EN CO­NE­XIÓN CON LA FAU­NA

Decoracion (Uruguay) - - Dossier - Por Ina Go­doy

LA POR­CE­LA­NA SUR­GIÓ EN LA LE­JA­NA CHI­NA UNOS 200 AÑOS AN­TES DE CRIS­TO. ES­TA DE­LI­CA­DA Y PRES­TI­GIO­SA TÉC­NI­CA, QUE SE DI­VUL­GÓ PRI­ME­RO EN EUROPA Y LUE­GO CON­QUIS­TÓ OC­CI­DEN­TE, SO­BRE­VI­VE AÚN HOY Y EN LAS MA­NOS DE LA URU­GUA­YA XI­ME­NA CLAVELLI SE TRANS­FOR­MA EN UNA COLECCIÓN DE JO­YAS DE AU­TOR

Xi­me­na Clavelli cre­ció en el ta­ller de ar­te­sa­nías que tie­nen sus pa­dres des­de ha­ce más de tres dé­ca­das, del que han sa­li­do las en­tra­ña­bles ove­ji­tas de ma­de­ra y la­na, en­tre otras obras. En­tre los 15 y los 25 años se de­di­có a tra­ba­jar la ce­rá­mi­ca y desa­rro­lló una lí­nea de uti­li­ta­rios en gres, un ma­te­rial que, al igual que la por­ce­la­na, se hor­nea a al­ta tem­pra­tu­ra. “A la par, hi­ce la li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y me for­mé en fo­to­gra­fía, a lo que fi­nal­men­te me ter­mi­né de­di­can­do”, cuen­ta xi­me­na, quien se es­pe­cia­li­zó en pos­pro­duc­ción de foto fi­ja. Con 30 años re­cién cum­pli­dos se fue a Ale­ma­nia y lue­go a Buenos Aires, don­de re­si­de ac­tual­men­te. “Fue en Ale­ma­nia que em­pe­cé a ha­cer di­bu­jos de ani­ma­les de la re­gión y en­ten­dí que la cons­truc­ción de sen­ti­do, en cual­quier co­sa que hi­cie­ra, te­nía que ver con mi ori­gen, con es­ta par­te del pla­ne­ta y con nues­tra con­di­ción pe­ri­fé­ri­ca”. Su atrac­ción por las co­sas pe­que­ñas la lle­vó al mun­do de la joyería, el ma­te­rial prin­ci­pal con el que tra­ba­ja es la por­ce­la­na y el mo­ti­vo es la fau­na au­tóc­to­na. Zo­rros, ma­ras, coatíes y car­pin­chos son al­gu­nos de los bi­chi­tos que trans­for­man co­lla­res, ani­llos y ca­ra­va­nas en una colección de jo­yas de au­tor su­til, exó­ti­ca y ado­ra­ble. “Los zo­rri­tos son mis fa­vo­ri­tos por­que son sal­va­jes y ur­ba­nos, es­tán cer­ca de lo ci­vi­li­za­do, me gus­tan co­mo una ale­go­ría de nues­tra re­gión”, con­fie­sa la autora, que ate­so­ra un ma­nual de ma­mí­fe­ros de Uru­guay que se sa­be de me­mo­ria y con el que siem­pre via­ja. “Lo ma­ra­vi­llo­so de los zo­rri­tos es que son unas cria­tu­ras que ha­cen su pro­pio ca­mino, yo les di vi­da y aho­ra ya no pue­do pa­rar­los”. El pa­sa­do di­ciem­bre par­ti­ci­pó de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te­sa­nía en Buenos Aires y ob­tu­vo una men­ción en el ru­bro “Joyería en ma­te­ria­les no tra­di­cio­na­les”. Lue­go xi­me­na con­tac­tó a al­gu­nos pun­tos de venta don­de le in­tere­sa­ba que es­tu­vie­ran sus ob­je­tos, en­tre ellos, la tien­da

del Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano de Buenos Aires (Mal­ba). “Fue ge­nial por­que me­dia ho­ra des­pués te­nía una res­pues­ta y pe­dían que les lle­va­ra las co­sas. Es un aval, un res­pal­do de que lo que ha­go es­tá bien y una vi­drie­ra ex­ce­len­te”, ase­gu­ra xi­me­na, que tie­ne su es­tu­dio de re­to­que de fo­to­gra­fía fun­cio­nan­do a pleno y en­cuen­tra es­pa­cios en su tiem­po li­bre o en­tre pro­yec­tos pa­ra de­di­car­se a la joyería.

Las pie­zas son ín­te­gra­men­te he­chas a mano en no me­nos de tres días. Se hor­nean tres ve­ces —en­tre 6 y 8 ho­ras ca­da vez— don­de se ex­po­nen a tem­pe­ra­tu­ras al­tí­si­mas que al­can­zan has­ta 1250 ºC, por eso la por­ce­la­na, co­mo el gres, es tan re­sis­ten­te. En­tre ca­da hor­nea­do se pin­ta y es­mal­ta, y se fi­na­li­za con los de­ta­lles de lus­tre en oro y una úl­ti­ma pa­sa­da por el horno.

Tien­da del Mal­ba

DÓN­DE ENCONTRARLOS

En Mon­te­vi­deo:

Ga­le­ría Aca­trás del Mer­ca­do y Ma­nos del Uru­guay (Pun­tas Ca­rre­tas y Mon­te­vi­deo Shop­ping, Gor­le­ro y La Ba­rra).

En Buenos Aires:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.