Pe­se a las reali­da­des “más os­cu­ras”, edu­ca­do­res del Ini­sa de­fien­den su tra­ba­jo “co­mo un apos­to­la­do” y afir­man que ha­cen “mi­la­gros”

Ca­si todos los me­no­res re­clui­dos re­ci­ben edu­ca­ción for­mal y ta­lle­res, y ape­nas 5% son anal­fa­be­tos o tie­nen pro­ble­mas gra­ves de apren­di­za­je

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Juan Pa­blo Mos­tei­ro

El Pro­gra­ma Na­cio­nal de Edu­ca­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­clu­sión So­cial Ado­les­cen­te ( Ini­sa) atien­de a ca­si to­da la po­bla­ción de me­no­res in­frac­to­res: un to­tal de 312 jó­ve­nes re­clui­dos en los cen­tros de Mon­te­vi­deo, Ca­ne­lo­nes y La­va­lle­ja. Hoy, 15 in­ter­nos cur­san Pri­ma­ria y 254 Secundaria. Tam­bién hay sie­te in­ter­nos anal­fa­be­tos.

Los edu­ca­do­res que tra­ba­jan con los jó­ve­nes de­te­ni­dos por in­frin­gir la ley des­ta­can que ca­si todos es­tán den­tro del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y tie­nen una vi­sión más op­ti­mis­ta que la que plan­teó la se­ma­na pa­sa­da la pre­si­den­ta del Ini­sa, Ga­brie­la Ful­co. En una en­tre­vis­ta con Bús­que­da la je­rar­ca di­jo que “el quie­bre” de có­di­gos en al­gu­nos me­no­res es “tan pro­fun­do” que no hay “es­pe­ran­za” de reha­bi­li­tar­los.

“No to­do es tan os­cu­ro y hay mu­chas lu­ces en el tra­ba­jo edu­ca­ti­vo con ado­les­cen­tes en con­flic­to con la ley pe­nal”, ase­gu­ró la di­rec­to­ra del área de Edu­ca­ción del Ini­sa, Fá­ti­ma Ga­bi­to. Ca­si el 100% de la po­bla­ción in­ter­na es­tu­dia, a po­cos les fal­ta com­ple­tar Pri­ma­ria, 143 pro­mo­vie­ron de ni­vel en Secundaria, 11 egre­sa­ron de Ci­clo Bá­si­co y dos ter­mi­na­ron Ba­chi­lle­ra­to, enume­ró la je­rar­ca.

“So­lo hay sie­te chi­qui­li­nes anal­fa­be­tos o con pro­ble­mas gra­ves de apren­di­za­je en to­do el sis­te­ma, y ape­nas dos jó­ve­nes ma­yo­res de 18 años sin es­cue­la com­ple­ta. Y todos re­ci­ben acom­pa­ña­mien­to so­cio­edu­ca­ti­vo y aten­ción psi­co­te­ra­péu­ti­ca in­di­vi­dual y gru­pal”, des­ta­có la edu­ca­do­ra y ofi­cial de Po­li­cía.

“Todos los edu­ca­do­res he­mos vi­vi­do si­tua­cio­nes muy du­ras, du­rí­si­mas, las más os­cu­ras que se pue­da ima­gi­nar”, di­jo Ga­bi­to a Bús­que­da en su ofi­ci­na ubi­ca­da en el ala edu­ca­ti­va del cen­tro Com­ple­jo Be­llo­ni, exBa­ta­llón N º 9 del Ejér­ci­to, que al­ber­ga a 39 in­ter­nos, sie­te en ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad. “Pe­ro es­to que ha­ce­mos, en mu­chos ca­sos, es co­mo un apos­to­la­do”, agre­gó. Dos días des­pués, una no­ti­cia mos­tró lo du­ra que pue­de lle­gar a ser la reali­dad en los cen­tros del Ini­sa: el do­min­go 29 se sui­ci­dó un jo­ven re­clui­do en el cen­tro Desafío, el quin­to ado­les­cen­te que se ma­ta en una cár­cel de ado­les­cen­tes ba­jo la ac­tual ges­tión del Ini­sa, in­for­mó La Dia­ria.

