EN LA NA­TU­RA­LE­ZA

Dress (Uruguay) - - TRENDS & NEWS -

Nos es­pe­ra un ve­rano muy especial. To­das las se­ña­les apun­tan a la ex­pan­sión de lo na­tu­ral, de lo fres­co, de lo flui­do, con una in­va­sión de imá­ge­nes del mun­do bo­tá­ni­co pe­ro tam­bién con una ac­ti­tud que quie­re mos­trar esa co­ne­xión. Co­mo di­ce la it girl ita­lia­na CLA­RA FERRAGNI, “la cla­ve es la na­tu­ra­li­dad, no la per­fec­ción”.* Es­ta fra­se, con la que ella ex­pli­ca su for­ma de fo­to­gra­fiar, es tam­bién una cla­ve pa­ra en­ten­der la mo­da que vie­ne: la es­pon­ta­nei­dad y el de­sen­fa­do de lo na­tu­ral ha­cen fren­te a lo es­truc­tu­ra­do, y lo desafían. Es­ta tem­po­ra­da la fuer­za vie­ne de las imá­ge­nes del mun­do ve­ge­tal en pri­me­rí­si­mo plano, con el co­lor fu­sio­na­do de una ma­ne­ra fres­ca en es­tam­pas de fru­tas, ho­jas y flo­res. Tam­bién es­tán los ani­ma­les, pe­ro son más de­li­ca­dos y eté­reos que en tem­po­ra­das an­te­rio­res: pa­sa­mos de los ti­gres a los pá­ja­ros y las ma­ri­po­sas, así co­mo a es­ce­nas que re­mi­ten al mun­do ma­rino. No es que los ti­gres des­apa­rez­can, más bien se su­man a otros ani­ma­les que to­man pro­ta­go­nis­mo, con un cri­te­rio que se pa­re­ce mu­cho a la ten­den­cia “in­te­gra­do­ra” que se ha vis­to en los des­fi­les: la di­ver­si­dad es una cla­ve, y se apun­ta a in­cluir más que ex­cluir.

¿Qué sig­ni­fi­ca la ten­den­cia in­te­gra­do­ra? Tie­ne va­rias fa­ce­tas. Cla­ra­men­te, in­cluir sig­ni­fi­ca por mo­men­tos apos­tar a una es­té­ti­ca abi­ga­rra­da, exó­ti­ca, en la que “más es más”: más co­lor, más imá­ge­nes, un mix de es­ti­los ét­ni­cos de di­ver­sos orí­ge­nes. Por eso en­con­tra­mos la mez­cla de lo afri­cano –que ga­na te­rreno en la for­ma de com­bi­nar el co­lor- con las ya tra­di­cio­na­les influencias in­dias. Es­ta tem­po­ra­da lo tro­pi­cal, con Bra­sil y Cu­ba en la mi­ra­da de los di­se­ña­do­res, mar­ca una di­rec­ción.

Pe­ro la ten­den­cia a in­te­grar no se li­mi­ta a los có­di­gos vi­sua­les. Tam­bién en es­te con­tex­to apa­re­ce el per­mi­so pa­ra in­cor­po­rar pren­das mas­cu­li­nas en el ves­tua­rio fe­me­nino y vi­ce­ver­sa: así co­mo una de las pre­sen­cias de­ter­mi­nan­tes del guar­da­rro­pa fe­me­nino es­te ve­rano es la ca­mi­sa de hom­bre, el pú­bli­co mas­cu­lino co­mien­za a acep­tar las flo­res de gran­des di­men­sio­nes, los co­lo­res y una ma­yor sol­tu­ra en el cor­te de las pren­das. Al­gu­nos se pre­gun­tan, ¿có­mo, el hom­bre uru­gua­yo no era su­ma­men­te con­ser­va­dor en su ves­tua­rio? Sí, pue­de ser, pe­ro des­de ha­ce mu­cho tiem­po los es­tu­dios nos mues­tran que es­pe­ra­ba una pro­pues­ta más vi­tal y arries­ga­da, más

am­plia y con más opciones, aun­que no le re­sul­ta­ba fá­cil en­con­trar­la. En es­te pun­to la so­cie­dad avan­zó más rá­pi­do que la ofer­ta, y hoy es­tos dos ca­mi­nos em­pie­zan a en­con­trar­se.

