“Es­ta so­cie­dad vo­tó a Mu­ji­ca, par­te de la gue­rri­lla”, pe­ro man­tie­ne

“Hay que ter­mi­nar con lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, el Ejér­ci­to no va a sa­lir “con los tan­ques” ti­ran­do “a

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - En­tre­vis­ta de Federico Castillo

Cuan­do es­tá por fi­na­li­zar la en­tre­vis­ta con Bús­que­da, el se­na­dor blan­co Jor­ge La­rra­ña­ga le pi­de a uno de sus ase­so­res que bus­que en Twit­ter unas de­cla­ra­cio­nes del ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca. El ase­sor las em­pie­za a leer y La­rra­ña­ga lo in­te­rrum­pe. “No, que se es­cu­che, po­né el vi­deo”. Y en­ton­ces se oye y se ve a Mu­ji­ca ad­mi­tir­le al periodista Ga­briel Pe­rey­ra: “La de­lin­cuen­cia nos pa­só por arri­ba”. La­rra­ña­ga lo es­cu­cha, se re­cli­na vic­to­rio­so so­bre su si­lla, y lan­za la pre­gun­ta re­tó­ri­ca: “¿Es­te que ha­bló es un tu­ris­ta que re­cién lle­gó al país?”. El te­ma de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca es l a ban­de­ra que es­tá arrian­do La­rra­ña­ga y que lo tie­ne en el rue­do me­diá­ti­co con una cam­pa­ña de re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y per­mi­tir, en­tre otras me­di­das, la crea­ción de una Guar­dia Na­cio­nal con mi­li­ta­res en apo­yo a la Po­li­cía. Di­ce que con su ini­cia­ti­va lo­gró dar­le otra “mag­ni­tud” al te­ma de la se­gu­ri­dad y que en es­te pro­ce­so “ya se es­tán con­si­guien­do co­sas” co­mo que el go­bierno “de­je de pro­me­ter es­cue­las, li­ceos, ca­rre­te­ras” y pro­me­ta “más po­li­cías”. El se­na­dor se po­ne vehe­men­te cuan­do de­fien­de su pro­pues­ta y se al­te­ra cuan­do la bus­can aso­ciar con la épo­ca de la dic­ta­du­ra. Ges­ti­cu­la, mue­ve sus bra­zos. “Hay que ter­mi­nar con la pa­va­da. Hay que ter­mi­nar con lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, re­cla­ma. Di­ce que hay “can­ti­ne­la“y “ver­sos” en torno a es­te te­ma. “Los mi­li­ta­res no van a sa­lir acá con los tan­ques y con las ba­yo­ne­tas y con los mor­te­ros, ti­ran­do con la ame­tra­lla­do­ra a to­do lo que se mue­ve. ¡ Pe­ro por el amor de Dios!”.

— La cam­pa­ña de re­co­lec­ción de fir­mas se ini­ció ha­ce po­cas se­ma­nas. ¿Qué eva­lua­ción ha­ce?

— Ha so­bre­pa­sa­do nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Es­ta­mos con­ten­tos por­que es­ta es una cam­pa­ña por de­re­chos y por la li­ber­tad. Por el de­re­cho a de­ci­dir y por­que un ciu­da­dano con una fir­ma, con una bi­ro­me, pue­da cons­truir ins­tru­men­tos en la Cons­ti­tu­ción. Es­ta­mos con­ten­tos por­que el te­ma de la se­gu­ri­dad se me­tió en al­go más am­plio, que es el or­den y el res­pe­to.

— ¿Por qué se me­tió? ¿No es­ta­ba an­tes?

—Yo no creo que es­tu­vie­ra has­ta que se plan­teó to­do es­to con es­ta mag­ni­tud.

— ¿ No es­ta­ba en el de­ba­te la se­gu­ri­dad?

