El IAVA, un li­ceo con “mís­ti­ca” al que to­dos quie­ren ir, es es­ce­na­rio fre­cuen­te de ex­pre­sio­nes “dis­rup­ti­vas” que desafían la tra­di­ción

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Juan Pa­blo Mos­tei­ro

Alum­nos que sa­len de un ro­pe­ro co­lo­ca­do en el pa­tio del li­ceo con car­te­les que di­cen “soy gay”, “soy tran­se­xual”, “soy bi­se­xual”, “soy he­te­ro­se­xual”, en una “sa­li­da del clo­set ge­ne­ral” re­pre­sen­ta­da du­ran­te el mes de la di­ver­si­dad. Alum­nos que in­te­rrum­pen las cla­ses pa­ra re­ci­tar poe­mas o re­pre­sen­tar pa­sa­jes de obras tea­tra­les. Alum­nos ves­ti­dos de ne­gro que bai­lan y caen al sue­lo, “en me­mo­ria por los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra”. Alum­nos que re­ci­ben a una mi­nis­tra con cascos de obra en re­cla­mo de so­lu­cio­nes edi­li­cias. Alum­nos va­ro­nes que lu­cen po­lle­ras pa­ra exi­gir ba­ños de “gé­ne­ros­neu­tra­les” y cam­bios en la nor­mas de ves­ti­men­ta de Se­cun­da­ria.

Las “per­for­man­ces” o in­ter­ven­cio­nes ar­tís­ti­cas son ha­bi­tua­les en­tre los es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to Al­fre­do Váz­quez Ace­ve­do (IAVA), una tra­di­cio­nal ins­ti­tu­ción de la edu­ca­ción se­cun­da­ria que tu­vo en­tre su alum­na­do a va­rios ex­pre­si­den­tes y al ac­tual man­da­ta­rio, Ta­ba­ré Váz­quez.

“Na­da nos asom­bra”, di­ce a Bús­que­da Ol­ga Acos­ta, se­cre­ta­ria del IAVA des­de ha­ce cua­tro años. “Es­te de­be ser el li­ceo con más gru­pos ar­tís­ti­cos del país. La di­ná­mi­ca de las in­ter­ven­cio­nes es muy co­ti­dia­na. Sue­len ver­se es­ce­ni­fi­ca­cio­nes en los pa­tios, en los pa­si­llos, en las au­las. Has­ta hay un ataúd con el que ha­cen re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas”, cuen­ta.

Pa­ra la di­rec­to­ra ge­ne­ral del Con­se­jo de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria ( CES), Ana Oli­ve­ra, el IAVA es des­de ha­ce años es­ce­na­rio de fre­cuen­tes “ex­pre­sio­nes dis­rup­ti­vas que for­man par­te de su mís­ti­ca”.

El li­ceo tie­ne al­re­de­dor de 3.000 alum­nos: 1.600 en el turno diurno, 1.000 en la no­che y 500 en­tre las tu­to­rías. Los gru­pos sue­len ser nu­me­ro­sos, a ve­ces más de 40 alum­nos por cla­se, y el ni­vel de apro­ba­ción es “bas­tan­te al­to” en Ar­tís­ti­co, In­ge­nie­ría y De­re­cho. En 2017 apro­bó el 70 % de los es­tu­dian­tes.

“To­do el mun­do quie­re ve­nir al IAVA”, di­ce Acos­ta. Asegura que es uno de los li­ceos más so­li­ci­ta­dos en Mon­te­vi­deo, con alum­nos de to­dos los ba­rrios, y que los pa­dres ha­cen “cual­quier co­sa” por ins- cri­bir a sus hi­jos allí, in­clu­so fal­sear di­rec­cio­nes.

“Yo que­ría ir al IAVA sí o sí. In­sis­tí a mis pa­dres has­ta que con­se­guí el pa­se”, cuen­ta Chia­ra Leg­gia dro, de 19 años, egre­sa­da de Ar­tís­ti­co en 2016 e in­te­gran­te del co­lec­ti­vo Li­be­rar­te. Ca­si to- das las mo­vi­das sur­gen del gre­mio es­tu­dian­til, ex­pli­có a Bús­que­da. “Lo de la sa­li­da del ar­ma­rio, el ‘po­lle­ra­zo’, el ba­ño ‘sin gé­ne­ro’, son co­sas de­ci­di­das en asam­bleas y ple­na­rios”.

“Si hay una do­ble fi­gu­ri­ta se­lla­da en el sis­te­ma se­cun­da­rio es en­trar al IA- VA en el turno ma­tu­tino”, afir­ma Isa­bel Jau­re­guy, con­se­je­ra de Se­cun­da­ria elec­ta por los do­cen­tes y ex­di­rec­to­ra del li­ceo. “Dar cla­ses en el IAVA es co­mo ju­gar en el Ba­rça”.

