“Res­pon­der a la reali­dad con con­sig­nas” ha­ce que “la iz­quier­da de­je de ser iz­quier­da”, opi­na el ex vi­ce­pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua

Ser­gio Ramírez reivin­di­ca los par­ti­dos iz­quier­dis­tas de Uru­guay y Chi­le por su ape­go a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - En­tre­vis­ta de Sil­va­na Tan­zi

Publ i c ó s u pri mer cuen­to a los 17 años y des­de en­ton­ces no pa­ró de es­cri­bir y de ga­nar los más destacados pre­mios li­te­ra­rios. Pe­ro aho­ra hi­zo un pa­rén­te­sis en su eta­pa crea­ti­va por­que sien­te que de­be con­cen­trar­se en la si­tua­ción an­gus­tian­te que vi­ve su país. En­ton­ces es­cri­be co­lum­nas, atien­de en­tre­vis­tas, de­nun­cia. Abo­ga­do, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta, en­sa­yis­ta y ex­po­lí­ti­co, Ser­gio Ramírez ( Ma­se­ta­pe, Ma­sa­ya, 1942) tam­bién te­nía 17 años cuan­do so­bre­vi­vió a una re­pre­sión en la ciu­dad de León, en la que mu­rie­ron dos de sus com­pa­ñe­ros de la Uni­ver­si­dad. Ha­ce unas se­ma­nas, es­cri­bió una cró­ni­ca so­bre esa tar­de de 1959, en la que hu­bo cua­tro muer­tos y 70 he­ri­dos, y que ti­tu­ló Ayer es hoy, mul­ti­pli­ca­do, por­que con­si­de­ra que es más bru­tal la re­pre­sión que hoy vi­ven los ni­ca­ra­güen­ses que la de aquel mo­men­to ba­jo la pre­si­den­cia de Luis So­mo­za.

“En 100 días 400 muer­tos, 1.000 he­ri­dos, más de 200 des­apa­re­ci­dos. Es una ver­da­de­ra ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria”, ex­pli­ca a Bús­que­da en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. Des­de aque­llos 17 años a sus ac­tua­les 75, Ramírez apo­yó y vio triun­far al Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN), que en 1979 de­rro­tó con las ar­mas al dic­ta­dor Anas­ta­sio So­mo­za; fue vi­ce­pre­si­den­te de su país (1985-1990) en el pri­mer go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio, con Da­niel Or­te­ga co­mo pre­si­den­te; vio per­der al san­di­nis­mo en las ur­nas con Vio­le­ta Cha­mo­rro, y vio ga­nar de nue­vo a Or­te­ga, de quien ya se ha­bía ale­ja­do en 1995 por dis­cre­pan­cias con su go­bierno.

Un año des­pués, en 1996, aban­do­nó la po­lí­ti­ca pa­ra de­di­car­se a la li­te­ra­tu­ra. Su iti­ne­ra­rio po­lí­ti­co lo con­tó en Adiós mu­cha­chos ( 1999), me­mo­rias de una ge­ne­ra­ción, con sus idea­les y sus de­cep­cio­nes. Pre­mio Cer­van­tes de Li­te­ra­tu­ra en 2017, Ramírez ha pu­bli­ca­do más de cua­ren­ta li­bros, en­tre cuen­tos, no­ve­las y en­sa­yos, ade­más de co­lum­nas en va­rios me­dios de pren­sa in­ter­na­cio­na­les. En su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to por el Pre­mio Cer­van­tes, re­cor­dó un en­sa­yo de su ju­ven­tud que t i t uló Bal­ca­nes y vol­ca­nes y en el que es­cri­bió so­bre una Cen­troa­mé­ri­ca “mar­ca­da a hie­rro ar­dien­te en su his­to­ria por los ca­ta­clis­mos, las ti­ra­nías reite­ra­das, las re­be­lio­nes y las pen­den­cias”. Del “hie­rro ar­dien­te” en que se ha con­ver- ti­do su país, Ramírez ha­bló con Bús­que­da des­de Managua.

