La tra­ta de per­so­nas es­tá “na­tu­ra­li­za­da” y cre­ce en Uru­guay “por­que hay ti­pos que pa­gan por eso”, di­ce la dipu­tada Lus­tem­berg

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

El tono de voz de Cris­ti­na Lus­tem­berg sube, las pa­la­bras se atro­pe­llan en su bo­ca y sa­len dis­pa­ran­do da­tos. Ha­bla de un te­ma que la in­dig­na: la tra­ta de per­so­nas. “Es la pun­ta del ice­berg de la ex­plo­ta­ción mo­der­na en el Uru­guay”, di­ce la dipu­tada ofi­cia­lis­ta, y agre­ga, enoja­da: “Y exis­te por­que hay ti­pos que pa­gan por eso”.

Lus­tem­berg t ra­ba­ja des­de ha­ce me­ses pa­ra que el Par­la­men­to aprue­be “con el ma­yor con­sen­so po­si­ble” un pro­yec­to de ley que bus­ca me­jo­rar el combate a la tra­ta de per­so­nas y au­men­tar las pe­nas pa­ra to­dos los es­la­bo­nes de la ca­de­na. En diá­lo­go con Bús­que­da, ase­gu­ra que en el país “se ha mi­ni­mi­za­do his­tó­ri­ca­men­te es­te te­ma, pe­ro es la vio­la­ción más fla­gran­te a los de­re­chos hu­ma­nos”.

Pa­ra l a l egis­la­do­ra, que aca­ba de l an­zar su agru­pa­ción Par­ti­ci­par, Ar­ti­cu­lar, Re­do­blar ( PAR), es fun­da­men­tal que se apli­quen san­cio­nes du­ras. Es­to de­be abar­car a quien ma­ne­ja la red que ex­plo­ta a las per­so­nas, en su ma­yo­ría mu­je­res, y tam­bién a los que con­su­men sus ser­vi­cios, por­que “co­mo es­tá na­tu­ra­li­za­do se san­cio­na muy po­co en es­te país”.

El pro­yec­to de ley en­via­do por el Po­der Eje­cu­ti­vo y que cuen­ta con me­dia san­ción del Se­na­do, es tra­ta­do aho­ra en la co­mi­sión de Po­bla­ción y Desa­rro­llo de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, don­de se abrió una dis­cu­sión que lle­va más tiem­po de lo que Lus­tem­berg pre­veía. Aun así, con­fía en que en las pró­xi­mas se­ma­nas el te­ma pa­sa­rá a dis­cu­sión del ple­na­rio.

La tra­ta de per­so­nas es de­fi­ni­da por la le­gis­la­ción co­mo la “cap­ta­ción, el trans­por­te, el tras­la­do y la aco­gi­da o la recepción de per­so­nas re­cu­rrien­do a la ame­na­za o al uso de la fuer­za u otras for­mas de coac­ción, al rap­to, el frau­de, al en­ga­ño, al abu­so de po­der o de una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad o a la con­ce­sión o recepción de pa­gos o be­ne­fi­cios pa­ra ob­te­ner el con­sen­ti­mien­to de una per­so­na que ten­ga au­to­ri­dad so­bre otra con fi­nes de ex­plo­ta­ción”. Y las for­mas de ex­plo­tar in­clu­yen la pros­ti­tu­ción obli­ga­da, los tra­ba­jos for­za­dos, la es­cla­vi­tud y la ex­trac­ción de ór­ga­nos.

La se­cuen­cia más co­mún pa­sa por tres eta­pas. El re­clu­ta­mien­to, el tras­la­do y la ex­plo­ta- ción. Pri­me­ro se cap­ta a la víc­ti­ma con anun­cios en dia­rios, re­fe­ren­cias de ami­gos o fa­mi­lia­res y con­tac­tos por In­ter­net ofre­cien­do via­jes, opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo en otros paí­ses o chan­ta­jes con no­viaz­gos. Cuan­do el en­ga­ño no funciona pue­de apa­re­cer el se­cues­tro. Lue­go l a víc­ti­ma es tras­la­da­da por cual­quier me­dio po­si­ble, sea aé­reo, ma­rí­ti­mo o te­rres­tre, pue­de ser de un país a otro o de zo­nas ru­ra­les a l as gran­des ciu­da­des o zo­nas tu­rís­ti­cas. Y cuan­do lle­gan al lu­gar los ex­plo­ta­do­res le co­bran por el tras­la­do y pa­ra po­der ini­ciar el tra­ba­jo, lo que le ge­ne­ra una deu­da a la víc­ti­ma. Le re­tie­nen l os do­cu­men­tos co­mo ga­ran­tía y co­mien­za el chan­ta­je y las ame­na­zas a la per­so­na y su fa­mi­lia.

