La his­to­ria de la edu­ca­ción

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. di­rec­tor:

Unos ami­gos de Los Ce­rri­llos me acer­ca­ron una ci­ta de Oc­ta­vio Paz que re­sul­ta opor­tuno re­pro­du­cir, por­que vie­ne al ca­so: “Una so­cie­dad se de­fi­ne no so­lo por su ac­ti­tud fren­te al por­ve­nir sino an­te el pa­sa­do. Sus re­cuer­dos no son me­nos re­ve­la­do­res que su pro­yec­to”.

Su­ce­de que se es­tá pro­yec­tan­do mo­di­fi­car el plan de es­tu­dios de los do­cen­tes de nues­tro país, y en el afán de dar­les ca­bi­da a otras asig­na­tu­ras que al pa­re­cer han en­tu­sias­ma­do a sus au­to­res, han bo­rra­do a la His­to­ria de la Edu­ca­ción. Na­da me­nos que esa dis­ci­pli­na, que ya Isi­do­ro de Ma­ría en 1865 con­si­de­ra­ba in­dis­pen­sa­ble. El pro­pio Jo­sé Pe­dro Va­re­la se ser­vía con pro­ve­cho de ella en 1875, in­clu­yén­do­la en su En­ci­clo­pe­dia de 1878, y ha for­ma­do par­te, des­de 1910, de to­dos los pla­nes de es­tu­dio ma­gis­te­ria­les. Has­ta en el Ins­ti­tu­to de Pro­fe­so­res Ar­ti­gas ( IPA), en el plan 1965, con in­te­li­gen­te cri­te­rio, se pre­vie­ron dos años de es­tu­dio pa­ra esa asig­na­tu­ra.

Nues­tro ilus­tre Ar­tu­ro Ar­dao afir­ma­ba, y con ra­zón, que nues­tro pa­sa­do pe­da­gó­gi­co es de los más ri­cos del con­ti­nen­te. ¿Ad­mi­ti­re­mos que se des­de­ñe ese ri­quí­si­mo le­ga­do por­que al­guien se sien­ta in­ci­ta­do a de­jar a su pa­so por la vi­da al­gu­na re­for­ma, aun pa­gan­do el pre­cio de su­pri­mir una dis­ci­pli­na de las más for­ma­ti­vas con que se cuen­ta pa­ra una ade­cua­da pre­pa­ra­ción de los do­cen­tes? Di­jo una vez un pen­sa­dor que po­cos pue­den re­sis­tir el im­pul­so de lu­cir­se con un so­lo de vio­lín. ¿Es­ta­mos an­te un ca­so así? Pre­fie­ro pen­sar que, en es­te ca­so, se tra­ta de una ac­ti­tud de bue­na fe, con­jun­ta­da con una in­su­fi­cien­cia de co­no­ci­mien­tos pe­da­gó­gi­cos.

No bas­ta te­ner el po­der pa­ra dic­tar nor­mas; hay que ha­cer­lo den­tro de cier­tos lí­mi­tes de ra­cio­na­li­dad. Re­cor­de­mos que en la Asam­blea fran­ce­sa de ma­yo de 1794, con una de­fen­sa so­fís­ti­ca de Ro­bes­pie­rre, se de­cre­tó la in­mor­ta­li­dad del al­ma...

No cons­ti­tu­ye dis­cul­pa que ha­ya des­apa­re­ci­do (con la an­cia­na ex­cep­ción de Mi­guel So­ler) la hor­na­da de bri­llan­tes pen­sa­do­res y rea­li­za­do­res, que co­mo fru­to de sus re­fle­xio­nes for­jó la sus­tan­cia de una edu­ca­ción de ca­li­dad de la que has­ta ha­ce po­co nos enor­gu­lle­cía­mos. En efec­to, se fue­ron Car­los Vaz Fe­rrei­ra, Cle­men­te Es­ta­ble, Ju­lio Cas­tro, Emi­lio Ver­de­sio, Jo­sé F. Arias, Al­fre­do Sa­mo­na­ti, Fe­li­pe Fe­rrei­ro, An­to­nio Mi­guel Grom­po­ne, Sa­bas Olai­zo­la, Je­sual­do So­sa, Agus­tín Fe­rrei­ro, Ot­to Nie­mann, en­tre otros. Y no ol­vi­de­mos aque­lla ge­ne­ra­ción de es­plén­di­das in­te­lec­tua­les co­mo En­ri­que­ta Com­pte y Ri­qué, Leo­nor Hor­ti­cou, Ma­ría Stag­ne­ro de Mu­nar, Lui­sa Lui­si, Ma­ría Or­ti­co­chea, Rei­na Reyes… Las en­se­ñan­zas de esa plé­ya­de pa­re­cen ha­ber­se ol­vi­da­do. ¿No es una mues­tra de apa­ra­to­sa au­to­su­fi­cien­cia pres­cin­dir de su le­ga­do y el de los an­te­rio­res gran­des do­cen­tes y pen­sa­do­res, por el he­cho de que no se ha­ya po­di­do al­can­zar — ni cer­ca— su ni­vel?

