El pro­yec­to pa­ra el Ho­tel San Rafael (II)

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

En es­tos días, va­rios ar­gu­men­tos se han des­ple­ga­do acer­ca del pro­yec­to pa­ra el Ho­tel San Rafael, en Pun­ta del Es­te. No nos de­ten­dre­mos en un aná­li­sis ais­la­do de ellos (al­gu­nos des­bor­dan nues­tro ex­per­ti­se), sim­ple­men­te nos li­mi­ta­re­mos a cir­cuns­cri­bir la pla­ta­for­ma fác­ti­ca y ju­rí­di­ca en la cual de­be­ría desen­vol­ver­se el de­ba­te.

Des­de ha­ce va­rios años nues­tro país con­sa­gró un nue­vo pa­ra­dig­ma de desa­rro­llo, ver­da­de­ro gi­ro co­per­ni­cano so­bre nues­tro de­re­cho te­rri­to­rial. Y es el desa­rro­llo sos­te­ni­ble o sus­ten­ta­ble, que se en­cuen­tra es­ta­ble­ci­do en el art. 47 de la Cons­ti­tu­ción, en la Ley

Ge­ne­ral de Pro­tec­ción al Me­dio Am­bien­te, N º 17.283 ( LGPA), y en la Ley de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, N º 18.308 ( LOTDS).

Ya el art. 1º de la ley 17.283 dis­po­ne: “De­clá­ra­se de in­te­rés ge­ne­ral, de con­for­mi­dad con lo es­ta­ble­ci­do en el art. 47 de la Cons­ti­tu­ción: (...) g) La for­mu­la­ción, ins­tru­men­ta­ción y apli­ca­ción de la po­lí­ti­ca am­bien­tal y de desa­rro­llo sos­te­ni­ble”. La pro­pia ley, si­guien­do los pa­rá­me­tros del in­for­me Bruntland pa­ra la Co­mi­sión Mun­dial pa­ra el Me­dio Am­bien­te y el Desa­rro­llo de las Na­cio­nes Uni­da­des lo de­fi­ne co­mo “aquel desa­rro­llo que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des del pre­sen­te sin com­pro­me­ter la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras de sa­tis­fa­cer sus pro­pias ne­ce­si­da­des”. Su ar­tícu­lo 6 º — y de ahí vie­ne nues­tra mar­ca— es­ta­ble­ce que la po­lí­ti­ca na­cio­nal am­bien­tal se ba­sa­rá — ade­más de en los prin­ci­pios de pre­ven­ción y pre­vi­sión— “(…) en la distinción de la Re­pú­bli­ca en el con­tex­to de las na­cio­nes co­mo “país natural”, des­de una pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y so­cial de desa­rro­llo sos­te­ni­ble”.

La LOTDS, que es el mar­co re­gu­la­dor pa­ra el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial y desa­rro­llo sos­te­ni­ble, dis­ta mu­cho de ser me­ra­men­te de­cla­ra­ti­va o pro­gra­má­ti­ca. Por el con­tra­rio, su in­me­dia­ta im­pe­ra­ti­vi­dad y apli­ca­bi­li­dad, se im­po­ne.

Y bien, de los re­fe­ri­dos tex­tos, sur­ge sin he­si­ta­cio­nes que el desa­rro­llo sos­te­ni­ble im­pli­ca pa­sar de un desa­rro­llo pen­sa­do úni­ca­men­te en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos — ba­sa­do en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co— a uno cua­li­ta­ti­vo, es­to es, a una vi­sión in­te­gra­do­ra— in­tra­ge­ne­ra­cio­nal e in­ter­ge­ne­ra­cio­nal— en­tre di­men­sio­nes fí­si­cas, eco­nó­mi­cas, ur­ba­nas, so­cia­les, am­bien­ta­les, cul­tu­ra­les, es­pi­ri­tua­les y cien­tí­fi­cas. Es, en con­cep­tos ac­tua­les, la nue­va vi­sión de desa­rro­llo hu­mano y ur­bano am­bien­tal de­no­mi­na­da neo­hu­ma­nis­mo (que tras­cien­de la vi­sión de las “smarts ci­ties” pu­ras).

To­do ello, un re­no­va­do mar­co ins­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co y par­ti­ci­pa­ti­vo, ca­paz de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que su­po­ne avan­zar si­mul­tá­nea­men­te en ca­da uno de esos ám­bi­tos, sin que uno sig­ni­fi­que ir en des­me­dro de otro.

En buen ro­man­ce, ana­li­zar y dis­cu­tir ais­la­da­men­te so­bre si el pro­yec­to atrae­rá un nue­vo tu­ris­mo (¿exis­te un es­tu­dio téc­ni­co, cien­tí­fi­co o es una me­ra “co­ra­zo­na­da”?), si el di­se­ño o la al­tu­ra de las to­rres se ajus­tan o no a las ca­rac­te­rís­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas de la zo­na, si se va a em­plear mano de obra en for­ma tem­po­ral, etc., re­sul­ta in­fér­til y se da de bru­ces con nues­tra nor­ma­ti­va.

Por otro la­do, si la idea es res­ca­tar al Ho­tel San Rafael de su ac­tual estado de de­te­rio­ro y aban­dono, no de­be ol­vi­dar­se que los pro­pie­ta­rios tie­nen el de­ber de con­ser­var los in­mue­bles, es­to es, “man­te­ner­los en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad, y or­na­to pú­bli­co, rea­li­zan­do las obras de con­ser­va­ción opor­tu­nas”, de­ber de pro­te­ger el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, de cui­dar, reha­bi­li­tar y res­ti­tuir ( art. 37 de la LOTDS). Las au­to­ri­da­des de­par­ta­men­ta­les, por su par­te, de­ben con­tro­lar y exi­gir su cum­pli­men­to, en el ejer­ci­cio de sus fa­cul­ta­des dis­ci­pli­na­rias y de po­li­cía te­rri­to­rial.

Por úl­ti­mo, y no ba­la­dí, des­de el pun­to de vis­ta for­mal nos en­con­tra­mos an­te una ex­cep­ción al or­de­na­mien­to te­rri­to­rial vi­gen­te. Re­cien­te­men­te, en el Se­gun­do ta­ller de dis­cu­sión so­bre ex­cep­cio­nes a la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial, or­ga­ni­za­do por el CU­RE en Pun­ta del Es­te, se ana­li­zó y de­mos­tró la in­con­ve­nien­cia de es­te ti­po de “ins­tru­men­to”. De to­das for­mas, nun­ca po­drá va­li­dar­se si des­de el pun­to de vis­ta sus­tan­cial nos en­con­tra­mos dis­tan­tes a un desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

En su­ma, to­das las va­ria­bles de­be­rán ana­li­zar­se, me­dir­se y cuan­ti­fi­car­se en for­ma ar­mó­ni­ca e in­te­gra­da. En la ac­tua­li­dad, exis­ten di­ver­sas he­rra­mien­tas de eva­lua­ción de pro­yec­tos sus­ten­ta­bles, de ges­tión ur­ba­na am­bien­tal es­tra­té­gi­ca, pla­ta­for­mas in­ter­ac­ti­vas on­li­ne ( co­mo lo es Pa­let­te2030), ma­tri­ces y ob­ser­va­to­rios ur­ba­nos (im­pul­sa­dos por el Pro­gra­ma Ha­bi­tat II de las Na­cio­nes Uni­das), que coad­yu­van a tal fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.