Al igual que lo ocu­rri­do con la so­ja, el cul­ti­vo de cá­ña­mo a cie­lo abier­to fue “muy afec­ta­do” por el dé­fi­cit hí­dri­co de es­te año

Pro­duc­to­res ven atrac­ti­vo en esa nue­va ac­ti­vi­dad, co­mo una al­ter­na­ti­va al tri­go, la ce­ba­da y la col­za

Búsqueda - - CAMPO - Es­cri­be Mau­ro Flo­ren­tín

Así co­mo el dé­fi­cit hí­dri­co de es­te año de­ri­vó en la pér­di­da de pro­duc­ción de so­ja, que es la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad agrí­co­la de Uru­guay, ese fac­tor cli­má­ti­co tam­bién le pe­gó fuer­te a otro cul­ti­vo in­no­va­dor, co­mo es la plan­ta­ción de cá­ña­mo in­dus­trial no psi­coac­ti­vo.

Una de­ce­na de em­pre­sas ya es­tán oper an­do en ese sec­tor pa­ra pro­du­cir se­mi­llas des­ti­na­das a la ex­por­ta­ción, gra­nos pa­ra ali­men­to ani­mal, fi­bras y flo­res. En al­gu­nos ca­sos se tra­ta de pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios que de­ci­die­ron in­cur­sio­nar en una nue­va ac­ti­vi­dad, co­mo una al­ter­na­ti­va a los cul­ti­vos de in­vierno (tri­go, ce­ba­da y ca­no­la).

El cul­ti­vo de cá­ña­mo que se rea­li­za “a cie­lo abier­to” fue “muy afec­ta­do” por la fal­ta de llu­vias el ve­rano pa­sa­do, es­pe­cí­fi­ca­men­te en una ex­ten­sa su­per­fi­cie de una em­pre­sa que pro­du­ce flo­res pa­ra ex­por­tar, se­ña­ló a Bús­que­da el je­fe de Ase­so­ría Téc­ni­ca de la Di­rec­ción de Ser­vi­cios Agrí­co­las del Mi­nis­te­rio de Ga­na­de­ría, Agri­cul­tu­ra y Pes­ca ( MGAP), Ser­gio Váz­quez.

El área de cul­ti­vo perj udi­ca­da por l a es­ca­sez de pre­ci­pi­ta­cio­nes se en­cuen­tra en Sal­to, y son unas 800 hec­tá­reas. Es que la ma­yor su­per­fi­cie de cá­ña­mo en Uru­guay es al ai­re li­bre y es­tá con­cen­tra­da en la em­pre­sa In­no­va­te­rra, ins­ta­la­da en cam­pos sal­te­ños. El res­to de las fir­mas del ru­bro tie­nen po­ca área a cie­lo abier­to y, por lo ge­ne­ral, pro­du­cen en in­ver­nácu­los.

La su­per­fi­cie au­to­ri­za­da de cá­ña­mo es de ca­si 1.800 hec­tá­reas y de unos 12.500 me­tros cua­dra­dos en i nver­nácu­los, se­gún da­tos del MGAP. Váz­quez co- men­tó que las plan­ta­cio­nes que “son chi­cas” y que se rea­li­zan en in­ver­nácu­los “no se vie­ron afec­ta­das” por la se­quía, ya que se ma­ne­jan con rie­go, en­tre otras con­di- cio­nes más con­tro­la­das.

Esos ca­sos no su­man área, por­que no es com­pa­ra­ble una pro­duc­ción por me­tro cua­dra­do de un in­ver­nácu­lo con la hec­tá­rea, aco­tó.

Ex­pli­có que el cá­ña­mo es un “cul­ti­vo es­ti­val que ma­xi­mi­za su po­ten­cial en ve­rano pe­ro se pue­de plan­tar en in­vierno”. De he­cho, “hoy hay 10 hec­tá­reas plan­ta­das de prue­ba con un cul­ti­vo arri­ba a cie­lo abier­to”, in­di­có Váz­quez.

Otras dos em­pre­sas de ca­pi­ta­les uru­gua­yos con áreas pe­que­ñas, de unas 10 hec­tá­reas ca­da una en Du­razno, tam­bién sin­tie­ron el ri­gor de la fal­ta de agua en sus plan­ta­cio­nes de cá­ña­mo.

