Preo­cu­pa a la Fis­ca­lía y la Cor­te de­ci­sión de jue­ces de no dis­po­ner pri­sión pre­ven­ti­va en ra­pi­ñas gra­ves

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

En el ba­rrio Vi­lla So­nia, en Ri­ve­ra, un jo­ven de unos 20 años no­tó que dos mu­cha­chos lo co­men­za­ron a per­se­guir. Ya lo ha­bían agre­di­do an­tes, le ha­bían ad­ver­ti­do que ellos eran los due­ños del ba­rrio, que se fue­ra de ahí. Apu­ró el pa­so y se en­con­tró con un co­no­ci­do. Cuan­do cre­yó que los ha­bía per­di­do, apa­re­cie­ron de pron­to. Lo ti­ra­ron al sue­lo, lo gol­pea­ron, le ro­ba­ron el ce­lu­lar y el di­ne­ro que te­nía en el bol­si­llo. Los mé­di­cos tu­vie­ron que po­ner­le nue­ve tor­ni­llos en el bra­zo frac­tu­ra­do y seis pun­tos en la he­ri­da de la ca­ra.

En Mon­te­vi­deo, cer­ca de la ave­ni­da Be­llo­ni, en el ba­rrio Pie­dras Blan­cas, una ca­mio­ne­ta que dis­tri­buía ali­men­tos y ci­ga­rri­llos fue in­ter­cep­ta­da por tres in­di­vi­duos ar­ma­dos en ple­na tar­de. Apun­ta­ron con las ar­mas al con­duc­tor, lo obli­ga­ron a des­cen­der y se lle­va­ron el vehícu­lo con la mer­can­cía. Lue­go, pren­die­ron fue­go la ca­mio­ne­ta.

En am­bos ca­sos la Po­li­cía lo­gró cap­tu­rar a los res­pon­sa­bles. En am­bos ca­sos la Fis­ca­lía pi­dió impu­tar­les un de­li­to de ra­pi­ña es­pe­cial­men­te agra­va­da y en­viar­los a pri­sión pre­ven­ti­va. Y en am­bos ca­sos los jue­ces se opu­sie­ron. En lu­gar de la cár­cel, or­de­na­ron arres­to do­mi­ci­lia­rio pa­ra los de­te­ni­dos.

Los dos he­chos, ocur r i dos en l as úl­ti mas se­ma­nas, ge­ne­ra­ron preo­cu­pa­ción en la Fis­ca­lía y en l a Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. Va­rias fuen­tes del ám­bi­to ju­di­cial con­sul­ta­das por Bús­que­da cues­tio­na­ron el cri­te­rio de los ma­gis­tra­dos y ad­vir­tie­ron que ese ti­po de de­ci­sio­nes pue­de po­ner a la so­cie­dad en con­tra de la re­for­ma pe­nal, ya que ali­men­ta la idea de que la nue­va le­gis­la­ción es de­ma­sia­do be­nig­na con los de­lin­cuen­tes.

La Cor­te pi­dió a la jue­za que in­ter­vino en el ca­so de Mon­te­vi­deo, Mar­ce­la Var­gas, que pre­sen­te un in­for­me en un pla­zo de 24 ho­ras ex­pli­can­do la de­ci­sión. Tras la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por el ca­so, la jue­za pi­dió a la Cor­te que la tras­la­de a un Juz­ga­do la­bo­ral.

A su vez, hoy jue­ves los mi­nis­tros ana­li­za­rán la re­so­lu­ción del juez de Ri­ve­ra, Gas­par Ar­dao, di­je­ron a Bús­que­da fuen­tes de la cor­po­ra­ción.

Con­sul­ta­da so­bre el te­ma, la pre­si­den­ta Ele­na Martínez di­jo a Bús­que­da que la Cor­te es­tá “muy aten­ta” a es­te ti­po de fa­llos.

Tam­bién el fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, se in­tere­só en co­no­cer el de­ta­lle de los ca­sos y ex­pre­só preo­cu­pa­ción por las de­ci­sio­nes, di­je­ron fuen­tes de su en­torno a Bús­que­da.