— ¿Cuál es la si­tua­ción en es­te mo­men­to en Ni­ca­ra­gua?

— El país es­tá vi­vien­do una fa­ce muy re­pre­si­va y se­lec­ti­va ha­cia mi­les de mi­les de per­so­nas, pe­ro no so­lo por ha­ber par­ti­ci­pa­do de­trás de las ba­rri­ca­das. Hay una nue­va ley que con­si­de­ra co­mo ac­to te­rro­ris­ta el ha­ber apo­ya­do a los jó­ve­nes con ali­men­to y me­di­ci­nas. En­ton­ces mu­cha gen­te es­tá sien­do de­te­ni­da por es­ta cau­sa. Hay una in­cul­pa­ción sis­te­má­ti­ca de la so­li­da­ri­dad. Es­to ha si­do de­nun­cia­do por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, por Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y por la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das. Ya hay más de 80 mé­di­cos que per­die­ron su tra­ba­jo, mu­chos de ellos es­pe­cia­lis­tas, por pres­tar­les ayu­da sa­ni­ta­ria a los he­ri­dos y lle­var­los a las sa­las de emer­gen­cia de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Hay tam­bién en­fer­me­ras y au­xi­lia­res en esa si­tua­ción.

— En 1977 in­te­gró el Gru­po de los Do­ce, que res­pal­dó al FSLN. “Mu­cho cu­ra y mu­cho bur­gués, de­cían al­gu­nos re­vo­lu­cio­na­rios”, por­que ha­bía in­te­lec­tua­les, em­pre­sa­rios, sa­cer­do­tes y di­ri­gen­tes ci­vi­les. ¿ Aho­ra la re­sis­ten­cia es tan va­ria­da o la li­de­ran los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios?

— La li­de­ran so­bre to­do jó­ve­nes, uni­ver­si­ta­rios y no uni­ver­si­ta­rios, y tam­bién di­ri­gen­tes de or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les o em­pre­sa­rios jó­ve­nes que rom­pie­ron con Or­te­ga. La di­fe­ren­cia ma­yor con lo que vi­vi­mos no­so­tros es que la de aho­ra ha si­do una re­sis­ten­cia pro­lon­ga­da sin el uso de ar­mas de gue­rra y sin en­fren­ta­mien­tos mi­li­ta­res. Lo que hay es re­pre­sión del Es­ta­do, la re­sis­ten­cia no tie­ne ar­mas. Es­ta es su gran vir­tud y lo que la di­fe­ren­cia de los le­van­ta­mien­tos an­te­rio­res en Ni­ca­ra­gua.

— ¿Se es­tá en ries­go de una gue­rra ci­vil, de que la gen­te to­me las ar­mas?

— Esos ries­gos siem­pre exis­ten, pe­ro por aho­ra no hay una vo­lun­tad ma­ni­fies­ta so­bre un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do. La gen­te que es­tá in­vo­lu­cra­da la si­gue con­si­de­ran­do co­mo una re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca y ci­vil.

— En el en­fren­ta - mien­to a So­mo­za hu­bo un sec­tor de la Igle­sia, vin­cu­la­do a la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, que apo­yó a los re­bel­des. ¿Qué pa­pel es­tá ju­gan­do aho­ra la Igle­sia?

— Des­de el pri nci - pio ha ju­ga­do un pa­pel tras­cen­den­tal. Ha ac­tua­do co­mo me­dia­do­ra por un diá­lo­go na­cio­nal que aho­ra es­tá pa­ra­li­za­do. Los sa­cer­do­tes y obis­pos han te­ni­do una ac­tua­ción muy ín­te­gra y va­lien­te. Han tra­ta­do de pa­rar la vio­len­cia con­tra la po­bla­ción des­ar­ma­da, sa­lie­ron a las ca­lles, fue­ron ame­na­za­dos de muer­te y agre­di­dos, co­mo ocu­rrió en la Ba­sí­li­ca Me­nor de San Sebastián, don­de fue­ron agre­di­dos fí­si­ca­men­te el car­de­nal y el obis­po au­xi­liar de Managua. Otras igle­sias han si­do sa­quea­das y van­da­li­za­das o pren­di­das fue­go co­mo el ca­so de la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia en Managua, la que tu­vo más re­per­cu­sión. Las ca­te­dra­les e igle­sias han ser­vi­do de asi­lo, de pues­tos de so­co­rro mé­di­co, de ali­men­to o de me­di­ci­nas. Eso ha­ce que la gen­te se ha­ya sen­ti­do muy cer­ca­na a la Igle­sia, le da una au­to­ri­dad mo­ral muy im­por­tan­te.

