Cues­tio­na­mien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes cris­tia­nas a la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” y al abor­to se cue­lan en dis­cu­sión so­bre tra­ta de per­so­nas

Los gru­pos fue­ron con­vo­ca­dos al Par­la­men­to por el dipu­tado Ge­rar­do Ama­ri­lla; a Cris­ti­na Lus­tem­berg le pa­re­ce lla­ma­ti­vo que plan­teen te­mas que no son el “eje” del pro­yec­to

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Ge­rar­do Ama­ri­lla lo avi­só en la pri­me­ra reunión: no lo con­ven­cen al­gu­nas co­sas del pro- yec­to de ley que pre­ten­de for­ta­le­cer el com­ba­te a la tra­ta de per­so­nas. Y por eso, pi­dió que el Par­la­men­to con­vo­que a va­rias or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra que brin­den su opi­nión so­bre el te­ma. Co- mo con­se­cuen­cia del plan­teo del l egis­la­dor blan­co, la Co­mi­sión de Po­bla­ción y Desa­rro­llo de Dipu­tados se con­vir­tió en el es­ce­na­rio ele­gi­do por or­ga­ni­za­cio­nes de raíz ca­tó­li­ca y evan­ge­lis­ta pa­ra plan­tear su opo­si­ción a la de­no­mi­na­da “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”. Al­gu­nas apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra cues­tio­nar la ley que le­ga­li­zó el abor­to y de­nun­ciar que el nue­vo pro­yec­to pue­de fo­men­tar el “tu­ris­mo abor­ti­vo”.

Ese des­plie­gue ge­ne­ró preo­cu­pa­ción en­tre le­gis­la­do­res ofi­cia­lis­tas, quie­nes es­pe­ra­ban apro­bar el pro­yec­to más rá­pi­do. La dipu­tada fren­team­plis­ta Cris­ti­na Lus­tem­berg di­jo a Bús­que­da que le lla­ma la aten­ción que mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes que asis­tie­ron a la co­mi­sión se cen­tra­ron en la cues­tión de gé­ne­ro y en el abor­to “cuan­do el eje” del ar­ti­cu­la­do es otro.

La le­gis­la­do­ra di­jo que la ini­cia­ti­va se vo­tó por una­ni­mi­dad en el Se­na­do y que es­pe­ra al­can­zar los con­sen­sos pa­ra que ocu­rra lo mis­mo en Dipu­tados. Ade­lan­tó, sin em­bar­go, que es po­si­ble que eso no su­ce­da por las dis­cre­pan­cias de cu­ño “ideo­ló­gi­co” re­fle­ja­das du­ran­te la dis­cu­sión en la co­mi­sión.

● El avi­so. La Cá­ma­ra de Dipu­tados co­men­zó a dis­cu­tir el pro­yec­to en la se­sión del 3 de ma­yo. La ini­cia­ti­va pro­po­ne crear un Con­se­jo Na­cio­nal de Pre­ven­ción y Com­ba­te a la Tra­ta y la Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas, de in­te­gra­ción pú­bli­co- pri­va­da, pa­ra di­se­ñar un plan na­cio­nal so­bre el te­ma. Tam- bién pre­vé desa­rro­llar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Denuncias so­bre Tra­ta y Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas pa­ra cen­tra­li­zar to­da la in­for­ma­ción. A su vez, in­cor­po­ra de­li­tos no pre­vis­tos en el Có­di­go Pe­nal, co­mo la es­cla­vi­tud se­xual, la pros­ti­tu­ción y el ma­tri­mo­nio for­za­dos.

Du­ran­te la pri­me­ra dis­cu­sión en la co­mi­sión hu­bo una ex­po­si­ción de la se­na­do­ra so­cia­lis­ta Daisy Tour­né, im­pul­so­ra del pro­yec­to en la Cá­ma­ra Al­ta, quien dio de­ta­lles so­bre la ini­cia­ti­va.

