El Li­ceo Ju­bi­lar tu­vo dé­fi­cit el año pa­sa­do y te­me en­fren­tar un fu­tu­ro “di­fí­cil”

Al nue­vo di­rec­tor del li­ceo en Ca­sa­va­lle le preo­cu­pa que los ba­rrios que­den ais­la­dos unos de otros, y pre­ten­de con­tri­buir a “sa­nar el en­tre­te­ji­do so­cial de Mon­te­vi­deo, que es­tá bas­tan­te ro­to”

Búsqueda - - PORTADA - En­tre­vis­ta de Juan Pit­ta­lu­ga

Has­ta ha­ce po­cos días, el pres­bí­te­ro Va­len­tín Gol­die es­ta­ba en Ro­ma, a don­de via­jó ha­ce más de tres años pa­ra rea­li­zar un doc­to­ra­do en Teo­lo­gía Dog­má­ti­ca. Vol­vió a Uru­guay tras com­ple­tar su te­sis y de­bi­do a un lla­ma­do del car­de­nal Da­niel Stur­la, quien le pi­dió ser el nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral del li­ceo Ju­bi­lar Juan Pa­blo II.

El vier­nes 8, Gol­die to­mó el car­go con el de­seo de de­jar un Ju­bi­lar “aún más in­te­gra­do a Mon­te­vi­deo”. La ta­rea no es sen­ci­lla de­bi­do a los desafíos so­cia­les que atra­vie­sa Ca­sa­va­lle — el ba­rrio don­de es­tá ubi­ca­do el li­ceo— y por los pro­pios in­con­ve­nien­tes eco­nó­mi­cos del Ju­bi­lar, un cen­tro gra­tui­to de ges­tión pri­va­da que ha re­ci­bi­do me­nos do­na­cio­nes, al pun­to que el año pa­sa­do su ba­lan­ce tu­vo pér­di­das.

— ¿Con qué ob­je­ti­vos asu­me co­mo di­rec­tor del li­ceo?

—Asu­mo con el ob­je­ti­vo de ha­cer­me car­go de al­go que fun­cio­na bien des­de ha­ce 15 años, en­ton­ces la in­ten­ción es que si­ga fun­cio­nan­do bien. Tam­bién asu­mo con un i deal que bus­ca que los mu­cha­chos del ba­rrio Ca­sa­va­lle co­mien­cen a in­ter­ac­tuar ca­da vez más con chi­cos de otros ba­rrios. Quie­ro que es­te li­ceo sea ex­te­rior­men­te una es­cue­la de re­la­cio­nes. Ac­tual­men­te eso es una rea­li­dad pe­ro hay que po­ten­ciar­lo. Al fi­nal del día la po­bre­za es la in­ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­se por fue­ra del ám­bi­to en el que uno na­ció, y de­be­mos co­la­bo­rar en sa­nar el en­tre­te­ji­do so­cial de Mon­te­vi­deo, que es­tá bas­tan­te ro­to.

— An­te la in­se­gu­ri­dad, el go­bierno ha he­cho un aná­li­sis si­mi­lar al su­yo res­pec­to al pro­ble­ma de ais­lar a Ca­sa­va­lle.

— Coin­ci­do en el aná­li­sis de que es­ta­mos que­dan­do ais­la­dos: Ca­sa­va­lle y mu­cha gen­te que vi­ve en su pro­pia bur­bu­ja, al mar­gen de lo que pa­sa en el res­to de la ciu­dad. Es­ta­mos ha­cien­do un ca­mino don­de to­das las cla­ses so­cia­les va­mos que­dán­do­nos ais­la­das res­pec­to a la otra. Eso es muy preo­cu­pan­te y es­pe­cial­men­te en Uru­guay, un país for­ma­do con el ideal de ser una so­cie­dad muy in­te­gra­da. Eso es­tá que­dan­do en los li­bros de His­to­ria. Nos cree­mos ese re­la­to pe­ro en la vi- da co­ti­dia­na es ca­da vez me­nos real.

—¿Ha ha­bla­do con au­to­ri­da­des del go­bierno pa­ra in­ten­tar co­la­bo­rar en esa idea de in­te­grar a Ca­sa­va­lle?

— No, pe­ro me ima­gino al Ju­bi­lar co­mo un puen­te des­de Ca­sa­va­lle pa­ra ge­ne­rar puen­tes en la so­cie­dad. La edu­ca­ción, par­ti­cu­lar­men­te la edu­ca­ción ca­tó­li­ca, tie­ne un rol muy im­por­tan­te a ju- gar. No­so­tros te­ne­mos co­le­gios en to­das l as cla­ses so­cia­les, en­ton­ces hay que po­ten­ciar más que los chi­cos in­ter­ac­túen, por ejem­plo a tra­vés del de­por­te. To­do es­to tie­ne que ser apo­ya­do y no­so­tros des­de es­te la­do po­de­mos ju­gar una ba­za muy im­por­tan­te pa­ra con­tri­buir a eso.

— Se­gún el an­te­rior di­rec­tor del Ju­bi­lar, Ri­car­do Villalba, úl­ti­ma­men­te la in­se­gu­ri­dad era com­pli­ca­da en las in­me­dia­cio­nes del li­ceo. ¿Có­mo es­tá hoy la si­tua­ción?

