Del dipu­tado Al­fre­do As­ti

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Ni error, ni omi­sión. A par­tir de la pu­bli­ca­ción en su se­ma­na­rio, el 31 de ma­yo, de la no­ti­cia en re­la­ción con el fa­llo del Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes en 1er turno so­bre el “de­ró­ga­se” en la Ley In­te­gral de La­va­do de Ac­ti­vos, el cual no tu­vo la de­bi­da di­fu­sión en fun­ción de la im­por­tan­cia del te­ma, rea­li­za­mos una in­ter­ven­ción en la me­dia ho­ra pre­via de la Cá­ma­ra de Dipu­tados so­bre el con­te­ni­do del fa­llo y re­cla­ma­mos por las in­fun­da­das acu­sa­cio­nes que los le­gis­la­do­res re­ci­bi­mos de par­te de ope­ra­do­res ju­rí­di­cos, po­lí­ti­cos y pe­rio­dís­ti­cos en los me­dios de pren­sa y en las re­des so­cia­les. Pa­ra ayu­dar a una ma­yor di­fu­sión del te­ma, trans­cri­bi­mos la men­cio­na­da in­ter­ven­ción:

A fin de ac­tua­li­zar las pa­la­bras emi­ti­das en la me­dia ho­ra pre­via de abril, nos re­fe­ri­re­mos a un te­ma que afec­ta a los miem­bros de es­te cuer­po y al Par­la­men­to to­do.

En di­ciem­bre de 2017 se apro­bó la Ley In­te­gral con­tra el La­va­do de Ac­ti­vos y, pe­se a su im­por­tan­cia, prác­ti­ca­men­te pa­só inad­ver­ti­da pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Re­cién to­mó am­plia di­fu­sión cuan­do al­gu­nas vo­ces in­tere­sa­das die­ron in­ter­pre­ta­cio­nes erró­neas de su al­can­ce, en par­ti­cu­lar, con res­pec­to a las de­ro­ga­cio­nes de las nor­mas an­te­rio­res, pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 79. A par­tir de en­ton­ces, los ti­tu­la­res de los me­dios de pren­sa y las re­des so­cia­les se lle­na­ron de pro­nós­ti­cos apo­ca­líp­ti­cos y acu­sa­cio­nes in­fun­da­das. La po­lé­mi­ca se ge­ne­ró cuan­do al­gu­nos abo­ga­dos anun­cia­ron que se po­drían pre­sen­tar re­cur­sos an­te la Jus­ti­cia por en­ten­der que la nor­ma, al de­cir “de­ró­ga­se” en su úl­ti­mo ar­tícu­lo y, da­da la re­tro­ac­ti­vi­dad de la ley pe­nal más be­nig­na, ha­bría eli­mi­na­do el de­li­to por el que sus clien­tes eran in­ves­ti­ga­dos o ha­bían si­do pro­ce­sa­dos.

A par­tir de es­to y sin ma­yor aná­li­sis, otros ope­ra­do­res po­lí­ti­cos y ju­rí­di­cos y al­gu­nos pe­rio­dis­tas se su­ma­ron a esa in­ter­pre­ta­ción. Se de­di­ca­ron a sa­lir en to­das las ins­tan­cias en que se les dio la pa­la­bra a de­fe­nes­trar a los le­gis­la­do­res y ma­lin­ter­pre­tar el al­can­ce del tex­to apro­ba­do. Asis­ti­mos a un sin­nú­me­ro de con­clu­sio­nes erró­neas acer­ca del al­can­ce del nue­vo tex­to, que iban des­de que a par­tir de su apro­ba­ción los de­lin­cuen­tes vin­cu­la­dos con el la­va­do de ac­ti­vos que­da­rían en li­ber­tad has­ta acu­sa­cio­nes de in­com­pe­ten­cia y ne­gli­gen­cia a quie­nes par­ti­ci­pa­mos del pro­ce­so de redacción y apro­ba­ción o, in­clu­si­ve y lo que es peor aún, se nos acu­sa­ba de te­ner in­ten­ción do­lo­sa de rea­li­zar esos cam­bios, a fin de de­jar li­bres a cier­tos de­lin­cuen­tes cu­yos de­li­tos mar­ca­ron la agen­da pú­bli­ca.

Es­to im­pli­có un cues­tio­na­mien­to éti­co a la to­ta­li­dad de los le­gis­la­do­res y al Par­la­men­to co­mo ins­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca, y tam­bién a los ju­ris­tas de los tres po­de­res del Estado que par­ti­ci­pa­ron en el di­se­ño de la ley.

En ese mo­men­to, re­cha­za­mos en­fá­ti­ca­men­te la vi­sión que esos ope­ra­do­res pre­ten­die­ron im­po­ner en la opi­nión pú­bli­ca.

Hoy en­ten­de­mos que el de­ba­te so­bre el al­can­ce de la ex­pre­sión “de­ró­ga­se” al fi­nal de la ley se ce­rró cuan­do, días atrás, el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes en lo Pe­nal de 1er turno re­cha­zó por una­ni­mi­dad el re­cur­so in­ter­pues­to por el doc­tor Sa­lle, que ar­gu­men­ta­ba que su clien­te de­bía ser li­be­ra­do, da­do que el de­li­to ha­bía de­ja­do de exis­tir. La­men­ta­ble­men­te, pe­se a su im­por­tan­cia, es­te fa­llo del Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes en lo Pe­nal de 1er turno pa­só prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­do.

