¡Es­ta vez sí se pue­de!

Búsqueda - - DEPORTES - por Ama­deo Ot­ta­ti

¡ El Mun­dial ya lle­gó, pa­ra que­dar­se! Cuan­do es­ta edi­ción de Bús­que­da lle­gue a sus lec­to­res, la te­le­vi­sión es­ta­rá mos­tran­do las imá­ge­nes de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral en el es­ta­dio de Moscú, y lue­go el pri­mer par­ti­do, en­tre el due­ño de ca­sa y Ara­bia Sau­di­ta. A la mis­ma ho­ra, muy le­jos de allí — en la lo­ca­li­dad de Bor, a ori­llas del río Vol­ga—, el Maes­tro Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez y sus di­ri­gi­dos es­ta­rán tam­bién ob­ser­van­do, aten­ta­men­te, ese cho­que en­tre esos dos pró­xi­mos ri­va­les, en la ten­sa es­pe­ra de su de­but an­te Egip­to, el día si­guien­te.

No es aven­tu­ra­do pro­nos­ti­car que se tra­ta de un even­to que va a “pa­ra­li­zar” al país, y la ten­sa ex­pec­ta­ti­va pre­via de lo que pue­de pa­sar con la Se­lec­ción da­rá pa­so a lo que su­ce­da en los fas­tuo­sos es­ta­dios, dis­per­sos en la in­men­si­dad del te­rri­to­rio ru­so. Y aun­que no va a ce­sar esa ma­rea ce­les­te, que to­do lo in­va­de ( no se sal­vó ni el David de la I nten­den­cia), apa­re­ce­rá, por fin, en la pan­ta­lla, el ver­de de la gra­mi­lla, y el ru­ti­lan­te des­plie­gue de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do.

Des­de que ten­go uso de ra­zón, en ca­da una de las par­ti­ci­pa­cio­nes de nues­tra se­lec­ción en la fa­se fi­nal de un cam­peo­na­to del mun­do, la es­pe­ran­za de que pue­dan re­vi­vir­se las ha­za­ñas de 1930 y 1950 ha estado pre­sen­te en bue­na par­te de nues­tros afi­cio­na­dos; ya des­de el mis­mo Mun­dial de Sui­za, en 1954, don­de nues­tra se­lec­ción — con la ba­se del equi­po cam­peón de Ma­ra­ca­ná, pe­ro re­for­za­do con ju­ga­do­res de la ta­lla de San­ta­ma­ría, Ab­ba­die, Hoh­berg, Am­brois y Bor­ges— so­lo pu­do al­can­zar el 4º pues­to (lue­go re­pe­ti­do en Mé­xi­co 1970 y en Su­dá­fri­ca 2010), has­ta el más re­cien­te, en Bra­sil, en don­de una se­rie de in­for­tu­nios nos hi­zo pe­gar la vuel­ta mu­cho an­tes de lo es­pe­ra­do. Sin em­bar­go, la fe del hin­cha se re­nue­va ca­da cua­tro años. Aun­que — de­bo con­fe­sar­lo— nun­ca co­mo aho­ra, con una con­vic­ción tan fir­me y ge­ne­ra­li­za­da de que aho­ra sí pue­de dar­se lo que tan­tas otras ve­ces se frus­tró.

¿Es ló­gi­co o ra­zo­na­ble que ello ocu­rra? ¿O so­lo se tra­ta de una va­na ilu­sión, ca­ren­te de to­do fun- da­men­to? Pues­to an­te es­te di­le­ma, de­bo de­cir que es es­ta, sin du­das, la me­jor se­lec­ción de es­tas úl­ti­mas dé­ca­das, por lo que exis­ten ra­zo­nes va­le­de­ras pa­ra ubi­car­la — cuan­do me­nos— en­tre aque­llos equi­pos que, a prio­ri, tie­nen reales po­si­bi­li­da­des de que­dar­se con el tí­tu­lo en dispu­ta.

Es que el ac­tual plan­tel es el de­can­ta­do fru­to de un iné­di­to pro­ce­so de mu­chos años, re­gi­do, ade­más, inin­te­rrum­pi­da­men­te, por un mis­mo e in­te­li­gen­te téc­ni­co, co­mo lo es el Maes­tro Ta­bá­rez. Ob­sér­ve­se que al­gu­nos fut­bo­lis­tas van por su ter­cer Mun­dial, y va­rios otros por el se­gun­do, y que los de­más han par­ti­ci­pa­do en tor­neos ju­ve­ni­les de re­le­van­cia con­ti­nen­tal, o mun­dial. Hay, ade­más, un pa­trón de jue­go ya con­so­li­da­do, al que es más fá­cil ha­cer­le los ajus­tes que se re­quie­ren, pa­ra dar­le una ma­yor ver­sa­ti­li­dad; más aún, cuan­do es muy exi­guo el pla­zo que tie­nen los téc­ni­cos de to­das las se­lec­cio­nes pa­ra la pre­pa­ra­ción pre­via a la com­pe­ten­cia. No es ca­sual, en­ton­ces, que ya se ten­ga — y des­de ha­ce un buen tiem­po— una for­ma­ción ti­tu­lar prác­ti­ca­men­te de­fi­ni­da, mien­tras otros téc­ni­cos tra­ba­jan con­tra re­loj pa­ra en­con­trar el equi­po más ap­to pa­ra el de­but en el tor­neo.

