El “es­tran­gu­la­mien­to” del mer­ca­do ile­gal de ma­rihua­na ex­pli­ca par­te del au­men­to en “ajus­tes de cuen­ta”, se­gún ase­sor del go­bierno

Era “es­pe­ra­ble” que el “es­tran­gu­la­mien­to” del mer­ca­do ile­gal pro­vo­ca­ra más vio­len­cia en­tre nar­co­tra­fi­can­tes, opi­na el ase­sor del Mi­nis­te­rio del In­te­rior Ri­car­do Frai­man

Búsqueda - - PORTADA -

Los ho­mi­ci­dios por ajus­tes de cuen­tas en­tre nar­co­tra­fi­can­tes no de­ja­ron de cre­cer des­de el 2012. Pa­ra los que se opu­sie­ron des­de un prin­ci­pio a la ley que re­gu­ló el mer­ca­do de ma­rihua­na, ese au­men­to de la vio­len­cia es una de­mos­tra­ción del fra­ca­so de la nor­ma, plan­tea­da por sus im­pul­so­res co­mo una me­di­da pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma de l a cri­mi­na­li­dad. Pe­ro no todos es­tán de acuer­do con esa con­clu­sión. En el mi­nis­te­rio y la aca­de­mia sos­tie­nen que el in­cre­men­to de los ho­mi­ci­dios tie­ne en­tre sus cau­sas el im­pac­to de la nor­ma en el mer­ca­do de dro­gas. Y que ade­más era “un po­co es­pe­ra­ble” que eso su­ce­die­ra.

La ley apro­ba­da en di­ciem­bre del 2013 pro­vo­có, al me­nos en par­te, un “es­tran­gu­la­mien­to” del mer­ca­do ile­gal de ma­rihua­na, por­que le ro­bó con­su­mi­do­res que an­tes se abas­te­cían gra­cias al nar­co­trá­fi­co, se­gún opi­na­ron Mar­cos Bau­dean, i nte­gran­te del Mo­ni­tor Can­na­bis, y Ri­car­do Frai­man, ase­sor del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Bau­dean, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad ORT, pre­sen­tó el lu­nes 23 de ju­lio los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res del es­tu­dio que desa­rro­lla Mo­ni­tor Can­na­bis pa­ra intentar me­dir el im­pac­to de la ley en el área de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, du­ran­te una ac­ti­vi­dad or­ga­ni­za­da por el Ob­ser­va­to­rio La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la in­ves­ti­ga­ción en Po­lí­ti­ca Cri­mi­nal.

La ley creó tres vías de ac­ce­so le­gal al can­na­bis con fi­nes re­crea­ti­vos: el cul­ti­vo do­més­ti­co, los clu­bes de con­su­mi­do­res y la ven­ta en farmacias. Los dos primeros me­ca­nis­mos co­men­za­ron a fun­cio­nar en 2014, mien­tras que el ter­ce­ro, el más po­pu­lar, lo hi­zo en ju­lio del 2017. Uno de los ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les que plan­tea­ron los im­pul­so­res de la ley cuan­do se de­ba­tía en el Par­la­men­to era su po­si­ble im­pac­to en el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co. De he­cho, la pro­pues­ta de re­gu­lar el mer­ca­do de ma­rihua­na fue pre­sen­ta­da por el go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca den­tro de un pa­que­te de me­di­das pen­sa­das pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad y la con­vi­ven­cia.

Du­ran­te la char­la, el i nte­gran­te de Mo­ni­tor Can­na­bis pre­sen­tó al­gu­nas cifras ofi­cia­les so­bre la evo­lu­ción del de­li­to en los úl­ti­mos años. Di­jo que des­de el 2012 em­pe­za­ron a cre­cer los ho­mi­ci­dios, en par­ti­cu­lar aque­llos a los que la Po­li- cía ca­li­fi­ca co­mo “ajus­tes de cuen­tas” en­tre cri­mi­na­les. La ta­sa de ase­si­na­tos es “alar­man­te” en Mon­te­vi­deo, don­de al­can­zó 12 ho­mi­ci­dios por cada 100.000 ha­bi­tan­tes en 2017. El mi­nis­te­rio con­si­de­ra que el 45% de los ho­mi­ci­dios del año pa­sa­do es­tu­vie­ron vin­cu­la­dos con la “vio­len­cia en­tre cri­mi­na­les”, de­ta­lló.

Bau­dean se pre­gun­tó si era co­rrec­to re­la­cio­nar la re­gu­la­ción de la ma­rihua­na y el com­ba­te a la vio­len­cia. Y su res­pues­ta fue: “No y sí”. Por un la­do, el mer­ca­do de can­na­bis es “más se­gu­ro”, por­que los com­pra­do­res sue­len re­cu­rrir a per­so­nas “co­no­ci­das”, lo que im­pli­ca que sue­le ser me­nos vio­len­to. Pe­ro, por otro, la re­gu­la­ción “afec­ta al mer­ca­do más cuan­tio­so” en can­ti­dad de con­su­mi­do­res, pro­duc­to y di­ne­ro que re­cau­da el nar­co­trá­fi­co.

“Cam­bios en el mer­ca­do pue­den pro­vo­car es­tran­gu­la­mien­tos, achi­ca­mien­tos de lo que es el mer­ca­do ile­gal y, por lo tan­to, es­to dis­pa­ra disputas por los te­rri­to­rios en­tre nar­co­tra­fi­can­tes que ven re­du­ci­do su mer­ca­do”, des­cri­bió el in­ves­ti­ga­dor. “Es­to es­ta­ba pre­vis­to y ya ha ocu­rri­do”.

