El ex­ti­tu­lar de la AUF re­co­no­ció que se re­fi­rió a in­te­gran­tes del Po­der Eje­cu­ti­vo en los au­dios y que re­nun­ció por esa ra­zón

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­ben Fe­de­ri­co Cas­ti­llo y Jo­sé Fru­go­ni

La es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción del ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF), Wil­mar Val­dez, y de su abo­ga­do Pa­blo Ga­lain es tan en­tre­ve­ra­da y con­fu­sa co­mo to­da es­ta tra­ma de en­re­dos y au­dios cru­za­dos que de re­pen­te sa­cu­dió la es­tan­te­ría del fút­bol uru­gua­yo. Bús­que­da ha­bía acor­da­do en la no­che del mar­tes 7 una en­tre­vis­ta con Val­dez. La ci­ta se­ría en su de­par­ta­men­to en Po­ci­tos so­bre el me­dio­día del miér­co­les 8. El pro­pio Val­dez abrió la puer­ta, pe­ro se re­ti­ró de es­ce­na y los pe­rio­dis­tas de Bús­que­da que­da­ron ha­blan­do con su abo­ga­do, quien trans­mi­tió que él se­ría el vo­ce­ro. Los pe­rio­dis­tas le re­cor­da­ron que no era eso lo que se ha­bía acor­da­do y, tras dis­cu­tir­lo, se re­sol­vió que Val­dez ha­bla­ría por un es­pa­cio de cin­co mi­nu­tos.

Val­dez, que di­jo que ha que­da­do en “es­ta­do de shock” des­de que es­cu­chó los au­dios que lo lle­va­ron a re­nun­ciar a su car­go, vol­vió en­ton­ces a es­ce­na. Pe­se a que se le pre­gun­tó, el ex­pre­si­den­te de la AUF evi­tó ex­pre­sa­men­te res­pon­der cual­quier in­te­rro­gan­te so­bre las gra­ba­cio­nes que l o i nvo­lu­cran en cues­tio­nes irre­gu­la­res, co­mo el de un pe­di­do de coima por el 10% de las obras pa­ra la ilu­mi­na­ción del es­ta­dio Luis Fran­zi­ni, del Club De­fen­sor Spor­ting, o de al­go que se ha­bía re­ve­la­do esa mis­ma ma­ña­na del miér­co­les por el dia­rio El Observador. Se­gún pu­bli­có el ma­tu­tino, en uno de los au­dios Val­dez le pi­de al em­pre­sa­rio de­por­ti­vo Walter Al­cán­ta­ra que so­lo ha­ble con él por el in­te­rés de una em­pre­sa en par­ti­ci­par en la re­fac­ción del Es­ta­dio Cen­te­na­rio de ca­ra al Mun­dial 2030.

De acuer­do con l a trans­crip­ción de la gra­ba­ción, Val­dez le pi­de a Al­cán­ta­ra que ha­ble con él por­que el res­to de la co­mi­sión va a que­rer “una pun­ti­ta”. Val­dez se rehu­só a res­pon­der so- bre ese pun­to. “Quie­ro res­pe­tar el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía. Ya apor­té lo que te­nía que apor­tar, de­cla­ré lo que te­nía que de­cla­rar…”, in­sis­tió.

Tam­po­co qui­so con­fron­tar ni res­pon­der­le me­diá­ti­ca­men­te a Al­cán­ta­ra. Sin em­bar­go, ha­bló so­bre otras cues­tio­nes que han tras­cen­di­do en los au­dios de es­ta tra­ma que los me­dios han de­no­mi­na­do co­mo AUF ga­te. Bús­que­da le con­sul­tó si en al­gún mo­men­to de las con­ver­sa­cio­nes que tu­vo con Al­cán­ta­ra apa­re­ce men­cio­na­do el go­bierno, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, el sub­se­cre­ta­rio Jor­ge Váz­quez o el hi­jo de Ta­ba­ré Váz­quez. “En la que es­cu­ché sí apa­re­ce al­go de eso, pe­ro fue una con­ver­sa­ción en de­ter­mi­na­do con­tex­to. No sé qué par­te él (por Al­cán­ta­ra) ha­brá edi­ta­do y pues­to. Pe­ro re­cuer­do la si­tua­ción. Tam­bién fue por­que él in­sis­tía con un te­ma de una em­pre­sa que traía pa­ra las cá­ma­ras de re­co­no­ci­mien­to fa­cial”.

Bús­que­da le re­cor­dó que, se­gún un au­dio que Al­cán­ta­ra le en­vió al di­ri­gen­te de­por­ti­vo Ar­tu­ro del Cam­po, Val­dez le ha­bría di­cho que el “go­bierno es­ta­ba pre­sio­nan­do” a fa­vor de una em­pre­sa ( DDBA) y nom­bra al mi­nis­tro Bo­no­mi y al sub­se­cre­ta­rio Váz­quez pa­ra que se con­tra­te a es­ta em­pre­sa que su­pues­ta­men­te ase­so­ra­ba el hi­jo de Váz­quez. Y que in­clu­so uti­li­za la fi­gu­ra de que es­ta­ban con “un re­vól­ver en la ca­be­za” de tan pre­sio­na­dos que se sen­tían en la AUF. “Es lo que di­ce él. Yo eso no re­cuer­do ha­ber­lo di­cho. Yo di­je otra co­sa, pe­ro tam­bién lo di­je en el con­tex­to de sa­cár­me­lo de en­ci­ma de ese te­ma”, res­pon­dió.