—Yo, a di­fe­ren­cia de Villalba, al me­nos por aho­ra, no es­toy vi­vien­do den­tro del ba­rrio. He lle­ga­do ha­ce po­co y to­da­vía no he in­ter­ac­tua­do mu­cho con el ba­rrio, me en­te­ro por los cu­ras de la zo­na y por los chi­cos del li­ceo. Por aho­ra no per­ci­bo una hos­ti­li­dad es­pe­cial. Ca­paz que me es­tán dan­do el chan­güí por­que re­cién lle­gué, pe­ro no me ani­mo a ha­cer un diag­nós­ti­co. Me cons­ta sí que

al­gu­nos do­cen­tes han te­ni­do di­fi­cul­ta­des de in­se­gu­ri­dad pe­ro no dis­tin­tas a las que hay en otros ba­rrios de Mon­te­vi­deo. La si­tua­ción es com­pli­ca­da co­mo en to­dos la­dos.

— Des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, ¿han mer­ma­do las do­na­cio­nes de per­so­nas, em­pre­sas y fun­da­cio­nes al li­ceo?

— Es así, el año pa­sa­do fue un po­co com­pli­ca­do. El país es­tá en­tran­do en una fa­se de com­pli­ca­ción y con­cre­ta­men­te el año pa­sa­do tu­vi­mos un dé­fi­cit ope­ra­ti­vo. Lo cu­bri­mos por­que te­nía­mos re­cur­sos ya acu­mu­la­dos de años an­te­rio­res. Ob­via­men­te, el Ju­bi­lar se man­tie­ne so­bre to­do por do­na­cio­nes de la gen­te. Hay gen­te que do­na su tiem­po y hay gen­te que do­na di­ne­ro, ba­jo la ley de be­ne­fi­cios fis­ca­les o de otra for­ma. Es­te co­le­gio se fi­nan­cia por el apor­te ca­si to­do lo­cal, ca­si to­do uru­gua­yo, y si eso se em­pie­za a re­sen­tir nos re­sen­ti­mos to­dos no­so­tros.

— ¿ En qué l es ha afec­ta­do es­te pro­ble­ma fi­nan­cie­ro?

— El Ju­bi­lar ya no es­tá te­nien­do gran­des pro­yec­tos in­no­va­do­res que se pue­dan ver y pal­par, en el sen­ti­do por ejem­plo de que es­te­mos cons­tru­yen­do. Es­ta­mos en nues­tro fun­cio­na­mien­to nor­mal, vo­lan­do cru­ce­ro en mu­chas co­sas, en­ton­ces eso ge­ne­ra que ten­ga­mos me­nos novedades, por­que pa­ra ha­blar de pro­yec­tos hay que to­car más la rea­li­dad eco­nó­mi­ca. Si lo pri­me­ro que co­noz­co cuan­do lle­go es que el año pa­sa­do tu­vi­mos un dé­fi­cit ope­ra­ti­vo, lo im­por­tan­te es in­ten­tar con­so­li­dar­nos eco­nó­mi­ca­men­te y des­pués ir a más.

— ¿Cuán­to le preo­cu­pa el te­ma?

—Tu­vi­mos el pa­sa­do un año ma­lo, y don­de ten­ga­mos cua­tro, cin­co años ma­los con­se­cu­ti­vos ahí ya en­tra­mos en una si­tua­ción di­fí­cil. Por aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do a ver las di­fi­cul­ta­des. Es­pe­re­mos que en un par de años no es­te­mos an­gus­tia­dos, pe­ro pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos que se si­ga con­fian­do en no­so­tros. Pa­ra se­guir exis­tien­do, pa­ra se­guir sien­do no­ve­dad, pa­ra se­guir apor­tan­do co­sas nue­vas, ne­ce­si­ta­mos una fuen­te de in­gre­sos que sea con­fia­ble, per­ma­nen­te, que pue­da ase­gu­rar que la gen­te jo- ven pue­da de­di­car su vi­da la­bo­ral al Ju­bi­lar por­que le da cier­ta es­ta­bi­li­dad ha­cia el fu­tu­ro.

— Sin­di­ca­lis­tas, le­gis­la­do­res ofi­cia­lis­tas e in­te­gran­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Edu­ca­ción Pú­bli­ca han cri­ti­ca­do pú­bli­ca­men­te ini­cia­ti­vas co­mo el Ju­bi­lar. ¿Eso los ha per­ju­di­ca­do?

— No sé si j ue­ga en con­tra. Te­ne­mos jó­ve­nes en un con­tex­to crí­ti­co, se les da la po­si­bi­li­dad de sa­lir de ese con­tex­to y efec­ti­va­men­te los nú­me­ros ava­lan que eso se lo­gra. Uno pen­sa­ría, ¿ por qué en­ton­ces se dis­cu­te es­to?, ¿por qué es tan gra­ve que el Estado lo apo­ye? A ve­ces pa­re­ce que en Uru­guay ha­bla­mos más de quién ha­ce de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios y nos ol­vi­da­mos de po­ner en el cen­tro a los es­tu­dian­tes. Si no­so­tros, que so­mos pri­va­dos, ha­ce­mos al­go que a ellos los ayu­da, ¿cuál es el pro­ble­ma de que sea­mos pri­va­dos? Con­fie­so que es un de­ba­te que no en­tien­do. De­bie­ra ser ca­si que ob­vio que si hay gen­te que ha­ce al­go bueno pa­ra el con­jun­to de la so­cie­dad, el con­jun­to de la so­cie­dad la apo­ye.

Pres­bí­te­ro Va­len­tín Gol­die

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.