Los mé­to­dos pa­ra ellos

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Por Pau Del­ga­do Igle­sias

Lo vi­vi­do en los úl­ti­mos me­ses en torno a la le­ga­li­za­ción del abor­to en Ar­gen­ti­na ha de­mos­tra­do la ca­pa­ci­dad que tie­ne una so­cie­dad pa­ra in­ter­pe­lar a su cla­se po­lí­ti­ca, ge­ne­ran­do re­fle­xión y pro­mo­vien­do el diá­lo­go so­bre un te­ma his­tó­ri­ca­men­te re­le­ga­do. Las mi­les de per­so­nas que se mo­vi­li­za­ron por es­ta cau­sa (en dis­tin­tas ciu­da­des del mun­do), exi­gían a las ins­ti­tu­cio­nes ar­gen­ti­nas res­pues­tas con­cre­tas en ma­te­ria de sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, ba­jo el le­ma: “Edu­ca­ción se­xual pa­ra de­ci­dir, an­ti­con­cep­ti­vos pa­ra no abor­tar, abor­to le­gal pa­ra no mo­rir”. Pe­ro pa­ra al­can­zar es­tos ob­je­ti­vos, no so­lo se ne­ce­si­ta mo­di­fi­car los sis­te­mas de edu­ca­ción, sa­lud y jus­ti­cia de un país, sino que tam­bién son ne­ce­sa­rios pro­fun­dos cam­bios cul­tu­ra­les, que per­mi­tan ex­pan­dir lo que en­ten­de­mos por sa­lud se­xual y sa­lud re­pro­duc­ti­va.

En Uru­guay, el pro­ce­so de des­pe­na­li­za­ción del abor­to tam­bién pu­so so­bre la me­sa, en su mo­men­to, el de­ba­te de te­mas lar­ga­men­te ig­no­ra­dos, y mien­tras la des­pe­na­li­za­ción no se ha­cía efec­ti­va, se fue­ron ge­ne­ran­do cam­bios en el sis­te­ma de sa­lud, ten­dien­tes a am­pliar al­gu­nos con­cep­tos. Ha­ce 10 años atrás, en di­ciem­bre de 2008, el Par­la­men­to uru­gua­yo apro­ba­ba la Ley 18.426 de “De­fen­sa del de­re­cho a la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va”, con el veto del doc­tor Ta­ba­ré Váz­quez a los ca­pí­tu­los re­la­ti­vos a la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo. Aun­que lue­go del veto pre­si­den­cial la ley per­dió “el es­pí­ri­tu” con que ha­bía si­do re­dac­ta­da (des­pe­na­li­zar el abor­to), su re­gla­men­ta­ción re­pre­sen­tó un pun­to de in­fle­xión en cuan­to a los “dis­cur­sos” de con­trol de la fe­cun­di­dad: por pri­me­ra vez se em­pe­za­ba a ha­blar so­bre el con­trol re­pro­duc­ti­vo de los va­ro­nes, y la va­sec­to­mía en­tró en la “ca­nas­ta bá­si­ca” de los mé­to­dos an­ti­con- cep­ti­vos que las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud mu­tual de­bían ofre­cer.

El en­fo­que “in­clu­si­vo” que te­nía la nor­ma la trans­for­mó en una ley “de avan­za­da” pa­ra la re­gión; sin em­bar­go, la va­sec­to­mía si­guió sien­do un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo muy po­co uti­li­za­do en Uru­guay. Po­dría ar­gu­men­tar­se que el he­cho de que se tra­te de un mé­to­do de­fi­ni­ti­vo (aun­que pue­da ser re­ver­si­ble) ha­ce que sea me­nos ele­gi­do an­te otras op­cio­nes, pe­ro la reali­dad es que su fal­ta de po­pu­la­ri­dad tie­ne tam­bién otras cau­sas más com­ple­jas. Tan­to en nues­tro país co­mo a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, la res­pon­sa­bi­li­dad pri­ma­ria (y a ve­ces ex­clu­si­va) de pre­ve­nir el em­ba­ra­zo, ha re­caí­do siem­pre en las mu­je­res. Es­ta car­ga de­sigual es­tá aso­cia­da a am­plias na­rra­ti­vas so­cia­les, que son tam­bién re­pro­du­ci­das des­de los pro­pios “pro­vee­do­res” de sa­lud. En un es­tu­dio so­bre an­ti­con­cep­ti­vos ba­sa­dos en el cuer­po mas­cu­lino, en Es­ta­dos Uni­dos, Ka­tri­na Kim­port ( So­cial Scien­ce & Me­di­ci­ne, 2018) es­tu­dia có­mo los efec­to­res de sa­lud fo­men­tan la “fe­mi­ni­za­ción de la an­ti­con­cep­ción”, des­es­ti­mu­lan­do en sus pa­cien­tes el uso de an­ti­con­cep­ti­vos mas­cu­li­nos (coi­to in­te­rrum­pi­do, pre­ser­va­ti­vo mas­cu­lino y va­sec­to­mía), al en­fa­ti­zar las des­ven­ta­jas, pe­ro sin se­ña­lar las ven­ta­jas de es­tos mé­to­dos (por ejem­plo, la al­ta efi­ca­cia de la va­sec­to­mía o la au­sen­cia de efec­tos se­cun­da­rios de los pre­ser­va­ti­vos).

