Náufrago

De Adrián Bi­niez

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Es­ta­mos en el Cen­tro de Mon­te­vi­deo en una ma­ña­na res­plan­de­cien­te. La gen­te, los óm­ni­bus, la con­ges­tión clá­si­ca en los se­má­fo­ros. De su lu­gar de tra­ba­jo — su­po­ne­mos— sa­le un hom­bre (Al­fon­so Tort) que mon­ta en una bi­ci­cle­ta y se di­ri­ge ha­cia l a ram­bla. Allí, en la pla­ya Ra­mí­rez, con­tem­pla el mar. Lue­go se di­ri­ge ha­cia otro pun­to cer­cano de la cos­ta, a La Es­ta­ca­da de Pun­ta Ca­rre­tas, don­de se qui­ta la ro­pa y se ti­ra al agua. Cuan­do sa­le — con otro tra­je de ba­ño— ya es­ta­mos en una pla­ya dis­tin­ta, en al­gún pun­to de Ro­cha, con olas más pro­nun­cia­das que las del Río de la Pla­ta. Ca­mi­na ha­cia una som­bri­lla don­de hay ro­pa y bol­sos pe­ro na­die a la vis­ta. Re­vuel­ve uno de los bol­sos y en­cuen­tra un ce­lu­lar — un vie­jo No­kia— y en­vía un men­sa­je: “¿Dón­de es­tán?”. Bus­ca a su es­po­sa y a su hi­ja, que no apa­re­cen. Prue­ba en una ca­sa y lue­go en otra, en el atar­de­cer y en la no­che del bal­nea­rio, pe­ro no en­cuen­tra a na­die, has­ta que da con su hi­ja. El hom­bre pa­re­ce es­tar so­lo en el mun­do. Te­ne­mos un buen co­mien­zo, con un mis­te­rio ins­ta­la­do. Pe­ro Las olas no es un th­ri­ller ni un dra­ma, tam­po­co una comedia, aun­que es­tá más cer­ca de es­to úl­ti­mo.

A par­tir de una se­rie de en­tra­das y sa­li­das al mar, en dis­tin­tos lu­ga­res de ve­ra­neo ( Jau­re­gui­berry, La Paloma, San­ta Te­re­sa) y en di­ver­sos mo­men­tos de su vi­da, el pro­ta­go­nis­ta se ve­rá con­fron­ta­do a sus pa­dres, a su exes­po­sa y a su hi­ja, a sus ami­gos de la in­fan­cia, a sus pri­me­ras no­vias, a un ma­tón que en cier­to mo­men­to l o aco­bar­dó (“el Ka­lu­ma te va a par­tir la ca­ra”), a la se­duc­ción de una atrac­ti­va mu­jer madura, a los chis­tes gua­rros de sus ca­ma­ra­das ado­les­cen­tes. El jue­go es­tá cla­ro: nues­tro hé­roe ve­rá des­fi­lar su cre­ci­mien­to sin nun­ca cam­biar su estado ac­tual (un ti­po en tra­je de ba­ño, des­cal­zo), por­que es el mis­mo hom­bre que pre­sen­cia su in­fan­cia, su ado­les­cen­cia y su re­cien­te edad adul­ta, y na­da pue­de ha­cer pa­ra cam­biar el pa­sa­do. Úni­ca­men­te l o r evi­vi­rá con una ma­yor o me­nor exac­ti­tud, ape­lan­do a las emo­cio­nes. Si hay una in­ter­ven­ción, es de su pro­pia fan­ta­sía. Al­go si­mi­lar a lo que ha­cía Car­los Sau­ra en La pri­ma Angélica con Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez: cuan­do el pro­ta­go­nis­ta re­cor­da­ba su in­fan­cia, era el pro­pio ac­tor ma­yor ju­gan­do con ju­gue­tes.

Es­ta es la ter­ce­ra pe­lí­cu­la es­cri­ta y di­ri­gi­da por Adrián Bi­niez ( Bue­nos Ai­res, 1974, ac­tual­men­te ra­di­ca­do en Mon­te­vi­deo), lue­go de Gi­gan­te (que se lle­vó va­rios pre­mios, en­tre ellos el Oso de Pla­ta en Ber­lín) y El 5 de Ta­lle­res, tam­bién con una par­ti­ci­pa­ción de Tort. Y es la más am­bi­cio­sa del ci­neas­ta.