El Tri­bu­nal coin­ci­de con to­do lo que he­mos sos­te­ni­do pre­via­men­te. De­ja cla­ro, ci­to tex­tual­men­te, que “tie­ne una de­ro­ga­ción de la ubi­ca­ción de la nor­ma, an­tes que de­ro­ga­ción de un de­li­to”.

En otro pa­sa­je, el fa­llo sos­tie­ne que, en es­te ca­so, “su de­ro­ga­ción es­tá en las an­tí­po­das de la abo­li­ción, co­mo un aná­li­sis in­tere­sa­do o sim­ple­men­te ca­ren­te

de ri­gor dog­má­ti­co, ha si­do da­do co­mo un he­cho in­con­tes­ta­ble”, ya que “mal po­dría con­si­de­rar­se que la nue­va ley abo­lió la ili­ci­tud de esa con­duc­ta so­lo por ha­ber de­ro­ga­do la nor­ma re­fe­ri­da, (…) sien­do que la nue­va ley no de­ja de pe­na­li­zar­lo”.

El fa­llo ca­ta­lo­ga es­ta ac­ti­tud co­mo “esa pe­re­gri­na te­sis de­fen­sis­ta”, que ol­vi­da que en ma­te­ria pe­nal pa­ra que la de­ro­ga­ción ope­re, la ley que de­ro­ga “no de­be re­edi­tar el re­pro­che de la con­duc­ta des­crip­ta co­mo tal en la ley de­ro­ga­da”. Y acla­ra que “de lo con­tra­rio im­pli­ca­ría que nin­gún Có­di­go Pe­nal po­dría con­te­ner la cláu­su­la de­ro­ga­to­ria que con­tie­nen ha­bi­tual y ne­ce­sa­ria­men­te (...)”.

El fa­llo ter­mi­na ci­tan­do al emi­nen­te ju­ris­ta his­pa­noar­gen­tino Se­bas­tián So­ler, que di­ce: “La ley crea su pro­pio sis­te­ma de sig­ni­fi­ca­cio­nes den­tro del cual to­das las co­sas y si­tua­cio­nes men­cio­na­das de­ben en­con­trar com­pa­ti­bi­li­dad y ajus­te, por­que una ley no pue­de al mis­mo tiem­po man­dar y prohi­bir la mis­ma co­sa. El prin­ci­pio nor­ma­ti­vo de no con­tra­dic­ción es el que li­ma las as­pe­re­zas de las pa­la­bras co­mu­nes”.

Por lo ex­pues­to, es­pe­ra­mos que quie­nes, co­mo di­ce el Tri­bu­nal, pre­ten­die­ron ex­pre­sar co­mo “un he­cho in­con­tes­ta­ble” un pre­sun­to error u omi­sión le­gis­la­ti­vo, ha­gan su mea cul­pa pú­bli­ca.

Por ra­zo­nes de tiem­po, ci­ta­re­mos co­mo ejem­plo so­lo a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción de los tan­tos que se ocu­pa­ron del te­ma y so­lo al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes di­fun­di­das en es­te. Ese me­dio de pren­sa en­cua­dra las de­cla­ra­cio­nes con la fra­se: “La in­dig­na­ción de los es­pe­cia­lis­tas con lo ac­tua­do por se­na­do­res y dipu­tados con­ti­nuó”, y ci­ta va­rias opi­nio­nes, en­tre las que des­ta­ca­mos la del in­te­gran­te de la cátedra de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca doc­tor Eduar­do Sas­son, quien di­jo: “To­dos los con­de­na­dos o pro­ce­sa­dos por ta­les de­li­tos de­ben ser ab­suel­tos”.

Por su par­te, el se­ñor Ri­car­do Sa­be­lla, de­fi­ni­do co­mo el ma­yor ex­po­nen­te en Uru­guay so­bre pre­ven­ción y ges­tión de la­va­do de ac­ti­vos y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, sos­tu­vo que “los le­gis­la­do­res de­be­rán pa­gar el cos­to de es­ta dispu­ta”.

Por úl­ti­mo, ci­ta­mos al doc­tor Ju­lio Iri­bar­ne Plá, so­cio de CPA/ Fe­rre­re, quien sos­tu­vo: “Sor­pren­de la so­ber­bia con que los le­gis­la­do­res de to­dos los par­ti­dos con­tes­tan fren­te a la gaf­fe co­me­ti­da”. “No tie­nen mie­do ni preo­cu­pa­ción al­gu­na por la bar­ba­ri­dad co­me­ti­da”. Ob­via­men­te, se re­fe­ría a no­so­tros.

La di­fu­sión de es­tas apre­cia­cio­nes y del error irre­pa­ra­ble que ti­tu­la­ban los me­dios de pren­sa no se com­pa­ra con la que tu­vo el fa­llo del Tri­bu­nal, que da la ra­zón a quie­nes siem­pre sos­tu­vi­mos que no ha­bía anu­la­ción al­gu­na de de­li­tos, que no ha­bía error ni omi­sión, an­tes, ba­sa­dos en opi­nio­nes de al­gu­nos ju­ris­tas más sen­sa­tos; hoy, ba­sa­dos en el fa­llo del Tri­bu­nal.

Es­pe­ra­mos, en­ton­ces, las co­rres­pon­dien­tes dis­cul­pas de quie­nes emi­tie­ron y di­fun­die­ron esas opi­nio­nes y acu­sa­cio­nes y, de igual for­ma, que la no­ti­cia del fa­llo del Tri­bu­nal ten­ga la mis­ma co­ber­tu­ra y di­fu­sión que aque­llas opi­nio­nes in­fun­da­das.

Dipu­tado Al­fre­do As­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.