Es que el nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP), que em­pe­zó a re­gir el 1º de no­viem­bre, es­tá en el cen­tro del de­ba­te po­lí­ti­co so­bre la in­se­gu­ri­dad, y las ma­yo­res ga­ran­tías que ofre­ce a los in­da­ga­dos son vis­tas con re­ce­lo por al­gu­nos sec- to­res de la po­bla­ción. De he­cho, en es­tos días el Par­la­men­to dis­cu­te mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra en­du­re­cer al­gu­nas dis­po­si­cio­nes del CPP.

El nue­vo có­di­go es­ta­ble­ce que l a pri­sión pre­ven­ti­va de­be ser una ex­cep­ción, que so­lo se apli­ca­rá co­mo me­di­da cau­te­lar pa­ra evi­tar que el sos­pe­cho­so se fu­gue o sig­ni­fi­que un pe­li­gro pa­ra la víc­ti­ma.

Si­guien­do ese cri­te­rio, tan­to en el ca­so de la ra­pi­ña al re­par­ti­dor co­mo en la gol­pi­za al jo­ven de Ri­ve­ra, los jue­ces en­ten­die­ron que, en apli­ca­ción del nue­vo CPP, no co­rres­pon­día en­viar a los res­pon­sa­bles a la cár­cel y bas­ta­ba con el arres­to do­mi­ci­lia­rio.

Sin em­bar­go, los fis­ca­les que i nter vi­nie - ron de­fen­die­ron que la gra­ve­dad de los de­li­tos j us­ti­fi­ca­ba con cre­ces la pri­sión pre­ven­ti­va. El fis­cal Fer­nan­do Ro­me­ro, de Mon­te­vi­deo, pre­sen­tó un re­cur­so con­tra la de­ci­sión de Var­gas, y Ve­ró­ni­ca Bu­ja­rín, fis­cal de Ri­ve­ra, lo ha­rá en los pró­xi­mos días.

“La Fis­ca­lía en­tien­de que la pri­sión pre­ven­ti­va es ex­cep­cio­nal, pe­ro se tra­ta de un ca­so gra­ví­si­mo”, di­jo Bu­ja­rín a Bús­que­da. “Si una ra­pi­ña es­pe­cial­men­te agra­va­da en con­cur­so con un de­li­to de le­sio­nes gra­ves no pa­re­ce lo su­fi­cien­te­men­te gra­ve pa­ra dis­po­ner la pri­sión, no sé cuál es el cri­te­rio de la Jus­ti­cia”, pro­tes­tó.

Su Fis­ca­lía, aña­dió, es res­pe­tuo­sa del nue­vo có­di­go y en­tien­de que so­lo de­be dis­po­ner­se la cár­cel cuan­do se jus­ti­fi­que. Por eso, pi­dió pri­sión pre­ven­ti­va so­lo en cin­co de l os cer­ca de 50 ca­sos que for­ma­li­zó has­ta el mo­men­to, se­ña­ló.

Pa­ra la fis­cal, el arres­to do­mi­ci­lia­rio de los agre­so­res de­ja a la víc­ti­ma y al tes­ti­go en una si­tua­ción de pe­li­gro. Tam­bién los po­li­cías que de­be­rán vi­gi­lar el do­mi­ci­lio de los de­te­ni­dos corren “ries­go de vi­da”, ya que se tra­ta de un ba­rrio pe­li­gro­so y es po­si­ble que sean agre­di­dos, afir­mó.

“To­do eso se ar­gu­men­tó an­te el juez, y se le im­plo­ró que cam­bie su po­si­ción”, con­tó. “La Po­li­cía cum­plió. La Fis­ca­lía tam­bién. Des­pués se po­ne a to­dos en la mis­ma bol­sa”, la­men­tó.

“¿Cuál es la res­pues­ta que le da­mos a la víc­ti­ma, que tie­ne mie­do de sa­lir a la ca­lle, al tes­ti­go que co­la­bo­ró pa­ra iden­ti­fi­car a l os res­pon­sa­bles? ”, cues­tio­nó. Aho­ra que sa­ben que los agre­so­res no fue­ron a pri­sión, la fis­cal te­me que no quie­ran con­cu­rrir a tes­ti­fi­car en el jui­cio. “¿Con qué se­gu­ri­dad van a ve­nir?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.