Hay una fir­ma aus­tra­lia­na de­no­mi­na­da Eco­fi­bre que se vio afec­ta­da por ese fac­tor, pe­ro “pu­do re­sol­ver la si­tua­ción bas­tan­te bien”, por­que “di­fi­rió la épo­ca de siem­bra” y “di­ver­si­fi­có los lu­ga­res de su pro­duc­ción, co­mo Pay­san­dú, Río Ne­gro y So­riano”, di­jo el ase­sor téc­ni­co de Ser­vi­cios Agrí­co­las.

Re­cien­te­men­te, el MGAP otor­gó nue­vas au­to­ri­za­cio­nes a dos em­pre­sas: New Agro y Can­na­bis Uru­guay, que se su­man a las que ya exis­tían: Adel­nor, Oran­sur, BCBD, Ter­sum, In­ve­rell, Cam­po de Vio­le­tas, In­no­va­te­rra, Eco­fi­bre, se­gún re­gis­tros di­vul­ga­dos en la web del MGAP. Ocho de las diez ope­ran co­mo so­cie­da­des anó­ni­mas.

El cá­ña­mo in­dus­trial y la ma­rihua­na se dis­tin­guen por sus di­fe­ren­tes usos, per­fil quí­mi­co y prác­ti­cas de cul­ti­vo en pro­duc­ción. Mien­tras que la ma­rihua­na ge­ne­ral­men­te se re­fie­re a la dro­ga psi­co­tró­pi­ca (ma­yor con­te­ni­do de te­tra­hi­dro­can­na­bi­nol o THC), ya sea con fi­nes me­di­ci­na­les o re­crea­ti­vos, el cá­ña­mo ( sin efec­to psi­coac­ti­vo) es uti­li­za­do co­mún­men­te pa­ra pro­pó­si­tos in­dus­tria­les.

Con­fu­sión y ano­ni­ma­to. Las em­pre­sas au­to­ri­za­das por el MGAP “tie­nen per­mi­so pa­ra pro­du­cir has­ta la flor del cá­ña­mo; des­pués, qué des­tino l e dan a esa flor es un te­ma apar­te”, acla­ró Váz­quez res­pec­to a los ob­je­ti­vos de ca­da pro­duc­ción.

Las fir­mas en cues­tión pue­den pro­du­cir grano, se­mi­lla, fi­bra o flor.

“Si la flor la quie­ren ven­der a una in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ten­drán que pre­sen­tar los do­cu­men­tos que re­quie­ra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca”, in­di­có.

A mo­do de ejem­plo, ese téc­ni­co com­pa­ró eso con l o que su­ce­de con las yer­bas com­pues­tas, con­si­de­ran­do que los pro­vee­do­res de esos pro­duc­tos que se mez­cla­rán con la yer­ba co­mún, que tie­ne el nom­bre cien­tí­fi­co Ilex pa­ra­gua­rien­sis, es­tán au­di­ta­dos por el MSP, y “no cual­quie­ra” pue­de ha­cer­lo. “Es­to es más o me­nos pa­re­ci­do”, en­fa­ti­zó.

Otro de los usos más di­fun­di­dos en los úl­ti­mos tiem­pos de los de­ri­va­dos del cá­ña­mo es el me­di­ci­nal. Ac­tual­men­te, “el MGAP no ha au­to­ri­za­do cá­ña­mo pa­ra uso me­di­ci­nal por­que nin­gu­na em­pre­sa pre­sen­tó la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ese des­tino”, con­tó.

Se­gún Váz­quez, “tan­to la ma­rihua­na co­mo el cá­ña­mo o sea el can­na­bis ps­cioac­ti­vo co­mo el no psi­coac­ti­vo, pue­den o no ser de uso me­di­ci­nal”. Y plan­teó la im­por­tan­cia de “in­cor­po­rar al Re­gla­men­to Bro­ma­to­ló­gi­co na­cio­nal el cá­ña­mo co­mo un ali­men­to”.

