El epi­so­dio de San­ta Cla­ra de Oli­mar

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Ju­nio 2018. El do­min­go, en San­ta Cla­ra del Oli­mar, su­ce­dió un he­cho me­mo­ra­ble. Ver­da­de­ra­men­te me­mo­ra­ble. La di­ri­gen­cia sin­di­cal na­cio­nal del PIT- CNT eli­gió des­de Mon­te­vi­deo jus­to el día del raid hí­pi­co pa­ra mon­tar una es­ce­na en la es­ta­ción de ser­vi­cio por cau­sa de un des­pi­do y to­do el mun­do que­dó esa tar­de sin po­der car­gar com­bus­ti­ble. Co­mo con­se­cuen­cia de eso, el pue­blo mon­tó en có­le­ra y los co­rrió a pon­cha­zos. Es­ta es la sín­te­sis fiel de los he­chos.

El pre­si­den­te del PIT- CNT, Sr. Pe­rei­ra, tu­vo al res­pec­to el si­guien­te co­men­ta­rio: “Cuan­do nos fal­ta to­le­ran­cia, cui­da­do”. Es­tas pa­la­bras le ca­ben, más bien, a su com­pa­ñe­ro del PIT- CNT Sr. Ab­da­la, quien aco­me­tió con­tra el Par­ti­do Na­cio­nal acu­sán­do­lo de “men­sa­jes cla­sis­tas y ra­cis­tas, fi­nan­cian­do au­to­con­vo­ca­dos, com­pran­do sus ban­cas”. Es­te exa­brup­to, más car­ga­do de bi­lis y de mie­do que de la ne­ce­sa­ria to­le­ran­cia que in­vo­ca­ba su co­le­ga Pe­rei­ra, es un in­sul­to al Par­ti­do Na­cio­nal, a los au­to­con­vo­ca­dos y al pue­blo de San­ta Cla­ra del Oli­mar ( cu­ya pa­cien­cia, la de los tres, ha col­ma­do).

Los sin­di­ca­tos son or­ga­ni­za­cio­nes ne­ce­sa­rias en la so­cie­dad y, por eso mis­mo, de­ben es­tar di­ri­gi­dos por gen­te ca­pa­ci­ta­da y co­no­ce­do­ra. Es ig­no­rar la rea­li­dad del país caer en San­ta Cla­ra el día del raid, cuan­do to­do el pue­blo se reúne y fes­te­ja por en­ci­ma de ban­de­rías y pa­tri­mo­nios, don­de has­ta el que ven­de tor­tas fri­tas es­pe­ra ha­cer al­gún man­go, y de­jar­los sin naf­ta; es li­te­ral­men­te co­mo es­cu­pir­les el asa­do. An­te eso la gen­te del lu­gar, sin ne­ce­si­dad de otro es­tí­mu­lo que ese desconocimiento y fal­ta de res­pe­to, los echó a pon­cha­zos. Co­mo di­cen en ese mis­mo pa­go: “El que te mo­jó la ore­ja no sa­be ande pu­so el de­do”.

Se afec­ta mal, muy mal, la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na cuan­do los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les creen que pue­den ha­cer cual­quier co­sa. Ese mis­mo Ab­da­la via­jó a Ve­ne­zue­la tiem­po atrás a chu­par­le las me­dias a Ma­du­ro y di­jo que lo ha­cía re­pre­sen­tan­do a to­do el pue­blo uru­gua­yo. Lo más gra­ve no es su ad­he­sión al ré­gi­men an­ti­de­mo­crá­ti­co de Ve­ne­zue­la sino que él se crea efec­ti­va­men­te que re­pre­sen­ta a los uru­gua­yos (y se lo cree, no­más).