Aunque a ve­ces el en­tu­sias­mo men­gua, di­jo Ga­bi­to, los edu­ca­do­res creen que va­le la pe­na el es­fuer­zo. “Hay pro­fe­so- res que acá ha­cen mi­la­gros con los chi­qui­li­nes, es­to es muy vo­ca­cio­nal”, di­jo con afec­to pia­do­so la je­rar­ca, quien es ma­gís­ter en Edu­ca­ción en Va­lo­res por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, apo­ya­da en su fe.

El edi­fi­cio y el de­co­ra­do del ala de edu­ca­ción del cen­tro Com­ple­jo Be­llo­ni pa­re­cen con­fir­mar sus pa­la­bras. Las au­las don­de es­tu­dian los jó­ve­nes de­te­ni­dos mues­tran or­den, pro­li­ji­dad y lim­pie­za. Los co­rre­do­res lar­gos y es­tre­chos de pi­sos y pa­re­des gri­ses que con­du­cen a los mó­du­los de cel­das tam­bién lu­cen va­rios pa­sa­jes co­lo­ri­dos, con mu­ra­les ins­pi­ra­dos en Joa­quín To­rres Gar­cía.

La car­te­le­ría pro­po­ne múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des, cursos for­ma­les y ta­lle­res so­cio­edu­ca­ti­vos: des­de in­for­má­ti­ca, elec- tri­ci­dad, lo­gís­ti­ca, hi­dro­po­nía y equi­no­te­ra­pia has­ta pe­lu­que­ría, be­lle­za, ar­te­sa­nía, plás­ti­ca, mú­si­ca, yo­ga y “ci­ne­ma­te”. Tam­bién hay fút­bol, rugby, gim­na­sio y boxeo, natación y ca­no­ta­je en ve­rano, y ta­lle­res op­cio­na­les de car­na­val y de re­li­gión. Ade­más, rea­li­zan vi­si­tas cul­tu­ra­les y pa­seos pa­ra so­cia­li­zar, rom­per la ru­ti­na y te­ner me­nos ho­ras de en­cie­rro.

“Act i v i d ad, ac t i v i - dad, ac­ti­vi­dad”. Esa es apues­ta del Ini­sa pa­ra es­ti­mu­lar el de­sa­rro­llo so­cio­edu­ca­ti­vo de l os jó­ve­nes. Ful­co di­jo que el ob­je­ti­vo es aten­der “es­pe­cial­men­te” a l os ado­les­cen­tes que es­tén fue­ra del sis­te­ma escolar con in­ter­ven­cio­nes pe­da­gó­gi­cas des­ti­na­das a “ni­ve­lar es­tu­dios” y “re­in­te­grar­los”.

La edu­ca­ción es “la gran he­rra­mien­ta de in­clu­sión y de cons­truc­ción de un pro­yec­to de vi­da”, agre­gó Ga­bi­to.

Los jó­ve­nes in­frac­to­res lle­gan a los cen­tros del Ini­sa a par­tir de los 13 años y per­ma­ne­cen allí has­ta que cum­plen la me­di­da im­pues­ta por la Jus­ti­cia, a ve­ces has­ta los 23 años (ver re­cua­dro).

En ge­ne­ral, es­ta po­bla­ción de­ser­tó del sis­te­ma edu­ca­ti­vo for­mal y no tie­ne in­cor­po­ra­dos há­bi­tos so­cia­les — pun­tua­li­dad, hi­gie­ne, bue­na pre­sen­cia y tra­to—. Por eso, di­jo Ga­bi­to, en los cen­tros de re­clu­sión to­do se ha­ce a una ho­ra fi­ja: el sue­ño, la vi­gi­lia, el es­tu­dio, las cua­tro co­mi­das, los ocios, el de­por­te.

