la­zos, hay di­ri­gen­tes que en­tien­den que no fue una bue­na co­sa, que le hi­zo mal al país, que des­tru­yó lo po­co que que­da­ba de ar­mo­nía co­mo pa­ra tra­tar de cons­truir una sa­li­da en con­jun­to pa­ra los te­mas más im­por­tan­tes.

Es a la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de más de una dé­ca­da a lo que me re­fie­ro. Esa ma­yo­ría par­la­men­ta­ria le hi­zo mu­cho da­ño al sis­te­ma po­lí­ti­co uru­gua­yo. Tres pe­río­dos con­se­cu­ti­vos con más de la mi­tad de los le­gis­la­do­res per­te­ne­cien­tes al par­ti­do de go­bierno ge­ne­ra­ron un en­fren­ta­mien­to ex­ce­si­vo en­tre dis­tin­tas vi­sio­nes y re­ti­ra­ron de la agen­da po­lí­ti­ca pa­la­bras fun­da­men­ta­les

co­mo diá­lo­go o ne­go­cia­ción o coa­li­ción o con­ce­sión al dis­cre­pan­te, por más mí­ni­ma que sea. Y ese es un pro­ble­ma ma­yor que en gran par­te ex­pli­ca lo que ocu­rre en es­tos días.

En l os dos pri­me­ros pe­río­dos de go­bierno la ma­yo­ría dio re­sul­ta­dos con­cre­tos al ofi­cia­lis­mo y eso la pue­de ha­cer más jus­ti­fi­ca­ble. En 2005, el Fren­te Am­plio de­bu­ta­ba en el Po­der Eje­cu­ti­vo y ne­ce­si­ta­ba de ese em­pu­je co­mo pa­ra ha­cer los cam­bios que en­ten­día ne­ce­sa­rios. Así lle­ga­ron, en el acier­to o en el error, las re­for­mas tri­bu­ta­ria y de la sa­lud y el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial. En el se­gun­do pe­río­do tam­bién así se vo­ta­ron al­gu­nas le­yes con­tro­ver­sia­les pe­ro his­tó­ri­cas, co­mo la des­pe­na­li­za­ción del abor­to o el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual o l a l ega­li­za­ción de l a ma­rihua­na. Pe­ro lo de la ac­tual le­gis­la­tu­ra fue un exceso con ca­si nin­gún re­sul­ta­do con­cre­to.

Así lo ven en la oposición pe­ro tam­bién lo en­tien­den al­gu­nos de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio, que por lo ba­jo ya pre­pa­ran un es­ce­na­rio en el que de­be­rán re­cons­truir los puen­tes de­rrum­ba­dos du­ran­te los úl­ti­mos años. “Va­mos a en­trar a un nue­vo tiem­po: el de los gri­ses. Es ne­ce­sa­rio prepararse pa­ra eso”, me di­jo un di­ri­gen­te fren­tis­ta que des­de su lu­gar en el Par­la­men­to ca­da vez más gol­pea des­pa­chos de le­gis­la­do­res de otros par­ti­dos.

Así tam­bién lo en­tien­den los blan­cos, que tie­nen po­si­bi­li­da­des se­rias de ser go­bierno sin ma­yo­ría, y tam­bién los co­lo­ra­dos, los in­de­pen­dien­tes o los del Par­ti­do de la Gen­te, que se ima­gi­nan co­mo el fiel de la ba­lan­za y pla­ni­fi­can sus es­tra­te­gias con ese in­cen­ti­vo en el ho­ri­zon­te. To­dos bus­can a los me­jo­res pos­tu­lan­tes pa­ra ocu­par el cen­tro, que hoy se ha­ce tan ne­ce­sa­rio.

Es bueno que eso ocu­rra, se mi­re por don­de se mi­re. Por­que tan­to go­bierno co­mo oposición se acos­tum­bra­ron a al­go que se pro­lon­gó de­ma­sia­do y que es tiem­po de ce­rrar. El Par­la­men­to di­vi­di­do en dos mi­ta- des y el mun­do po­lí­ti­co en fun­ción del ne­gro y el blan­co ge­ne­ra­ron una di­vi­sión por tribuna de los uru­gua­yos, co­mo ocu­rre en el fút­bol. Unos fren­te a otros, gri­tan­do in­sul­tos a la dis­tan­cia, glo­ri­fi­can­do sus ba­ta­llas ga­na­das co­mo si es­tu­vie­ran en una gue­rra y no mez­cla­dos, mi­ran­do el mis­mo par­ti­do, co­mo ocu­rría an­tes: ese es el ver­da­de­ro pro­ble­ma.

