BCU im­pi­de pu­bli­car co­mo li­bro un es­tu­dio de his­to­ria eco­nó­mi­ca que con­tra­tó; “no sé si es que va­mos con­tra el re­la­to ofi­cial”

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Son más de 380 pá­gi­nas que, con la vi­sión de tres eco­no­mis­tas y un doc­tor en Cien­cias Po­lí­ti­cas, re­la­tan una his­to­ria de me­dio si­glo apo­ya­da en le­yes, re­so­lu­cio­nes, ac­tas de Di­rec­to­rio, ver­sio­nes ta­qui­grá­fi­cas del Par­la­men­to y prensa de épo­ca, ade­más de una trein­te­na de en­tre­vis­tas a fi­gu­ras re­le­van­tes de dis­tin­tos go­bier­nos. Con­for­man un do­cu­men­to de in­ves­ti­ga­ción que no tie­ne por­ta­da ni es­tá im­pre­so sino que cuel­ga sin des­ta­que en el si­tio web del Ban­co Cen­tral (BCU), un desen­la­ce sos­pe­cha­do de cen­su­ra que irri­ta a sus au­to­res.

La his­to­ria de ese tra­ba­jo co­men­zó en 2015, cuan­do el or­ga­nis­mo reali­zó una li­ci­ta­ción abre­via­da pa­ra la ela­bo­ra­ción de un “do­cu­men­to de in­ves­ti­ga­ción” por su 50 º ani­ver­sa­rio, que con­me­mo­ró en 2017 con ac­ti­vi­da­des co­mo la pu­bli­ca­ción de se­pa­ra­tas en al­gu­nos dia­rios, la acu­ña­ción de una mo­ne­da de $ 2.000, la emi­sión de un se­llo pos­tal ins­ti­tu­cio­nal y un even­to en el Tea­tro So­lís don­de el pre­si­den­te del BCU, Ma­rio Ber­ga­ra, can­tó y to­có la gui­ta­rra jun­to al co­ro No­tas del Te­so­ro, in­te­gra­do por ac­tua­les y ex­fun­cio­na­rios. La au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria de­ci­dió con­tra­tar dos pro­pues­tas pre­sen­ta­das a la con­vo­ca­to­ria: una a la Uni­ver­si­dad ORT, que plan­teó “un re­la­to ca­rac­te­ri­za­do por con­cep­tos li­ga­dos a la his­to­ria eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra”, y otra a la Aso­cia­ción Pro Fun­da­ción pa­ra las Cien­cias So­cia­les, que ofre­ció “re­sal­tar la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal y el víncu­lo del BCU con sus pú­bli­cos”, cons­ta en una re­so­lu­ción de Di­rec­to­rio de se­tiem­bre de 2015. Si no ha­bía re­tra­sos en la en­tre­ga, pa­ga­ría por ca­da una 330.000 uni­da­des i nde­xa­das ( UI) — i mpues­tos in­clui­dos—, lo que a va­lo­res de hoy son ca­si US$ 41.000.

Pro­ce­so com­ple­jo. El es­tu­dio ad­ju­di­ca­do a la ORT fue ela­bo­ra­do por los eco­no­mis­tas Ga­briel Od­do­ne (co­mo coor­di­na­dor), Ju­lio de Brun y Ariel Ban­da, jun­to al cien­tis­ta po­lí­ti­co Juan An­drés Mo­raes. Tras un pro­ce­so de cer­ca de 20 me­ses que im­pli­có di­ver­sas ins­tan­cias de in­ter­cam­bio con la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria y ajus­tes pa­ra con­tem­plar al­gu­nos de sus co­men­ta­rios, que­dó pron­to en 2017, con seis me­ses de re­tra­so res­pec­to al pla­zo con­trac­tual (lo que im­pli­có la apli­ca­ción de una mul­ta de 36.390 UI). Pe­ro el do­cu­men­to tu­vo una dis­cre­ta ex­po­si­ción pú­bli­ca: Bús­que­da le de­di­có una pá­gi­na en se­tiem­bre de ese año (ver N º 1.936) y lo úni­co con cier­to ca­rác­ter ins­ti­tu­cio­nal fue una char­la en el Cam­pus Po­ci­tos de la Uni­ver­si­dad ORT or­ga­ni­za­da en abril pa­sa­do por su Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción y Cien­cias So­cia­les, a la que asis­tie­ron co­mo co­men­ta­ris­tas un par de je­rar­cas del BCU y se ce­rró con una me­sa don­de ha­bla­ron Ber­ga­ra y dos ex­pre­si­den­tes del or­ga­nis­mo, En­ri­que Igle­sias y Ri­car­do Pas­ca­le.