“Per­so­na hu­ma­na”. Es vier­nes de tar­de y llue­ve en el Com­ple­jo Be­llo­ni. Un pe­rro, al que los en­car­ga­dos de la se­gu­ri­dad lla­man Rubio, se ex­pur­ga a la en­tra­da. La di­rec­to­ra re­so­pla al en­te­rar­se de que al­guien de­jó una ca­ni­lla abier­ta y des­bor­dó un bal­de que pro­vo­có un char­co en el pa­si­llo del es­pa­cio edu­ca­ti­vo del Ini­sa — don­de fun­cio­nan los ta­lle­res por la ma­ña­na y lue­go el li­ceo—, una zo­na que da a una huerta don­de el ai­re hue­le a tie­rra mo­ja­da. Va­rios pro­fe­so­res de Secundaria fal­ta­ron a cla­se de­bi­do al mal tiem­po. Al­gu­nos jó­ve­nes se em­ba­rran con una pe­lo­ta, otros pa­san las ho­ras en el gim­na­sio o en las cel­das. El año em­pe­zó con 80 in­ter­nos, unos 20 por mó­du­lo; aho­ra la po­bla­ción se re­du­jo a la mi­tad.

Al­gu­nos l ucen ro­pa “de mar­ca” o de fe­ria, re­me­ras ajus­ta­das, go­rri­tas de béis­bol, ta­tua­jes, mu­cho des­odo­ran­te. En uno de los cel­da­rios se es­cu­cha cum­bia a to­pe, en­tre chi­rri­dos de re­jas que se abren y se cie­rran. En cada cen­tro se re­pi­te más o me­nos el es­que­ma.

“Es­tar acá me ayu­dó abun­dan­te. En la ca­lle es­ta­ba mal, me man­dé mu­chas ca­gadas. Pe­ro acá te tra­tan co­mo si fue­ras una per­so­na hu­ma­na”, cuen­ta Os­car, de 18 años, de­te­ni­do por un de­li­to de ra­pi­ña. Tie­ne el pe­lo rubio cor­ta­do ca­si al ras, jeans, ca­ra­va­na en la ore­ja, cam­pe­ra y cham­pio­nes Ni­ke. A Os­car, que cur­sa se­gun­do de li­ceo, le bri­llan los ojos cuan­do ha­bla de su hi­jo de 11 me­ses, que el vier­nes lo vi­si­tó.

Os­car ocu­pa el mó­du­lo A, de preegre­so o de in­ter­nos que sa­len a es­tu­diar o a tra­ba­jar en ré­gi­men de se­mi­pri­va­ción de l i ber­tad. Com­par­te mó­du­lo con un jo­ven que tra­ba­ja en la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo y otros dos en An­cap. En agos­to, Os­car em­pe­za­rá una pa­san­tía en An­tel, tras apro­bar un “ri­gu­ro­so” exa­men psi­co­téc­ni­co, di­ce a Bús­que­da la edu­ca­do­ra so­cial Ana Pau­la Ro­drí­guez, sub­di­rec­to­ra del cen­tro.

Alumno ejem­plar, se­gún sus pro­fe­so­res, aban­de­ra­do del pa­be­llón na­cio­nal y de­le­ga­do del mó­du­lo por elec­ción de sus com­pa­ñe­ros, Os­car di­ce que aho­ra quie­re vivir tran­qui­lo, ha­cer las co­sas bien, sin ar­mar lío, por su be­bé. An­tes pa­tea­ba el ba­rrio, Gru­ta de Lour­des, Ins­truc­cio­nes, “to­do el día en la ca­lle, las jun­tas, las dro­gas y eso”.

“Es­tá­ba­mos abu­rri­dos y ta, hi­ci­mos lo que hi­ci­mos. Ya ha­bía­mos ro­ba­do, pe­ro es­ta vez me to­có per­der... Y ta”. Os­car aho­ra se per­mi­te has­ta bro­mear con la co­mi­da. “A ve­ces le fal­ta de to­do”, di­ce con pi­car­día. Ese día al­mor­za­ron al­bón­di­gas con arroz, pan, agua y fru­ta.

