Cons­tru­yen­do el al­tar pro­pio

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Fernando San­tu­llo

Apro­ve­chan­do que ya te­ne­mos un pie y me­dio en el Mun­dial, pa­re­ce ser in­tere­san­te co­men­tar al­go so­bre la men­ta­li­dad de hin­cha­da que vie­ne com­pli­can­do y even­tual­men­te ani­qui­lan­do el in­ter­cam­bio de ideas en la pla­za pú­bli­ca. No es so­lo al­go que es­té pa­san­do en las re­des so­cia­les ( la gran cloa­ca de to­do ese pro­ce­so) ni en las sec­cio­nes de co­men­ta­rios de los me­dios vir­tua­les ( esa deep web don­de aso­man los peo­res de to­dos). Es al­go que vie­ne pro­du­cien­do efec­tos en el mun­do real, en el mun­do de los ob­je­tos y las co­sas. Una men­ta­li­dad de hin­cha­da que mu­chas ve­ces ter­mi­na dis­pa­ran­do o asen­tan­do pro­ce­sos que van en el sen­ti­do opues­to de lo desea­do por el hin­cha vir­tual.

Por ci­tar un ejem­plo pe­que­ño y per­so­nal, con­cre­to y re­cien­te: un se­ñor co­men­ta en Twit­ter mi co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da. Qui­zá por­que Twit­ter es ne­ce­sa­ria­men­te bre­ve, el se­ñor so­lo di­ce que la no­ta es “pa­ra la hin­cha­da”. Lo in­ter­pe­lo, pre­gun­tán­do­le en qué ba­sa su afir­ma­ción y quién se­ría esa hin­cha­da. Du­ran­te un par de tuits el se­ñor se li­mi­ta a se­guir des­ca­li­fi­can­do sin más ar­gu­men­tos, pe­ro lue­go, an­te los su­ce­si­vos pe­di­dos de pre­ci­sión, pre­sen­ta co­mo ar­gu­men­to que en la no­ta com­pa­ro a Uru­guay con Su­ri­nam, al­go que la no­ta evi­den­te­men­te no ha­ce. O que en to­do ca­so ha­ce po­si­ti­va­men­te; sin du­das es­ta­mos me­jor que Su­ri­nam.

En cual­quier ca­so, la po­si­bi­li­dad de un in­ter­cam­bio pro­duc­ti­vo se es­fu­mó cuan­do en vez de ar­gu­men­tos so­lo se pre­sen­tó una des­ca­li­fi­ca­ción y, pa­ra más in­ri, se in­sis­tió en otras. Y to­do pa­ra ter­mi­nar de­mos­tran­do que en ca­so de ha­ber leí­do la no­ta, la le­yó en la mis­ma cla­ve tri­bu­ne­ra de su ar­gu­men­ta­ción. La as­pe­re­za, la au­sen­cia de ar­gu­men­tos ra­zo­na­bles, la ve­lo­ci­dad pa­ra cons­truir una lí­nea que se­pa­ra a un “us­te­des” de un “no­so­tros” ar­bi­tra­rios, crea­dos ad hoc pa­ra in­ten­tar des­le­gi­ti­mar un pun­to de vis­ta, son la re­ce­ta per­fec­ta pa­ra no po­der de­ba­tir de na­da. Y es que di­sen­tir no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te des­ca­li­fi­car.

Es muy pro­ba­ble que en una con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra las co­sas fue­ran de otra ma­ne­ra, no es sen­ci­llo lla­mar tri­bu­ne­ro a un des­co­no­ci­do que se es­tá to­man­do un vino en la me­sa de al la­do. Y me­nos sen­ci­llo es ha­cer­lo si se co­no­ce a esa per­so­na, ya que ahí, se­gu­ra­men­te, pe­sen to­da otra cla­se de ma­ti­ces. El pro­ble­ma en es­ta cla­se de in­ter­cam­bios se­ría en­ton­ces lo des­per­so­na­li­za­do del asun­to. Pe­ro, creo, es so­bre to­do la ca­da vez más ex­ten­di­da cos­tum­bre de mi­rar las opi­nio­nes po­lí­ti­cas des­de una óp­ti­ca que es ca­da vez más mo­ral.

Una mirada que des­pla­za las opi­nio­nes po­lí­ti­cas a de­fi­ni­cio­nes so­bre el bien y el mal, que es lo que ha­ce cual­quier re­li­gión o cual­quier hin­cha­da. Y que, co­mo bien se­ña­la en una no­ta re­cien­te el fi­ló­so­fo es­pa­ñol Ma­nuel Arias Mal­do­na­do, es “una cir­cuns­tan­cia que las re­des so­cia­les per­mi­ten ob­ser­var en di­rec­to: no abun­dan en ellas las co­mu­ni­da­des de ha­blan­tes em­pe­ña­dos en bus­car im­par­cial­men­te eso que la teo­ría ha­ber­ma­sia­na lla­ma ‘ fuer­za del me­jor ar­gu­men­to’”.

Cuan­do Do­nald Trump lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, el co­me­dian­te bri­tá­ni­co Tom Wal­ker en el per­so­na­je de su pe­rio­dis­ta fic­ti­cio Jo­nat­han Pie, se­ña­la­ba que su vic­to­ria se de­bía a que la iz­quier­da es­ta­dou­ni­den­se se ha­bía de­di­ca­do a des­ca­li­fi­car a sus ad­ver­sa­rios en vez de re­ba­tir sus ideas en la are­na po­lí­ti­ca. “In­sul­tar ya no funciona, des­ca­li­fi­car ya no funciona”, de­cía un fu­rio­so Pie, su­pues­ta­men­te ha­blan­do fue­ra del ai­re con su cá­ma­ra, el nun­ca vis­to Tim. Pie/ Wal­ker re­cor­da­ba la fra­se de Hi­llary Clin­ton “ca­nas­ta lle­na de de­plo­ra­bles”, alu­dien­do a los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos. “Có­mo pre­ten­des que te vo­te al­guien a quien es­tás in­sul­tan­do”, vo­ci­fe­ra­ba el su­pues­to re­por­te­ro.