La cul­pa es de to­dos y lo peor es que na­die la asu­me. Co­mo tam­po­co na­die se ha­ce car­go de la si­tua­ción, fe­nó­meno tí­pi­co de tiem­pos sin com­pro­mi­so ni diá­lo­go. De un la­do di­cen que el go­bierno no con­tem­pla ni una so­la idea de la oposición y que tan­to po­der lo lle­vó a ma­rear­se y a pres­cin­dir de la otra mi­tad. Tie­nen ra­zón. Y tam­bién un po­co de ra­zón tie­nen los re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo que se que­jan por la can­ti­dad de in­ter­pe­la­cio­nes o de­ba­tes re­pe­ti­dos o fal­ta de es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo.

Y mien­tras las re­cri­mi­na­cio­nes van y vie­nen, las po­lí­ti­cas de Es­ta­do bri­llan por su au­sen­cia y pro­ble­mas co­mo la se­gu­ri­dad y la edu­ca­ción si­guen muy le­jos de so­lu­cio­nar­se. To­dos coin­ci­den en que la sa­li­da de­be ser con­sen­sua­da, que lle­gó la ho­ra de ca­mi­nar un po­co más jun­tos pe­ro, mien­tras se man­ten­ga la si­tua­ción ac­tual, el go­bierno no ne­ce­si­ta de la oposición y la oposición tam­po­co del go­bierno.

Qui­zá por eso las en­cues­tas ya mues­tran que es­te ter­cer pe­río­do con­se­cu­ti­vo de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria es el prin­ci­pio del fin. Y es una muy bue­na no­ti­cia. Uru­guay tie­ne an­te­ce­den­tes de un par­ti­do con más del 50% en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo en va­rios pe­río­dos, aun­que no se­gui­dos. Du­ran­te el si­glo pa­sa­do, so­lo l os co­lo­ra­dos lo­gra­ron man­te­ner una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria dos le­gis­la­tu­ras con­se­cu­ti­vas, la ini­cia­da en 1950 y la si­guien­te en 1954. El Par­ti­do Na­cio­nal con­tó con la mi­tad más uno de los le­gis­la­do­res úni­ca­men­te en 1958. Ca­si siem­pre en­ton­ces se vie­ron obli­ga­dos a bus­car las se­me­jan­zas con al me­nos al­gu­nos de sus ad­ver­sa­rios, un ejer­ci­cio

que tan­ta fal­ta ha­ce en la ac­tua­li­dad.

Oja­lá que el Mun­dial de fút­bol, que se ini­cia la pró­xi­ma se­ma­na, trai­ga mu­chos go­les de esos que gri­tan to­dos los uru­gua­yos. Allí que­da­rán atrás l as di­fe­ren­cias y has­ta ca­paz que la ave­ni­da 18 de Ju­lio se vuel­ve a con­ver­tir en pea­to­nal por un día, co­mo en ju­lio de 2010, cuan­do la se­lec­ción se ubi­có en­tre las cua­tro me­jo­res del mun­do. Oja­lá que así sea.

Pe­ro al día si­guien­te ca­si to­dos vol­ve­rán a su tribuna a prepararse pa­ra el año elec­to­ral que co­men­za­rá con un país par­ti­do al me­dio. Vol­ve­rán los fa­ná­ti­cos a es­tar más pen­dien­tes de que pier­da el ri­val que de que ga­ne su equi­po. Vol­ve­rán los ob­se­sio­na­dos por des­truir al que es­tá en­fren­te en lu­gar de dis­fru­tar del par­ti­do.

El pro­ble­ma que ten­drán por de­lan­te es que no ha­brá cla­ros ga­na­do­res en es­ta opor­tu­ni­dad. Y es allí don­de ne­ce­sa­ria­men­te cam­bia­rá la for­ma de mi­rar la reali­dad. Cuan­do es­to ocu­rra, los que unen se­rán mu­cho más im­por­tan­tes que los que se­pa­ran. Se­gu­ro que ha­brá va­rios in­tere­sa­dos en ins­ta­lar­se otra vez en la Tribuna Olím­pi­ca. De ellos de­pen­de­rá el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.