Los nue­vos in­ter­nos lle­gan del cen­tro de diag­nós­ti­co y de­ri­va­ción al mó­du­lo de in­gre­sos (C), don­de son eva­lua­dos, y lue­go al de per­ma­nen­cia ( B), don­de re­ci­ben las pri­me­ras vi­si­tas fa­mi­lia­res. Des­pués pa­san al de re­in­ser­ción so­cial (A), con salidas a tra­ba­jar o es­tu­diar, en ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad. Un cuar­to mó­du­lo ( D) es­tá des­ti­na­do a in­ter­nos con pro­ble­mas de con­vi­ven­cia y con me­nos cir­cu­la­ción.

“A ve­ces lo que se vi­ve en la so­cie­dad tam­bién se re­fle­ja acá: gu­ri­ses que re­pro­du­cen las ri­va­li­da­des de ba­rrio. Al­gu­nos con­flic­tos se lo­gran sa­nar con me­dia­cio­nes. Pe­ro no hay gra­ves pro­ble­mas de con­duc­ta”, cuen­ta Ro­drí­guez.

El área de edu­ca­ción de los ado­les­cen­tes es­tá a car­go de dos coor­di­na­do­res na­cio­na­les, seis ads­crip­tos, sie­te re­fe­ren­tes y 86 pro­fe­so­res de Secundaria, que re­ci­ben un plus por tra­ba­jar en cen­tros pe­ni­ten­cia­rios. La ma­yo­ría del plan­tel do­cen­te lo in­te­gran mu­je­res “con mu­cha ex­pe­rien­cia de au­la y en es­cue­las de con­tex­to”, in­for­mó la maes­tra Li­lián Bau­te, sub­di­rec­to­ra de Edu­ca­ción.

En Mon­te­vi­deo hay dos in­ter­nos anal­fa­be­tos, am­bos en Be­llo­ni. En Ca­ne­lo­nes hay otros cin­co, re­par­ti­dos en­tre el Cen­tro Sa­ran­dí, que al­ber­ga a cua­tro, ade­más de un par con di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je, y otro en el Cen­tro Gran­ja, don­de con­vi­ve con otro que es “prác­ti­ca­men­te anal­fa­be­to”. Con todos ellos se tra­ba­ja de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da. Los edu­ca­do­res usan apli­ca­cio­nes de las cei­ba­li­tas pa­ra mo­ti­var­los y con enun­cia­dos muy sen­ci­llos en im­pren­ta ma­yús­cu­la pa­ra po­ten­ciar la lec­toes­cri­tu­ra, con ma­te­rial au­dio­vi­sual, jue­gos y chis­tes.

“La al­fa­be­ti­za­ción va más allá de la en­se­ñan­za del al­fa­be­to”, de los nú­me­ros, la es­cri­tu­ra y la lec­tu­ra de las pa­la­bras y tex­tos sim­ples, di­jo Ga­bi­to. “Bus­ca­mos pro­pi­ciar el de­sa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des bá­si­cas pa­ra que al sa­lir de aquí los chi­qui­li­nes pue­dan en­fren­tar si­tua­cio­nes ele­men­ta­les de la vi­da co­ti­dia­na, y com­pren­dan, apro­ve­chen y usen la len­gua es­cri­ta con sen­ti­do”.

Dos ado­les­cen­tes ad­mi­nis­tran la nue­va bi­blio­te­ca del com­ple­jo edu­ca­ti­vo, coor­di­na­da por Sil­va­na To­rres, maes­tra de Ini­sa. Todos sa­lu­dan con un be­so y cuen­tan que el ejem­plar que más lle­van los in­ter­nos es La Cons­ti­tu­ción en his­to­rie­tas.

Ar­te­sa­nía, plás­ti­ca, mú­si­ca y yo­ga son al­gu­nos de los ta­lle­res que se ofre­cen a los jó­ve­nes de­te­ni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.