El te­ma de la na­tu­ra­li­dad y la na­tu­ra­le­za tie­ne tam­bién otras ex­pre­sio­nes. Una de ellas es la ten­den­cia “eco”: co­mer más sano, to­mar ju­gos ve­ge­ta­les y acep­tar to­do lo que se pre­sen­ta co­mo una pro­pues­ta dé­tox. La so­cie­dad es­tá su­ma­men­te re­cep­ti­va a es­te con­jun­to de ac­ti­tu­des y es­ti­los de vi­da. Im­pli­ca co­nec­tar con los es­pa­cios abier­tos, an­dar en bi­ci­cle­ta, ca­mi­nar más len­to, ser más cons­cien­te de los rit­mos y las ne­ce­si­da­des del cuer­po, fluir con la vi­da. Se apun­ta a lo­grar una sin­to­nía en­tre los tiem­pos de la Pa­cha­ma­ma y del pro­pio ser hu­mano. ¿Aca­so no ne­ce­si­tá­ba­mos ba­jar un po­co el rit­mo? Hoy es ten­den­cia en la so­cie­dad, y la mo­da lo ex­pre­sa.

Así tam­bién “flu­ye” la ro­pa de es­te ve­rano, ha­blan­do a tra­vés del len­gua­je de los ma­te­ria­les y los cor­tes: el pro­ta­go­nis­mo es­tá en tex­tu­ras que se des­li­zan co­mo el sa­tin y las se­das pe­sa­das, y el lino sur­ge con in­ten­si­dad, ocu­pan­do el lu­gar más des­ta­ca­do en mu­chas co­lec­cio­nes. La si­lue­ta se se­pa­ra del cuer­po en los pan­ta­lo­nes, en los ki­mo­nos y las ca­mi­sas lar­gas, co­mo si lo es­truc­tu­ra­do die­ra lu­gar -por un ra­toa lo dis­ten­di­do y lo fres­co, tan­to en la mo­da co­mo en la for­ma de vi­vir.

A su vez que­da cla­ro, pa­ra los más atentos, que el cui­da­do de lo na­tu­ral no es so­la­men­te una ex­pre­sión en el di­se­ño sino una in­ten­ción que se re­fle­ja en la pro­duc­ción -con el uso de ma­te­ria­les or­gá­ni­cos, de mé­to­dos me­nos con­ta­mi­nan­tes, de un te­ñi­do con ma­te­ria­les ami­ga­bles pa­ra el me­dio am­bien­te-. Es­to cons­ti­tu­ye una gran exi­gen­cia pa­ra los pro­yec­tos que se sien­ten com­pro­me­ti­dos con es­ta ten­den­cia. Por eso la mo­da sus­ten­ta­ble es una de las gran­des van­guar­dias en el mun­do: es­to tam­bién es “eco”, es el mun­do “ver­de” que avan­za en lo esen­cial.

El di­se­ño uru­gua­yo va cons­ti­tu­yen­do una pe­que­ña van­guar­dia, con di­ver­sos pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les que apues­tan a los ma­te­ria­les or­gá­ni­cos y a pro­pues­tas que co­mu­ni­can, tan­to des­de lo vi­sual co­mo des­de lo con­cep­tual, su com­pro­mi­so con la na­tu­ra­le­za y con la na­tu­ra­li­dad. Mien­tras otros paí­ses tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­lir de la mo­da ma­si­va y se mues­tran con­ser­va­do­res en la par­te crea­ti­va, a ni­vel lo­cal las mar­cas jó­ve­nes se per­mi­ten ser más au­da­ces y di­ver­ti­das. La mo­vi­da del di­se­ño na­cio­nal su­ma, tan­to en la fuer­za pa­ra in­no­var, co­mo en la bús­que­da –no ge­ne­ral, pe­ro muy vi­si­ble- de una mo­da co­nec­ta­da con cier­tos va­lo­res.

Chiara Ferragni en La Na­ción Mo­da y Be­lle­za - 5.11.2016

POR VE­RÓ­NI­CA MASSONNIER CA­SA BANEM

RAP­SO­DIA SS16

LEMON SS16

BLACK & LIBERTY

Des­fi­le SA­VIA SS16

CA­RO CRIA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.