Por re­co­men­da­ción del co­mi­té editorial del ban­co, su Di­rec­to­rio or­de­nó pu­bli­car el do­cu­men­to en la web ins­ti­tu­cio­nal “co­mo se ha­ce ha­bi­tual­men­te”; el mis­mo des­tino tu­vo el tra­ba­jo con­tra­ta­do al equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de l a Re­pú­bli­ca coor­di­na­do por Sil­va­na Ha­rriett. Los de­re­chos de pro­pie­dad, de au­tor y de cual­quier otra na­tu­ra­le­za so­bre to­do ma­te­rial pro­du­ci­do ba­jo las es­ti­pu­la­cio­nes del con­tra­to de­bie­ron ser ce­di­dos al BCU pa­ra que pu­die­ra dar­le cual­quier ti­po de di­fu­sión, in­clu­so tra­du­cir­lo y dis­tri­buir­lo “en el mun­do en­te­ro”. Lo cier­to es que op­tó por po­ner­lo so­lo en la web (www. bcu.gub.uy/acer­ca- deBCU/ 50Ani­ver­sa­rio/ Li­bros/ His­to­ria% 20BCU_ FI­NAL. pdf); an­te una con­sul­ta de Bús­que­da, el Cen­tral ale­gó que am­bos tra­ba­jos fue­ron pu­bli­ca­dos “del mis­mo modo y con los es­tán­da­res es­ta­ble­ci­dos pa­ra otros do­cu­men­tos de in­ves­ti­ga­ción ge­ne­ra­dos o con­tra­ta­dos por el BCU”. Y que la di­fu­sión en el si­tio per­mi­te “ase­gu­rar su más am­plia di­fu­sión”.

Los au­to­res de am­bos es­tu­dios es­pe­ra­ban otra co­sa y así lo se­ña­la­ron ayer miér­co­les 6 al­gu­nos de ellos en de­cla­ra­cio­nes a El Ob­ser­va­dor.

“Le lle­va­mos la pro­pues­ta de que pue­de ha­ber una editorial in­tere­sa­da, que no­so­tros po­ne­mos la pla­ta que fal­te, que el ban­co pue­de re­cu­pe­rar par­te de lo que pa­gó por la in­ves­ti­ga­ción con la ven­ta, que ha­ce­mos to­dos los dis­clai­mers (des­car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad) ne­ce­sa­rios, y aun así el BCU no nos de­ja pu­bli­car­lo”, di­jo el lu­nes 4 a Bús­que­da De Brun, quien pre­si­dió el or­ga­nis­mo en­tre 2000 y 2005, du­ran­te el úl­ti­mo go­bierno co­lo­ra­do.

Se­gún el economista, “es di­fí­cil en­ten­der la pos­tu­ra del ban­co”, ya que “nun­ca se di­jo” de for­ma ex­plí­ci­ta “el pro­ble­ma es tal o cual” con la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción e in­ter­cam­bio en­tre los au­to­res y el BCU sur­gie­ron al­gu­nos in­di­cios.

Una pri­me­ra ver­sión de la in­tro­duc­ción y ca­pí­tu­lo ini­cial que le mos­tra­ron te­nía un es­ti­lo de redacción “más pe­rio­dís­ti­co, de re­la­to y no tan­to de en­sa­yo”, que se­gún De Brun re­ci­bió el vis­to bueno del or­ga­nis­mo. “Pe­ro me­ses des­pués, cuan­do es­tá­ba­mos por en­tre­gar, vi­nie­ron con que el es­ti- lo no les gus­ta­ba”, agre­gó. Los in­ves­ti­ga­do­res lo de­fen­die­ron con el ar­gu­men­to de que el plie­go del lla­ma­do se­ña­la­ba el ob­je­ti­vo de lle­gar con el do­cu­men­to a “to­da la ciu­da­da­nía”. Pe­ro “a esa al­tu­ra so­lo se pu­do sua­vi­zar y cam­biar al­gu­na co­sa más ju­ga­da”, di­jo.