Hu­me­da­des y pa­lo­mas. Los te­chos de te­jas ce­rá­mi­cas del IAVA, con su de­co­ra­ción geo­mé­tri­ca y co­lo­ri­da, aso­man tras los más adus­tos de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Am­bos edi­fi­cios co­men­za­ron a cons­truir­se en 1909 so­bre los te­rre­nos del lla­ma­do An­ti­guo Par­que. El ar­qui­tec­to Al­fre­do Jo­nes Brown pro­yec­tó lo que lue­go se­ría el IAVA, una mez­cla de ele­men­tos clá­si­cos y mo­der­nis­tas ins­pi­ra­da en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de París. La cons­truc­ción y ex­pro­pia­ción de los te­rre­nos su­pu­so una in­ver­sión de un mi­llón de pe­sos de la épo­ca.

A fi­nes del si­glo XIX la en­se­ñan­za se­cun­da­ria aún no se ha­bía des­li­ga­do de la Uni­ver­si­dad. Lo que aho­ra es Se­cun­da­ria en­ton­ces era la ra­ma ane­xa Sec­ción de En­se­ñan­za Se­cun­da­ria y Pre­pa­ra­to­ria. El cam­bio se dio gra­cias al rec­tor uni­ver­si­ta­rio que da nom­bre al cen­te­na­rio edi­fi­cio, Váz­quez Ace­ve­do. En­tre 1887 y 1916 la can­ti­dad de ins­crip­tos en edu­ca­ción se­cun­da­ria se mul­ti­pli­có por diez, de 300 a 3.300 alum­nos.

Al ser el pri­mer cen­tro de en­se­ñan­za se­cun­da­ria, el IAVA se eri­gió co­mo un sím­bo­lo del pa­sa­je ha­cia la uni­ver­sa­li­za­ción edu­ca­ti­va. Inau­gu­ra­do en 1911 y de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal en 1976, el ma­jes­tuo­so edi­fi­cio cons­ta de dos pi­sos y pa­tios en­tre ga­le­rías, co­lum­nas y un sub­sue­lo con mu­ra­les tam­bién “in­ter­ve­ni­do” por los alum­nos. Sus mu­ros re­sis­ten el tiem­po en­tre la­dri­llos, hie­rro y ce­men­to.

“Si hay al­go que des­ta­ca al IAVA es su mís­ti­ca his­tó­ri­ca. Es el li­ceo preuni­ver­si­ta­rio ori­gi­nal, fun­da­do en 1911. Es tam­bién ‘el li­ceo de los pre­si­den­tes’”, des­ta­ca Jau­re- guy. Por sus au­las pa­sa­ron, ade­más de Váz­quez, Jo­sé Mu­ji­ca, Jor­ge Batlle y Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti.

El li­ceo for­ma par­te del po­lo cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo IAVA, que une a cua­tro ins­ti­tu­cio­nes que fun­cio­nan en la mis­ma man­za­na: el Museo de His­to­ria Natural, la Bi­blio­te­ca Cen­tral de Se­cun­da­ria, el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co y el pro­pio li­ceo. Tam­bién hay un cen­tro de re­cur­sos pa­ra alum­nos sor­dos y au­tis­tas, una antigua bi­blio­te­ca, el gim­na­sio y un sa­lón de dan­za con pi­so flo­tan­te.

Se ubi­ca ade­más en una zo­na cul­tu­ral pri­vi­le­gia­da, ro­dea­do por la Fa­cul­tad de De­re­cho, la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal y va­rias li­bre­rías.

Con ca­pa­ci­dad pa­ra 150 per­so­nas, el an­fi­tea­tro sue­le usar­se los vier­nes por la tar­de pa­ra ci­ne­fo­ros en los que ade­más par­ti­ci­pan es­tu­dian­tes de otros li­ceos. La pro­pues­ta em­pe­zó en 2014 y tam­bién to­can ban­das del li­ceo, cuen­ta Ya­co D’atri, de 19 años, que cur­só tres años en el IAVA y coor­di­nó las pro­yec­cio­nes de ci­ne.

En 2009 tu­vo lu­gar una gran re­for­ma del edi­fi­cio — gra­cias a un prés­ta­mo del BID por unos US$ 2,5 mi­llo­nes—, pe­ro re­sul­tó in­com­ple­ta. Des­de me­dia­dos de 2016 que­dó to­da un ala clau­su­ra­da — la que da a la ca­lle Eduar­do Ace­ve­do— por hu­me­da­des en te­chos y pa­re­des.

Otro pro­ble­ma pa­ra el edi­fi­cio es la pla­ga de las pa­lo­mas. Una vez al mes va al li­ceo un ce­tre­ro acom­pa­ña­do por un hal­cón pa­ra rom­per los ni­dos, te­rri­to­ria­li­zar y ahu­yen­tar a las pa­lo­mas.

La obra más gran­de co­men­zó en enero de 2018 y es­tá pre­vis­to que aca­be en agos­to. Las re­for­mas han com­pli­ca­do la mo­vi­li­dad de la po­bla­ción in­ter­na: los pa­tios es­tán va­lla­dos por cer­cos me­tá­li­cos pa­ra pre­ve­nir el ries­go de des­pren­di­mien­tos de re­vo­que. “Te sen­tís co­mo Ma­rio Bros avan­zan­do y cru­zan­do ba­rre­ras pa­ra ir de la sa­la de pro­fe­so­res a un sa­lón”, co­men­tó una do­cen­te al sor­tear una cin­ta que im­pe­día el pa­so.

