LA QUIN­TA FA­CHA­DA

Decoracion (Uruguay) - - Casas - Por Ina Go­doy pro­duc­ción Agus­ti­na Amo­rós fotos Ga­briel Ad­da

LA LUZ NA­TU­RAL ES LA GRAN MA­TE­RIA PRI­MA DE ES­TA VI­VIEN­DA PRO­YEC­TA­DA EN UN PRE­DIO DE 280 M2 EN EL BA­RRIO DE BU­CEO POR EL ES­TU­DIO BERTHET-MÉN­DEZ-TARANTO. ES­TÉ­TI­CA CON­TEM­PO­RÁ­NEA, MU­CHA LUZ CE­NI­TAL Y DEL OES­TE, EN UNA CA­SA QUE MI­RA AL CIE­LO Y AL JAR­DÍN

El es­tu­dio in­te­gra­do por Mar­ce­la Berthet, Ce­ci­lia Mén­dez y Per­la Taranto sue­le in­cor­po­rar en sus pro­yec­tos al­go que era ha­bi­tual en las ca­sas an­ti­guas. Ade­más de la fa­cha­da al fren­te, la pos­te­rior y las la­te­ra­les (que al ser me­dia­ne­ras de­ben ser cie­gas), ellas to­man en cuen­ta la quin­ta fa­cha­da, que co­rres­pon­de al te­cho de la ca­sa. La vi­vien­da fa­mi­liar de la ar­qui­tec­ta Per­la Taranto no fue una ex­cep­ción y tie­ne un gran lu­cer­na­rio cen­tral, a ma­ne­ra de claraboya mo­der­na, que rie­ga de luz na­tu­ral la do­ble al­tu­ra del co­me­dor.

An­ti­ci­pán­do­se qui­zá a los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta­ría el ba­rrio, de­ci­die­ron vol­car la ca­sa ha­cia el fondo, ubi­ca­do en el oes­te del te­rreno. En la plan­ta ba­ja se dis­pu­sie­ron el hall de en­tra­da, el li­ving, el co­me­dor, un play­room, un ba­ño so­cial, la co­ci­na, el área de ser­vi­cios y el jar­dín. En la plan­ta al­ta se es­ta­ble­ció el es­pa­cio pri­va­do, con los dor­mi­to­rios al­re­de­dor de un pa­si­llo que se sir­ve de la do­ble al­tu­ra pa­ra bal­co­near a la plan­ta ba­ja, lo que es­ta­ble­ce un víncu­lo en­tre am­bos ni­ve­les.

Una ma­te­ria­li­dad no­ble y sen­ci­lla in­te­gra re­vo­ques de co­lo­res neutros, ma­de­ra, pie­dra, hie­rro y hor­mi­gón: ele­men­tos y tex­tu­ras que 15 años des­pués de la cons­truc­ción man­tie­nen su vi­gen­cia. Taranto ase­gu­ra que los me­tros cú­bi­cos son más im­por­tan­tes que los me­tros cua­dra­dos: “Las per­so­nas a ve­ces se preo­cu­pan de­ma­sia­do por las me­di­das pe­ro con­si­de­ra­mos que es mu­cho más im­por­tan­te una bue­na es­pa­cia­li­dad, un buen re­co­rri­do, un pa­seo ar­qui­tec­tó­ni­co que ha­bla más de bue­nas sen­sa­cio­nes que de me­ras di­men­sio­nes”.

Mu­ro de pie­dra are­nis­ca que con­ti­núa por den­tro, la­dri­llo con jun­ta en­ra­sa­da pin­ta­do, pa­vi­men­to de ado­quín, mu­ro me­dia­ne­ro ver­de de ca­ña de bam­bú y una puer­ta la­te­ral que ofre­ce ac­ce­so ín­ti­mo y re­pa­ra­do.

El hall de en­tra­da re­ci­be luz ce­ni­tal me­dian­te un lu­cer­na­rio y luz de la calle a tra­vés de una aber­tu­ra en L que atra­vie­sa los dos ni­ve­les. El mu­ro de pie­dra are­nis­ca tam­bién re­co­rre am­bos ni­ve­les, por den­tro y por fue­ra de la ca­sa. La es­ca­le­ra es de hie­rro y ma­de­ra.