El Uru­guay ne­ce­si­ta di­ri­gen­tes sin­di­ca­les se­rios, ins­trui­dos, ne­go­cia­do­res y co­no­ce­do­res de la rea­li­dad del país; eso quie­re de­cir que ne­ce­si­ta otros di­ri­gen­tes. La de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res re­quie­re gen­te cons­truc­ti­va, me­nos en­greí­da, res­pe­tuo­sa de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos que al­ber­gan a uru­gua­yos en su seno y tam­bién de otras or­ga­ni­za­cio­nes co­mo los “au­to­con­vo­ca­dos”, con la que mu­chos se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos. A los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les que no reúnan esas con­di­cio­nes los van a co­rrer a pon­cha­zos. Y es­tá bien, muy bien.

Juan Mar­tín Po­sa­das

cuen­tas a na­die pa­ra po­der ac­ce­der a un por­ve­nir jun­tos, que es lo que el país ne­ce­si­ta.

Pe­ro ahí, jus­ta­men­te ahí, apa­re­cie­ron los re­sen­ti­mien­tos, el es­pí­ri­tu de ven­gan­za que em­pe­zó a es­cri­bir una his­to­ria di­fe­ren­te y cuan­do ese re­sen­ti­mien­to ac­ce­dió al po­der em­pe­zó a im­po­ner su re­la­to ofi­cial.

Ese re­la­to ofi­cial es la ver­dad he­mi­plé­ji­ca que hoy adul­te­ra to­do lo que se con­su­me en ma­te­ria de his­to­ria re­cien­te.

Sa­be­mos que na­da bueno se pue­de edi­fi­car so­bre la ba­se del des­pre­cio a la ver­dad, so­bre la ba­se del di­si­mu­lo de la pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad, so­bre la ba­se del re­sen­ti­mien­to. Por eso es im­por­tan­te que vea­mos la his­to­ria, que des­ve­le­mos los acon­te­ci­mien­tos, no pa­ra re­crear­los, por­que na­da más le­jos que que­rer re­vi­vir las an­gus­tias, el do­lor y los cho­ques que tu­vi­mos en el pa­sa­do, sino jus­ta­men­te pa­ra que no se con­vier­tan esos des­en­cuen­tros en ins­tru­men­tos pa­ra se­guir cho­can­do. No se tra­ta de ce­le­brar o con­de­nar a los ban­dos que es­tu­vie­ron en­fren­ta­dos sino que se tra­ta de em­pe­zar a cons­truir jun­tos. En Uru­guay hay quie­nes no quie­ren cons­truir jun­tos, hay gen­te que ne­ce­si­ta in­ven­tar­se un pa­sa­do pa­ra im­po­ner sus pun­tos de vis­ta y se­guir me­dran­do in­mo­ral­men­te a cos­ta de los do­lo­res del pa­sa­do.

Si que­re­mos que la po­lí­ti­ca sea un ins­tru­men­to pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de las per­so­nas y no un coto de ca­za de las pa­sio­nes, te­ne­mos que em­pe­zar por ver con cla­ri­dad los he­chos. Es el sen­ti­do que tie­ne que nos con­vo­que­mos a es­tu­diar con se­re­ni­dad, de ma­ne­ra desapa­sio­na­da y sin de­ber­le na­da a na­die, los he­chos tal co­mo fue­ron. A al­gu­nos les gus­ta­rá lo que vea­mos y a otros no les gus­ta­rá; y es ló­gi­co que así sea. To­dos los que fue­ron ac­to­res de­bie­ron sen­tir en su mo­men­to que te­nían ra­zón; al­gu­nos tu­vie­ron la de­cen­cia de ha­cer su au­to­crí­ti­ca; otros, en cam­bio, que­da­ron en­tram­pa­dos en su idi­lio de ayer. Y des­pués es­tán aque­llos que cí­ni­ca­men­te ca­pi­ta­li­zan esas ac­cio­nes del ayer pa­ra ha­cer hoy po­lí­ti­ca sub­al­ter­na.

Pa­ra res­pon­der a to­do es­to es que creo que co­mo co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca te­ne­mos el de­ber de que la his­to­ria re­cien­te de­je de ser una fá­bu­la uti­li­za­da por la po­lí­ti­ca y la po­da­mos mi­rar ca­ra a ca­ra, sin ren­cor y sin ira; con la ver­dad. Ca­ro­li­na Ache Batlle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.