Eva­lua­cio­nes de la OPP se­ña­lan acier­tos y de­bi­li­da­des en pro­gra­mas vin­cu­la­dos con el sida, tu­ris­mo so­cial, apo­yo a ga­na­de­ros y nue­va cár­cel

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Pa­ra al­gu­nos je­rar­cas del go­bierno, la dis­cu­sión pre­su­pues­tal co­mo la que se da en es­tos días en torno al pro­yec­to de Ren­di­ción de Cuen­tas tie­ne un en­fo­que equi­vo­ca­do. No siem­pre se pre­ci­san más re­cur­sos, sino usar ade­cua­da­men­te los ya asig­na­dos — o in­clu­so me­nos—, pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos pre­ten­di­dos.

Pe­ro mu­chas ve­ces su pun­to de vis­ta ter­mi­na sien­do re­ba­ti­do por aque­llos que sim­ple­men­te re­cla­man más di­ne­ro, al no con­tar con aná­li­sis y me­di­cio­nes de la efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas. De eso, en Uru­guay, to­da­vía hay po­co. Des­de ha­ce un tiem­po, el Área de Ges­tión y Eva­lua­ción (Agev) de la Ofi­ci­na de Pla­nea­mien­to y Pre­su­pues­to (OPP) vie­ne rea­li­zan­do es­tu­dios de ese ti­po pa­ra pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos — iden­ti­fi­ca­dos co­mo “in­ter­ven­cio­nes”— que i nvo­lu­cran fon­dos pú­bli­cos. Los cua­tro más re­cien­tes, he­chos du­ran­te 2017, mues­tran re­sul­ta­dos en ge­ne­ral po­si­ti­vos, pe­ro tam­bién la ne­ce­si­dad de ha­cer ajus­tes, se­gún los re­sú­me­nes eje­cu­ti­vos pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te, que Bús­que­da sin­te­ti­za a con­ti­nua­ción.

Ga­na­de­ros. En el se­gun­do se­mes­tre del año pa­sa­do la Agev eval uó el fun­cio­na­mien­to del pro­gra­ma de apo­yo a pro­duc­to­res fa­mi­lia­res ga­na­de­ros pe­que­ños y me­dia­nos (no fa­mi­lia­res) que lle­va ade­lan­te el área de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo del Mi­nis­te­rio de Ga­na­de­ría ( MGAP). El aná­li­sis, he­cho jun­to a téc­ni­cos de esa se­cre­ta­ría de Es­ta­do, abar­có los cua­tro años pre­vios.

Den­tro de una po­bla­ción ob­je­ti­vo es­ti­ma­da en ca­si 40.400 pro­duc­to­res, di­cho pro­gra­ma be­ne­fi­ció a unos mil cu­yas pro­pues­tas fue­ron apro­ba­das. El pre­su­pues­to asig­na­do a es­ta po­lí­ti­ca des­de 2015 fue cal­cu­la­do en unos US$ 16 mi­llo­nes.

Es­ta po­lí­ti­ca re­co­gió una opi­nión sa­tis­fac­to­ria o in­clu­so muy po­si­ti­va de los be­ne­fi­cia­rios así co­mo de téc­ni­cos pri­va­dos. Pe­ro, en­tre otras co­sas, los eva­lua­do­res se­ña­la­ron opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra en la co­mu­ni­ca­ción de los lla­ma­dos, así co­mo en las he­rra­mien­tas y pro­ce­di­mien­tos pa­ra el di­se­ño del diag­nós­ti­co, ase­so­ra­mien­to téc­ni­co y acom­pa­ña­mien­to de los pro­duc­to­res. Ade­más, su­gi­rie­ron me­jo­rar la pla­ni­fi­ca­ción, ya que al­gu­nas i ns­tan­cias de ca­pa­ci­ta­ción les fue­ron brin­da­das a los pro­duc­to­res “a des­tiem­po” res­pec­to a sus ne­ce­si­da­des. Tam­bién re­co­men­da­ron re­for­zar los equi­pos que van al te­rri­to­rio en cier­tas eta­pas del pro­gra­ma.

