El re­nom­bra­do di­se­ña­dor de can­chas Ro­bert Trent Jo­nes Jr. muy cer­ca de con­cre­tar un re­di­se­ño del tra­za­do del Can­te­gril

Búsqueda - - DEPORTES - Es­cri­be Eduar­do Pa­yo­vich

Con un im­pac­tan­te cu­rrí­cu­lum de 240 di­se­ños, en­tre can­chas y res­tau­ra­cio­nes rea­li­za­das en 40 paí­ses, el es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Trent Jo­nes Jr. es con­si­de­ra­do uno de los cin­co me­jo­res di­se­ña­do­res de can­chas de golf de la ac­tua­li­dad. En ese mar­co, la vi­si­ta al Can­te­gril efec­tua­da a co­mien­zos de es­te mes por Jo­nes Jr. de­no­ta la po­si­bi­li­dad cier­ta de rea­li­zar un ag­gior­na­men­to del cam­po de golf, lo cual sig­ni­fi­ca­ría un hi­to en el his­to­rial de la ins­ti­tu­ción.

La pro­xi­mi­dad de su tra­ba­jo en Ar­gen­ti­na, en San­tia­go del Es­te­ro, don­de fi­nal­men­te inau­gu­ró el tra­za­do de Ter­mas de Río Hon­do, per­mi­tió es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra que el des­ta­ca­do di­se­ña­dor lle­gue a tra­ba­jar a Uru­guay.

Du­ran­te los días 6 y 7 de ju­nio, Jo­nes Jr. y su asis­ten­te y mano de­re­cha, Bru­ce Charl­ton, re­co­rrie­ron la can­cha del Can­te­gril jun­to a una co­mi­ti­va de la ins­ti­tu­ción in­te­gra­da por su vi­ce­ca­pi­tán, Pa­blo An­chor­do­qui; el di­rec­tor de can­cha, Luis Ca­rrau; el in­te­gran­te de la co­mi­sión de Tor­neos y Hán­di­caps Fer­nan­do Cris­po; el di­rec­ti­vo Fer­nan­do Scel­za, y el green­kee­per, Ál­va­ro Pa­yo­vich.

En una pa­ra­da de la re­co­rri­da en uno de los días más fríos en lo que va del año, Jo­nes se re­fu­gió jun­to a la es­tu­fa en el Club hou­se del Can­te­gril, don­de brin­dó a Bús­que­da su opi­nión acer­ca de va­rios te­mas. A con­ti­nua­ción un re­su­men de las apre­cia­cio­nes del pres­ti­gio­so di­se­ña­dor.

Su fi­lo­so­fía de cons­truc­ción. “Hay dos ten­den­cias prin­ci­pa­les en la ac­tua­li­dad pa­ra el di­se­ño de un cam­po de golf. Una es la pe­na­li­zan­te, don­de un ti­ro ma­lo sa­ca fá­cil­men­te de los lí­mi­tes de la can­cha, o bun­kers en cam­pos links, don­de la re­cu­pe­ra­ción es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Lo ve­mos en ca­da Bri­tish Open en su ro­ta­ción por di­fe­ren­tes can­chas, don­de hay ve­ces que el gol­fis­ta de­be ju­gar pa­ra atrás”, ex­pli­có.

“La otra fi­lo­so­fía — y es la que no­so­tros lle­va­mos a ca­bo en nues­tros di­se­ños— es la es­tra­té­gi­ca, don­de siem­pre ha­brá ti­ros po­si­bles o, me­jor di­cho, ha­brá más de una op­ción pa­ra el ju­ga­dor”, aco­tó Jo­nes Jr.

“Lo que no­so­tros lla­ma­mos ‘ ti­ros he­roi­cos’ muy po­cos gol­fis­tas en el mun­do es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra rea­li­zar­los. Co­mo ejem­plo te­ne­mos el ho­yo 18 de Peb­ble Beach. ¿Cuán­tos ju­ga­do­res es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ti­rar dos ve­ces cru­zan­do el Océano Pa­cí­fi­co pa­ra lle­gar en dos gol­pes al green de ese par cin­co? La res­pues­ta es muy muy po­cos, por lo cual hay que dar op­ción al res­to de los mor­ta­les pa­ra que pue­dan lle­gar en tres gol­pes ( se ríe). Pe­te Dye, gran di­se­ña­dor de la ac­tua­li­dad, es de los que ba­san sus tra­ba­jos en la fi­lo­so­fía pe­na­li­zan­te”, ejem­pli­fi­có.

“Nues­tra em­pre­sa, por el con­tra­rio, bus­ca dar­le al co­mi­té la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar la can­cha de di­fe­ren­tes ma­ne­ras y pa­ra los dis­tin­tos ni­ve­les de jue­go, tan­to pa­ra da­mas co­mo pa­ra ca­ba­lle­ros — sos­tu­vo—. En nues­tra i dea, el green es el co­ra­zón de una can­cha de golf, don­de hay que te­ner un mí­ni­mo de cua­tro po­si­cio­nes cla­ras de ban­de­ras. Lue­go ven­drán los tees y los fair­ways, pe­ro lo más im­por­tan­te son los greens”.

A es­to de­be­mos agre­gar el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, el en­torno, bus­can­do una con­cep­ción natural del pro­yec­to pa- ra ter­mi­nar en un tra­ba­jo muy me­ticu­loso con los dre­na­jes, sea de la llu­via o del sis­te­ma de rie­go, ya que no po­de­mos ju­gar al golf en cam­pos inun­da­dos.

