ACEI­TES ESEN­CIA­LES

Dress (Uruguay) - - DRESSBEAUTY SALUD -

Si bien pa­re­cen ser par­te de una ten­den­cia new age, lo cier­to es que los acei­tes esen­cia­les y la aro­ma­te­ra­pia han es­ta­do en­tre no­so­tras des­de ha­ce si­glos, for­man­do par­te de re­me­dios ca­se­ros e in­fu­sio­nes va­rias de nues­tros ma­yo­res. Pe­ro en los úl­ti­mos años han ga­na­do pro­ta­go­nis­mo co­mo he­rra­mien­tas de be­lle­za, al pun­to que ca­da vez son más las mar­cas que los in­cor­po­ran en sus for­mu­la­cio­nes. Por eso, re­pa­sa­mos los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios y ca­rac­te­rís­ti­cas de los acei­tes esen­cia­les, pa­ra que vos tam­bién te ani­mes a su­mar­los a tu ru­ti­na.

LA­VAN­DA

Ori­gi­na­ria de Pro­ven­ce y de aro­ma in­con­fun­di­ble, la la­van­da ayu­da a cal­mar y re­la­jar la men­te y com­ba­tir el es­trés, el as­ma y las mi­gra­ñas. Así, es un alia­do per­fec­to pa­ra con­ci­liar el sue­ño; y apli­ca­do en nues­tra piel, re­sul­ta ideal pa­ra ma­sa­jes te­ra­péu­ti­cos, pre­ve­nir ci­ca­tri­ces y ba­lan­cear el PH de la piel.

OLI­VA

Aho­ra, el acei­te esen­cial de oli­va es­tá ga­nan­do un es­pa­cio a in­flu­jo del acei­te de oli­va, ac­tual ve­det­te de la co­ci­na. Es que su gran con­te­ni­do de áci­dos gra­sos y al­fa-li­no­lé­li­co le otor­gan gran po­der hi­dra­tan­te, ha­cién­do­la especial pa­ra pie­les se­cas y sen­si­bles. No im­por­ta de cuál de las más de 100 es­pe­cies dis­tin­tas de oli­vos que pro­ven­ga el acei­te, cual­quier de ellos se­rá un po­ten­te alia­do.

RO­ME­RO

El ro­me­ro se uti­li­za re­gu­lar­men­te co­mo ba­se de sham­poo. ¿Por qué? Por­que al apli­car­lo, se lo­gra in­cre­men­tar la cir­cu­la­ción del cue­ro ca­be­llu­do, fa­vo­re­cien­do el cre­ci­mien­to del pe­lo. Y gra­cias a su frescura, es­ti­mu­la el ce­re­bro, me­jo­ran­do la me­mo­ria y la cla­ri­dad men­tal. ¿Al­go más? Sí, es ideal pa­ra cuan­do los múscu­los es­tán ten­sos.

AL­MEN­DRA

El acei­te de al­men­dras tie­ne una tex­tu­ra re­fi­na­da y una con­sis­ten­cia no gra­sa, lo que per­mi­te una rá­pi­da ab­sor­ción. Una vez apli­ca­do, de­ja la piel sua­ve, sa­ti­na­da e hi­dra­ta­da, por lo que re­sul­ta uno de los acei­tes más po­pu­la­res pa­ra ma­sa­jes y cre­mas de ma­nos. Y por si fue­ra po­co, sus pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas ayu­dan a la fir­me­za de la piel.

NA­RAN­JA DUL­CE

En sín­te­sis, su aro­ma cí­tri­co mo­ti­va la fe­li­ci­dad ya que in­flu­ye di­rec­ta­men­te en nues­tro es­ta­do de áni­mo, ha­cién­do­nos sen­tir aco­gi­dos y con­for­ta­bles. Y sus be­ne­fi­cios van más allá: uti­li­za­do so­bre la piel, es ex­ce­len­te pa­ra la ge­ne­ra­ción de co­lá­geno y pa­ra dre­nar to­xi­nas del sis­te­ma lin­fá­ti­co.

ROSA MOSQUETA

Es­te acei­te es uno de los más uti­li­za­dos en el mun­do de la cos­mé­ti­ca. Ri­co en áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos y vi­ta­mi­nas A, C y E, es ex­ce­len­te pa­ra pre­ve­nir el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, nu­trir, hi­dra­tar y re­du­cir man­chas de la piel, lí­neas de ex­pre­sión e in­clu­so es­trías.

VER­BE­NA

Su aro­ma a li­món es ideal pa­ra esos días en las que es­ta­mos des­ga­na­das o sin ener­gía. Gra­cias a su po­der ener­gi­zan­te, re­fres­ca y vi­go­ri­za tan­to el cuer­po co­mo la men­te.

GERANIO

El Geranio se co­no­ce co­mo el acei­te de las 4A: es as­trin­gen­te, an­ti­sép­ti­co, an­ti de­ge­ne­ra­ti­vo y an­ti­coa­gu­lan­te. Así, trae be­ne­fi­cios pa­ra la piel -es ideal pa­ra pie­les con ac­né o se­bo­rrea, ya que re­gu­la la pro­duc­ción de gra­sas-, pue­de uti­li­zar­se co­mo tra­ta­mien­to re­duc­tor y re­afir­man­te, y ayu­da a es­ti­mu­lar el sis­te­ma lin­fá­ti­co y a re­du­cir los do­lo­res mens­trua­les. Com­ple­to, ¿no?

SIEM­PRE VI­VA

Ele­va­da por mu­chos al ran­go de es­tre­lla, es­ta flor sú­per du­ra­de­ra tie­ne gran­des com­po­nen­te an­ti-age. Su acei­te esen­cial nu­tre la piel, lo­gran­do re­du­cir lí­neas de ex­pre­sión y eli­mi­nan­do arru­gas fi­nas, otor­gan­do a la piel una tex­tu­ra ater­cio­pe­la­da. Ade­más, es un po­ten­te des­in­fla­man­te.

Si ya es­tás de­ci­di­da, ha­cé una lis­ta de prio­ri­da­des y comenzá a su­mar­los a tu ru­ti­na; po­dés em­pe­zar de a po­co, y en lu­gar de apli­car­los di­rec­ta­men­te, pro­bá uti­li­zan­do pro­duc­tos que con­ten­gan al­gu­nos de es­tos acei­tes co­mo in­gre­dien­tes. De una for­ma u otra, es ho­ra de echar mano a es­tos alia­dos na­tu­ra­les, que traen múl­ti­ples be­ne­fi­cios tan­to pa­ra nues­tra piel co­mo pa­ra nues­tro es­ta­do de áni­mo. A fin de cuen­tas, si nues­tras abue­las los usa­ban, al­go de ra­zón te­nían que te­ner, ¿no?

ARO­MA­TE­RA­PIA DE HOMEOPATÍA ALE­MA­NA

ACEI­TES ESEN­CIA­LES DE JUST

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.