La es­tu­fa de le­ña pro­ta­go­ni­za es­te am­bien­te, con un mar­co pre­mol­dea­do de hor­mi­gón que fue he­cho du­ran­te la obra. A am­bos la­dos se ubi­ca­ron ni­chos con es­tan­tes de ma­de­ra. El cua­dro es de Diego Lev.

A pe­sar de com­par­tir el am­bien­te con el li­ving, el co­me­dor es el gran pri­vi­le­gia­do por el ma­ne­jo de la luz ce­ni­tal que apor­ta el lu­cer­na­rio cen­tral y acen­túa la do­ble al­tu­ra. Una aber­tu­ra en for­ma de ra­ja ver­ti­cal re­fuer­za la sen­sa­ción a la vez que lo vin­cu­la con el jar­dín.

Ubi­ca­do en el extremo oes­te del pre­dio, or­na­men­ta­do por una en­re­da­de­ra y un no­gal ve­ci­nos, y un ca­mino de ála­mos pro­pios que re­co­rre una de las me­dia­ne­ras, el jar­dín re­ci­be y con­du­ce el sol del oes­te ha­cia el in­te­rior de la ca­sa.

Su­til­men­te vin­cu­la­da al co­me­dor por una ba­rra, es­ta co­ci­na se­mi­in­te­gra­da man­tie­ne el sec­tor de ela­bo­ra­ción ocul­to y cuen­ta con he­la­de­ras pa­ne­la­bles, in­te­gra­das al equi­pa­mien­to en la par­te que se man­tie­ne a la vis­ta. To­da la car­pin­te­ría in­te­rior es de cao­ba y las puer­tas fue­ron di­se­ña­das con una bu­ña de ace­ro inoxi­da­ble.

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal es­tá co­ro­na­do por una puer­ta ven­ta­na con cor­ti­nas ve­ne­cia­nas de ma­de­ra y un mo­des­to bal­cón que ase­gu­ra la vis­ta al jar­dín des­de la se­gun­da plan­ta. Co­mo en el res­to de la ca­sa, la car­pin­te­ría es de cao­ba. La bu­ta­ca nór­di­ca mues­tra la pre­fe­ren­cia de Taranto por las lí­neas pu­ras. El cua­dro es de Diego Lev.

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal tie­ne ves­ti­dor y ba­ño pri­va­do, con equi­pa­mien­to en ace­ro inoxi­da­ble y vi­drio di­se­ña­do por Taranto. Las puer­tas son de cao­ba y tie­nen bu­ñas de ace­ro inoxi­da­ble.

En el ba­ño so­cial la luz na­tu­ral in­gre­sa a tra­vés de una aber­tu­ra fi­ja de la­dri­llos de vi­drio. El re­ves­ti­mien­to es ce­rá­mi­co, los ar­te­fac­tos de lo­za blan­ca y los ac­ce­so­rios de ace­ro inoxi­da­ble.

Se­pa­ra­dos por el es­pa­cio de la do­ble al­tu­ra, los dos dor­mi­to­rios in­fan­ti­les se ubi­ca­ron en­fren­ta­dos al cuar­to prin­ci­pal, com­par­ten un ba­ño y el pa­si­llo que bal­co­nea a la plan­ta ba­ja.

Héc­tor Vil­che, alumno de la es­cue­la de Joa­quín To­rres Gar­cía, es el au­tor de es­te ba­jo­rre­lie­ve rea­li­za­do en ye­so. La due­ña de ca­sa re­cuer­da que lo vio en un re­ma­te, le en­can­tó, y lue­go sus pri­mos se lo re­ga­la­ron de sor­pre­sa. “Co­mo ya lo te­nía cuan­do pro­yec­ta­mos la ca­sa, pu­di­mos bus­car­le un lu­gar pri­vi­le­gia­do, que se dis­fru­ta des­de am­bas plan­tas, en­mar­ca­do por un jue­go su­til de lí­neas y bu­ñas, y ba­ña­do de luz na­tu­ral del lu­cer­na­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.