Cár­cel. La Agev eva­luó la Uni­dad de In- ter­na­ción de Per­so­nas Pri­va­das de Li­ber­tad N º 1 Pun­ta Rie­les, cons­trui­da ba­jo el ré­gi­men de par­ti­ci­pa­ción pú­bli­co­pri­va­da y de­pen­dien­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Reha­bi­li­ta­ción. El aná­li­sis, que se efec­tuó de for­ma pre­via a la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del es­ta­ble­ci­mien­to de re­clu­sión (enero de 2018), plan­tea que la es­tra­te­gia ge­ne­ral “es­tá bien fun­da­da y de­be­ría te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos”, si no en to­dos los ni­ve­les (ya que los de lar­go pla­zo re­quie­ren que se ha­gan efec­ti­vos su­pues­tos so­bre los que no es po­si­ble te­ner un pro­nós­ti­co cla­ro), por lo me­nos sí en cuan­to al cor­to y me­diano pla­zo, en es­pe­cial al lo­gro de un cli­ma in­tra­car­ce­la­rio ade­cua­do, bue­nas con­di­cio­nes de vi­da, la mi­ti­ga­ción del ha­ci­na­mien­to y al­tos ni­ve­les de se­gu­ri­dad “di­ná­mi­ca”.

Sin em­bar­go, los eval ua­do­res i den­ti­fi­ca­ron co­mo un ries­go el he­cho de que la ma­yo­ría de las es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción y los ins­tru­men­tos aso­cia­dos ( par­ti­cu­lar­men­te l as es­ca­las de ries­go) pro­vie­nen de ex­pe­rien­cias de paí­ses desa­rro­lla­dos. En ese sen­ti­do, re­co­mien­dan adap­tar los aná­li­sis al me­dio uru­gua­yo.

Por otro la­do, ad­vier­ten que es po­si­ble que la ofer­ta de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos re­la­cio­na­dos con la nue­va cár­cel “sea to­da­vía in­su­fi­cien­te en ca­li­dad y can­ti­dad. Ade­más, la ne­ce­si­dad de fuer­tes con­tin­gen­tes de per­so­nal ca­li­fi­ca­do po­dría re­pre­sen­tar una ame­na­za”.

La do­ta­ción y per­fil del per­so­nal del es­ta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio es ade­cua­da en can­ti­dad, pe­ro se en­cuen­tra “en el lí­mi­te in­fe­rior de lo re­co­men­da­do”, agre­ga. En ese sen­ti­do, la eva­lua­ción se­ña­la que se­rá ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a que la ro­ta­ción, de­ser­ción de fun­cio­na­rios y/o in­cre­men­to no ter­mi­ne por “po­ner en ries­go el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del es­ta­ble­ci­mien­to. Por otro la­do, i ndi­ca que l a do­ta­ción de per­so­nal téc­ni­co “no pa­re­ce ade­cua­da pa­ra per­mi­tir el ac­ce­so ge­ne­ra­li­za­do de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad a los tra­ta­mien­tos”.

Asi­mis­mo, l a Agev plan­tea que se “de­po­si­ta el con­trol par­cial­men­te en ba­rre­ras tec­no­ló­gi­cas y cá­ma­ras. Pue­de ha­ber un ries­go de exceso de re­gu­la­ción que pue­de te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas”.

Se­gún los eva­lua­do­res, “no exis­te to­da­vía una dis­cu­sión pro­fun­da acer­ca de fac­to­res que de­ter­mi­nan pro­ble­mas com­ple­jos co­mo la con­vi­ven­cia co­ti­dia­na, la vio­len­cia in­tra­car­ce­la­ria”. Y en­tre otros as­pec­tos, acon­se­jan “ga­ran­ti­zar que to­dos los pro­ce­sos se acom­pa­ñen de pro­ce­di­mien­tos de tra­ba­jo cla­ros, con­ci­sos, al al­can­ce de to­dos los in­vo­lu­cra­dos y con un ni­vel de len­gua­je y de­ta­lle ade­cua­dos pa­ra el pú­bli­co ob­je­ti­vo”.