El día de la Edu­ca­ción Pú­bli­ca de 2016, alum­nos del IAVA re­ci­bie­ron a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción con cascos ama­ri­llos de obra en re­cla­mo de me­jo­ras edi­li­cias y la des­pi­die­ron en­tre abu­cheos y cán­ti­cos: “Ma­ría Julia Mu­ñoz, vos sí que es­tás pin­ta­da, no sa­bés na­da de edu­ca­ción”.

Un se­cues­tro ar­tís­ti­co. Ma­rie­la Ro­drí­guez es pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra en el IAVA, y ha­ce un mes posteó en Fa­ce­book un co­men­ta­rio so­bre “la in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca de un ‘se­cues­tro’ en el li­ceo”, que se vi­ra­li­zó en las re­des. Se tra­tó de una pues­ta en es­ce­na del Gre­mio de Es­tu­dian­tes del IAVA “pa­ra mos­trar lo que ocu­rría en los cen­tros edu­ca­ti­vos du­ran­te la dic­ta­du­ra” y con­vo­car a la Mar­cha del Si­len­cio del 20 de ma­yo.

El co­men­ta­rio de la do­cen­te y su re­per­cu­sión en las re­des — con más de 6.000 vi­si­tas en cin­co ho­ras— y en los me­dios, que le­van­ta­ron el vi­deo en el que dos en­ca­pu­cha­dos en­tra­ban a un au­la pa­ra lle­var­se a ras­tras a una alum­na mien­tras un pro­fe­sor da cla­se, se con­vir­tió en una no­ti­cia que tras­pa­só fron­te­ras.

Ro­drí­guez, con 29 años de do­cen­cia, tam­bién tra­ba­ja en la ofi­ci­na de co­mu­ni­ca­ción so­cial del CES y sue­le des­ta­car en sus cuen­tas per­so­na­les “las co­sas bue­nas que pa­san en el IAVA y que no sa­len en la pren­sa, don­de sue­le ver­se a Se­cun­da­ria co­mo la ma­dre de to­dos los pro­ble­mas”.

Lo ar­tís­ti­co “ca­rac­te­ri­zó his­tó­ri­ca­men­te” al IAVA, sos­tie­ne.

“Cla­ro que si uno ve ese vi­deo, que al­guien pu­bli­có fue­ra de con­tex­to, da mie­do. Pe­ro no fue na­da gra­ve, en el IAVA pa­san es­tas co­sas to­do el tiem­po. Es­to se vi­ra­li­zó de una for­ma bes­tial”, afir­ma.

Pa­ra la di­rec­to­ra de Se­cun­da­ria tam­bién “hu­bo un mal uso de las re­des so­cia­les”. “Se tra­tó de una in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca de los es­tu­dian­tes”, di­ce Oli­ve­ra. “Ha­cer sen­tir el mie­do no es fá­cil. Que es­to pa­se en una ins­ti­tu­ción de fuer­te tra­di­ción pro­pe­déu­ti­ca… Pe­ro el ba­chi­lle­ra­to ar­tís­ti­co del IAVA ya ha ge­ne­ra­do desafíos de es­te ti­po, y sue­le ser muy dis­rup­ti­vo”.

“En to­dos l os l i ceos gran­des de se­gun­do ci­clo hay una tra­di­ción de gre­mio es­tu­dian­til muy fuer­te, con cla­ro per­fil po­lí­ti­co”, di­ce a Bús­que­da el ads­crip­to Federico Drö­mer, in­te­gran­te de la Aso­cia­ción de Do­cen­tes de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria. “A es­tos chi­qui­li­nes no ne­ce­si­ta­mos ma­ni­jear­los pa­ra na­da, por­que sa­le de ellos mis­mos la adop­ción de me­di­das de lu­cha”, afir­ma.

Se­gún Jau­re­guy, “con la es­ce­na del ‘se­cues­tro’, los es­tu­dian­tes del IAVA man­tu­vie­ron la tra­di­ción y la sen­si­bi­li­dad fren­te a los he­chos, desafián­do­nos con una ca­te­go­ría es­té­ti­ca si­mul­tá­nea”.

La con­se­je­ra va­lo­ra tam­bién que los es­tu­dian­tes del IAVA son “par­ti­cu­lar­men­te ami­ga­bles con la di­ver­si­dad se­xual”, y se­ña­la co­mo ejem­plo la “dis­rup­ción cog­ni­ti­va” que es­tán ge­ne­ran­do en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pú­bli­co con los ba­ños in­clu­si­vos. “A mí, co­mo per­so­na ma­yor, me ha ge­ne­ra­do cier­ta dis­tor­sión men­tal. Pe­ro es­tá ge­nial, por­que par­te del pro­ce­so es que los chi­qui­li­nes te in­ter­pe­len”.

Sa­lón “in­ter­ve­ni­do” por el gre­mio de es­tu­dian­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.