“¿Por qué? Por­que él in­sis­tía e in­sis­tía en esa em­pre­sa y era al­go que yo no de­ci­día. No de­ci­dí nun­ca en la AUF es­te ti­po de te­mas, sino que ha­bía to­do un pro­ce­di­mien­to. Fue un tra­ba­jo que es­tá ab­so­lu­ta­men- te do­cu­men­ta­do en la Aso­cia­ción, con la par­ti­ci­pa­ción de mu­chas per­so­nas. Por lo tan­to, la con­ver­sa­ción fue en ese con­tex­to. Y rei­te­ro lo mis­mo: él gra­bó, tie­ne esos au­dios y los edi­tó co­mo a él le con­ve­nía. No les pue­do dar re­le­van­cia a esos au­dios”, se­ña­ló.

Con­sul­ta­do so­bre qué au­dios fue­ron los que le hi­cie­ron es­cu­char y mo­ti­va­ron su re­nun­cia, Val­dez res­pon­dió: “Es­cu­ché un par de au­dios, pe­ro sí es cier­to que el prin­ci­pal fue esa con­ver­sa­ción don­de ha­blo de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra de au­to­ri­da­des del go­bierno”. Agre­gó: “Cla­ra­men­te, an­te una si­tua­ción de esa na­tu­ra­le­za, y con el es­ta­do de shock que te­nía, uno pien­sa: ‘El pre­si­den­te de la AUF es una per­so­na que tie­ne víncu­los di­rec­tos con el go­bierno’ por­que ló­gi­ca­men­te es­tás re­la­cio­na­do en un mon­tón de te­mas”.

Val­dez di­jo que no re­cor­da­ba ha­ber men­cio­na­do al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez en esas con­ver­sa­cio­nes y que siem­pre ha­bló “ge­né­ri­ca­men­te” del go­bierno. Cuan­do anun­ció su re­nun­cia, en el es­tu­dio del pro­gra­ma Pun­to pe­nal de Ca­nal 10, y tam­bién en su car­ta de di­mi­sión, Val­dez ad­mi­tió que en el “fra­gor” de la dis­cu­sión se le pu­do ha­ber es­ca­pa­do un exa­brup­to y pi­dió dis­cul­pas por ello.

El ex­pre­si­den­te de la AUF ad­mi­tió que an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión hi­zo alu­sión a ese au­dio en el que ha­bló de ac­to­res del go­bierno. “Yo me re­fie­ro a ese au­dio. El ra­zo­na­mien- to siem­pre es el mis­mo. To­dos so­mos se­res hu­ma­nos y las con­ver­sa­cio­nes pri­va­das son con­ver­sa­cio­nes pri­va- das”, ex­pli­có.

“Cuan­do vos es­tás en una con­ver­sa­ción pri­va­da con gen­te co­no­ci­da te ex­pre­sás de de­ter­mi­na­da for­ma. Si te es­toy gra­ban­do y des­pués uti­li­zo esa con­ver­sa­ción en un con­tex­to to­tal­men­te dis­tin­to y pa­ra otra co­sa, evi­den­te­men­te, ade­más de sen­tir­te mal, te vas a sen­tir per­ju­di­ca­do, vio­la­do en tu in­ti­mi­dad y en la con­fian­za”, agre­gó. Y cuan­do se le pre­gun­tó si ese au­dio con­tra el go­bierno fue el de­ter­mi­nan­te pa­ra su re­nun­cia, Val­dez res­pon­dió: “Sí, exac­ta­men­te”.

Di­jo que al to­mar la decisión no so­pe­só el res­pal­do que te­nía de la Con­me­bol, de los ju­ga­do­res de la se­lec­ción uru­gua­ya y de la opi­nión pú­bli­ca. “Uru­guay es muy ra­ro, muy di­fí­cil. El Uru­guay es un país en que, en ese as­pec­to, mu­chas ve­ces esas co­sas no pe­san tan­to. Al con­tra­rio”, ex­pli­có. Ar­gu­men­tó que al que es­tá en de­ter­mi­na­dos pues­tos “lo mi­ran con ojos ra­ros por­que lo quie­ren ba­jar de ahí”.

“Ese es mi sen­ti­mient o. Yo siem­pre sen­tí eso. Que las co­sas que lo­gré, que no so­lo eran un lo­gro per­so­nal, sino pa­ra el Uru­guay, la ma­yo­ría de mis pa­res no lo veían así. Lo veían de for­ma con­tra­ria. En­ton­ces no fue un ele­men­to que to­mé en cuen­ta”, se­ña­ló. Con­clu­yó que “no es mo­men­to pa­ra ha­cer ba­lan­ces” so­bre si es­tu­vo bien o mal en dar un pa­so al cos­ta­do unos días an­tes de las elec­cio­nes. “Es mo­men­to pa­ra que se si­ga la in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía, que se acla­re y que se de­ter­mi­ne lo que se ha­ya que de­ter­mi­nar. Ya ha­re­mos ba­lan­ce”.

Wil­mar Val­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.