El PIT-CNT fun­cio­na “de arri­ba pa­ra aba­jo”, por­que “ca­da vez hay más cús­pi­des y ca­da vez es­tá más le­jos del tra­ba­ja­dor”

Va­le­ria Ri­poll, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Adeom, quie­re vol­ver a acer­car a los mu­ni­ci­pa­les al PIT- CNT, una re­la­ción que mos­tró se­ña­les de dis­tan­cia­mien­to y rup­tu­ra

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Mar­tín Mo­co­roa

Des­de que Va­le­ria Ri­poll co­men­zó a mi­li­tar en la Aso­cia­ción de Em­plea­dos y Obre­ros Mu­ni­ci­pa­les (Adeom), el sin­di­ca­to no in­te­gró el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del PIT- CNT. En es­tos úl­ti­mos años, la ac­tual se­cre­ta­ria ge­ne­ral del gre­mio — uno de los fun­da­do­res de la CNT en la dé­ca­da de los 60— vio có­mo en­tre sus com­pa­ñe­ros em­pe­za­ban a sur­gir se­ña­les cla­ras de un de­te­rio­ro en la re­la­ción con la or­ga­ni­za­ción que nu­clea a bue­na par­te de los tra­ba­ja­do­res uru­gua­yos.

“Era un buen mo­men­to pa­ra que vol­vié­ra­mos”, di­jo a Bús­que­da, an­tes de en­trar en de­ta­lle so­bre las in­quie­tu­des que co­men­za­ban a apa­re­cer en la in­ter­na del sin­di­ca­to. Se­gún cuen­ta, “mu­chas ve­ces” dis­cu­tie­ron si acom­pa­ñar o no las me­di­das de pa­ro apro­ba­das por el PIT- CNT por­que no se sen­tían apo­ya­dos en sus lu­chas.

So­bre ese cli­ma cris­pa­do ca­yó me­ses atrás “una go­ta que de­rra­mó el va­so”. En el mar­co de un con­flic­to en el sec­tor Fú­ne­bre y Ne­cró­po­lis, la in­ten­den­cia pi­dió dos ve­ces en una se­ma­na un de­cre­to de esen­cia­li­dad y re­gla­men­tó pa­ra los mu­ni­ci­pa­les el de­cre­to 401 so­bre des­cuen­tos sa­la­ria­les por adop­ción de me­di­das gre­mia­les. Adeom es­pe­ra­ba un men­sa­je cla­ro de re­pu­dio del Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo a la ac­ti­tud de la in­ten­den­cia que no lle­gó.

“Eso hi­zo que hu­bie­ra gran­des cues­tio­na­mien­tos en la úl­ti­ma asam­blea y que al­gu­nos com­pa­ñe­ros plan­tea­ran dis­cu­tir el he­cho de se­guir for­man­do par­te del PIT- CNT”, con­tó Ri­poll.

Des­de el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo, Ri­poll in­ten­ta­rá aho­ra vol­ver a acer­car a los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les a la or­ga­ni­za­ción. A tra­vés de la con­for­ma­ción de una nue­va co­rrien­te sin­di­cal — li­de­ra­da por la Con­fe­de­ra­ción de Or­ga­ni­za­cio­nes de Fun­cio­na­rios del Estado ( COFE) y a la que se in­te­gra­rán otros seis sin­di­ca­tos, ade­más de Adeom—, la di­ri­gen­te cree que ga­na­rán pe­so pa­ra po­der em­pe­zar a in­ci­dir en al­gu­nos en­fo­ques de con­duc­ción del PIT- CNT con los que es­tán en desacuer­do.

La nue­va agru­pa­ción ha­rá su pre­sen­ta­ción ofi­cial el jue­ves 21 en el PITCNT.

Si bien en el Con­gre­so ter­mi­nó apro­bán­do­se el do­cu­men­to de ba­lan­ce y pers­pec­ti­va pre­sen­ta­do por las co­rrien­tes sin­di­ca­les ma­yo­ri­ta­rias, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y Ar­ti­cu­la­ción, esa ins­tan­cia tam­bién de­jó cla­ro pa­ra Ri­poll que “ca­da vez son más los que tie­nen una vi­sión crí­ti­ca”. La di­fe­ren­cia que se pre­veía en prin­ci­pio de 70% a 30%, ar­gu­men­tó, fi­nal­men­te fue de 60% a 40%.