Ama­ri­lla, que es evan­gé­li­co, in­ter­vino po­co des­pués y ade­lan­tó que es­ta­ba a fa­vor de le­gis­lar so­bre el te­ma, pe­ro acla­ró que no acom­pa­ña­ría la redacción ac­tual de la pro­pues­ta. “Nos preo­cu­pa lo que en el pro­yec­to se de­no­mi­na pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, ya que en­ten­de­mos que se tra­ta de ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, di­jo. Y aña­dió que si sa­ca­ban ese con­cep­to del tex­to es­ta­ba dis­pues­to a apo­yar­lo.

El ar­tícu­lo 3º di­ce que la “pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” es uno de los prin­ci­pios rec­to­res de la nor­ma. Al res­pec­to, se­ña­la que la ley y su re­gla­men­ta­ción “ten­drán es­pe­cial­men­te en cuen­ta las de­sigual­da­des de po­der, los es­te­reo­ti­pos dis­cri­mi­na­to­rios y las for­mas de vio­len­cia en ba­se al gé­ne­ro”. Agre­ga que pro­mo­ve­rá “la au­to­no­mía y el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res, las ni­ñas, las per­so­nas trans e in­ter­se­xua­les o con orien­ta­ción se­xual no he­ge­mó­ni­ca”. A su

vez, in­di­ca que “se re­co­no­ce­rá y res­pe­ta­rá la ex­pre­sión y la iden­ti­dad de gé­ne­ro de las per­so­nas víc­ti­mas de tra­ta, sus fa­mi­lia­res o tes­ti­gos, aun cuan­do la mis­ma no con­di­ga con los da­tos emergentes de los do­cu­men­tos iden­ti­fi­ca­to­rios”.

So­bre el cie­rre de la se­sión, el ofi­cia­lis­mo in­for­mó que que­ría apu­rar la vo­ta­ción y san­cio­nar el pro­yec­to en ma­yo, pe­ro no to­dos es­tu­vie­ron de acuer­do. “No soy par­ti­da­rio de po­ner­me una fe­cha, pe­ro ten­go el com­pro­mi­so de vo­tar­lo lo an­tes po­si­ble”, di­jo el dipu­tado blan­co y tam­bién evan­gé­li­co Ál­va­ro Das­tu­gue.

Los par­ti­dos acor­da­ron ci­tar ca­si a una de­ce­na de de­le­ga­cio­nes an­tes de vo­tar el ar­ti­cu­la­do. La in­ter­ven­ción de Ama-

ri­lla se­ría un ade­lan­to de lo que pa­sa­ría en las si­guien­tes reunio­nes de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria. ● “Tu­ris­mo abor­ti

vo”. Las pri­me­ras or­ga­ni­za­cio­nes en vi­si­tar la co­mi­sión te­nían vi­sio­nes opues­tas. El 17 de ma­yo con­cu­rrie­ron El Pa­so, con­vo­ca­da a pe­di­do de Lus­tem­berg, y Ma­dri­nas de la Vi­da, a ins­tan­cias de Ama­ri­lla.

Las res­pon­sa­bles de El Pa­so res­pal­da­ron el pro­yec­to, por­que con­si­de­ra­ron que “con­tem­pla” el pro­ble­ma que en­fren­ta Uru­guay, aun­que hi­cie­ron al­gu­na pro­pues­ta pa­ra cam­biar el tex­to.

Cuan­do se fue­ron, in­gre­só una de­le­ga­ción de Ma­dri­nas de la Vi­da. Ma­ría Te­re­sa Ro­drí­guez, in­te­gran­te de la or­ga­ni­za­ción, di­jo que le pa­re­cía “ries­go­so” un ar­tícu­lo que es­ta­ble­ce que se res­pe­ta­rá la iden­ti­dad y “ex­pre­sión de gé­ne­ro” de las víc­ti­mas de tra­ta, aun cuan­do no es­tén en lí­nea con lo que di­cen sus do­cu­men­tos de iden­ti­dad. “Sig­ni­fi­ca que si una víc­ti­ma de trein­ta años se iden­ti­fi­ca con un ni­ño de cua­tro años, ¿de­be ser aten­di­do co­mo tal?”, se pre­gun­tó.

