De im­pul­sos y fre­nos

Des­ti­lar, de La Ve­la Puer­ca

Búsqueda - - VIDA CULTURAL - J. A.

An­tes que na­da, an­te la pri­me­ra es­cu­cha se ins­ta­la la sen­sa­ción de que la voz de Se­bas­tián Tey­se­ra vie­ne mer­man­do dis­co a dis­co. En su cau­dal y en su re­gis­tro. Se apre­cia des­de ha­ce años en los re­ci­ta­les del gru­po y, es­pe­ciel­men­te, en Fes­te­jar pa­ra so­bre­vi­vir, el dis­co en vi­vo del año pa­sa­do, tí­tu­lo que de­no­ta el con­flic­to en­tre el rock y el pa­so del tiem­po. De he­cho, su voz lu­ce al­go más ba­ja en la mez­cla. Aho­ra bien, di­cho es­to, el ta­len­to de Tey­se­ra pa­ra en­con­trar el pun­to jus­to en­tre in­ten­si­dad roc­ke­ra, ol­fa­to pop y es­pe­sor con­cep­tual se con­ser­va in­tac­to, co­mo un buen li­cor, val­ga la ana­lo­gía que pro­po­ne Des­ti­lar, el sép­ti­mo dis­co de es­tu­dio de La Ve­la Puer­ca. Su ga­rra in­ter­pre­ta­ti­va, su pa­sión y su po­ten­cia lí­ri­ca si­gue ahí. Aun­que en vi­vo no pa­re­ce dis­fru­tar­lo co­mo an­tes.

Una cer­ve­za, por fa­vor/ que ven­go del In­fierno, es una fra­se per­fec­ta pa­ra abrir un dis­co de rock. Se lla­ma Ve­la­men, y es­tá cons­trui­da en torno a una sen­ci­lla y mag­né­ti­ca fra­se de gui­ta­rra, lue­go co­rea­da por un co­ro tri­bu­ne­ro. Des­tino de hit po­gue­ro ase­gu­ra­do. Ya se oyen los oooooohh­hoooooo en am­bas ori­llas del char­co.

Des­de El i mpul­so ( 2008) en ade­lan­te, los arre­glos de vien­tos vie­nen per­dien­do pro­ta­go­nis­mo; ya no hay el ska y su lu­gar ha si­do to­ma­do por ese punk- pop- rock gui­ta­rre­ro con al­go de aque­llas re­mi­nis­cen- cias i bé­ri­cas i ni­cia­les ( La Po­lla, Re­in­ci­den­tes). Co­mo en La nu­be, ese cuen­to fre­né­ti­co que si­gue la pos­tu­ra crí­ti­ca que atra­vie­sa l a obra puer­ca des­de El ban­di­do sal­to de ma­ta y Vue­lan pa­los, las can­cio­nes com­ba­ti­vas del Des­ka­ra­do, aquel dis­ca­zo de pú­be­res que es­tá cum­plien­do 20 años. Hoy me da pe­na la hu­ma­ni­dad, bus­can­do siem­pre la va­ni­dad, can­ta Tey­se­ra, en su ha­bi­tual rol de co­men­ta­ris­ta so­cial.

Tam­bién man­tie­ne esa li­nea si­nuo­sa en- tre lo au­to­rre­fe­ren­cial y la au­to­fic­ción: Me des­cu­brí flo­tan­do a la de­ri­va, sin po­der sen­tir, sin sen­tir, es un ver­so que no re­quie­re de ma­yor es­fuer­zo in­ter­pre­ta­ti­vo y que des­ti­la prác­ti­ca­men­te to­da la lí­ri­ca del dis­co. La lle­ga­da a los cua­ren­ta lar­gos, el freno que im­po­ne la bio­lo­gía, el cam­bio de chip, el des­cu­bri­mien­to de la cal­ma, los afec­tos que se que­dan en el ca­mino, co­mo en La lu­na de Neuquén ( la Mi se­mi­lla del dis­co), a dúo con la es­tre­lla folk- pop ar­gen­tino Raly Ba­rrio­nue­vo. En Ata­la aven­tu­ra: vi­vi­mos de mo­rir, y se ima­gi­na la vi­da sin pre­mu­ra y tal vez ma­ña­na no exis­tir.

Ca­si to­do y Mi diablo son otras de esas de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios pre­sen­tes en to­do el re­per­to­rio de La Ve­la, co­mo an­tes El hu­ra­cán, Cal­do pre­coz y La teo­ría. Co­mo es ha­bi­tual, el Ce­bo­lla Ce­brei­ro, a car­go de tres te­mas, apor­ta lo su­yo.

Men­ción apar­te pa­ra la por­ta­da de Se­bas­tián Cá­ce­res, un mo­sai­co cons­truc­ti­vis­ta que con­den­sa 20 años de ico­no­gra­fía puer­ca en un bo­te­llón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.