Es­tá ma­tan­do gen­te”, di­ce el ex­fis­cal Gus­ta­vo Zu­bía

De­lin­cuen­tes en las cár­ce­les, y en­tre­na­mien­to mi­li­tar pa­ra los jó­ve­nes ni-ni

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

mar a un in­clu­sor so­cial, y de­cir­le: “Es­te chi­qui­lín, ade­más de ame­na­zar­lo con la cár­cel, ¿te­ne­mos op­ción de ha­cer­lo in­te­grar tiem­po com­ple­to pa­ra que ter­mi­ne se­gun­do o ter­cer año de li­ceo? ¿Le es­ta­mos dan­do op­cio­nes la­bo­ra­les al sa­lir?

— Lo di­ce co­mo al­go que hay que ha­cer, pe­ro sue­na po­co con­ven­ci­do.

— ¿Có­mo voy a es­tar con­ven­ci­do si lo ele­men­tal — san­cio­nar a un cris­tiano es mu­cho más sen­ci­llo que edu­car­lo— no lo es­ta­mos haciendo? Aho­ra, lo que de­cís es cier­to. El mis­mo pa­dre que al hi­jo no le da de co­mer, le quie­re im­pe­dir que sal­ga a ro­bar. Esa se­ría un po­co tu pre­gun­ta. Com­ple­ta­men­te de acuer­do. Pe­ro el mis­mo se­ñor que man­da en ca­na es el que tie­ne que dar op­cio­nes la­bo­ra­les. Te di­go así: el mis­mo pa­dre que al hi­jo le po­ne lí­mi­te pa­ra que no ro­be, ¡ tie­ne que dar­le el pe­da­zo de pan! ¿Quién es el pa­dre? El Es­ta­do. ¿Hoy que es­tá haciendo? Pro­gra­mas del Mi­des. Y el Mi­des tie­ne un pre­su­pues­to de US$ 250 mi­llo­nes. El Po­der Ju­di­cial US$ 150 mi­llo­nes. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha du­pli­ca­do su pre­su­pues­to en los úl­ti­mos 13 años y es­tá en US$ 800 mi­llo- nes. Bueno, con to­da esa gui­ta, vol­va­mos a aque­llos pe­ri­mi­dos pla­nes de la pos­gue­rra y de las épo­cas de cri­sis, pa­ra que el Es­ta­do y los par­ti­cu­la­res ad­mi­nis­tren for­mas de in­ver­sión y de tra­ba­jo. No pla­nes asis­ten­cia­lis­tas.

Aho­ra, tam­po­co es que el pa­dre le di­ce: “No de­lin­cas” y no le da el men­dru­go de pan. No exa­ge­re­mos. Hoy hay pla­nes de asis­ten­cia­lis­mo por don­de vos quie­ras. Si en es­te mo­men­to sal­go a bus­car re­fu­gio pa­ra co­mer, en­cuen­tro.

— Pe­ro la po­bla­ción de con­tex­to crí­ti­co no sa­le ade­lan­te con un re­fu­gio o un po­co de co­mi­da. Tie­ne pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, ausencia de opor­tu­ni­da­des, hay ca­sos con fa­mi­lias au­sen­tes o pa­dres abu­sa­do­res…

— El que es­té li­bre de pa­dre con pro­ble­mas que l evan­te l a mano. ¿Ta? ¿Pa­dre con pro­ble­mas? Te voy a con­tar... a los cin­co años cuan­do so­na­ba (ha­ce so­ni­do de trom­pe­ta) te­nía que sal­tar de la ca­ma. Las con­se­cuen­cias trau­má­ti­cas que aca­rrea­ron en mi ser se ob­ser­van aho­ra fá­cil­men­te ( ríe). Así que no em­bro­me­mos con eso...

— Pe­ro una co­sa es te­ner un pa­dre di­fí­cil en un con­tex­to don­de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas es­tán sa­tis­fe­chas, y otra es te­ner­lo cuan­do se vi­ve en una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad to­tal.

— Sí, pe­ro la­men­ta­ble­men­te te­nés que em­pe­zar por po­ner or­den en el ran­cho. Por ejem­plo, en la cár­cel de Ca­ne­lo­nes, ha­ce po­co, una re­qui­sa vo­lun­ta­ria. ¿Te en­te­ras­te de que los pre­sos tra­je­ron los cor­tes y los de­po­si­ta­ron en ma­nos del ofi­cial? Se di­jo “Mu­cha­chos, an­tes de que en­tre­mos a las pa­ta­das en la cel­da, us­te­des traen los cor­tes y no ha­ce­mos re­qui­sa”. Yo me que­ría pe­gar un ti­ro en la bo­ca. ¡ Es­ta­mos l ocos! ¿Re­qui­sa vo­lun­ta­ria? En ese sis­te­ma de con­trol es­ta­mos. El Es­ta­do es­tá con un ni­vel de fru­ti­lli­tas que nos es­tá de­vo­ran­do.