“Al PIT- CNT le fal­tó en to­do es­te pe­río­do la con­tun­den­cia con la que hay que de­cir lo que se es­tá ha­cien­do mal. Creo que ese se­ría, a su vez, un men­sa­je pa­ra los tra­ba­ja­do­res de que no es­ta­mos em­pa­ren­ta­dos con el go­bierno.(…) Po­ner en el mis­mo blo­que de país al go­bierno y a los tra­ba­ja­do­res es per­der la in­de­pen­den­cia de cla­se. Creo que esa sen­sa­ción la tie­nen gran par­te de los tra­ba­ja­do­res”, di­jo.

Las cús­pi­des. Ri­poll pu­do ha­ber sa­li­do de la pri­me­ra reunión del nue­vo Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo, el pa­sa­do miér­co­les 6, co­mo una de las dos vi­ce­pre­si­den­tas del PIT- CNT. Sin em­bar­go, re­cha­zó la pro­pues­ta del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y Ar­ti­cu­la­ción y fi­nal­men­te la úni­ca vi­ce­pre­si­den­ta se­rá Soraya La­rro­sa, de la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de la Sa­lud. Pa­ra los di­ri­gen­tes de los sin­di­ca­tos que se in­te­gra­rán a la nue­va co­rrien­te, si ha­bía vi­ce­pre­si­den­cia, de­bía ser una so­la y de­bía ocu­par­la al­gún re­pre­sen­tan­te de ellos.

Lue­go de la reunión, en un men­sa­je a sus com­pa­ñe­ros de Adeom, Ri­poll ca­li­fi­có la pro­pues­ta de las dos vi­ce­pre­si­den­cias co­mo “inex­pli­ca­ble” e “in­ne­ce­sa­ria”.

“Si­guen apos­tan­do a que la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de si­ga au­men­tan­do. Por su­pues­to que no lo acep­ta­mos, ya que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­to de­be cre­cer de aba­jo”, es­cri­bió.

La ma­ne­ra de con­du­cir la or­ga­ni­za­ción es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de Ri­poll. En par­ti­cu­lar, tie­ne “gran­des di­fe­ren­cias” con el rol que se le es­tá dan­do a la Me­sa Re­pre­sen­ta­ti­va.

“El ór­gano más re­pre­sen­ta­ti­vo den­tro del PITCNT es la Me­sa Re­pre­sen­ta­ti­va. (…) Se su­po­ne que el Se­cre­ta­ria­do de­be­ría apli­car lo que re­suel­ve la Me­sa y hoy se da a la in­ver­sa. El Se­cre­ta­ria­do pa­re­cie­ra es­tar por en­ci­ma de la Me­sa. Las pro­pues­tas vie­nen di­ge­ri­das y son po­cos los cam­bios que se pue­den ge­ne­rar”, opi­nó.

La pro­pues­ta de l as co­rrien­tes ma­yo­ri­ta­rias pa­ra el Con­gre­so de re­du­cir la in­te­gra­ción de la Me­sa Re­pre­sen­ta­ti­va a 33 miem­bros — que fi­nal­men­te no se con­cre­tó— iba en con­tra del “es­pí­ri­tu” del ór­gano y pu­do ha­ber ge­ne­ra­do “una grie­ta enor­me” con los sin­di­ca­tos que se que­da­ran sin re­pre­sen­ta­ción. Del mis­mo mo­do, en­tien­de que los car­gos de pre­si­den­te y se­cre­ta­rio ge­ne­ral no de­be­rían fun­cio­nar co­mo “fi­gu­ras que man­dan más que el res­to”, sino co­mo lo ha­cían an­tes los “coor­di­na­do­res”.

“El PIT- CNT es­tá fun­cio­nan­do de arri­ba pa­ra aba­jo, ca­da vez hay más cús­pi­des, y ca­da vez es­tá más le­jos del tra­ba­ja­dor, de la gen­te, de las ba­ses. Tan­to de los que es­tán afi­lia­dos co­mo de los que no, que son las dos ter­ce­ras par­tes”, con­clu­yó.

