La lis­ta de de­man­das de FIFA pa­ra or­ga­ni­zar el Mun­dial en 2030 pue­de ser ava­sa­llan­te e “inacep­ta­ble” pa­ra el go­bierno uru­gua­yo

El ór­gano rec­tor del fút­bol exi­ge vi­sas, per­mi­sos de tra­ba­jo y exo­ne­ra­cio­nes de im­pues­tos a los or­ga­ni­za­do­res; las au­to­ri­da­des di­cen que no es­tán dis­pues­tas a “re­nun­ciar a lo que es la so­be­ra­nía de un país en fun­ción de una can­di­da­tu­ra”

Búsqueda - - HUMOR - Es­cri­be Jo­sé Fru­go­ni

Cuan­do el al­cal­de de Chica­go, Rahm Emanuel, se en­te­ró de lo que la FIFA le exi­gía a la ciu­dad pa­ra ser una de las se­des del Mun­dial 2026 op­tó por no con­si­de­rar la ofer­ta he­cha por el co­mi­té or­ga­ni­za­dor. Ar­gu­men­tó su de­ci­sión en un bre­ve co­mu­ni­ca­do. “La FIFA no pu­do brin­dar un ni­vel bá­si­co de cer­ti­dum­bre res­pec­to a al­gu­nos gran­des i nte­rro­gan­tes que po­nen a nues­tra ciu­dad y a los con­tri­bu­yen­tes en ries­go”, ex­pli­có. Min­nea­po­lis y la ca­na­dien­se Van­cou­ver plan­tea­ron preo­cu­pa­cio­nes si­mi­la­res que apun­ta­ban a cier­tos re­qui­si­tos es­pe­cia­les en te­mas fis­ca­les, co­mer­cia­les, mi­gra­to­rios, la­bo­ra­les y de se­gu­ri­dad que el má­xi­mo rec­tor del fút­bol mun­dial exi­ge co­mo ga­ran­tía pa­ra or­ga­ni­zar una Co­pa del Mun­do.

La lis­ta de exi­gen­cias que in­ti­mi­dó a Emanuel no pa­re­ce ame­dren­tar por el mo­men­to al go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez, aun­que co­mien­zan a sur­gir al­gu­nos “pe­ros”. Uru­guay, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay tie­nen la in­ten­ción de ser, en con- jun­to, los anfitriones del Mun­dial 2030, pe­ro no a cual­quier cos­to, se­gún el se­cre­ta­rio de De­por­tes de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Fer­nan­do Cá­ce­res.

“Re­nun­ciar a lo que es la so­be­ra­nía de un país en fun­ción de una can­di­da­tu­ra de un Mun­dial, hoy por hoy y con lo que ha ocu­rri­do en la FIFA, es inacep­ta­ble”, ase­gu­ró Cá­ce­res al ser con­sul­ta­do por Bús­que­da.

Un so­cio exi­gen­te. La FIFA eli­gió ayer miér­co­les a Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá co­mo se­de del Mun­dial 2026. A par­tir de ese mo­men­to y por los pró­xi­mos 10 años, el ór­gano rec­tor del fút­bol go­za­rá de ven­ta­jas fis­ca­les en los tres paí­ses, uno de los be­ne­fi­cios que de­man­da a los anfitriones de sus tor­neos, se­gún la Guía so­bre la se­lec­ción del or­ga­ni­za­dor de la Co­pa del Mun­do 2026.

“Se exi­gi­rá una exen­ción tri­bu­ta­ria li­mi­ta­da a la FIFA y a cier­tos ter­ce­ros re­la­cio­na­dos con la or­ga­ni­za­ción y la dispu­ta de la com­pe­ti­ción (…), co­men­zan­do en la fe­cha del nom­bra­mien­to de los paí­ses anfitriones y fi­na­li­zan­do el 31 de di­ciem- bre de 2028”, in­di­ca el do­cu­men­to que pu­bli­có el or­ga­nis­mo en su pá­gi­na web. Ade­más, la FIFA ten­drá una “exen­ción de vi­sa­do ge­ne­ra­li­za­da” pa­ra las per­so­nas vin­cu­la­das a la com­pe­ti­ción, con­ta­rá con per­mi­sos de tra­ba­jo “de ma­ne­ra i ncon­di­cio­nal, sin nin­gún ti­po de res­tric­ción o dis­cri­mi­na­ción” y que se be­ne­fi­cia­rá de “cier­tas exen­cio­nes a la le­gis­la­ción la­bo­ral (…) a fa­vor de las em­pre­sas y el per­so­nal di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do a la com­pe­ti­ción”. En tan­to, po­drá “im­por­tar y ex­por­tar sin res­tric­cio­nes cual­quier di­vi­sa ex­tran­je­ra a y des­de el país an­fi­trión, así co­mo cam­biar cual­quier di­vi­sa en mo­ne­da na­cio­nal del país an­fi­trión, dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses, eu­ros o fran­cos sui­zos”.

Pa­ra el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol, Wil­mar Valdez, la FIFA pi­de la exoneración de im­pues­tos a los or­ga­ni­za­do­res por­que se tra­ta de “un even­to úni­co, es­pe­cial, que tie­ne una or­ga­ni­za­ción muy com­ple­ja y mue­ve mu­cho di­ne­ro”. Si bien le ase­gu­ró a Bús­que­da que la FIFA “por su­pues­to” que tie­ne en cuen­ta los an­te­ce­den­tes en cuan­to a las exi­gen­cias pa­ra otros tor­neos mun­dia­lis­tas, “tam­po­co son ina­mo­vi­bles”.

