Li­ber­tad y es­cla­vi­tud

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Ma­rio Var­gas Llo­sa es una fuen­te de apren­di­za­je e ins­pi­ra­ción pa­ra to­dos los que com­par­ti­mos con él que la li­ber­tad es el má­xi­mo de­re­cho de los hom­bres y el mo­tor pa­ra el de­sa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad.

En la edi­ción de Bús­que­da del pa­sa­do 19 de ju­lio, en su ar­tícu­lo La es­pa­ño­li­ta y el Prín­ci­pe Gudrjieff Var­gas desa­rro­lla el ca­so de la jo­ven es­pa­ño­la Pa­tri­cia Agui­lar que via­jó a Pe­rú atraí­da por las pro­me­sas de una vi­da di­fe­ren­te por par­te de un gu­rú pe­ruano. El tex­to — muy atra­pan­te, co­mo to­dos los de Var­gas — ter­mi­na con el ha­llaz­go de la jo­ven gra­cias a su pa­dre, Al­ber­to Agui­lar, en la sel­va pe­rua­na. En pre­ca­rio es­ta­do de sa­lud y te­nien­do en bra­zos a su pe­que­ña be­bi­ta, hi­ja que tu­vo con el gu­rú, Pa­tri­cia tra­ba­ja­ba jun­to con otras mu­je­res — to­das con hi­jos que tam­bién tu­vie­ron con él— pa­ra man­te­ner a di­cho gu­rú, con­ven­ci­da de que ese era el me­jor ca­mino que po­día te­ner pa­ra su vi­da. Con to­do listo pa­ra re­tor­nar a su ca­sa en Es­pa­ña y con sus pa­dres desean­do fer­vo­ro­sa­men­te re­cu­pe­rar a su hi­ja —y aho­ra con su nie­ta—, la jo­ven apa­ren­te­men­te se ha ne­ga­do a re­tor­nar a su vi­da fa­mi­liar.

Así des­cri­to, se lo ve cla­ro: un ca­so de es­cla­vi­tud a tra­vés de la ma­ni­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca. Eso no tie­ne otro nom­bre.

Sin em­bar­go, me sor­pren­dió la for­ma en que Var­gas eva­lúa es­ta si­tua­ción y da su opi­nión acer­ca de lo que se de­be ha­cer pa­ra ayu­dar a la jo­ven: “¿Qué es lo más jus­to? Yo creo que de­jar­la ha­cer lo que a ella le pa­rez­ca (…)”.

Var­gas tie­ne de­re­cho a “bos­te­zar co­mo co­co­dri­lo” an­te lec­tu­ras eso­té­ri­cas, pe­ro igual­men­te de­be­ría te­ner pre­sen­te la gra­ve­dad de lo que les su­ce­de a las per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad cuan­do son in­fluen­cia­das por es­tos gu­rúes: la pér­di­da del es­pí­ri­tu crí­ti­co y de la sub­je­ti­vi­dad pa­ra avan­zar so­bre el cam­bio de los va­lo­res y de la con­duc­ta.

El uso del en­tre­co­mi­lla­do pa­ra al­gu­nos con­cep­tos ( “es­tá sien­do ‘ des­pro­gra­ma­da’”, “se nie­ga a que ‘ la sal­ven’”, “la ‘nor­ma­li­dad’ tam­bién pue­de ser te­mi­ble”) re­ve­la que Var­gas con­fun­de li­ber­tad con es­cla­vi­tud. Sí, Var­gas: a las per­so­nas que les la­van el ce­re­bro por ma­ni­pu­la­ción men­tal hay que des­pro­gra­mar­las, o co­mo se le quie­ra lla­mar a tra­tar­las con psi­có­lo­gos es­pe­cia­lis­tas; las per­so­nas en esa si­tua­ción se niegan a que las sal­ven por­que no se dan cuen­ta de lo que les ha su­ce­di­do, pe­ro eso no quie­re de­cir que no sea ne­ce­sa­rio sal­var­las. Y la nor­ma­li­dad pue­de ser te­mi­ble por­que te pue­de qui­tar la li­ber­tad, pe­ro an­te la es­cla­vi­tud no hay otro ca­mino que vol­ver a la nor­ma­li­dad y des­de ahí dar la ba­ta­lla por la ver­da­de­ra li­ber­tad.

El día en que, en aras de man­te­ner la li­ber­tad, de­je­mos que las sec­tas, gu­rúes, per­ver­sos nar­ci­sis­tas y otros psi­có­pa­tas se des­pla­cen por el mun­do des­tru­yen­do la vi­da de la gen­te y que, en aras de man­te­ner la li­ber­tad de su hi­ja, no apo­ye­mos a Al­ber­to Agui­lar en su lu­cha por sal­var a Pa­tri­cia, ha­bre­mos per­di­do una bue­na por­ción de lo que Var­gas más quie­re cui­dar. Mi­guel Al­gor­ta CI 1.231.178- 0

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.