Si no es­tu­vie­ra el Fren­te. Ri­poll sos­tie­ne tí­mi­da­men­te que el he­cho de que el Fren­te Am­plio lle­ga­ra al po­der fa­ci­li­tó al­gu­nas con­quis­tas, que “qui­zás” con otros go­bier­nos hu­bie­ran si­do más com­pli­ca­das de al­can­zar. Lo ha­ce po­nien­do én­fa­sis en la con­di­ción de po­si­bi­li­dad. “Pe­ro es eso: qui­zás”, di­jo co­mo in­tro­duc­ción a los con­tra­ar­gu­men­tos que se pre­pa­ra pa­ra dar.

De la mis­ma ma­ne­ra, es­tá con­ven­ci­da de que, si el Fren­te Am­plio no fue­ra go­bierno, el PIT- CNT “ten­dría mu­cho más con­tun­den­cia” en sus men­sa­jes y en sus mo­vi­li­za­cio­nes. De he­cho, sos­tu­vo que en es­tos tres pe­río­dos hu­bo si­tua­cio­nes “sin pre­ce­den­tes” que hu­bie­ran jus­ti­fi­ca­do ese ti­po de res­pues­tas de par­te de los tra­ba­ja­do­res.

“No hay go­bier­nos an­te­rio­res que ha­yan apli­ca­do la can­ti­dad de de­cre­tos de esen­cia­li­dad que apli­có el Fren­te Am­plio. Ha go­ber­na­do a ba­se de de­cre­tar esen­cia­li­da­des sis­te­má­ti­ca­men­te. Eso no es so­lu­cio­nar los con­flic­tos, es re­pri­mir­los. An­te eso, si fue­ra otro el go­bierno, la crí­ti­ca hu­bie­ra si­do mu­cho ma­yor”, afir­mó.

Pa­ra Ri­poll, la ma­yo­ría de las con­quis­tas de los úl­ti­mos 13 años no se las de­ben “agra­de­cer” al go­bierno, sino a los tra­ba­ja­do­res y a la or­ga­ni­za­ción del mo­vi­mien­to sin­di­cal. Co­mo ejem­plo men­cio­nó el ca­so de la l ey de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal em­pre­sa­rial, que na­ció en un sin­di­ca­to y se al­can­zó con el apo­yo y la mo­vi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res.

Su vi­sión crí­ti­ca del go­bierno, re­co­no­ció, es­tá con­di­cio­na­da por el lu­gar des­de el que lo ve. En su opi­nión, en el sec­tor pú­bli­co —y en el mu­ni­ci­pal en par­ti­cu­lar— en los úl­ti­mos pe­río­dos de go­bierno no so­lo “hu­bo un freno” pa­ra las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res, sino que les “pu­sie­ron mar­cha atrás”. En las in­ten­den­cias, ase­gu­ró, se re­pi­ten los mis­mos pro­ble­mas más allá de quién es­té en el go­bierno: hay fal­ta de pre­su­pues­ta­cio­nes, no fun­cio­nan las co­mi­sio­nes per­ma­nen­tes de se­gu­ri­dad, lle­ga un in­ten­den­te y barre con cien­tos de pues­tos de tra­ba­jo pa­ra to­mar a gen­te de su par­ti­do, se pri­va­ti­zan ser­vi­cios y se ter­ce­ri­zan mi­les de pues­tos de tra­ba­jo.

Los Con­se­jos de Sa­la­rios — a los que des­ta­có co­mo un lo­gro “im­por­tan­tí­si­mo y fa­vo­ra­ble” pa­ra los tra­ba­ja­do­res— tam­bién son pro­ble­má­ti­cos en el sec­tor pú­bli­co. “Son los pri­me­ros en vio­lar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. No sé la can­ti­dad de ve­ces que he­mos te­ni­do que ir a de­nun­ciar al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo que las in­ten­den­cias y los or­ga­nis­mos no ne­go­cian o lo ha­cen de ma­la fe”, con­tó.

Pa­ra Ri­poll, an­te to­das esas si­tua­cio­nes tie­ne que ha­ber un men­sa­je con­tun­den­te del PIT-CNT, “sin im­por­tar si ( Da­niel) Martínez va a ser el can­di­da­to por el Fren­te Am­plio”.

Va­le­ria Ri­poll

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.