— Es­ta­ba pe­ro aho­ra es­tá en un pri­me­rí­si­mo plano. Y aho­ra se ha­bla de or­den, y hay que re­cu­pe­rar esa no­ción. Vi­vi­mos en un gran des­or­den que par­te des­de la cabeza del go­bierno. Hay des­or­den en el edu­ca­ción, hay des­or­den cuan­do se con­fun­de asis­ten­cia­lis­mo con po­lí­ti­cas so­cia­les, cuan­do se gas­ta más de lo que en­tra. Y hay des­or­den en se­gu­ri­dad cuan­do no se res­pal­da a la Po­li­cía. Por eso lo que de­cía: no hay con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca sin or­den ni res­pe­to. Mu­chas ve­ces se ha­bla de los de­re­chos hu­ma­nos de los de­lin­cuen­tes, pe­ro no se res­pe­ta los de­re­chos hu­ma­nos de la gen­te ho­nes­ta y de­cen­te que tra­ba­ja. Es­ta es la rea­li­dad que se en­mar­ca en una ini­cia­ti­va que le de­vuel­ve el pro­ta­go­nis­mo a la gen­te. Lo es­ta­mos vien­do en to­do el país, con gen­te de to­dos los sec­to­res del Par­ti­do Na­cio­nal y de to­dos los par­ti­dos que es­tán fir­man­do. Hay re­fe­ren­tes y di­ri­gen­tes de to­dos los sec­to­res que ya fir­ma­ron.

— Hay un gran aba­ni­co de di­ri­gen­tes que lo res­pal­dan, in­clu­so mi­li­tan­tes del sec­tor del se­na­dor Luis La­ca­lle Pou, pe­ro La­ca­lle Pou de­ci­dió no acom­pa­ñar. ¿Có­mo to­ma eso?

— Ca­da uno pue­de te­ner de­re­cho a apo­yar o no un ins­tru­men­to. Pe­ro me pa­re­ce que es­ta ini­cia­ti­va es muy fuer­te y no de­pen­de de más na­die que de la gen­te. Ya no de un sec­tor o de un di­ri­gen­te po­lí­ti­co, es una re­for­ma que es­tá ca­na­li­zan­do el re­cla­mo po­pu­lar, pe­ro muy fuer­te­men­te. La gen­te fir­ma, pi­de las pa­pe­le­tas. Y eso es lo im­por­tan­te, más allá de quién res­pal­de y de lo que pue­dan opi­nar los di­ri­gen­tes.

— No sien­te en­ton­ces que hay una fal­ta de apo­yo den­tro de su pro­pio par­ti­do.

— Los que no apo­yen ten­drán que ex­pli­car por qué no lo ha­cen. No es un te­ma nues­tro. Si al­guien tie­ne pro­pues­tas pa­ra que se pon­gan a fun­cio­nar aho­ra, no­so­tros res­pal­da­mos l o que ha­ya que res­pal­dar. Bien­ve­ni­dos to­dos los ins­tru­men­tos. Aho­ra, per­mí­ta­se­me a mí, de ma­ne­ra muy fir­me, de­cir: No le creo al pre­si­den­te, no l e creo más. No le creo al go­bierno. No le creo que en es­te año y pi­co que le que­da pue­dan ha­cer lo que no hi­cie­ron en 13 años. ¿Por qué creer­les si acom­pa­ña­mos un diá­lo­go por la se­gu­ri­dad, que tu­vi­mos pro­ble­mas in­ter­nos por res­pal­dar­lo, y los re­sul­ta­dos fue­ron muy po­cos? Y es­te pro­ce­so ha­cia la re­for­ma ya es­tá con­si­guien­do co­sas.

— ¿ Qué, por ejem­plo?

— Que el go­bierno en vez de pro­me­ter es­cue­las, li­ceos, obras, ca­rre­te­ras, es­tá pro­me­tien­do po­li­cías en to­do el país. Pro­me­tió más de 500 pa­ra el nor­te y has­ta un he­li­cóp­te­ro. Es­ta re­for­ma ya apu­ró el trá­mi­te par­la­men­ta­rio de los agra­van­tes de ho­mi­ci­dios pa­ra jue­ces, fis­ca­les y po­li­cías, que dor­mía en un ca­jón del Se­na­do.

— Sien­te que pu­so el te­ma so­bre la me­sa.

