DI­SE­ÑOS IN­FI­NI­TOS

Decoracion (Uruguay) - - Dossier - Por An­drea Sa­llé Onett

DIG­NAS RE­PRE­SEN­TAN­TES DE OTRAS ÉPO­CAS, LAS BAL­DO­SAS DE CE­MEN­TO —TAM­BIÉN CO­NO­CI­DAS CO­MO BAL­DO­SAS HI­DRÁU­LI­CAS— VUEL­VEN A RE­SUR­GIR DE LA MANO DE MO­SAI­COS DEL SUR, EM­PREN­DI­MIEN­TO QUE RES­CA­TA LAS AN­TI­GUAS TÉC­NI­CAS Y EL TRA­BA­JO AR­TE­SA­NAL DE ES­TAS PIE­ZAS

Co­rría el 2014 cuan­do Inés Pau­llier se que­dó sin tra­ba­jo. A sus 56 años la op­ción más rá­pi­da y fá­cil era im­por­tar un con­te­ne­dor con pro­duc­tos va­rios des­de Chi­na y po­ner­se a ven­der, pe­ro que­ría al­go más, que­ría ofre­cer al­go que no hu­bie­ra en Uru­guay y que hi­cie­ra la di­fe­ren­cia. Un día, si­guien­do con el de­do una go­ta de ca­fé que se le ha­bía caí­do so­bre una me­sa de ce­rá­mi­cas, la ins­pi­ra­ción se hi­zo presente y re­cor­dó las co­lo­ri­das bal­do­sas de ce­men­to que en su mo­men­to ha­bía com­pra­do pa­ra su ho­gar. Sin nun­ca ha­ber in­cur­sio­na­do en el mun­do de los re­ves­ti­mien­tos, Inés de­ci­dió po­ner ma­nos a la obra y em­pe­zar a pro­du­cir es­tas bal­do­sas de­co­ra­ti­vas que da­tan de fi­nes del si­glo XIX, y que fue­ron fu­ror en los pri­me­ros años del xx. “Me com­pré los mol­des, lue­go una pren­sa y em­pe­cé a bus­car en in­ter­net có­mo se pre­pa­ra­ba la mez­cla pa­ra ha­cer una bal­do­sa de ce­men­to. La ver­dad es que no fue muy sen­ci­llo te­ner el know how, no lle­ga­ba a la con­sis­ten­cia del ma­te­rial”, re­la­ta. Al prin­ci­pio las ha­cía en su ca­sa, has­ta que le sur­gió la opor­tu­ni­dad de com­prar una fá­bri­ca que ha­bía ce­rra­do. Con el equi­pa­mien­to y los re­cur­sos hu­ma­nos ne­ce­sa­rios, en 2015 abrió las puer­tas de Mo­sai­cos del Sur, em­pren­di­mien­to que recupera un tra­ba­jo ar­te­sa­nal ca­si per­di­do.

Las bal­do­sas se rea­li­zan una por una de for­ma ma­nual con ayu­da de una pren­sa hi­dráu­li­ca y los co­lo­res se pre­pa­ran es­pe­cial­men­te pa­ra ca­da clien­te. Los di­se­ños re­crean los mo­ti­vos clá­si­cos de es­tas bal­do­sas (ara­bes­cos, flo­res, for­mas geo­mé­tri­cas), pe­ro tam­bién pue­den ser crea­dos a me­di­da del con­su­mi­dor. La fá­bri­ca cuen­ta con más de 150 mol­des —en­tre guar­das, bal­do­sas y es­qui­nas— y la po­si­bi­li­dad de crear cien­tos de com­bi­na­cio­nes, que pue­den pro­bar­se en su web a tra­vés de un si­mu­la­dor. “Es un di­fe­ren­cial con res­pec­to a lo que tie­ne to­do el mun­do. Es muy di­fí­cil que se co­pie. Es un pi­so úni­co, per­du­ra­ble en el tiem­po y con po­si­bi­li­dad de re­po­si­ción, a di­fe­ren­cia de los im­por­ta­dos. Es­tos son pi­sos con mu­cha per­so­na­li­dad y por eso pue­den com­pe­tir en pre­cio y ca­li­dad”, se­ña­la la pro­pie­ta­ria. El gran va­lor del pro­duc­to ra­di­ca en el pro­ce­so ar­te­sa­nal de pro­duc­ción. Ca­da bal­do­sa se ha­ce por se­pa­ra­do en un úni­co mol­de. Es­tá com­pues­ta de tres ca­pas, que con­tie­nen pig­men­tos,

ce­men­to y are­na, es­tos dos úl­ti­mos mez­cla­dos en di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes y con­sis­ten­cias en ca­da ca­pa. Me­dian­te una pren­sa hi­dráu­li­ca se com­pri­me el mol­de re­lle­na­do, lue­go se ex­trae cui­da­do­sa­men­te la bal­do­sa y se de­ja se­car unos 15 días, ya que no lle­va coc­ción. Los ma­te­ria­les ex­ce­den­tes, los mo­sai­cos que no pa­san el con­trol de ca­li­dad y el agua usa­da en los pro­ce­sos se re­ci­clan. En pro­me­dio, la fá­bri­ca pro­du­ce unos 2,5 m2 por día. El pro­duc­to ob­te­ni­do es re­sis­ten­te, im­permea­ble, fá­cil de man­te­ner, an­ti­des­li­zan­te, du­ra­de­ro y úni­co.

El ta­ma­ño es­tán­dar de las bal­do­sas es de 20 x 20 cm, pe­ro tam­bién hay de 15 x 15 cm, zó­ca­los y bal­do­sas oc­to­go­na­les de 20 x 20 cm. La co­lo­ca­ción es co­mo la de una bal­do­sa co­mún. Al fi­na­li­zar, se les de­be pa­sar una ce­ra pa­ra se­llar­las, ya que son más po­ro­sas.

La ver­sa­ti­li­dad del ma­te­rial las ha­ce ap­tas pa­ra ves­tir pi­sos y pa­re­des, tan­to in­te­rio­res co­mo ex­te­rio­res, ya sea pa­ra cu­brir su­per­fi­cies en­te­ras (co­ci­nas, ba­ños, dor­mi­to­rios, te­rra­zas) o co­mo un de­ta­lle de­co­ra­ti­vo pun­tual (si­mu­lan­do una al­fom­bra o un cua­dro, por ejem­plo).

DÓN­DE ENCONTRARLOS

En Mon­te­vi­deo:

Ca­ne­lo­nes 924 esq. Con­ven­ción.

Web:

www.mo­sai­cos­del­sur.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.