Por otro l ado, hu­bo du­ran­te el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción dis­cre­pan­cias más de fon­do, es­pe­cial­men­te res­pec­to a la his­to­ria re­cien­te y en par­ti­cu­lar des­de 2008. Una pri­me­ra ver­sión era “más du­ra” con as­pec­tos de la ges­tión eco­nó­mi­ca se­ña­lan­do, por ejem­plo, el in­cum­pli­mien­to de las me­tas de in­fla­ción fi­ja­das por la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria, re­la­tó De Brun. Ade­más, des­de el BCU se les plan­teó, en­tre otras co­sas, que la in­ves­ti­ga­ción omi­tía los pre­mios ISO ob­te­ni­dos por la ins­ti­tu­ción, in­di­có. Fi­nal­men­te, di­jo el economista, el tex­to re­co­gió “en gran me­di­da” va­rios de los co­men­ta­rios. A su en­ten­der, el es­tu­dio ha­ce un equi­li­bra­do “re­co­no­ci­mien­to de las co­sas bue­nas que se han se­gui­do ha­cien­do” con los go­bier­nos del Fren­te Am­plio.

En el me­dio sur­gie­ron tam­bién plan­teos “fol­cló­ri­cos”, se­gún di­jo, co­mo la que­ja de par­te del BCU de que Ber­ga­ra apa­re­cía men­cio­na­do me­nos ve­ces que al­gu­nos de sus an­te­ce­so­res, co­mo Ra­món Díaz o el pro­pio De Brun. Ese as­pec­to tam­bién fue con­tem­pla­do.

“Si se nos pue­de acu­sar de al­go, es de ha­ber si­do de­ma­sia­do blan­dos. No sé si es que va­mos con­tra el re­la­to ofi­cial, se­gún el cual la his­to­ria em­pe­zó en 2005”, afir­mó. Co­mo otros de sus com­pa­ñe­ros en la in­ves­ti­ga­ción, De Brun se sien­te “frus­tra­do” por­que, “más allá de lo mo­ne­ta­rio”, dis­fru­ta­ron de ha­cer el tra­ba­jo y lo hi­cie­ron con “ca­ri­ño” ha­cia el or­ga­nis­mo.

Los au­to­res y la ORT han he­cho va­rias ges­tio­nes e in­ten­tos pa­ra re­unir­se con Ber­ga­ra, sin suer­te. Si es por el li­bro “ni se mo­les­ten”, fue la úl­ti­ma res­pues­ta se­gún De Brun. Han op­ta­do por aho­ra por la vía amis­to­sa, pe­ro se la­men­tan de es­tar “en una si­tua­ción en que el ban­co di­ce no a to­do” y “ha ce­rra­do to­das las puer­tas”, afir­mó.

El “li­bro”

El do­cu­men­to fi­nal re­co­gió co­men­ta­rios po­si­ti­vos, con ma­ti­ces, de par­te de los je­rar­cas del BCU que ha­bla­ron en la char­la or­ga­ni­za­da por la ORT en abril. “To­dos sa­be­mos que el Dia­blo es­tá en los de­ta­lles. Y acá no fal­tan de­ta­lles y mu­cho me­nos fal­tan diablos”, se­ña­ló Ber­ga­ra, re­cor­dó ayer El Ob­ser­va­dor.

Pe­ro se­gún di­jo De Brun a Bús­que­da, no en­con­tró a “na­die que di­ga que el li­bro es ma­lo” en­tre “gen­te in­te­lec­tual­men­te ho­nes­ta”.

En su res­pues­ta a la con­sul­ta de Bús­que­da, el BCU se­ña­ló que tie­ne una “va­lo­ra­ción po­si­ti­va” de las dos in­ves­ti­ga­cio­nes que con­tra­tó.

Ade­más de di­ver­sas le­yes y de­cre­tos, el es­tu­dio coor­di­na­do por Od­do­ne se ba­só en re­so­lu­cio­nes y ac­tas del Di­rec­to­rio del BCU. No to­das fue­ron de fácil ac­ce­so por la con­fi­den­cia­li­dad que qui­so im­po­ner el pro­pio ban­co pe­se a que al­gu­nas po­dían ras­trear­se en la prensa o en ám­bi­tos ju­di­cia­les. Tam­bién hi­cie­ron ca­si 30 en­tre­vis­tas a ac­tua­les je­rar­cas (in­clui­do Ber­ga­ra) y ex­fun­cio­na­rios ( los an­te­rio­res pre­si­den­tes Igle­sias, Jo­sé Ma­ría Pup­po, Juan Pro­ta­si y Pas­ca­le), ade­más de Isaac Al­fie ( mi­nis­tro de Eco­no­mía en­tre 20032005), Ariel Da­vrieux (di­rec­tor de Pla­nea­mien­to y Pre­su­pues­to en 19851990 y 1995-2005) y Fernando Ba­rrán ( su­per­in­ten­den­te de Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras de 2002 al 2007), en­tre otros.