— En Uru­guay y en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, hay sec­to­res de la iz­quier­da que afir­man que lo que es­tá ocu­rrien­do en Ni­ca­ra­gua es­tá or­ques­ta­do des­de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Por qué le pa­re­ce que si­guen apo­yan­do a Or­te­ga?

— De­be de ha­ber dis­tin­tas ra­zo­nes. Por un la­do, una nos­tal­gia por lo que fue el so­cia­lis­mo en los años 60 y 70, al­re­de­dor de Cu­ba. Han que­da­do al­gu­nas te­la­ra­ñas ideo­ló­gi­cas en­re­da­das, gen­te que no ve que el tiem­po ha pa­sa­do. Des­pués se su­mó Venezuela, con Chá­vez, y Evo Mo­ra­les en Bo­li­via. Pa­ra ellos Da­niel Or­te­ga es un san­to de esa re­li­gión que no pue­de ser exa­mi­na­do de ma­ne­ra crí­ti­ca de nin­gu­na for­ma. Ape­nas ocu­rren fe­nó­me­nos co­mo es­te en Ni­ca­ra­gua, co­rren un te­lón que ocul­ta lo que es­tá ocu­rrien­do: en 100 días 400 muer­tos, 1.000 he­ri­dos, más de 200 des­apa­re­ci­dos. Es una ver­da­de­ra ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria. Tra­tar de cul­par al im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano o a la oli­gar­quía ni­ca­ra­güen- se es bien pue­ril. Se ol­vi­dan de que Or­te­ga hi­zo una alian­za con Ar­nol­do Ale­mán, el cau­di­llo li­be­ral con­de­na­do a vein­te años de pri­sión por la­va­do de di­ne­ro en 2003, y has­ta ha­ce po­co era so­cio del gran ca­pi­tal en Ni­ca­ra­gua. Res­pon­der a la reali­dad con con­sig­nas ideo­ló­gi­cas ha­ce que la iz­quier­da de­je de ser iz- quier­da. Siem­pre he en­ten­di­do a la iz­quier­da co­mo al­go muy ape­ga­do al hu­ma­nis­mo, a la so­li­da­ri­dad y so­bre to­do a la ac­ti­tud crí­ti­ca con la reali­dad. El que no lo ha­ce se con­vier­te en un fó­sil, no es ca­paz de mi­rar al fu­tu­ro.

— Es­cri­bió una crí­ti­ca muy du­ra a los lí­de­res de iz­quier­da que fir­ma­ron la de­cla­ra­ción del Fo­ro de San Pa­blo.

— Me pa­re­ce una ver­güen­za esa de­cla­ra­ción que apo­ya el dis­cur­so de Or­te­ga. Él es­tá cul­pan­do al país de es­tar pro­pi­cian­do un gol­pe de Es­ta­do or­ga­ni­za­do por Es­ta­dos Uni­dos. Ese dis­cur­so es­tá ba­sa­do en una gran men­ti­ra, y es ca­da vez me­nos creí­ble.

— Us­ted ha es­cri­to que en­tre So­mo­za y Or­te­ga no hay di­fe­ren­cias. ¿Por qué los com­pa­ra?