Ha­ce cua­tro si­glos Fran­cis Ba­con se ha­bía da­do cuen­ta de que a ve­ces aten­de­mos más a la ma­gia de la no­ve­dad que a la fuer­za de la ver­dad… Aho­ra, cuan­do más se ne­ce­si­ta re­for­zar la pre­pa­ra­ción de los do­cen­tes (y no ne­ce­si­to en­fa­ti­zar por qué), se ha acu­di­do a la vi­cio­sa prác­ti­ca de acep­tar sin crí­ti­ca fórmulas ex­tra­ñas a nues­tra idio­sin­cra­sia y a nues­tras ne­ce­si­da­des. Y, lo que es peor aun, se pre­ten­de, irres­pon­sa­ble­men­te, im­pro­vi­sar.

El do­cen­te de hoy día, más que ser in­for­ma­do, ne­ce­si­ta ser for­ma­do. Unas dé­ca­das atrás el maes­tro o pro­fe­sor era el gran co­rres­pon­sal. Trans­mi­tía el “pa­que­te de in­for­ma­ción”, y si do­mi­na­ba un quan­tum con­si­de­ra­ble de sa­be­res, so­lo con eso, des­lum­bra­ba. Hoy el alumno no ne­ce­si­ta al gran in­for­ma­dor, por­que In­ter­net le pro­vee de los da­tos ne­ce­sa­rios, y al do­cen­te que sea so­lo eru­di­to lo con­si­de­ra abu­rri­do, la­to­so y so­po­rí­fe­ro. El do­cen­te ac­tual de­be ser, más que na­da, for­ma­dor, es de­cir, al­guien que se­pa in­ci­tar al apren­di­za­je, agui­jo­near pa­ra avi­var cu­rio­si­da­des, ha­cer apre­ciar la cien­cia, las ar­tes, las pro­duc­cio­nes li­te­ra­rias y fi­lo­só­fi­cas, es­ti­mar la cul­tu­ra y, co­mo de­cía Es­ta­ble, “en­cen­der la vo­ca­ción del alumno en di­rec­ción a los va­lo­res”.

La His­to­ria de la Edu­ca­ción, cuan­do es bien en­se­ña­da, cum­ple ese rol emi­nen­te­men­te for­ma­ti­vo. No es una me­ra cu­rio­si­dad ar­queo­ló­gi­ca, sino una he­rra­mien­ta es­cla­re­ce­do­ra de las cues­tio­nes edu­ca­cio­na­les del pre­sen­te. ¡ Cuán­ta afec­ta­ción y pe­tu­lan­cia se sue­le ad­ver­tir en aque­llos que emi­ten con li­ge­re­za jui­cios so­bre los pro­ble­mas ac­tua­les de nues­tra edu­ca­ción! Se des­cu­bre fá­cil­men­te al que no se ha im­preg­na­do con aquel rico le­ga­do cul­tu­ral.

Gran­des pen­sa­do­res han ex­pues­to có­mo esa dis­ci­pli­na nos en­se­ña a co­no­cer­nos y a ac­tuar me­jor, al to­mar con­cien­cia de nues­tros orí­ge­nes. Pa­ra el pres­ti­gio­so his­to­ria­dor fran­cés Henry Ire­né Ma­rrou, am­plía nues­tra pers­pec­ti­va y nos des­po­ja del sen­ti­mien­to de in­ge­nua su­fi­cien­cia. El cé­le­bre nor­te­ame­ri­cano John De­wey afir­ma que es la cla­ve pa­ra en­ten­der los fe­nó­me­nos pre­sen­tes. En la mis­ma lí­nea, el ger­mano Wil­helm Dilt­hey se­ña­la que ha­ce po­si­ble sa­car ex­pe­rien­cia de los erro­res y frus­tra­cio­nes del pa­sa­do; y su dis­cí­pu­lo, el gran pe­da­go­go Os­vald Spran­ger, ano­ta que al ele­var nues­tra con­cien­cia cul­tu­ral, nues­tra ac­ti­tud men­tal y nues­tra per­so­na­li­dad, nos de­fien­de con­tra la in­to­le­ran­cia y las es­tre­che­ces de la ru­ti­na.

Es­pe­re­mos una sa­lu­da­ble reac­ción de las au­to­ri­da­des edu­ca­cio­na­les, a fin de que tan no­ble sus­tan­cia cul­tu­ral no sea es­ca­mo­tea­da a nues­tra ju­ven­tud, por­que real­men­te la ne­ce­si­ta. Prof. Aga­po Luis Pa­lo­me­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.