La can­cha del Can­te­gril. So­bre el tra­ba­jo que po­dría des­ple­gar en Uru­guay, Jo­nes Jr. ex­pli­có: “Es mi se­gun­da vi­si­ta a es­ta can­cha y pue­do afir­mar que es un tí­pi­co di­se­ño de Lut­her Koontz, don­de l os ti­ros en des­ni­vel son una cons­tan­te. Hay gran­des ele­va­cio­nes en las que el gol­fis­ta ti­ra en ba­ja­da, pa­ra lue­go te­ner un ap­proach ha­cia un green muy ele­va­do. Creo que esa es la gran per­so­na­li­dad que tie­ne es­ta can­cha y hay que res­pe­tar a ra­ja­ta­bla esa fi­lo­so­fía de Koontz”.

“Cla­ra­men­te es­ta es una zo­na de vien­to, ele­men­to que hay que te­ner siem­pre en cuen­ta pa­ra cual­quier re­di­se­ño, a eso me re­fe­ría cuan­do ha­blá­ba­mos an­te­rior­men­te so­bre la na­tu­ra­le­za”, sub­ra­yó.

“En cuan­to al tra­ba­jo en sí — pro­si­guió—, pien­so que hay que dar­le otro ca­rác­ter a al­gu­nos bun­kers, así co­mo tam­bién el re­ti­ro o re­ba­je de al­gu­nos ár­bo­les que le es­tán qui­tan­do vis­tas es­pec­ta­cu­la­res a la can­cha”.

“Evi­den­te­men­te, l os ma­yo­res pro­ble­mas los en­con­tra­mos en los pri­me­ros cua­tro ho­yos por acu­mu­la­ción de agua. Ha­bría que tra­ba­jar in­ten­sa­men­te en esa zo­na, l i be­ran­do el res­to de la can­cha pa­ra que los gol­fis­tas con­ti­núen ju­gan­do. Por otra par­te, fi­na­li­za­dos los tra­ba­jos, eva­lua­ría­mos jun­to a gen­te del club lo rea­li­za­do; per­fec­ta­men­te ese pue­de ser un pun­to de re­fle­xión pa­ra to­dos. Lo bueno es que nues­tra em­pre­sa tie­ne ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de re­di­se- ños, al­go muy pa­re­ci­do rea­li­za­mos en el Ge­no­va Golf Club de Ita­lia”, sos­tu­vo.

“Lo fá­cil es no ha­cer na­da, nos que­da­mos con lo que te­ne­mos; ¡ lo di­fí­cil es ha­cer al­go pa­ra el fu­tu­ro!”, apun­tó Jo­nes Jr.

La pa­la­bra del Can­te­gril. Con una vas­ta ex­pe­rien­cia de más de dos dé­ca­das en el ám­bi­to di­rec­triz que lo lle­vó a ocu­par, por ejem­plo, la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Golf y la del Can­te­gril Country Club, Fer­nan­do Scel­za ha si­do el gran pro­pul­sor de la lle­ga­da de Jo­nes al país.

“Lo co­no­ci­mos en el Abier­to de los Es­ta­dos Uni­dos del 2015, que pre­ci­sa­men­te se ju­gó en Cham­bers Bay, una can­cha di­se­ña­da por Jo­nes”, co­men­tó Scel­za a Bús­que­da. “To­das las can­chas de golf, por más tra­di­cio­na­les que sean, ne­ce­si­tan una actualización. Así fue que la pro­xi­mi­dad del tra­ba­jo de Jo­nes en Ar­gen­ti­na, en Ter­mas de Río Hon­do, nos en­tu­sias­mó pa­ra bus­car un acer­ca­mien­to con él y con su asis­ten­te Charl­ton, plan­tean­do la po­si­bi­li­dad de ag­gior­nar nues­tro cam­po. Al mo­men­to te­ne­mos un pre­con­tra­to que fue fir­ma­do en abril en la an­te­rior vi­si­ta, de aho­ra en más que­da­mos a la es­pe­ra de un mas­ter plan que en el co­rrer de los pró­xi­mos dos me­ses nos ha­rán lle­gar”.

“Qui­sie­ra, asi­mis­mo, des­ta­car el pleno apo­yo de to­da la Co­mi­sión Di­rec­ti­va en­ca­be­za­da por Ma­rie­la Clavijo pa­ra avan­zar en el te­ma. Co­mo di­rec­ti­vo del Can­te­gril, en­tien­do que es una po­si­bi­li­dad úni­ca, ya que un mas­ter plan de Ro­bert Trent Jo­nes Jr. se­ría un gran legado pa­ra el club. Evi­ta­ría­mos, por ejem­plo, la in­no­va­ción de al­gún ca­pi­tán o di­rec­ti­vo en cuan­to al di­se­ño de la can­cha, ten­dría­mos un pro­yec­to al cual ape­gar­nos. Por otra par­te, pa­sa­ría­mos a ser una can­cha de golf del cir­cui­to RTJ, re­co­no­ci­do a es­ca­la mun­dial, con la enor­me im­por­tan­cia que es­to en­cie­rra pa­ra el tu­ris­mo”, fi­na­li­zó Scel­za.

Ro­bert Trent Jo­nes Jr., su asi­ten­te Bru­ce Charl­ton jun­to a la co­mi­ti­va del Can­te­gril Country Club

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.