>CA­SAS

Decoracion (Uruguay) - - Contenido - Por Ina Go­doy pro­duc­ción Agus­ti­na Amo­rós fotos Ga­briel Ad­da

UNA PRI­ME­RA MI­RA­DA DE­LA­TA QUE LA PRIN­CI­PAL CA­RAC­TE­RÍS­TI­CA DE LA CA­SA ES EL TE­CHO ABOVEDADO Y SU PUES­TA EN VA­LOR FUE EL PRIN­CI­PAL OB­JE­TI­VO DE LA RE­FOR­MA QUE LOS AR­QUI­TEC­TOS VIR­GI­NIA MI­GUEL Y FER­NAN­DO DE ROSSA HI­CIE­RON SO­BRE ES­TA CONS­TRUC­CIÓN ORI­GI­NAL DE JOEL PE­TIT DE LA VILLEON, REA­LI­ZA­DA EN 1965

En un te­rreno de 500 m es­ta vi­vien­da de 180 m2, 2 ubi­ca­da en el ba­rrio de Ca­rras­co, se des­ta­ca con su te­cho de bó­ve­das ca­ta­la­nas, un in­con­fun­di­ble gui­ño al gran Ela­dio Dies­te y al Le Cor­bu­sier tar­dío de las Mai­sons Jaoul. Cuan­do los ac­tua­les due­ños die­ron con la ca­sa, es­ta­ba un tan­to de­gra­da­da, sin em­bar­go, di­ce Fer­nan­do De Rossa, “fue una suer­te de amor a pri­me­ra vis­ta, nos atra­pó la ca­li­dez es­pa­cial de las bó­ve­das y la prin­ci­pal in­ten­ción de nues­tra in­ter­ven­ción fue res­tau­rar­las y po­ner­las en va­lor”.

La mo­di­fi­ca­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va so­bre la vi­vien­da ori­gi­nal fue la re­dis­tri­bu­ción de los am­bien­tes: se de­mo­lie­ron pa­re­des pa­ra am­pliar­los y vin­cu­lar­los en­tre sí y con el jar­dín ubi­ca­do al fondo del te­rreno. Tam­bién se agran­da­ron al má­xi­mo las aber­tu­ras.

La co­ci­na, el co­me­dor, un lu­gar de lec­tu­ra y el li­ving com­par­ten un gran es­pa­cio so­cial en for­ma de L, que pa­re­cie­ra ex­ten­der­se has­ta al jar­dín a tra­vés de gran­des puer­tas ven­ta­na co­rre­di­zas de ma­de­ra y vi­drio. To­dos los pa­vi­men­tos de la ca­sa son de hor­mi­gón lus­tra­do y to­das las pa­re­des son blan­cas, una acer­ta­da neu­tra­li­dad pa­ra des­ta­car la tex­tu­ra de la­dri­llos vis­tos del in­te­rior de las bó­ve­das.

El mo­bi­lia­rio del es­tar es­tá in­te­gra­do por una si­lla Loun­ge Chair Wood (LCW) de ma­de­ra mul­ti­la­mi­na­da y ter­mo­for­ma­da, una me­sa ra­to­na (Cof­fee Ta­ble) del mis­mo ma­te­rial y una si­lla me­ce­do­ra (Roc­king Chair); to­dos di­se­ños de Ray y Char­les Ea­mes (Ber­to­ni). Co­ro­nan­do un extremo del gran am­bien­te se ubi­có la es­tu­fa, un vo­lu­men con­cre­to con aber­tu­ra en for­ma de ra­ja y com­par­ti­men­tos pa­ra el fue­go, la le­ña y el te­le­vi­sor. El cua­dro es de Fer­nan­do De Rossa.

