Des­cu­brien­do ta­len­tos

Sép­ti­ma edi­ción de La Es­ce­na Vo­cal

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

Cuan­do sa­le a es­ce­na­rio es un trein­ta­ñe­ro con una me­le­na ru­bia que le so­bre­pa­sa los hom­bros. Pin­ta de ga­lán, con una gui­ta­rra eléc­tri­ca pue­de trans­for­mar­se en un roc­ke­ro y con una t abla en un sur­fis­ta. Pe­ro en la reali­dad no es lo uno ni lo otro. Es Cody Quattle­baum, tie­ne so­lo 24 años y es el ba­jo­ba­rí­tono nor­te­ame­ri­cano que abrió el Sép­ti­mo Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal La Es­ce­na Vo­cal en la Sal a Ver­di. Su pre­sen­cia en Mon­te­vi­deo es des­de ya un acon­te­ci­mien­to que los aman­tes del can­to de­ben ce­le­brar. El re­ci­tal es­tu­vo di­vi­di­do en tres par­tes te­má­ti­cas: en la pri­me­ra abor­dó sie­te can­cio­nes del es­ta­dou­ni­den­se Sa­muel Bar­ber y cua­tro del aus­tría­co Al­ban Berg en torno a los Sue­ños. En la se­gun­da par­te jun­tó las can­cio­nes de Don Qui­jo­te que com­pu­sie­ron los fran­ce­ses Jacques Ibert y Mau­ri­ce Ra­vel y pa­ra ter­mi­nar hi­zo cua­tro can­cio­nes so­bre tex­tos ga­lle­gos del es­pa­ñol An­tón Gar­cía Abril.

Quattle­baum es un ar­tis­ta com­ple­to. Tie­ne un cau­dal de voz pri­vi­le­gia­do que ha­ce tem­blar las pa­re­des pe­ro ja­más las­ti­ma el oí­do, co­mo pu­do apre­ciar­se en Rain has fa­llen, de Bar­ber y Dor­mir, dor­mir y so­lo dor­mir, de Berg. Su dic­ción fue trans­pa­ren­te en los cua­tro idio­mas tran­si­ta­dos. Ade­más po­see un tim­bre ater­cio­pe­la­do y una ca­pa­ci­dad de ma­ti­za­ción ad­mi­ra­ble que bri­lla­ron en el Sleep now y en el Noc­tur­ne, de Bar­ber. Su tem­pe­ra­men­to dra­má­ti­co le per­mi­te tra­du­cir con mí­ni­mos ges­tos que en­ri­que­cen su can­to, las tra­ge­dias que en­cie­rran can­cio­nes co­mo I hear an army ( Bar­ber) y Ti­bia es la bri­sa ( Berg).

Lo que qui­zás más im­pre­sio­na de es­te can­tan­te es su con­trol de res­pi­ra­ción; pue­de au­men­tar el vo­lu­men o pro­lon­gar in­de­fi­ni­da­men­te una no­ta sin que su fí­si­co de­no­te nin­gún ti­po de for­za­mien­to o es­tre­me­ci­mien­to, co­mo si la fuen­te de ai­re es­tu­vie­ra si­tua­da fue­ra de su cuer­po. La se­gun­da par­te de su re­ci­tal, con mú­si­cos más ami­ga­bles ( Ibert y Ra­vel), fue sin em­bar­go me­nos atrac­ti­va. Quattle­baum ja­más de­ca­yó en ca­li­dad pe­ro fue co­mo si el desafío es­té­ti­co mu­si­cal de las obras del co­mien­zo le hu­bie­sen en­cen­di­do una lla­ma que Ibert y Ra­vel no lo­gra­ron con­ti­nuar. Pa­ra el fi­nal, por suer­te el fue­go vol­vió con to­da su fuer­za con la con­jun­ción de la mú­si­ca de An­tón Gar­cía Abril, la poe­sía de Rosalía de Cas­tro y Ál­va­ro de las Ca­sas, to­dos ellos ga­lle­gos. Una be­lle­za de prin­ci­pio a fin y una cul­mi­na­ción ex­pre­si­va in- ol­vi­da­ble con los Ma­ri­ñei­ros, de De las Ca­sas.