Al res­pec­to se re­fi­rió a al­gu­nas con­fu­sio­nes res­pec­to a ese te­ma, es­pe­cí­fi­ca­men­te en cuan­to a la vin­cu­la­ción que se ha­ce con el can­na­bis de uso re­crea­ti­vo. “La ha­ri­na del cá­ña­mo no tie­ne THC ( te­tra­hi­dro­can­na­bi­nol)”, que es el prin­ci­pal com­po­nen­te psi­coac­ti­vo del can­na­bis, re­mar­có. Y pun­tua­li­zó que esa ha­ri­na “tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas nu­tri­cio­na­les in­tere­san­tes”. De ahí que es un error pen­sar que un al­fa­jor o una tor­ta he­cha con ella pue­da te­ner al­gún efec­to psi­coac­ti­vo.

En cuan­to a la de­man­da de la pro­duc­ción de cá­ña­mo, Váz­quez men­cio­nó que hay mer­ca­dos “de l o más va­ria­dos” des­de al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te has­ta Sui­za, que es “de los más re­fi­na­dos” y de­man­dan pro­duc­tos de “má­xi­ma ca­li­dad”.

Mien­tras, en el mer­ca­do lo­cal las em­pre­sas au­to­ri­za­das “lo úni­co que pue­den ven­der es ma­te­rial de pro­pa­ga­ción”, co­mo es la se­mi­lla, “y fi­bra, pe­ro no pue­den co­mer­cia­li­zar el acei­te co­mes­ti­ble y el grano pa­ra con­su­mo hu­mano, por­que no es­tán in­clui­dos en el Re­gla­men­to Bro­ma­to­ló­gi­co” lo­cal, ad­vir­tió.

En otro or­den, hay al­gu­nos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios que es­tán in­ten­tan­do in­cor­po­rar el cá­ña­mo co­mo cul­ti­vo in­ver­nal, por­que lo ven co­mo atrac­ti­vo por la po­si­bi­li­dad de sa­car grano y te­ner una al­ter­na­ti­va a otros cul­ti­vos de in­vierno, co­mo tri­go, ce­ba­da o ca­no­la.

En la ma­yo­ría de esos ca­sos pre­fie­ren “man­te­ner el ano­ni­ma­to” por­que la ban­ca to­da­vía no en­ten­dió la di­fe­ren­cia en­tre el cá­ña­mo y el can­na­bis psi­coac­ti­vo, co­men­ta­ron a Bús­que­da fuen­tes del sec­tor. Eso se­ña­la­ron en alu­sión a las res­tric­cio­nes le­ga­les que ri­gen a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras al ope­rar con clien­tes vin­cu­la­dos a cier­tas ac­ti­vi­da­des, co­mo la pro­duc­ción de ma­rihua­na.

A di­fe­ren­cia de ese pro­duc­to, el cá­ña­mo se pue­de cul­ti­var tan­to pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de la fi­bra o del grano, o bien con el do­ble pro­pó­si­to y se orien­ta a la pro­duc­ción de una gran di­ver­si­dad de pro­duc­tos den­tro de las áreas de mer­ca­dos agrí­co­las, ali­men­ta­ción y be­bi­das, tex­ti­les, pa­pel, in­dus­tria au­to­mo­triz, ma­te­ria­les de cons­truc­ción, in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y cos­mé­ti­ca, se­gún un re­por­te del MGAP pu­bli­ca­do a fi­nes de 2017.

Pa­ra la in­cor­po­ra­ción de pro­duc­to­res a esa ac­ti­vi­dad, se­gún el in­for­me, “se­rá ne­ce­sa­rio con­tar con una ca­de­na de va­lor iden­ti­fi­ca­da y es­ta­ble­ci­da” y en­tre los prin­ci­pa­les desafíos fi­gu­ran la ne­ce­si­dad de “au­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad de cul­ti­va­res de cá­ña­mo adap­ta­dos a los di­fe­ren­tes des­ti­nos” y “con­tar con in­for­ma­ción de eva­lua­ción de cul­ti­va­res y cer­ti­fi­ca­ción de se­mi­llas pa­ra di­fe­ren­tes usos”. Se de­be “dis­po­ner de un sis­te­ma de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca” y “re­co­men­da­cio­nes agro­nó­mi­cas de pro­duc­ción pa­ra los dis­tin­tos usos”, así co­mo la “iden­ti­fi­ca­ción de zo­nas agroe­co­ló­gi­cas y pro­duc­ti­vas más ade­cua­das”, y otros desafíos.

Hay con­fu­sión al re­fe­rir­se al cá­ña­mo y la ma­rihua­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.