Tu­ris­mo so­cial. En el se­gun­do se­mes­tre del año pa­sa­do la Agev, con el apo­yo de con­sul­to­res ex­ter­nos, eva­luó en el pe­río­do 2013-2017 el Sis­te­ma Na­cio­nal de Tu­ris­mo So­cial, que eje­cu­ta prin­ci­pal­men­te el mi­nis- te­rio del ra­mo. Esa po­lí­ti­ca apun­ta a que sec­to­res so­cia­les con “res­tric­cio­nes” eco­nó­mi­cas, so­cia­les o geo­grá­fi­cas, por ejem­plo, ac­ce­dan a ser­vi­cios tu­rís­ti­cos a un cos­to pro­mo­cio­nal.

Con un nú­me­ro crec i en­te de be­ne­fi­cia­rios ca­da año (4.217 en 2017), el pro­gra­ma vie­ne cum­plien­do con el pro­pó­si­to de “uni­ver­sa­li­zar el ac­ce­so al tu­ris­mo en cla­ve de des­cen­tra­li­za­ción” te­rri­to­rial y ope­ra co­mo di­na­mi­za­dor de la ca­de­na tu­rís­ti­ca, si bien po­dría ha­cer­lo más en me­ses de ba­ja tem­po­ra­da, ob­ser­van los eva­lua­do­res. Es­ta in­ter­ven­ción vol­có al mer­ca­do $ 7.483.402 en 2017, cal­cu­lan.

Iden­ti­fi­ca­ron “l i mi­ta­cio­nes en la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra” del pro­gra­ma. Si bien su desem­pe­ño des­de ese pun­to de vis­ta es “ra­zo­na­ble”, los por­cen­ta­jes de eje­cu­ción pre­su­pues­tal fue­ron “mo­de­ra­dos” ( en­tre 36% y 56% en el pe­río­do ana­li­za­do). En 20132016 el pre­su­pues­to anual pro­me­dio fue de $ 12.249.250; pa­ra ese úl­ti­mo año se es­ti­ma­ron gas­tos me­dios de $133.390 por via­je y de $ 3.465 por pa­sa­je­ro.

“Exis­te mar­gen pa­ra una ma­yor ex­pli­ci­ta­ción y aná­li­sis de cau­sas y con­se­cuen­cias del pro­ble­ma ( de res­tric­cio­nes de ac­ce­so a los ser­vi­cios tu­rís­ti­cos de cier­tos co­lec­ti­vos) y una ma­yor for­ma­li­za­ción del mis­mo en los do­cu­men­tos de di­se­ño” del pro­gra­ma, se­ña­la la Agev. A su vez, la pla­ni­fi­ca­ción es­tá “po­co desa­rro­lla­da en com­pa­ra­ción con la pro­gra­ma­ción ope­ra­ti­va”, aña­de.

Y si bien se rea­li­zan en­cues­tas de sa­tis­fac­ción a los be­ne­fi­cia­rios, ello re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra for­ma­li­zar un sis­te­ma de mo­ni­to­reo y eva­lua­ción pro­pia­men­te di­cho. En tal sen­ti­do, los ins­tru­men­tos de re­co­lec­ción de da­tos “son par­cia­les y no in­te­gra­dos ade­cua­da­men­te”, ad­vier­ten los eva­lua­do­res de la OPP.

En su in­for­me afir­man, por otro la­do, que la do­ta­ción de per­so­nal en la ofi­ci­na de Tu­ris­mo So­cial es in­su­fi­cien­te y que la he­te­ro­ge­nei­dad de los víncu­los con­trac­tua­les ge­ne­ra ines­ta­bi­li­dad en la com­po­si­ción del equi­po.

Sida. Otra eva­lua­ción se fo­ca­li­zó en las ac­cio­nes que lle­va ade­lan­te el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca ( MSP) pa­ra re­du­cir las nue­vas in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual, el Vi­rus de In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na y el Sín­dro­me de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da ( ITS-VIH/ Sida). Abar­có el pe­río­do 2012-2016 y se desa­rro­lló, co­mo las an­te­rio­res, du­ran­te el año pa­sa­do.