— Ha­bló de la im­por­tan­cia de dar al­ter­na­ti­vas a la po­bla­ción en con­tex­to crí­ti­co. Pe­ro su dis­cur­so pú­bli­co no sue­le ser ese. En su Twitter apela más bien a la in­se­gu­ri­dad de la gen­te y re­cla­ma mano du­ra con­tra los de­lin­cuen­tes.

— No, no ape­lo a la in­se­gu­ri­dad que sien­te la gen­te. Ape­lo a he­chos ob­je­ti­vos. Ayer mi úl­ti­mo tuit fue que una mu­jer es­ta­ba col­gan­do la ro­pa y le en­ca­ja­ron un ti­ro. ¿En el Uru­guay del 50 era co­mún que es­tu­vie­ras col­gan­do la ro­pa y te en­ca­ja­ran un ti­ro? ¡ No! Y en pleno mo­vi­mien­to sub­ver­si­vo los ti­ros no an­da­ban vo­lan­do por Mon­te­vi­deo co­mo vue­lan aho­ra. Mis tuits se ba­san en la reali­dad.

— Pe­ro i nsis­to, su dis­cur­so ha­bi­tual es más du­ro que el que plan­tea aho­ra, don­de re­co­no­ce que so­lo con la re­pre­sión no bas­ta.

— ¿ En qué par­te mi dis­cur­so es más blan­do aho­ra? Yo quie­ro re­pre­sión. Pri­sión pre­ven­ti­va ape­nas co­me­tas de­ter­mi­na­dos de­li­tos gra­ves. Quie­ro ne­gar la li­ber­tad an­ti­ci­pa­da ape­nas co­me­tas de­li­tos gra­ves. Quie­ro in­cluir la ra­pi­ña y el co­pa­mien­to en los de­li­tos que de pri­ma va­yas pa­ra aden­tro.

— Con esas pro­pues­tas ha­brá más gen­te que irá a la cár­cel y per­ma­ne­ce­rán más tiem­po en pri­sión.

— Sí.

— Con el es­ta­do que tie­nen las cár­ce­les hoy, ¿cree que es una so­lu­ción?

—¿Tu hi­jo di­ce “ma­má, no quie­ro ir a la es­cue­la por­que ten­go la tú­ni­ca ro­ta”? Y la ma­dre, ¡ que tie­ne di­ne­ro pa­ra in­ver­tir!, le di­ce al gu­rí “no te com­pro la tú­ni­ca pa­ra ir a la es­cue­la”. Lo mis­mo que me es­tás di­cien­do aho­ra. ¿Que­rés lle­nar las cár­ce­les? ¿Me­ter 20.000 ti­pos en l as cár­ce­les, cuan­do l as cár­ce­les ex­plo­tan? ¡ Pe­ro es­cu­cha­me! Es res­pon­sa­bi­li­dad del mis­mo pa­pá Es­ta­do. Ju­lio Guar­te­che (ex­di­rec­tor na­cio­nal de Po­li­cía, fa­lle­ci­do), que fue un re­fe­ren­te pa­ra ti­rios y tro­ya­nos, de­cía que hay 50.000 de­lin­cuen­tes ope­ra­ti­vos. ¿Y qué ha­ce­mos con 50.000 de­lin­cuen­tes ope­ra­ti­vos? Les ha­ce­mos creer que les apli­ca­mos un pro­ce­so pe­nal. A la gen­te se le ven­de es­pe­ji­tos de co­lo­res, por­que se los vuel­ve a li­be­rar de in­me­dia­to. Vos no que­rés pre­sos en las cár­ce­les, yo sí quie­ro pre­sos en las cár­ce­les. Con dig­ni­dad, con man­do y con ac­ti­vi­dad. ¿Pa­ra que se re­cu­pe­ren? Dios pro­vee­rá. La Na­ran­ja Me­cá­ni­ca, Stan­ley Ku­brick, 1979. Un pe­li­cu­lón don­de al ti­po lo que­rían reha­bi­li­tar a fór­ceps. No se reha­bi­li­ta a nin­gún adic­to a fór­ceps. Bueno, tam­po­co se reha­bi­li­ta a nin­gún de­lin­cuen­te a for­ceps. Cui­da­do con las fru­ti­lli­tas de la reha­bi­li­ta­ción.

— ¿Cuál cree que de­be­ría ser la es­tra­te­gia con los jó­ve­nes que no es­tu­dian ni tra­ba­jan?

— Com­ple­ta­men­te de acuer­do con lo que ex­pu­so en el dia­rio El Ob­ser­va­dor el ma­yor Hernando Her­nán­dez. Al pun­to que yo le lle­vé un pro­yec­to a Ma­ni­ni Ríos que pro­po­nía que los for­ma­li­za­dos sin pri­sión, en lu­gar de man­dar­los a al­gu­na es­cue­la — por­que en­se­gui­da te lla­man las maes­tras y te di­cen “por fa­vor, sá­que­me­lo a es­te mu­cha­cho”— re­ci­bie­ran al­gún ti­po de for­ma­ción en el Ejér­ci­to, no bé­li­ca, na­da de ar­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.