La ex­plo­ta­ción se­xual es la for­ma más co­mún de t ra­ta de per­so­nas a es­ca­la mun­dial. De acuer­do a da­tos de la Ofi­ci­na de Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to, en 137 paí­ses se ha ex­plo­ta­do a víc­ti­mas de por lo me­nos 127 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes. En Eu­ro­pa es uno de los ne­go­cios ilí­ci­tos que más di­ne­ro ge­ne­ra, unos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de US$ 3.000 mi­llo­nes ca­da año, y que sa­ca ré­di­to de la po­bla­ción más vulnerable. Son da­tos a los que re­cu­rre Lus­tem­berg pa­ra fun­da­men­tar su po­si­ción.

Uru­guay es par­te del pro­ble­ma. Si bien en el país no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les que re­ve­len la mag­ni­tud del te­ma, los ca­sos abun­dan. El Ser­vi­cio de Aten­ción a Muj eres en si­tua­ción de tra­ta aten­dió en­tre 2011 y 2015 a 256 per­so­nas —245 mu­je­res y 21 hom­bres—. En­tre ellas, 145 eran do­mi­ni­ca­nas y otras 62 uru­gua­yas, pe­ro tam­bién fi­gu­ra­ban per­so­nas de na­cio­na­li­dad sui­za, chi­na, ale­ma­na, ma­rro­quí, pe­rua­na, sal­va­do­re­ña, bra­si­le­ña, co­lom­bia­na, ni­ge­ria­na y pa­ra­gua­ya, se­gún los da­tos de Lus­tem­berg.

En 2010 la re­la­to­ra es­pe­cial del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das, Joy Ngo­zi Ezei­lo, di­jo que “la tra­ta de per­so­nas exis­te en Uru­guay, pe­ro sigue sien­do un fe­nó­meno in­vi­si­ble pa­ra las au­to­ri­da­des y el pú­bli­co”. Y agre­gó que el go­bierno tie­ne “po­cos co­no­ci­mien­tos o com­pe­ten­cias pa­ra de­tec­tar los ca­sos”.

Y al año si­guien­te, en 2011, el In­for­me so­bre la tra­ta de mu­je­res con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual en Uru­guay, ela­bo­ra­do por Cris­ti­na Pre­go, de­ta­lló que en el país hay “ori­gen, trán­si­to y des­tino de tra­ta de mu­je­res con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual co­mer­cial”. La in­ves­ti­ga­ción iden­ti­fi­có que el pro­ble­ma es­ta­ba en to­do el te­rri­to­rio del país, pe­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te en la zo­na fron­te­ri­za con Bra­sil por tie­rra y con Ar­gen­ti­na por agua. Y que las víc­ti­mas eran mu­je­res en ge­ne­ral de en­tre 18 y 30 años, aun­que ca­da vez apa­re­cían más ca­sos de me­no­res.

El úl­ti­mo in­for­me ofi­cial in­di­ca que en 2017 el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial brin­dó asis­ten­cia a 172 mu­je­res víc­ti­mas de tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual. “De los cua­les, ade­más del se­gui­mien­to de los ca­sos de­tec­ta­dos en años an­te­rio­res se con­tó con el in­gre­so de 71 nue­vos ca­sos”, di­ce.

A su vez, se­gún da­tos del Co­mi­té Na­cio­nal pa­ra la Erra­di­ca­ción de la Ex­plo­ta­ción Se­xual Co­mer­cial y No Co­mer­cial de la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia, en 2017 hu­bo 356 ca­sos de me­no­res víc­ti­mas de ese de­li­to, 20 más que en 2016. En lo que va del año son cer­ca de 120 ca­sos, di­ce Lus­tem­berg.

La dipu­tada y ex sub­se­cre­ta­ria de Sa­lud, ase­gu­ra que es­te te­ma tie­ne que to­mar ma­yor vi­si­bi­li­dad y ga­nar es­pa­cio en la agen­da pú­bli­ca, por­que “es la pun­ta del ice­berg de de­si­gual­da­des”. Es un “fe­nó­meno que ca­da vez se ex­pan­de más”, ad­vier­te.

“Es gra­ví­si­mo lo na­tu­ra­li­za­do que es­tá el te­ma”, di­ce la lí­der de PAR, y por eso insiste en re­mar­car que “los que lo con­su­men no son per­so­nas en­fer­mas”, sino que son ciu­da­da­nos “co­mo cual­quie­ra de nues­tros ve­ci­nos”, que lo eli­gen con con­cien­cia.

El pro­yec­to de ley que dis­cu­te el Par­la­men­to, en el que tra­ba­jó la se­na­do­ra Daisy Tour­né, pre­ten­de crear el Con­se­jo Na­cio­nal de Pre­ven­ción y Combate a la Tra­ta y la Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas, de in­te­gra­ción pú­bli­co-pri­va­da, pa­ra di­se­ñar un plan na­cio­nal so­bre el te­ma. Y tam­bién desa­rro­llar el Sis­te­ma Na­cio­nal de De­nun­cias so­bre Tra­ta y Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas pa­ra cen­tra­li­zar to­da la in­for­ma­ción. Y se in­cor­po­ran nue­vos de­li­tos no pre­vis­tos, co­mo la es­cla­vi­tud se­xual, la pros­ti­tu­ción y el ma­tri­mo­nio for­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.