>IN­FOR­ME - AR­TE MU­RAL

Decoracion (Uruguay) - - Contenido - Por An­drea Sa­llé Onet­to fotos Ga­briel Ad­da

CO­MO UN SO­PLO DE VI­DA Y CO­LOR, LAS OBRAS MU­RA­LES DEL AR­TIS­TA URU­GUA­YO CO­CO CANO VAN APA­RE­CIEN­DO EN LA CIU­DAD Y DE­JAN­DO RE­GIS­TRO DE SU HIS­TO­RIA

Co­co Cano siem­pre pin­ta­ba co­li­nas, no sa­bía mu­cho por qué, has­ta que un día un crí­ti­co le di­jo que esas lí­neas on­du­la­das se­gu­ra­men­te re­pre­sen­ta­ban el mar que ha­bía de­ja­do atrás. Ciu­da­dano or­gu­llo­so del ba­rrio Mal­vín, ha­ce más de 40 años que vi­ve en Europa, don­de di­ce ha­ber­se en­con­tra­do con su per­so­na­li­dad su­da­me­ri­ca­na. “A me­di­da que cre­cía fui dán­do­me cuen­ta de que so­mos pe­da­zos de co­sas que se van agre­gan­do y al fi­nal so­mos una co­sa so­la. No soy uru­gua­yo, ni ita­liano, ni ar­gen­tino ni bra­si­le­ño, soy to­do eso”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta, que re­si­de en Ita­lia jun­to con su fa­mi­lia.

Ar­tis­ta plás­ti­co, di­se­ña­dor y pin­tor in­can­sa­ble, Co­co Cano em­pe­zó a in­cur­sio­nar en el mun­do del mu­ral ha­ce unos años en Ita­lia y más re­cien­te­men­te en Uru­guay de la mano del co­lec­ti­vo Ar­te en la Es­cue­la. Con ellos ha con­cre­ta­do va­rios pro­yec­tos, en­tre ellos, el mu­ral del hall de en­tra­da del hos­pi­tal Ma­ciel, el de la es­cue­la Nº 35 Gua­te­ma­la y el de la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal del bal­nea­rio San­ta Ana, en Co­lo­nia. Los tra­ba­jos son un ho­me­na­je a su obra y fru­to de una se­rie de ta­lle­res pre­via­men­te dic­ta­dos por el co­lec­ti­vo a los ni­ños y par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos del mu­ral so­bre el ar­tis­ta. “Me gus­ta­ba la idea de que los ni­ños de acá em­pe­za­ran a co­no­cer mi tra­ba­jo”, se­ña­la.

Cano vi­ve los pri­me­ros me­ses de ca­da año en su ca­sa de Mon­te­vi­deo y el res­to en Ita­lia, por lo que el tra­ba­jo con las es­cue­las uru­gua­yas lo ha­ce a tra­vés de Ar­te en la Es­cue­la co­mo guía del pro­ce­so, mien­tras que en Ita­lia par­ti­ci­pa co­do a co­do con los ni­ños y ni­ñas. Pa­ra desa­rro­llar ca­da pro­yec­to to­ma en cuen­ta la su­per­fi­cie, ha­ce un es­que­ma y ba­sa­dos en él, los edu­ca­do­res y los miem­bros del co­lec­ti­vo di­se­ñan el mu­ral. “En ge­ne­ral, el bo­ce­to, la for­ma es más o me­nos siem­pre la mis­ma, pe­ro los ele­men­tos no”, agre­ga y po­ne co­mo ejem­plo el mu­ral que hi­zo en el hos­pi­tal Ma­ciel, don­de los ele­men­tos te­nían que ver con la es­pe­ran­za, la po­si­ti­vi­dad y la vi­da. “Re­fle­xiono so­bre dón­de va a es­tar

el mu­ral pa­ra que ten­ga un sen­ti­do. Me gus­ta que los mu­ra­les ten­gan un por qué, que no sean so­la­men­te de­co­ra­ti­vos o lin­dos, sino que trans­mi­tan un men­sa­je o una idea”. En el hos­pi­tal Ma­ciel la pro­pues­ta pre­ten­de ir más allá de los mu­ra­les, ya que tie­ne pla­nea­do in­ter­ve­nir con sus di­se­ños las túnicas de los mé­di­cos, las ca­mi­llas, las ban­de­jas y el ex­te­rior del edi­fi­cio. “Es­toy muy con­ten­to por­que es­te ti­po de tra­ba­jo me lle­va a un con­tac­to con gen­te real, que son los ni­ños y los en­fer­mos, y so­bre to­do, por­que me doy cuen­ta de que mi obra en esos ca­sos tie­ne un sen­ti­do mu­cho más in­tere­san­te. Des­pués de tan­tos años lo que más me in­tere­sa es que la gen­te vea lo que ha­go y si ade­más sir­ve pa­ra al­go, en­ton­ces mi fun­ción es­tá cumplida”. Pa­ra el pró­xi­mo año es­tá pro­yec­tan­do un mu­ral en el hos­pi­tal Saint Bois.