Con el te­nor sur­co­reano de 32 años Keon­woo Kim se desa­rro­lló la se­gun­da fe­cha del fes­ti­val. Kim tie­ne un tim­bre agra­da­ble y buen cau­dal. Se en­cuen­tra más có­mo­do en la zo­na me­dia y agu­da que en la gra­ve. Tam­bién lle­ga con más lim­pie­za al for­tí­si­mo que al pia­ní­si­mo. Téc­ni­ca­men­te es pro­li­jo y co­rrec­to, no en vano ga­nó el pri­mer pre­mio del Ju­ra­do y tam­bién el del pú­bli­co en el con­cur­so Ope­ra­lia 2016. El pro­ble­ma con Kim es que no lle­ga a co­mu­ni­car, a con­mo­ver. Es pro­ba­ble que el re­per­to­rio ele­gi­do ha­ya con­tri­bui­do a es­ta idea: la pri­me­ra par­te con can­cio­nes de los ita­lia­nos Fran­ces­co Pao­lo Tos­ti y Gia­co­mo Puc­ci­ni trans­cu­rrió sin le­van­tar mu­cho vue­lo. En la se­gun­da pa­re­ció es­tar más a gus­to en las can­cio­nes Can­ta­res y Los dos mie­dos, del es­pa­ñol Joa­quín Tu­ri­na, y con dos arias de Gae­tano Do­ni­zet­ti de ca­rac­te­res opues­tos bien con­tras­ta­dos: la ro­mán­ti­ca Una fur­ti­va lá­gri­ma y la dra­má­ti­ca Tu che a Dio spie­gas­ti l’ali, de las ópe­ras L’eli­sir d’amo­re y Lu­cia di Lam­mer­moor, res­pec­ti­va­men­te.

La so­prano fran­ce­sa Ma­rian­ne Croux par­ti­ci­pó con suer­te va­ria­da. No tie­ne un tim­bre muy cá­li­do y su lí­nea de can­to a tra­vés de los di­fe­ren­tes au­to­res que tran­si­ta se va ha­cien­do mo­nó­to­na. Es muy se­gu­ra en los agu­dos aun­que mu­chas ve­ces se ex­ce­de en el vo­lu­men y re­sul­ta es­tri­den­te. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les le fal­ta ma­ti­zar más y au­men­tar el uso de la me­dia voz. Su dic­ción no es cla­ra. Con las obras de Ot­to­rino Res­pig­hi, Ma­nuel de Fa­lla y Hen­ri Du­parc no hi­zo na­da pa­ra re­cor­dar. Tu­vo al­gu­nos pun­tos al­tos y hay que agra­de­cer­le que uno de ellos ha­ya si­do el res­ca­te de las 4 me­lo­dies del ma­lo­gra­do com­po­si­tor uru­gua­yo Cé­sar Cor­ti­nas con mo­ti­vo de los cien años de su muer­te. Cua­tro pe­que­ñas jo­yas de ar­mo­nías au­da­ces y gus­to ex­qui­si­to con las que Croux se com­pe­ne­tró y trans­mi­tió con en­tu­sias­mo. Al­go si­mi­lar ocu­rrió con las po­co tran­si­ta­das Th­ree Sha­kes­pea­re songs, del in­glés Ro­ger Quil­ter, don­de la can­tan­te se sin­tió muy có­mo­da. Ce­rró muy bien con un aria ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil: No word from Tom, de la ópe­ra La ca­rre­ra del li­ber­tino ( The ra­ke’s pro­gress), de Igor Stra­vinsky.