Bau­dean cri­ti­có que en el dis­cur­so “ofi­cial” so­bre se­gu­ri­dad no hay men­ción al im­pac­to de la ley de ma­rihua­na en el nar­co­trá­fi­co. El do­cen­te de la ORT ci­tó una en­tre­vis­ta que el mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi dio a Bús­que­da en fe­bre­ro, en la que des­ta­ca­ba que la ac­ción po­li­cial y el cam­bio en los há­bi­tos de con­su­mo ha­bían pro­vo­ca­do un au­men­to de la vio­len­cia. El pri­mer as­pec­to im­pli­có una po­lí­ti­ca “agre­si­va” de cie­rre de bo­cas de dro­gas ini­cia­da en 2015, mien­tras que el se­gun­do es­tu­vo da­do por el in­cre­men­to del uso de co­caí­na, una dro­ga más ca­ra, en de­tri­men­to de la pas­ta ba­se. Al res­pec­to, el je­rar­ca di­jo que las re­des de ex­pen­dio de dro­gas ile­ga­les es­ta­ban pen­sa­das so­bre to­do pa­ra abas­te­cer el con­su­mo de pas­ta ba­se.

“¿Có­mo pue­de no ha­ber men­ción al can­na­bis? ”, cues­tio­nó Bau­dean. El in­ves­ti­ga­dor sos­tu­vo que el mer­ca­do le­gal le sa­có has­ta el mo­men­to cer­ca de US$ 10 mi­llo­nes al nar­co­trá­fi­co.

La “prin­ci­pal hi­pó­te­sis” del equi­po que in­te­gra Bau­dean jun­to a in­ves­ti­ga­do­res de otras uni­ver­si­da­des es que “el au­men­to del con­flic­to cri­mi­nal se da a cau­sa de la in­ter­ac­ción en­tre cam­bios en el mer­ca­do de dro­gas y sus ac­to­res, y la po­lí­ti­ca de re­pre­sión del nar­co­trá­fi­co que se ha se­gui­do en Uru­guay”.

“El mer­ca­do de dro­gas es­tá in­te­gra­do por ac­to­res ile­ga­les, por con­su­mi­do­res y aho­ra por nue­vos ac­to­res: te­ne­mos un pro­vee­dor le­gal de ma­rihua­na y te­ne­mos un mer­ca­do gris, es de­cir, pro­vee­do­res no le­ga­les”, aña­dió. “El mer­ca­do l egal y el mer­ca­do gris tam­bién es­tá ge­ne­ran­do es­tran­gu­la­mien­tos. Y la po­lí­ti­ca de cie­rre de dro­gas tam­bién ge­ne­ra vio­len­cia, por­que es dis­rup­ti­va del or­den pre­via­men­te es­ta­ble­ci­do en el mer­ca­do”.

“Es­pe­ra­ble”. Des­pués de es­cu­char a Bau­dean, Frai­man to­mó la pa­la­bra pa­ra ha­cer al­gu­nas pun­tua­li­za­cio­nes. Pi­dió te­ner cui­da­do con las “ca­te­go­rías po­li­cia­les” co­mo el cie­rre de bo­cas de dro­ga. “Son una ca­te­go­ría po­li­cial, bá­si­ca­men­te es un alla­na­mien­to, de­te­ni­dos, in­cau­ta­cio­nes, et­cé­te­ra. Eso no quie­re de­cir que esa bo­ca de­je de exis­tir”, di­jo. En al­gu­nos ca­sos quie­nes pa­san a re­gen­tear el ne­go­cio son el hi­jo o la pa­re­ja de quien fue pro­ce­sa­do.

“En otros ca­sos hay un de­bi­li­ta­mien­to im­por­tan­te y eso ge­ne­ra vio­len­cia”, ex­pli­có Frai­man. Los nar- co­tra­fi­can­tes van ha­cia allí pa­ra con­quis­tar el lu­gar. “La ló­gi­ca de es­tos mer­ca­dos es con­trol de te­rri­to­rios, con­trol de mer­ca­dos, ven­ta de di­ne­ro”.

Frai­man opi­nó que la con­clu­sión de Bau­dean de que la po­lí­ti­ca fue “efi­caz” es “es­tric­ta­men­te” co­rrec­ta. “Es­tric­ta­men­te es así por­que lo que bus­có la po­lí­ti­ca fue es­tran­gu­lar el mer­ca­do, o sea dispu­tar­le una por­ción al mer­ca­do”, sub­ra­yó.

Sin em­bar­go, sos­tu­vo que “lo que se de­be ha­cer co­mo po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad en un pri­mer mo­men­to” es “ata­car los ni­ve­les de vio­len­cia del mer­ca­do”, pe­ro no el mer­ca­do en sí. “Se pue­de pen­sar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que ata­que esa di­men­sión del mer­ca­do, o sea las di­men­sio­nes de la vio­len­cia, que en una pri­me­ra ins­tan­cia se­gu­ra­men­te va a ser más efi­caz que ir con­tra el mer­ca­do”, in­sis­tió.

Al res­pec­to, se­ña­ló que pro­vo­car esa re­duc­ción del mer­ca­do pro­du­jo vio­len­cia en­tre nar­cos. “Si vos te­nés un mer­ca­do que tie­ne una di­ná­mi­ca de com­pe­ten­cia que es vio­len­ta, es­tran­gu­lar­lo se­gu­ra­men­te no sea lo acon­se­ja­ble”, di­jo Frai­man. “Es un po­co es­pe­ra­ble l o que es­tá ocu­rrien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.