Lo cier­to es que ese des­pla­za­mien­to de los ar­gu­men­tos, de la bús­que­da del “me­jor ar­gu­men­to” ha­cia los jui­cios mo­ra­les so­bre la ca­li­dad del ad­ver­sa­rio no son nue­vos. De he­cho, la des­ca­li­fi­ca­ción mo­ral del otro fue una de las claves del éxi­to de los con­ser­va­do­res du­ran­te dé­ca­das, ex­po­nien­do a sus ri­va­les ideo­ló­gi­cos co­mo gen­te po­co fia­ble da­das sus pre­fe­ren­cias se­xua­les o su es­ti­lo de vi­da. Lo nue­vo es que la des­ca­li­fi­ca­ción, la mirada mo­ra­lis­ta y mo­ra­li­zan­te, vie­ne aho­ra des­de la ve­re­da ideo­ló­gi­ca opues­ta. Y que vie­ne ade­más acom­pa­ña­da del vic­ti­mis­mo ne­ce­sa­rio pa­ra eri­gir­se en la úni­ca au­to­ri­dad mo­ral com­pe­ten­te en las ma­te­rias que se dis­cu­ten. Se pa­só de la ne­ce­si­dad de in­cluir la pers­pec­ti­va de la víc­ti­ma en cual­quier mirada a que esa sea la úni­ca pers­pec­ti­va vá­li­da.

Por ejem­plo, si cues­tiono l a efec­ti­vi­dad de una po­lí­ti­ca de go­bierno, eso me con­vier­te en un in­mo­ral por­que esas po­lí­ti­cas pue- den ha­ber te­ni­do al­gu­nos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Al tiem­po, quien nos acu­sa de in­mo­ral de in­me­dia­to se po­ne a re­lle­nar la des­ca­li­fi­ca­ción de be­llas imá­ge­nes po­si­ti­vas, que se­rían re­sul­ta­do de esas po­lí­ti­cas, co­mo for­ma de cons­truir una víc­ti­ma de la opi­nión que se cri­ti­ca. En esa pers­pec­ti­va, ya no es so­lo que se in­ten­te si­len­ciar a quien pien­sa dis­tin­to, lo que se in­ten­ta es des­ca­li­fi­car a cual­quie­ra que apor­te un ma­tiz, un des­vío. Cual­quie­ra que plan­tee al­ter­na­ti­vas al sta­tu quo es un pe­li­gro a erradicar por­que se es­tá me­tien­do con las víc­ti­mas. El úni­co pro­ble­ma que tie­ne ese jue­go de vic­ti­mi­zar­se pa­ra des­de ahí re­cla­mar­se co­mo úni­ca mirada po­si­ble, es que lo pue­de ju­gar cual­quie­ra. In­clui­dos los vo­tan­tes de Trump.

Es tal la he­mi­ple­jia de esa mirada que la mis­ma gen­te que gri­ta­ba en­lo­que­ci­da que el jui­cio a Dil­ma Rous­seff era un gol­pe de Es­ta­do, aplau­día con fer­vor la caí­da de Ma­riano Ra­joy en Es­pa­ña. Sin des­pei­nar­se si­quie­ra. Y no lo ha­cía por­que co­no­cie­ra per­fec­ta­men­te los mar­cos le­ga­les de am­bos paí­ses y con­clu­ye­ra le­gí­ti­ma­men­te que en un ca­so es­tu­vo bien y en el otro mal. Lo ha­cía por­que su mirada so­bre la pla­za pú­bli­ca ha­ce ra­to que no ob­ser­va da­tos, ex­pe­rien­cias, pro­ce­di­mien­tos y co­rrec­cio­nes. Su mirada se plan­ta fir­me­men­te en esa su­pe­rio­ri­dad mo­ral que se con­cen­tra en se­pa­rar a los “nues­tros” de los “otros”.

Pa­ra mu­chos, las ma­las ex­pe­rien­cias en las re­des se re­du­cen a una cues­tión de mo­da­les que se­rían re­sul­ta­do de la des­per­so­na­li­za­ción del me­dio en don­de ocu­rren esos in­ter­cam­bios. Mi idea es que en reali­dad las re­des lo úni­co que ha­cen es mos­trar sin fil­tros lo que ya es­tá ocu­rrien­do en la vi­da real, la po­bre­za ra­di­cal del de­ba­te de ideas en­tre los ciu­da­da­nos del mun­do real. No es de asom­brar­se que ga­nen ti­pos co­mo Trump o que el 74% de los uru­gua­yos vean con bue­nos ojos la pre­sen­cia de mi­li­ta­res en las ca­lles.

Ca­si cual­quie­ra pue­de re­cla­mar­se víc­ti­ma y mo­ra­li­zar des­de ese al­tar pro­pio. Y que en­ton­ces cual­quie­ra que se ale­je de esa pers­pec­ti­va pa­se a ser un in­mo­ral y un des­al­ma­do. Con esos mim­bres, es muy di­fí­cil que se sos­ten­ga la ca­nas­ta. De he­cho, ese me­ca­nis­mo tien­de a ha­cer des­apa­re­cer la po­lí­ti­ca co­mo el es­pa­cio de in­ter­cam­bio ho­ri­zon­tal que co­no­ce­mos. Bien­ve­ni­dos a los tiem­pos di­fí­ci­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.