La Fed pre­ten­de ca­mi­nar un po­co más rá­pi­do

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por Mi­che­le San­to

Es­ta se­ma­na, la Re­ser­va Fe­de­ral ( Fed, por su si­gla en in­glés) de Es­ta­dos Uni­dos ( EE.UU.) se­ña­ló que pre­ten­de ace­le­rar la suba de las ta­sas de in­te­rés es­te año, co­mo con­se­cuen­cia bá­si­ca­men­te de la for­ta­le­za que es­tá mos­tran­do la eco­no­mía del país y es­pe­cial­men­te su mer­ca­do de tra­ba­jo, en un con­tex­to don­de la ta­sa de in­fla­ción ya se en­cuen­tra bá­si­ca­men­te en el ni­vel ob­je­ti­vo de 2%. En efec­to, ade­más de au­men­tar la ta­sa de fon­dos fe­de­ra­les en 25 pun­tos bá­si­cos — a un ran­go de en­tre 1,75% a 2%—, su co­mi­té de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pro­yec­tó que se ubi­ca­ría en 2,4% pa­ra fi­nes de es­te año (en lu­gar de 2,1% que ha­bía pre­vis­to en mar­zo, lo que im­pli­ca­ría que ha­bría dos nue­vas subas en el se­gun­do se­mes­tre). Y pa­ra fi­nes de 2019 y de 2020 es­ti­mó una ta­sa de fed funds de 3,1% y de 3,4% (en lu­gar del 2,9% y 3,4%). En de­fi­ni­ti­va, la pro­pues­ta es de dos al­zas adi­cio­na­les de la ta­sa de fon­dos fe­de­ra­les pa­ra el se­gun­do se­mes­tre de 2018, tres más en 2019 y una fi­nal en 2020. El rit­mo pro­pues­to por la Fed po­drá va­riar de­pen­dien­do de que apa­rez­can más se­ña­les de “re­ca­len­ta­mien­to” de la eco­no­mía do­més­ti­ca ( par­ti­cu­lar­men­te los au­men­tos sa­la­ria­les y de la in­fla­ción), en cu­yo ca­so se de­be­rían ajus­tar las ta­sas a un rit­mo más ace­le­ra­do y a un va­lor más al­to; o a que una cri­sis en el res­to del mun­do ( par­ti­cu­lar­men­te en los mer­ca­dos emer- gen­tes o qui­zás en el área del eu­ro) ge­ne­re un au­men­to de la ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra glo­bal y fuer­ce a su co­mi­té a en­len­te­cer el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. En to­dos los ca­sos, se tra­ta de es­ce­na­rios pa­ra na­da fa­vo­ra­bles ni pa­ra la re­gión ni pa­ra Uru­guay. En el es­ce­na­rio ba­se, la sa­li­da de ca­pi­ta­les des­de los mer­ca­dos emergentes ha­cia EE.UU. se­ría even­tual­men­te gra­dual y or­de­na­da, pe­ro se­rá sa­li­da al fin. En el es­ce­na­rio de “re­ca­len­ta­mien­to” y suba ma­yor de las ta­sas, el ries­go de una re­ver­sión brus­ca de los flu­jos de ca­pi­ta­les se acre­cien­ta de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, y con ello las pre­sio­nes pa­ra la de­pre­cia­ción de las mo­ne­das lo­ca­les, el au­men­to de las ta­sas de in­te­rés do­més­ti­cas y la suba del ries­go país. En el ca­so de una cri­sis ge­ne­ra­da por ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, el risk off ge­ne­ral pe­ga­ría pri­me­ro tam­bién muy fuer­te­men­te so­bre l os mer­ca­dos emergentes, y de po­co con­sue­lo se­ría que la Fed en­len­te­cie­ra — o even­tual­men­te re­vir­tie­ra— el pro­ce­so de ajus­te de las ta­sas de in­te­rés. De he­cho, es di­fí­cil ima­gi­nar­se en el con­tex­to ac­tual un es­ce­na­rio ex­terno que pu­die­ra lle­gar a con­fi­gu­rar­se aun­que más no sea co­mo li­ge­ra­men­te po­si­ti­vo pa­ra la re­gión y pa­ra Uru­guay. Y ello com­pli­ca enor­me­men­te los pro­ce­sos de ajus­te por los que de­ben tran­si­tar Ar­gen­ti­na y Bra­sil, con re­per­cu­sio­nes na­da fa­vo­ra­bles so­bre Uru­guay. Por si hi­cie­ran fal­ta más, el men­sa­je que di­vul­gó ayer miér­co­les 13 el co­mi­té mo­ne­ta­rio es un mo­ti­vo adi­cio­nal pa­ra ac­tuar con su­ma pru­den­cia en las de­ci­sio­nes de gas­to en los pró­xi­mos me­ses en Uru­guay, tan­to a ni­vel del sec­tor pú­bli­co co­mo del pri­va­do. El “ba­rrio” va a cre­cer mu­cho me­nos ( e in­clu­so pue­de atra­ve­sar por una le­ve re­ce­sión), y tan­to Ar­gen­ti­na co­mo Bra­sil se van a se­guir aba­ra­tan­do en dó­la­res. El cos­to de se­guir fi­nan­cián­do­se con deu­da ex­ter­na va a ser ca­da vez ma­yor, tan­to por la suba de ta­sas en EE.UU. co­mo por el in­cre­men­to del ries­go país a me­di­da de que los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les in­ter­na­li­cen que las di­ná­mi­cas de gas­to pú­bli­co y de cre­ci­mien­to de la deu­da son in­sos­te­ni­bles en el tiem­po, lo que ocu­rri­rá mu­cho an­tes de que las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go even­tual­men­te se de­ci­dan a cues­tio­nar el in­vest­ment gra­de. Las se­ña­les de que hay que cam­biar, sa­lien­do del “pi­lo­to au­to­má­ti­co” y de la erró­nea e in­jus­ti­fi­ca­da au­to­com­pla­cen­cia de que es­tá to­do bien, son ca­da vez más fuer­tes y se vie­nen acu­mu­lan­do des­de ha­ce tiem­po. Al fi­nal, co­mo ocu­rrie­ra en Ar­gen­ti­na — don­de el pre­ten­di­do “gra­dua­lis­mo” del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri que­dó se­pul­ta­do por los he­chos—, no hay for­ma de es­ca­par de las res­tric­cio­nes que im­po­ne la rea­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.