Ro­drí­guez cues­tio­nó tam­bién que en el ar­tícu­lo 5 º se es­ta­ble­ce que las víc­ti­mas de tra­ta, “aun cuan­do no ha­yan rea­li­za­do la de­nun­cia” de los he­chos, ten­drán de­re­cho a “ac­ce­der a los ser­vi­cios pa­ra abor­tar”, pe­se a que no re­si­dan en Uru­guay des­de más de un año an­tes, co­mo pre­vé la ley del abor­to.

“Es­to lle­va a que la mu­jer em­ba­ra­za­da pue­da de­ci­dir abor­tar en un mo­men­to de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad y su­fri­mien­to, por­que al es­tar pri­va­da de li­ber­tad y abu­sa­da se le su­ma un em­ba­ra­zo, que por de­duc­ción va a ser, co­mo di­cen aho­ra, un em­ba­ra­zo no desea­do, ya que que­dó em­ba­ra­za­da en si­tua­ción de vio­len­cia”, di­jo Ro­drí­guez. Y agre­gó: “Se va a ver im­pul­sa­da a to­mar una de­ci­sión de la que se va a arre­pen­tir to­da la vi­da”.

“¿ Que­re­mos que l a mu­jer que ha si­do víc­ti­ma de tra­ta y ex­plo­ta­ción su­me a su su­fri­mien­to la muer­te de su hi­jo? ”, in­sis­tió.

A su vez, ase­gu­ró que el ac­ce­so a la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo sin te­ner un año de re­si­den­cia “po­dría ge­ne­rar un tu­ris­mo de abor­to, con con­se­cuen­cias tan gra­ves o más gra­ves que la tra­ta de per­so­nas que que­re­mos erra­di­car”. Tam­bién ad­vir­tió acer­ca de un su­pues­to nue­vo fe­nó­meno de trá­fi­co de ór­ga­nos de “be­bés abor­ta­dos”, un t ema que, di­jo, fue men­cio­na­do pú­bli­ca­men­te por el dipu­tado su­plen­te blan­co Car­los Ia­fi­glio­la.

La Aso­cia­ción Cris­tia­na Uru­gua­ya de Pro­fe­sio­na­les de la Sa­lud, t am­bién i nvi­ta­da por Ama­ri­lla, pi­dió a los le­gis­la­do­res que cam­bien el pro­yec­to de ley du­ran­te su vi­si­ta el 24 de ma­yo a la co­mi­sión. Cues­tio­na­ron el con­cep­to “pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” por­que, di­je­ron, alu­día a “una for­ma ideo­ló­gi­ca de ver al ser hu­mano” con la que no es­ta­ban de acuer­do.

Al igual que Ma­dri­nas por la Vi­da, la or­ga­ni­za­ción plan­teó que el pro­yec­to pue­de fa­vo­re­cer “el tu­ris­mo abor­tis­ta”, por­que “una mu­jer ex­tran­je­ra pue­de per­ma­ne­cer un día en el país, asis­tir a una con­sul­ta mé­di­ca, de­cla­rar que es ob­je­to de tra­ta pa­ra que el mé­di­co ex­pi­da la re­ce­ta”.

El t ema del abor­to tam­bién fue uti­li­za­do en el Par­la­men­to por la Co­mi­sión Evan­gé­li­ca Mul­ti­dis­ci­pli­na­ria del Uru­guay (Ce­mur) pa­ra cues­tio­nar el pro­yec­to. “Es agre­gar­le una car­ga más a la te­rri­ble si­tua­ción que le to­ca vi­vir y que no ha ele­gi­do”, ex­pli­có la or­ga­ni­za­ción con­vo­ca­da por Ama­ri­lla.

La po­si­ción de Ce­mur, di­je­ron sus re­pre­sen­tan­tes, es que “pa­ra la mu­jer ob­je­to de tra­ta, es­tar em­ba­ra­za­da es el me­jor estado que pue­de te­ner, por­que ese be­bé es lo úni­co que sien­te co­mo per­te­nen­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.