ES­TI­LO

La for­ma­ción ar­tís­ti­ca de Cano par­te de To­rres Gar­cía, pe­ro lue­go se am­plió al pa­sar por la es­cue­la de Bellas Artes. “Aquí en Uru­guay To­rres Gar­cía tie­ne una mar­ca­ción muy fuer­te y to­dos los que fue­ron alum­nos su­yos tra­ba­jan siem­pre con los cua­dra­dos, con la di­vi­sión au­rea del es­pa­cio. Cuan­do em­pe­cé a ex­pe­ri­men­tar y desa­rro­llar mi ac­ti­vi­dad en Europa, me di cuen­ta de que los cua­dra­dos me que­da­ban un po­co es­tre­chos. Me gus­ta­ba el con­cep­to de To­rres, la idea fi­lo­só­fi­ca del cons­truc­ti­vis­mo, pe­ro los cua­dra­di­tos me an­gus­tia­ban un po­co, me pa­re­cía es­tar en­ce­rra­do en un apar­ta­men­to. De al­gu­na ma­ne­ra tra­té de que esos cua­dra­di­tos no lo fue­ran más”. En Ita­lia co­no­ció la zo­na del Pia­mon­te, una re­gión de co­li­nas ver­des don­de se ha­cen los vi­nos. Ese lu­gar le fas­ci­nó y las co­li­nas se in­te­gra­ron a su obra co­mo las olas del mar, de ese río de la Pla­ta que le fal­ta­ba y le die­ron mo­vi­mien­to y for­ma a la es­truc­tu­ra de la obra.

La pa­le­ta que uti­li­za se re­pi­te en los di­se­ños del te­ma ac­tual y co­rres­pon­de a tres ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za: el agua (azul), la tie­rra (ver­de) y el fue­go (ro­jo). “Pa­ra los ni­ños co­mo men­sa­je es muy sim­ple. Des­pués hay un co­lor má­gi­co, el vio­le­ta, que pa­ra mí —y no so­lo pa­ra mí— es el co­lor del al­ma, el que le da la pro­fun­di­dad a las co­sas”. Los ob­je­tos que hay den­tro de esos “cua­dra­dos curvos” es­tán ins­pi­ra­dos en To­rres Gar­cía, co­mo el co­ra­zón, sím­bo­lo de la vi­da y del amor; las fle­chas, que mues­tran la di­ná­mi­ca de las co­sas y las con­tra­dic­cio­nes; la lu­na y el sol, que re­pre­sen­tan la fuer­za de la na­tu­ra­le­za. “La gran di­fe­ren­cia con To­rres es que es­tas co­sas tie­nen co­lor, tie­nen más vi­da por­que su pa­le­ta era muy ba­ja, de ma­rro­nes, de gri­ses”, se­ña­la el ar­tis­ta. Otro ele­men­to que su­ma a sus obras son pa­la­bras suel­tas, al­go que em­pe­zó a uti­li­zar en Europa por mie­do de que la gen­te no en­ten­die­ra sus obras. Vi­da, fuer­za, ener­gía, agua, tie­rra, son al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que se in­ser­tan den­tro de los cua­dra­dos de co­lo­res.

TRANSICIÓN

“Mi ins­pi­ra­ción sale de mi me­mo­ria, de to­do lo que fui acu­mu­lan­do en la vi­da”, di­ce el ar­tis­ta que eli­ge un te­ma es­pe­cí­fi­co pa­ra desa­rro­llar du­ran­te un par de años y ex­pe­ri­men­tar con él en di­ver­sos for­ma­tos, que van des­de la grá­fi­ca has­ta el vi­drio. Ac­tual­men­te es­tá en un pe­río­do de prue­ba de un nue­vo te­ma: la trans­pa­ren­cia. “Has­ta aho­ra ne­ce­si­ta­ba con­tar mu­cho, por­que los cua­dros son un cuen­to, son un re­la­to. En es­te mo­men­to, no sé si por una cues­tión de la edad o por­que es­toy sa­tu­ra­do, ten­go ga­nas de con­tar me­nos, por eso voy ali­ge­ran­do, ali­via­nan­do los cua­dros, sa­cán­do­les pe­da­zos sin trans­for­mar­los del to­do pe­ro dán­do­les una trans­pa­ren­cia, que es lo que me es­tá pa­san­do tam­bién a ni­vel hu­mano”. Con la trans­pa­ren­cia se pue­de ver ha­cia el otro la­do, dar lu­gar a la du­da. “An­tes es­ta­ba con­ven­ci­do de sa­ber mu­chas co­sas y por suer­te ha­ce un tiem­po em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que no sé ca­si na­da. Pe­ro no es un pro­ble­ma no sa­ber, sig­ni­fi­ca que pue­do apren­der”, con­clu­ye es­te ar­tis­ta, que an­tes de en­fren­tar­se al lien­zo en blan­co es­cri­be mu­cho so­bre lo que quie­re ex­pre­sar.

Hos­pi­tal Ma­ciel

Es­cue­la Nº 35 Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.