La tra­di­cio­nal Ga­la Lí­ri­ca del fes­ti­val se ins­pi­ró es­te año en el ses­qui­cen­te­na­rio de la muer­te de Gioa­chinno Ros­si­ni. In­ter­vi­nie­ron los tres ar­tis­tas an­tes re­se­ña­dos, a los que se agre­ga­ron l as ar­gen­ti­nas Mó­ni­ca Fe­rra­ca­ni y Ja­que­li­na Li­vie­ri (so­pra­nos) y los uru­gua­yos Eduar­do Ga­re­lla ( ba­rí­tono) y So­fía Ma­ra (so­prano). No exa­ge­ro si di­go que tan im­por­tan­te co­mo el can­to fue aquí el guion de Ma­ría Ju­lia Caa­ma­ño, cu­ra­do­ra del fes­ti­val, quien fue te­jien­do anéc­do­tas de la ri­quí­si­ma vi­da de Ros­si­ni, que lo iban vin­cu­lan­do con su pro­pia obra y con la vi­da y obra de mu­chos otros com­po­si­to­res. Esa in­for­ma­da y en­tre­te­ni­da le­tra leí­da de ma­ne­ra so­ber­bia por Le­von, se cons­ti­tu­yó en un va­lio­so es­que­le­to de la ve­la­da. Y en­tre los res­qui­cios de esa le­tra pa­sa­ron Be­lli­ni, Do­ni­zet­ti, Gou­nod, Wag­ner, Mo­zart, Bi­zet, Ver­di y por su­pues­to Ros­si­ni. Cody Quattle­baum bri­lló en dos arias tan di­fe­ren­tes co­mo Se vuol ba­lla­re, de Las bo­das de Fí­ga­ro ( Mo­zart), y Oda a la es­tre­lla ves­per­ti­na, de Tann­hau­ser ( Wag­ner). Ma­rian­ne Croux se des­ta­có en el aria de Mi­cae- la Yo di­go que na­da me asus­ta, de Car­men ( Bi­zet). Keon­woo Kim se lu­ció en el aria A mes amis, de La hi­ja del re­gi­mien­to ( Do­ni­zet­ti), que en­tre sus va­rias di­fi­cul­ta­des tie­ne los nue­ve do so­bre­agu­dos. Es­pe­cial­men­te des­ta­ca­da fue la ac­tua­ción de la ar­gen­ti­na Mó­ni­ca Fe­rra­ca­ni con un aria y ca­ba­let­ta de Il Tro­va­to­re, y el aria Tu che la va­ni­ta, am­bas de Ver­di y la Cas­ta di­va, de Nor­ma ( Be­lli­ni). Una gran so­prano de ópe­ra que se­gu­ra­men­te por eso no in­cur­sio­nó co­mo sus co­le­gas en la zo­na de ma­yor in­ti­mi­dad de un re­ci­tal de can­cio­nes.

El cie­rre fue pa­ra los uru­gua­yos. La so­prano So­fía Ma­ra se des­ta­có en la in­ter­pre­ta­ción de Me­lan­co­lía, de los lie­der ins­pi­ra­dos en el can­cio­ne­ro es­pa­ñol de Ro­bert Schu­mann; Tris­te, de las Cin­co can­cio­nes po­pu­la­res ar­gen­ti­nas, de Al­ber­to Gi­nas­te­ra, y dos mag­ní­fi­cos Vi­lla Lo­bos, don­de la can­tan­te al­can­zó su pun­to más al­to: Nes­ta rua y Me­lo­día sen­ti­men­tal. La mez­zo­so­prano Step­ha­nie Holm hi­zo una es­tu­pen­da ver­sión de los Can­tos po­pu­la­res, de Mau­ri­ce Ra­vel. A tra­vés de los cua­tro can­tos fue cam­bian­do su es­ti­lo en fun­ción del ori­gen de la pie­za. Así pa­só de lo es­pa­ñol a lo fran­cés, lue­go a lo ita­liano y cul­mi­nó no­ta­ble con la can­ción he­brai­ca. Se lu­ció fi­nal­men­te con Adiós Ema, una de­li­cio­sa can­ción de Vi­lla Lo­bos ins­pi­ra­da en una to­na­da fol­cló­ri­ca de Mi­nas Ge­rais. El ba­rí­tono Eduar­do Ga­re­lla can­tó con mu­cha gra­cia el Azu­lao, de He­kel Ta­va­res, una can­ción ro­mán­ti­ca lle­na de hu­mor, in­ter­pre­ta­da de ma­ne­ra chis­pean­te.

Acom­pa­ña­ron c o n enor­me co­rrec­ción l os pia­nis­tas com­pa­trio­tas Car­la Fe­rrei­ra Ro­ma­niuk, Ju­lio Cé­sar Huer­tas y Ma­tías Fe­rrey­ra. La ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad es­tu­vo en el ar­gen­tino Fer­nan­do Pé­rez, pia­nis­ta re­si­den­te del fes­ti­val, que si­gue sien­do un pro­ta­go­nis­ta irreem­pla­za­ble. Es de esos es­ca­sos pia­nis­tas que se amal­ga­man de for­ma tal con el can­tan­te que por mo­men­tos pa­re­cen es­tar guián­do­le el ca­mino. To­do lo que ha­ce lo ha­ce bien y ade­más lo dis­fru­ta vi­si­ble­men­te. Un es­pec­tácu­lo apar­te. Ro­dol­fo Pon­ce de León

Cody Quattle­baum

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.