El ejem­plo más cla­ro del de­sin­te­rés so­cial, cul­tu­ral y cien­tí­fi­co por equi­li­brar me­jor la res­pon­sa­bi­li­dad de la an­ti­con­cep­ción, es la do­lo­ro­sa len­ti­tud en el pro­ce­so de apro­ba­ción de la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va mas­cu­li­na. Du­ran­te años, la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to pa­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma se de­bía al es­ca­so in­te­rés de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca en desa­rro­llar un pro­duc­to que con­si­de­ra­ba que los hom­bres no iban a que­rer usar. En 2016, el desarro- llo de una in­yec­ción an­ti­con­cep­ti­va pa­ra va­ro­nes fue de­te­ni­da lue­go de que, tras ha­ber si­do pro­ba­da en 320 hom­bres, 20 de ellos de­cla­ra­ran que los efec­tos se­cun­da­rios eran in­to­le­ra­bles. Los efec­tos men­cio­na­dos in­cluían: de­pre­sión, dolor mus­cu­lar, cam­bios de hu­mor, ac­né y cam­bios en la li­bi­do, que cu­rio­sa­men­te son los efec­tos se­cun­da­rios “me­no­res” de la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va femenina ( que re­por­ta, ade­más, otros efec­tos más ries­go­sos co­mo trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da o cán­cer de ma­ma). El he­cho de que el tes­teo ha­ya si­do in­te­rrum­pi­do por unos po­cos ca­sos de efec­tos se­cun­da­rios me­no­res, de­ja en evi­den­cia el do­ble es­tán­dar con que se ma­ne­ja la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, que pa­re­ce­ría con­si­de­rar ad­mi­si­bles los cos­tos fí­si­cos de la an­ti­con­cep­ción cuan­do es­tos re­caen so­bre los cuer­pos de las mu­je­res, pe­ro no los to­le­ra cuan­do se tra­ta de cuer­pos mas­cu­li­nos.

Fi­nal­men­te, en mar­zo de es­te año, la Uni­ver­si­dad de Washington dio a co­no­cer un es­tu­dio que de­mos­tró que la DMAU, una de las píl­do­ras mas­cu­li­nas en de­sa­rro­llo, es se­gu­ra y efi­caz — aun­que pro­ba­ble­men­te to­da­vía ten­drán que pa­sar mu­chas otras prue­bas an­tes de que la po­da­mos en­con­trar en el mer­ca­do.

Tan­to la in­cor­po­ra­ción de la va­sec­to­mía den­tro de la ofer­ta del ser­vi­cio de sa­lud mu­tual uru­gua­yo, co­mo el avan­ce en el de­sa­rro­llo de la píl­do­ra mas­cu­li­na a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, re­qui­rie­ron pre­via­men­te de pro­fun­dos cam­bios cul­tu­ra­les pa­ra lle­gar a ser po­si­bles. Más allá de lo que ha­ya de­ci­di­do ayer el Se­na­do ar­gen­tino, los cam­bios cul­tu­ra­les que es­ta­mos vi­vien­do en el mun­do van a se­guir ge­ne­ran­do con­se­cuen­cias ha­cia el avan­ce de la igual­dad.

(1)Va­le­ria Gra­bino 2014, Te­sis de Maes­tría en Cien­cias So­cia­les UNGS-IDES, sin pu­bli­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.