— Es­te país tie­ne una tra­di­ción muy cau­di­llis­ta. He­mos te­ni­do lar­gos pe­río­dos de au­to­ri­ta­ris­mo, con re­elec­ción in­de­fi­ni­da de sus cau­di­llos que con­cen­tran el po­der y abu­san de los de­re­chos hu­ma­nos. Por lo tan­to, no co­no­ce­mos pe­río­dos de­mo­crá­ti­cos im­por­tan­tes, y es eso lo que hay que em­pe­zar por cons­truir: ins­ti­tu­cio­nes ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­cas. Cuan­do ce­sa­ron las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en paí­ses co­mo Chi­le y Uru­guay, las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ban ahí, no hu­bo que in­ven­tar­las, ha­bía una tra­di­ción ins­ti­tu­cio­nal. Lo que su­ce­de en Ni­ca­ra­gua es que nun­ca exis­tió esa tra­di­ción, hay que em­pe­zar por in­ven­tar­la.

— Ro­sa­rio Mu­ri­llo es aho­ra la vi­ce­pre­si­den­ta de Ni­ca­ra­gua, ade­más de es­po­sa de Or­te­ga. ¿ Es cier­to que tie­ne más po­der que su ma­ri­do?

— Ella tie­ne el po­der que él le da, y es cier­to que le ha con­ce­di­do mu­chí­si­mo. Pe­ro los se­llos del san­di­nis­mo ofi­cial son de Or­te­ga, tam­bién las leal­ta­des de los más ra­di­ca­les del par­ti­do son ha­cia él, no ha­cia ella. Mu­ri­llo com­par­te mu­cho del po­der, pe­ro Or­te­ga es el res­pon­sa­ble.

— ¿Es po­si­ble una iz­quier­da di­fe­ren­te en la re­gión?

— Eso creo, por­que es­ta iz­quier­da del AL­BA ( Alian­za Bo­li­va­ria­na pa­ra Amé­ri­ca) es­tá en cri­sis ter­mi­nal por­que siem­pre de­pen­dió del pe­tró­leo de Chá­vez y aho­ra se le aca­bó. Al nue­vo pre­si­den­te de Ecua­dor, Le­nín Mo­reno, se­gu­ra­men­te lo es­ta­rán acu­san­do de pa­sar­se a la de­re­cha, por­que su país vo­tó la con­de­na a Or­te­ga en la OEA. Pe­ro Mo­reno es un hom­bre que en­tien­de lo que es­tá ocu­rrien­do: que la re­pre­sión ni de de­re­cha ni de iz­quier­da pue­de ser jus­ti­fi­ca­da. Por otro la­do Bo­li­via, otro miem­bro del AL­BA, no tie­ne una po­si­ción muy fir­me por­que su em­ba­ja­dor a la ho­ra de la vo­ta­ción en con­tra de Or­te­ga se fue de la sa­la, y el re­pre­sen­tan­te de El Sal­va­dor, un go­bierno que pro­vie­ne de la gue­rri­lla de iz­quier­da, se abs­tu­vo. Los úni­cos que vo­ta­ron en co­mún fue­ron Ni­ca­ra­gua y Venezuela. Mi as­pi­ra­ción es que lle­gue­mos a te­ner una iz­quier­da co­mo en Uru­guay o Chi­le don­de, si se pier­den las elec­cio­nes, cam­bia el go­bierno y jun­tan fuer­zas pa­ra re­gre­sar. Son iz­quier­das que go­bier­nan con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Son las que yo quie­ro ver en Ni­ca­ra­gua.

— En 1999 es­cri­bió Adiós mu­cha­chos, so­bre el pro­ce­so san­di­nis­ta y su ale­ja­mien­to. Es­tá de­di­ca­do a Do­ra Ma­ría Té­llez. ¿Por qué?

— Do­ra Ma­ría Té­llez fue par­te del mo­vi­mien­to de mu­je­res que hi­zo una con­tri­bu­ción cru­cial a la re­vo­lu­ción con otras co­man­dan­tes gue­rri­lle­ras co­mo Mó­ni­ca Bal­to­dano. Cum­plió un pa­pel bri­llan­te. Ade­más de gue­rri­lle­ra es una in­te­lec­tual, una his­to­ria­do­ra muy in­te­li­gen­te, de gran ca­li­bre, tam­bién co­mo ser hu­mano. Jun­tos crea­mos el Mo­vi­mien­to Re­no­va­dor San­di­nis­ta, te­ne­mos una gran iden­ti­dad.