— Por­que es­ta­mos fir­man­do, la gen­te es­tá fir­man­do, y por­que el go­bierno sa­be que la gen­te, mu­cha gen­te, es­tá fir­man­do. Por eso es­tán reac­cio­nan­do.

— La­ca­lle Pou di­jo que es­ta idea es lla­mar a los bom­be­ros den­tro de dos años pa­ra un in­cen­dio que se es­tá pro­du­cien­do aho­ra. ¿Qué res­pon­de a eso?

— Pe­ro se res­pon­de so­lo eso. ¿Y qué es me­jor? ¿Es­pe­rar a ga­nar, que tam­bién va a ser den­tro de dos años? Yo lo di­go en tér­mi­nos de com­pa­ñe­ris­mo par­ti­da­rio: cuan­do se vo­tó la in­ter­pe­la­ción al mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi, yo re­cuer­do es­cu­char a La­ca­lle Pou ex­pre­san­do que iba a apo­yar la in­ter­pe­la­ción y el pro­ce­so de re­co­lec­ción de fir­mas de Jor­ge La­rra­ña­ga. Y se sa­bía per­fec­ta­men­te bien que si lo ini­ciá­ba­mos, íba­mos en se­rio a re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. To­dos los po­lí­ti­cos te­ne­mos un pro­ble­ma: cuan­do no ha­ce­mos na­da es que nos ol­vi­da­mos de la gen­te y cuan­do ha­ce­mos al­go per­se­gui­mos un be­ne­fi­cio po­lí­ti­co di­rec­to. Yo, co­mo pue­do de­cir que re­co­rro to­do el país y ten­go los za­pa­tos gas­ta­dos de re­co­rrer­lo, di­go que la gen­te nos re­cla­ma­ba es­to. No quie­ro po­le­mi­zar con La­ca­lle Pou, re­la­to los acon­te­ci­mien­tos. To­do el mun­do sa­be que yo no soy de ha­cer cálcu­los en mi vi­da po­lí­ti­ca.

— Una aris­ta po­lé­mi­ca de su pro­yec­to es la de re­for­zar a la Po­li­cía con efec­ti­vos mi­li­ta­res. Sus de­trac­to­res usan la fi­gu­ra de la dic­ta­du­ra y la de ver otra vez a los mi­li­ta­res en la ca­lle.

— Hay que t er­mi­nar con la pa­va­da. Hay que ter­mi­nar con lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Hay que ter­mi­nar con el ma­qui­lla­je uni­sex que hay. Vi­vi­mos en un ma­qui­lla­je. To­dos los po­lí­ti­cos, en una enor­me far­sa. Por­que por un la­do la so­cie­dad vo­tó en su mo­men­to al se­na­dor Mu­ji­ca co­mo pre­si­den­te, una par­te de la gue­rri­lla. Y por el otro la­do hay una pe­na­li­za­ción per­ma­nen­te a las fuer­zas ar­ma­das. Que bien que cuan­do le ha­cen huel­ga los fun­cio­na­rios me­jor re­mu­ne­ra­dos, el in­ten­den­te Da­niel Martínez los po­ne a ba­rrer la ba­su­ra. Es un ab­sur­do. Los mi­li­ta­res ya ha­cen fun­ción de po­li­cías con las guar­dias cos­te­ras, en los ae­ro­puer­tos. Y tam­bién en el pro­yec­to de ley que man­dó Ta­ba­ré Váz­quez, que ya tie­ne me­dia san­ción, y por el cual se le con­fie­re fun­cio­nes de po­li­cía a los mi­li­ta­res en 20 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra.

— ¿Pe­ro es­tán ha­bi­li­ta­dos pa­ra pa­tru­llar las ca­lles en ese pro­yec­to?

— Pa­ra t odo, se­ñor. Tie­nen que aler­tar a la Po­li­cía pri­me­ro y des­pués pue­den ha­cer to­do lo que ha­ce un po­li­cía fue­ra de los cen­tros po­bla­dos. Aho­ra, ¿fue­ra de los cen­tros po­bla­dos no vi­ve gen­te? ¿Qué vi­ven, va­cas so­la­men­te? Por fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.