En­tre el es­tar y el co­me­dor se ubi­có un es­pa­cio de lec­tu­ra, cu­yo pro­ta­go­nis­ta es un si­llón y des­can­sa­piés de ma­de­ra mul­ti­la­mi­na­da ter­mo­for­ma­da y cue­ro ne­gro, un ícono del di­se­ño ame­ri­cano de Ray y Char­les Ea­mes. En­fren­ta­da al ven­ta­nal que da al jar­dín, se dis­pu­so una bi­blio­te­ca em­po­tra­da de ma­de­ra blan­ca y es­tan­tes de vi­drio, que ex­hi­be los li­bros co­mo si fue­ran una tex­tu­ra de la pa­red.

En el otro extremo de la L se ubi­có la co­ci­na, que se vin­cu­la al es­pa­cio so­cial que com­par­te con el co­me­dor y el es­tar; y al jar­dín a tra­vés de gran­des aber­tu­ras de vi­drio. Em­po­tra­dos en una pa­red-ar­ma­rio se ins­ta­la­ron los hor­nos y la he­la­de­ra. Los fue­gos, la ba­cha y la me­sa­da com­par­ten una am­plia is­la cen­tral. El cua­dro es de San­tia­go Ve­laz­co.

En el án­gu­lo del ge­ne­ro­so am­bien­te se dis­pu­so el co­me­dor. La me­sa fue di­se­ña­da por Fer­nan­do De Rossa, con ca­ba­lle­tes de me­tal cro­ma­do y ta­pa de vi­drio de 1,5 cm de es­pe­sor. Pa­ra acom­pa­ñar­la se eli­gió uno de los me­jo­res di­se­ños de un maes­tro en si­llas: The Chair, del da­nés Hans Weg­ner (Ber­to­ni). El cen­tro de me­sa es de ma­de­ra la­quea­da, un di­se­ño de Car­lo Con­tin que ha­ce ho­nor a su nom­bre, Red Sa­te­lli­te (Moma Sto­re).

El pi­so de hor­mi­gón lus­tra­do y las pa­re­des blan­cas ha­cen des­ta­car el mu­ro cur­vo del ba­ño prin­ci­pal de la ca­sa y la puer­ta de en­tra­da, con círcu­los ca­la­dos que per­mi­ten el paso de la luz.

El cuar­to prin­ci­pal tie­ne un pe­que­ño pa­tio, por lo que la pa­red de la ca­be­ce­ra de la ca­ma es de paños de vi­drio Pro­fi­lit, que per­mi­te el in­gre­so de la luz na­tu­ral y pre­ser­va la in­ti­mi­dad, a la vez que vin­cu­la in­te­rior y ex­te­rior. El mó­vil es de la mar­ca da­ne­sa Flens­ted. El cua­dro es de Fer­nan­do De Rossa.

La ha­bi­ta­ción tie­ne ba­ño en sui­te y com­par­te el am­bien­te con la ca­ma. De­trás de un pa­ño de vi­drio trans­lú­ci­do es­tam­pa­do se ubi­có una me­sa­da de ma­de­ra ne­gra con un la­va­to­rio de lo­sa blan­ca.

En un am­bien­te to­tal­men­te re­ves­ti­do de mo­sai­co ve­ne­ciano blan­co se ubi­ca­ron los ar­te­fac­tos y la du­cha, a am­bos la­dos de un mu­ro in­com­ple­to.

La pu­re­za del re­ves­ti­mien­to de mo­sai­co ve­ne­ciano blan­co, la me­sa­da y la mam­pa­ra de vi­drio y la gri­fe­ría de me­tal ha­cen des­ta­car la pa­red se­mi­cir­cu­lar del ba­ño.

Las aber­tu­ras se ase­gu­ra­ron con re­jas que se ele­van me­dian­te un re­sor­te a gas y es­ti­mu­lan el víncu­lo en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. El mis­mo efec­to pro­du­ce la bóveda que con­ti­núa en el ex­te­rior y for­ma una ga­le­ría abier­ta en la que el pi­so de hor­mi­gón lus­tra­do tam­bién pa­re­ce ex­ten­der­se des­de aden­tro. En el res­to del te­rreno se con­ser­vó el cés­ped, mien­tras que en uno de los rin­co­nes se cons­tru­yó un deck de ma­de­ra con un es­tar al ai­re li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.