— Ese l i bro t i ene un epí­gra­fe de Er­nes­to Car­de­nal: “La can­ción de ges­ta fue un pe­rió­di­co que se lle­vó el vien­to…”. ¿Qué im­por­tan­cia ha te­ni­do la fi­gu­ra de Car­de­nal?

— Fue otro de los hom­bres cla­ve pa­ra ex­pli­car lo que fue la re­vo­lu­ción en los 70, en la que los i nte­lec­tua­les cum­plie­ron una fun­ción cru­cial. Y no se pue­de ex­pli­car la re­vo­lu­ción sin la poe­sía. Car­de­nal ha si­do real­men­te va­lio­so no so­lo pa­ra la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, sino pa­ra la poe­sía la­ti­noa­me­ri­ca­na y pa­ra el cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio mis­mo. Aho­ra es­tá ma­li­to por­que tie­ne 94 años, es­tá muy frá­gil, pe­ro muy ac­ti­vo men­tal­men­te.

— Car­de­nal le en­vió una car­ta a Jo­sé Mu­ji­ca pa­ra que se pro­nun­cia­ra por la si­tua­ción en Ni­ca­ra­gua. ¿Cree que in­flu­yó pa­ra que to­ma­ra po­si­ción en una iz­quier­da di­vi­di­da por es­te te­ma?

— Sí, se la en­vió ha­ce un mes. Su­pon­go que el ex­pre­si­den­te la tie­ne que ha­ber leído, por­que es­cu­ché sus de­cla­ra­cio­nes en el Se­na­do y me pa­re­cie­ron im­por­tan­tes.

— En su blog re­cor­dó la re­pre­sión que su­frió en 1959 en León don­de mu­rie­ron dos de sus com­pa­ñe­ros. Esa ciu­dad fue un bas­tión de la re­sis­ten­cia a So­mo­za y aho­ra vuel­ve a ser re­pri­mi­da. ¿Qué sien­te al res­pec­to?

— En ese mo­men­to yo era es­tu­dian­te, te­nía 17 años y vi mo­rir a dos ami­gos. Aho­ra la re­pre­sión es des­me­di­da. Lo que me ha asom­bra­do mu­chí­si­mo es la fal­ta de pie­dad y de mi­se­ri­cor­dia de quie­nes en un tiem­po fue­ron com­pa­ñe­ros. Por eso con otros es­cri­to­res he­mos al­za­do nues­tras vo­ces. Esa fal­ta de pie­dad es un shock pa­ra mí. Una te­rri­ble de­cep­ción.

— ¿Es­tá es­cri­bien­do al­go?

— Na­da. No sé cuán­do ten­dré el áni­mo de po­ner­me a es­cri­bir. Pe­ro sin du­das que vol­ve­ré.

— En 1996 aban­do­nó la po­lí­ti­ca y se de­di­có a la li­te­ra­tu­ra. ¿Vol­ve­ría a la po­lí­ti­ca si la si­tua­ción cam­bia?

—¡ No! ( se ríe). Eso per­te­ne­ce al pa­sa­do. Aho­ra mi fu­tu­ro es­tá en la li­te­ra­tu­ra, y hay que con­tar cui­da­do­sa­men­te los años. Hay que ver­los in­di­vi­dual­men­te, ya no en tro­pel co­mo an­tes. Mi com­pro­mi­so es con la li­te­ra­tu­ra, pe­ro nun­ca de­jé de te­ner un com­pro­mi­so ciu­da­dano, que es el que es­toy ejer­cien­do. A es­ta edad y con mis po­si­bi­li­da­des es lo úni­co que pue­do ha­cer. No soy más que un vo­ce­ro de lo que es­tá ocu­rrien­do. Quie­ro ex­pli­car­le al mun­do lo que ver­da­de­ra­men­te es­tá pa­san­do en Ni­ca­ra­gua. Sé que mi voz es lo úni­co que pue­do usar y la uso a fon­do. Sé que es mi de­ber, des­de den­tro de Ni­ca­ra­gua.

Ser­gio Ramírez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.