A la fir­me­za tra­di­cio­nal de la úl­ti­ma zo­na de­fen­si­va (con dos za­gue­ros que, co­mo Gi­mé­nez y Go­dín, jue­gan jun­tos, en un mis­mo equi­po, to­do el año, y un Mus­le­ra, en el ar­co, con el que am­bos se en­tien­den ca­si de me­mo­ria), se su­ma la es­pe­ra­da re­no­va­ción del me­dio­cam­po, con va­rios fut­bo­lis­tas pro­mi­so­rios, cu­yo buen ma­ne­jo (¡ aten­ción con De Arras­cae­ta!) pue­de su­pe­rar un dé­fi­cit, ca­si cró­ni­co, de las for­ma­cio­nes an­te­rio­res, en la fun­da­men­tal ta­rea de asis­tir pro­li­ja­men­te a Suá­rez y Ca­va­ni, dos de­lan­te­ros res­pe­ta­dos por to­dos.

Es cla­ro, asi­mis­mo, que los ri­va­les que con­for­man la se­rie de Uru­guay tie­nen un ni­vel in­fe­rior al que, en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, pue­de mos­trar el equi­po ce­les­te. Ese fa­vo­ri­tis­mo no quie­re de­cir que ya es­té ase­gu­ra­do su pa­sa­je a la si­guien­te fa­se del tor­neo (en el Mun­dial pa­sa­do se per­dió el par­ti­do ini­cial an­te Cos­ta Ri­ca — que era me­nos que In­gla­te­rra e Ita­lia—, lo que obli­gó a ga­nar­les a es­tos pa­ra no que­dar pre­ma­tu­ra­men­te eli­mi­na­dos). Y si, co­mo es de pre­su­mir, Uru­guay se cla­si­fi­ca en su se­rie, los pro­ba­bles ri­va­les en oc­ta­vos de fi­nal (que po­drían ser Es­pa­ña o Por­tu­gal) es­tán tam­bién a su al­can­ce, sin per­jui­cio de re­co­no­cer­les su real va­lía.

Es, pues, ló­gi­co pen­sar en la pro­ba­bi­li­dad de ac­ce­der a cuar­tos de fi­nal, por­que exis­te ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra ello. Ha­brá, lue­go, que to­par­se con los me­jo­res equi­pos has­ta ese mo­men­to, y ver có­mo se lle­ga a ca­da par­ti­do (las le­sio­nes, el des­gas­te de la com­pe­ti­ción, las ba­jas por sus­pen­sión, o el acier­to en una even­tual de­fi­ni­ción por pe­na­les, son fun- da­men­ta­les); pe­ro — aun res­pe­tan­do a los gran­des equi­pos que pue­den cru­zar­se en esa ins­tan­cia— no hay por qué su­po­ner que no se les pue­da de­rro­tar, y así ac­ce­der a las se­mi­fi­na­les del tor­neo. Es lo que ya pa­só en Su­dá- fri­ca 2010, tras la agó­ni­ca cla­si­fi­ca­ción an­te Gha­na; y aun­que se per­dió fren­te a dos po­ten­cias eu­ro­peas (pri­me­ro Holanda y lue­go Ale­ma­nia), es­tos dos par­ti­dos re­sul­ta­ron ser los me­jo­res que le he vis­to a una se­lec­ción uru­gua­ya en mu­chos años, al pun­to que so­lo nos fal­tó una piz­ca de suer­te pa­ra ter­mi­nar más arri­ba. ¿Por qué, en­ton­ces, no pen­sar, al me­nos, en re­pe­tir al­go se­me­jan­te, cuan­do — co­mo ya se ha di­cho— el ac­tual po­ten­cial de la Se­lec­ción es sen­si­ble­men­te su­pe­rior al de en­ton­ces?

En su­ma: se cuen­ta con un plan­tel am­plio y bien con­for­ma­do, con ju­ga­do­res ex­pe­rien­tes y de al­tí­si­mo mo­men­to ac­tual en sus res­pec­ti­vos clu­bes, a los que se han ido agre­gan­do, en los úl­ti­mos tiem­pos, otros más jó­ve­nes o con me­nos ro­da­je, pe­ro su­fi­cien­te­men­te ap­tos pa­ra par­ti­ci­par en una con­tien­da de má­xi­ma exi­gen­cia. Exis­te en es­te gru­po un cli­ma de amis­tad y res­pe­to mu­tuo, así co­mo un fuer­te com­pro­mi­so pa­ra en­tre­gar, den­tro de la can­cha, to­do lo que se tie­ne, en pos de la vic­to­ria. Y, a su fren­te, apa­re­ce un téc­ni­co que, cues­tio­na­do en mu­chos pa­sa­jes, ha sa­bi­do ca­pear­los con fir­me­za, ga­nán­do­se la con­fian­za y el res­pe­to de sus di­ri­gi­dos, y tam­bién de bue­na par­te de la pren­sa y la afi­ción. Por otra par­te, ve­te­rano ya de cua­tro Co­pas del Mun­do, po­see una ex­pe­rien­cia inigua­la­ble pa­ra la me­jor bús­que­da y ob­ten­ción del ob­je­ti­vo fi­ja­do.

Por su­pues­to que na­die pue­de ase­gu­rar que se l l egue al tí­tu­lo má­xi­mo (el pro­pio Maes­tro ha di­cho que en los Mun­dia­les “siem­pre hay sor­pre­sas”), pues hay va­rios equi­pos — Ale­ma­nia, Bra­sil, Fran­cia, In­gla­te­rra y la pro­pia Ar­gen­ti­na— con cre­den­cial es su­fi­cien­tes pa­ra ello; pe­ro sí que, en es­ta opor­tu­ni­dad exis­te una chan­ce ma­yor de lle­gar más le­jos que en las an­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.