“Hay as­pec­tos que po­drán ser igua­les o no en fun­ción del re­gla­men­to que dic­te la FIFA en el mo­men­to en que se va­ya a tra­tar la se­de de 2030”, ex­pli­có. La can­di­da­tu­ra tri­par­ti­ta de Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay y Uru­guay quie­re que cuan­to an­tes se de­fi­na el or­ga­ni­za­dor, por eso pi­die­ron que su elec­ción se ade­lan­te a 2020.

Bra­sil co­mo an­te­ce­den­te. En abril de 2010, cua­tro años an­tes de dispu­tar­se el Mun­dial de Bra­sil, el go­bierno nor­te­ño apro­bó una ley que exi­mió a la FIFA, al co­mi­té or­ga­ni­za­dor y a las em­pre­sas con­tra­ta­das por la or­ga­ni­za­ción del pa­go de im­pues­tos so­bre pro­duc­tos y ser­vi- cios re­la­cio­na­dos con el tor­neo. “Es­ta exi­mi­ción es to­tal. Abar­ca to­dos los im­pues­tos”, ex­pli­có Or­lan­do Silva, el mi­nis­tro de De­por­tes en aquel mo­men­to.

A di­fe­ren­cia de Uru­guay, Bra­sil te­nía mu­chas más res­tric­cio­nes en di­ver­sas áreas. “Es un país mu­cho más ce­rra­do”, ase­gu­ró a Bús­que­da el ase­sor tri­bu­ta­rio Gus­ta­vo Vi­ña­les. “Nues­tro país tie­ne al­gu­nas ven­ta­jas con res­pec­to a las exi­gen­cias de la FIFA; una es la li­ber­tad de mo­vi­li­dad de ca­pi­ta­les. Acá te­nés li­ber­tad de mo­vi­li­dad de cir­cu­la­ción de di­vi­sas. Si el ban­co me abre pue­do mo­ver eu­ros, dó­la­res, fran­cos sui­zos o reales. Ya es un pro­ble­ma de pri­va­dos, pe­ro no de Estado. Ese es un ac­ti­vo de Uru­guay que tie­ne años, no es de aho­ra. En Bra­sil hay una res­tric­ción pa­ra la mo­ne­da muy gran­de”, acla­ró.

Des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, Uru­guay tie­ne un mar­co nor­ma­ti­vo am­plio que es la ley de pro­mo­ción de in­ver­sio­nes, que dis­po­ne exo­ne­ra­cio­nes tri­bu­ta­rias pa­ra pro­yec­tos pre­sen­ta­dos por las com­pa­ñías. Es­tos pa­san por una va­lo­ra­ción téc­ni­ca y si son acep­ta­dos, una co­mi­sión mi­nis­te­rial re­co­mien­da dar­le los be­ne­fi­cios co­mo la exoneración del IVA, IRAE y el Ime­si co­rres­pon­dien­te a la im­por­ta­ción de bie­nes. “Hoy Uru­guay tie­ne al me­nos un mar­co le­gal que pue­de so­lu­cio­nar es­tas co­sas si se va a in­ten­tar una can­di­da­tu­ra. No es que ten­ga que sa­car una ba­te­ría de le­yes es­pe­cí­fi­cas”, con­clu­yó Vi­ña­les.

Lo que ven­drá. La de­ci­sión de ele­gir a Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá pa­ra or­ga­ni­zar el Mun­dial de 2026 sig­ni­fi­có el fi­nal de una elec­ción que de­bió ha­ber­se rea­li­za­do el año pa­sa­do, pe­ro que se pos­pu­so en 2015 tras el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo del Fifa­ga­te. Hoy, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Pa­ra­guay se pos­tu­lan co­mo es­ce­na­rio pa­ra 2030 por el pe­so his­tó­ri­co de esa fe­cha. Lo más pro­ba­ble es que se vean las ca­ras con dos gi­gan­tes co­mo Chi­na y Gran Bre­ta­ña. “Son dos ri­va­les du­rí­si­mos”, ad­vir­tió Fer­nan­do Cá­ce­res. “Aho­ra, tam­bién hay que re­cor­dar que el pri­mer Mun­dial or­ga­ni­za­do por la FIFA se hi­zo en Uru­guay y el úni­co mo­nu­men­to del fút­bol mun­dial es el Es­ta­dio Cen­te­na­rio. Por eso, la FIFA no pue­de no ce­le­brar sus 100 años de vi­da en la or­ga­ni­za­ción de los Mun­dia­les y Uru­guay tam­po­co pue­de elu­dir esa res­pon­sa­bi­li­dad”.

A pe­sar de ser la úni­ca can­di­da­tu­ra con­fir­ma­da has­ta aho­ra pa­ra or­ga­ni­zar la Co­pa del Mun­do del cen­te­na­rio, des­de el go­bierno las exi­gen­cias im­po­si­ti­vas y co­mer­cia­les de la FIFA no es un te­ma que to­da­vía se ha­ya es­tu­dia­do. Cá­ce­res, sin em­bar­go, an­ti­ci­pó que si bien Uru­guay “tie­ne un me­nú de op­cio­nes pa­ra exo­ne­rar im­pues­tos que es­tá ac­ti­vo y que apli­ca per­fec­ta­men­te a es­te ti­po de re­que­ri­mien­tos” en la FIFA “no pue­de exis­tir pre­ten­sión de ava­sa­llar las nor­mas de con­vi­ven­cia y los com­pro­mi­sos de un país, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Por lo tan­to, los re­que­ri­mien­tos van a es­tar arri­ba de la me­sa y se van a con­ver­sar lle­ga­do el mo­men­to”.

El pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, jun­to a los re­pre­sen­tan­tes de la or­ga­ni­za­ción de la Co­pa del Mun­do 2026

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.