En las dos pri­me­ras, si bien ha­bía di­fe­ren­cias en el re­sul­ta­do a fa­vor de Gi­gan­te (re­don­da por don­de se la mi­re), Bi­niez te­nía un fir­me con­trol del ma­te­rial y se mo­vía con na­tu­ra­li­dad. Se sen­tía más có­mo­do y esa sen­sa­ción era pal­pa­ble en el re­sul­ta­do.

Las olas bus­ca tras­cen­der el sen­ti­do na­tu­ra­lis­ta de sus dos tra­ba­jos an­te­rio­res. Es una pro­pues­ta don­de el as­pec­to plás­ti­co, la am­bien­ta­ción y lo que ge­ne­ran los recuerdos — eso que no se pue­de de­fi­nir con pa­la­bras— es más im­por­tan­te que el ar­gu­men­to y los diá­lo­gos. Pa­ra con­se­guir es­ta me­ta se ne­ce­si­tan imá­ge­nes que con­mue­van la na­rra­ción y no so­lo que la ha­gan avan­zar. En ese sen­ti­do, Las olas avan­za epi­só­di­ca­men­te, pe­ro no con­mue­ve. No es fá­cil dar en la te­cla de la en­so­ña­ción y la re­so­nan­cia in­te­rior. Un ejem­plo don­de es­to fun­cio­na­ba y tam­bién era con un pro­ta- go­nis­ta en tra­je de ba­ño, era El na­da­dor (1968, so­bre cuen­to de John Chee­ver), de Frank Perry, con Burt Lan­cas­ter co­mo el ti­po que re­co­rría to­das las pis­ci­nas del ve­cin­da­rio.

Tort se des­pla­za co­mo un fan­tas­ma en su pro­pio ro­llo, que de­be sig­ni­fi­car y va­lo­rar sus recuerdos (ac­túa co­rrec­ta­men­te, pe­ro es mu­cha la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre sus hom­bros por­que de­be ir más allá del na­tu­ra­lis­mo). Es ca­si una fi­gu­ra sim­bó­li­ca en el pai­sa­je cir­cun­dan­te de are­na, sol y mar, un am­bien­te que siem­pre re­mi­te a re­lax y va­ca­cio­nes, aun­que la de­sola­ción y cier­ta tris­te­za im­pe­ren en la ma­yo­ría de las se­cuen­cias. Si bien hay una bue­na am­bien­ta­ción (por mo­men­tos ex­tra­ña, lu­nar), el plan­teo exi­ge otra ri­que­za vi­sual y una den­si­dad poé­ti­ca que la pe­lí­cu­la no al­can­za, con ex­cep­ción de la es­tu­pen­da se­cuen­cia del ano­che­cer en un cam­pa­men­to con dos no­vias y dos car­pas en pa­ra­le­lo y la es­ce­na de ani­ma­ción de los cré­di­tos, rea­li­za­da por Ál­va­ro Zinno y Ma­tías Ber­ve­ji­llo.

El hu­mor acier­ta en cuen­ta­go­tas y Las olas na­ve­ga me­cá­ni­ca­men­te (la in­ten­ción es más cla­ra que el re­sul­ta­do), con Tort en­tran­do y sa­lien­do del agua en ca­pí­tu­los que re­mi­ten a los li­bros de la ado­les­cen­cia ( La fa­mi­lia Ro­bin­son, Via­je al cen­tro de la Tie­rra, La is­la del te­so­ro, El ti­gre de la Ma­la­sia, El lla­ma­do de la sel­va), edad en la que pa­re­ce es­tan­ca­do el pro­ta­go­nis­ta.

Las olas. Uru­guay, 2018. Guion y di­rec­ción: Adrián Bi­niez. Con Al­fon­so Tort, Fa­bia­na Char­lo, Ju­lie­ta Zyl­ber­berg. Du­ra­ción: 88 mi­nu­tos.

Eduar­do Al­va­ri­za

Al­fon­so Tort

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.