Co­mo es­tas po­lít i - cas sa­ni­ta­rias no cuen- tan con un pre­su­pues­to es­pe­cí­fi­co asig­na­do, la Agev es­ti­mó el gas­to pa­ra 2016 en $ 2,9 mi­llo­nes, con­si­de­ran­do las re­mu­ne­ra­cio­nes del equi­po vin­cu­la­do a es­ta te­má­ti­ca y las com­pras de an­ti­rre­tro­vi­ral por am­pa­ro o jui­cios ha­cia el MSP. El i nfor­me se­ña­la que el gas­to se asig­na ma­yo­ri­ta­ria­men­te al pro­duc­to vin­cu­la­do con el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las ITS-VIH/ Sida, y cues­tio­na que es po­co sig­ni­fi­ca­ti­vo aquel vin­cu­la­do a la pro­mo­ción, di­fu­sión, sen­si­bi­li­za­ción y edu­ca­ción so­bre es­tas en­fer­me­da­des.

Pa­ra los eva­lua­do­res, es­ta po­lí­ti­ca del MSP iden­ti­fi­ca “en for­ma ade­cua­da, per­ti­nen­te y su­fi­cien­te los pro­ble­mas que de­be abor­dar, es­pe­cí­fi­ca­men­te en re­la­ción con el VIH, la sí­fi­lis ges­ta­cio­nal y la sí­fi­lis con­gé­ni­ta”, aun­que hay “opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra” res­pec­to a otras in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual.

Si bien des­ta­can que hu­bo un “pro­gre­so im­por­tan­te” en el pe­río­do de eva­lua­ción res­pec­to al co­no­ci­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas de tres po­bla­cio­nes cla­ve en cuan­to al VIH, ello fue a par­tir de es­tu­dios de com­por­ta­mien­to rea­li­za­dos ha­ce al­gu­nos años que no se tie­ne pre­vis­to ac­tua­li­zar a cor­to pla­zo. “Es­to li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des de la in­ter­ven­ción de re­vi­sar su es­tra­te­gia, así co­mo tam­bién la me­di­ción de al­guno de sus re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos”, ad­vier­ten. Pe­ro, por otro la­do, re­sal­tan que hay in­for­ma­ción dis­po­ni­ble y ac­tua­li­za­da que ayu­da al mo­ni­to­reo de es­tas po­lí­ti­cas.

Al eva­luar los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, la Agev se­ña­la que hu­bo un “desem­pe­ño ade­cua­do” res­pec­to a la re­duc­ción de nue­vas in­fec­cio­nes por ITS-VIH/ Sida, aun­que no exis­ten in­di­ca­do­res que per­mi­tan me­dir lo ocu­rri­do con otras in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual. Tam­bién hu­bo un des­cen­so en las ta­sas de in­ci­den­cia de sí­fi­lis con­gé­ni­ta y VIH en re­cién na­ci­dos. Ade­más, se lo­gró un “ade­cua­do pro­gre­so” en los re­sul­ta­dos del con­trol del em­ba­ra­zo y pes­qui­sa pa­ra el diag­nós­ti­co de sí­fi­lis y/o VIH, sub­ra­yan.

La po­bla­ción diag­nos­ti­ca­da con VIH/ Sida que co­mien­za tra­ta­mien­to en for­ma ade­cua­da y opor­tu­na au­men­tó 23 pun­tos en­tre 2013 y 2016, si bien al­go me­nos de la mi­tad de los in­fec­ta­dos (42%) no re­ci­be esa aten­ción. “Se ob­ser­va una bre­cha sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra me­jo­rar en es­te as­pec­to”, apun­ta la Agev. Tam­bién la hay res­pec­to a la “re­ten­ción del usua­rio” en el Sis­te­ma Na­cio­nal In­te­gra­do de Sa­lud.

Ál­va­ro Gar­cía, di­rec­tor de la OPP, vi­si­tan­do la cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.