El do­cu­men­to di­gi­tal con­sig­na co­mo una no­ta al pie en su in­tro­duc­ción que “la pre­sen­te pu­bli­ca­ción im­pli­ca que pa­ra el Ban­co Cen­tral del Uru­guay la obra cum­ple con los es­tán­da­res de ca­li­dad es­ta­ble­ci­dos por el plie­go par­ti­cu­lar de con­di­cio­nes” de la li­ci­ta­ción, sin per­jui­cio de lo cual “las opi­nio­nes ex­pre­sa­das en él, así co­mo los even­tua­les erro­res que pue­da con­te­ner, son de res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de los au­to­res”.

“En nin­gún ca­so de­be ser con­si­de­ra­do co­mo una his­to­ria ofi­cial, sino co­mo el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo aca­dé­mi­co rea­li­za­do por un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res in­de­pen­dien­tes”, sin per­jui­cio de lo cual hay en el re­la­to una “óp­ti­ca del BCU”, pun­tua­li­zan los au­to­res. Y co­mo pre­sa­gian­do la po­lé­mi­ca, agre­gan: “Se­gu­ra­men­te, en las pá­gi­nas que si­guen ha­brá des­crip­cio­nes in­com­ple­tas, omi­sio­nes e in­ter­pre­ta­cio­nes con­tro­ver­sia­les que es­ti­mu­la­rán a otros co­le­gas a com­ple­tar el tra­ba­jo que aquí se desa­rro­lla. En cual­quier ca­so, los au­to­res de es­te li­bro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el ma­te­rial reuni­do y los tex­tos pro­du­ci­dos per­mi­ten te­ner una apro­xi­ma­ción a la his­to­ria de una ins­ti­tu­ción que ha si­do pro­ta­go­nis­ta des­ta­ca­da de la vi­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Uru­guay en el úl­ti­mo me­dio si­glo”.

En el ca­pí­tu­lo re­fe­ri­do a los años re­cien­tes (20082015), Ban­da, De Brun, Od­do­ne y Mo­raes sos­tie­nen que la com­bi­na­ción de un es­ce­na­rio ex­terno fa­vo­ra­ble con un “mar­co de po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas creí­ble y po­lí­ti­ca­men­te fac­ti­ble”, han si­do los fun­da­men­tos de un desem­pe­ño eco­nó­mi­co “po­si­ti­vo, al me­nos has­ta 2012”. Con el Fren­te Am­plio en el go­bierno, los pilares de la es­tra­te­gia fue­ron la fle­xi­bi­li­dad cam­bia­ria, la re­duc­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del sec­tor pú­bli­co y el for­ta­le­ci­mien­to de la re­gu­la­ción pru­den­cial del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, se­ña­lan.

El ba­lan­ce de la ges­tión de 2015 de­jó “re­sul­ta­dos mixtos”, se­gún la in­ves­ti­ga­ción. Por un la­do, a pe­sar de que la des­ace­le­ra­ción ya es­ta­ba con­so­li­da­da, la eco­no­mía lo­gró cre­cer y com­ple­tó en­ton­ces 13 años de ex­pan­sión con­ti­nua, al­go “par­ti­cu­lar­men­te des­ta­ca­ble a la luz del con­tex­to re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal que se ins­ta­ló a par­tir de 2014”. Pe­ro por otro, se afian­zó el de­te­rio­ro de al­gu­nos equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos que se ve­nían in­si­nuan­do des­de 2012, plan­tea. “En par­ti­cu­lar, la in­fla­ción si­guió sien­do ele­va­da to­man­do en cuen­ta el ob­je­ti­vo de­fi­ni­do. En otras pa­la­bras, y uti­li­zan­do la ana­lo­gía de Ma­rio Ber­ga­ra, man­te­ner gi­ran­do to­dos los ‘pla­ti­tos chi­nos’ se­gu­ra­men­te per­mi­tió mo­de­rar los efec­tos reales de los shocks ab­sor­bi­dos, pe­ro a cos­ta de ha­ber con­so­li­da­do un ni­vel de in­fla­ción per­sis­ten­te­men­te des­via­do de la me­ta”, ob­ser­van los in­ves­ti­ga­do­res. Y afir­man que, co­mo el frus­tra­do li­bro en pa­pel, la for­ma de ges­tio­nar cier­tas res­tric­cio­nes de la po­lí­ti­ca ha si­do mo­ti­vo de con­tro­ver­sia en­tre los eco­no­mis­tas.

Ga­briel Od­do­ne

Ma­rio Ber­ga­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.