SA­NOS HÁ­BI­TOS

Dress (Uruguay) - - DRESSBEAUTY BIENESTAR -

En un fin de año en el que el buen tiem­po se de­mo­ró co­mo nun­ca, sa­len a re­lu­cir las re­fle­xio­nes de siem­pre: si es­tos ki­los de más con que lle­ga­mos a di­ciem­bre no pu­die­ron ha­ber­se tra­ba­ja­do, por qué la pe­re­za le ga­nó a la de­ter­mi­na­ción, qué po­de­mos ha­cer pa­ra cam­biar y un lar­go et­cé­te­ra, que siem­pre ter­mi­nan en lo mis­mo: por qué no pu­di­mos cum­plir con lo que nos pro­me­ti­mos el 1º de enero. Pe­ro a no mor­ti­fi­car­nos: hay que to­mar con­cien­cia de que nun­ca es tar­de pa­ra cam­biar, que los lu­nes no son los úni­cos días de la se­ma­na en que po­de­mos co­men­zar y que el nue­vo año bien pue­de co­men­zar en di­ciem­bre. ¿Lo fun­da­men­tal? Te­ner un nor­te y no ser ra­di­cal: el click ha­cia un cam­bio du­ra­de­ro pue­de pa­gar­se en có­mo­das cuo­tas. ¿Pre­pa­ra­da?

DERRIBANDO MI­TOS, CONS­TRU­YEN­DO HÁ­BI­TOS

Ol­vi­dá­te de esas die­tas mi­la­gro­sas que te pa­sa­ron en el tra­ba­jo, o de las que re­co­mien­dan pseu­do pá­gi­nas de in­ter­net, pro­me­tién­do­te la sa­lud eterna a cam­bio de unos días en el in­fierno. ¿Las ra­zo­nes? Bá­si­ca­men­te, to­do lo ins­tan­tá­neo es un boo­me­rang pa­ra nues­tro cuer­po, su­ma­do a que lo que pue­de ser­vir­le a al­gu­nos, pue­de no te­ner efec­to (o lo que es peor, ser per­ju­di­cia­les) en otros. Por eso, de­be­mos eva­luar nues­tra si­tua­ción par­ti­cu­lar -en fun­ción de la edad, los há­bi­tos, los gus­tos y las ne­ce­si­da­des- pa­ra lue­go di­se­ñar un plan a me­di­da, y lo que es me­jor, sus­ten­ta­ble en el lar­go pla­zo. Es el mo­men­to de fo­ca­li­zar­nos en no­so­tras y ha­cer oí­dos sor­dos a lo que te re­co­mien­den los de­más, a ex­cep­ción de tu mé­di­co y de tu nu­tri­cio­nis­ta, que se­rán los sher­pas cir­cuns­tan­cia­les en es­te via­je ha­cia el bie­nes­tar per­ma­nen­te.

La pre­mi­sa no es “es­tar” a die­ta, sino al­can­zar un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble que se ba­se en una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da. De na­da sir­ve in­tro­du­cir cam­bios pa­ra lle­gar a un pe­so -su­pues­ta­men­tei­deal, si des­pués vol­ve­mos a co­mer co­mo an­tes. A pro­pó­si­to: la ma­yo­ría de las ve­ces no im­por­ta tan­to cuán­to pe­se­mos, sino que desa­rro­lle­mos una es­tra­te­gia pa­ra sus­ti­tuir gra­sa por ma­sa mus­cu­lar, lo que no ne­ce­sa­ria­men­te equi­va­le a per­der pe­so.

A su vez, mu­chas ve­ces cae­mos en la sim­pli­fi­ca­ción de creer que lo sano es si­nó­ni­mo de ba­jas ca­lo­rías, y en con­se­cuen­cia, de adel­ga­zar. Es­to es do­ble­men­te fal­so: ni to­do lo sa­lu­da­ble es ba­jo en ca­lo­rías, ni to­do lo que es ba­jo en ca­lo­rías va a ayu­dar­nos a per­der pe­so. Te­ne­mos que con­cien­ti­zar­nos que hay ca­lo­rías “bue­nas” –tan­to por su apor­te nu­tri­cio­nal co­mo por sus pro­pie­da­des su­pre­so­ras del ape­ti­to- y que no es la can­ti­dad sino la ca­li­dad de lo que in­ge­ri­mos lo que ten­drá in­fluen­cia di­rec­ta en nues­tro bie­nes­tar.

Lo mis­mo pa­sa con las gra­sas: no es­tán prohi­bi­das, sino que son par­te im­por­tan­te pa­ra lo­grar el equi­li­brio. En otras palabras, con­su­mir una can­ti­dad mo­de­ra­da de de­ter­mi­na­do ti­po de gra­sas nos ayu­da­rá a cum­plir con nues­tro ob­je­ti­vo. ¿Las ra­zo­nes? Las mis­mas que se men­cio­na­ron pa­ra las ca­lo­rías “bue­nas”: nos ayu­da­rán a sen­tir­nos sa­cia­dos y a te­ner una di­ges­tión más len­ta. ¿Al­gu­nos ejem­plos? Las gra­sas sa­nas y no sa­tu­ra­das que po­de­mos en­con­trar en las se­mi­llas, fru­tos se­cos, pal­ta y acei­te de oli­va son gra­sas per­mi­ti­das, ya que re­sul­tan en apor­tes muy sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Las que te­ne­mos que evi­tar son har­to sa­bi­das: las graas sa­tu­ra­das y trans, pre­sen­tes en fri­tos, ali­men­tos pro­ce­sa­dos in­dus­trial­men­te y snacks, en­tre otros, son enemi­gos que de­be­mos man­te­ner a ra­ya en es­te via­je.

Y en cuan­to a los hi­dra­tos de car­bono, tam­bién exis­te la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que en­gor­dan; pe­ro eli­mi­nar­los por com­ple­to pue­de ser muy pe­li­gro­so, ya que son fuen­te de vi­ta­mi­na B y fi­bras, tan ne­ce­sa­rias pa­ra nues­tro cuer­po. Nue­va­men­te, ha­brá que in­cor­po­rar a nues­tro plan aque­llos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, co­mo la qui­noa, bo­nia­to, ca­la­ba­za, fru­tas se­cas, ce­rea­les, le­gum­bres o arroz in­te­gral. Ade­más, ¡son ri­quí­si­mos!

El qué co­me­mos es im­por­tan­te, pe­ro el cuán­do tam­bién jue­ga su pa­pel. En es­te sen­ti­do, op­tar por lar­gos ayu­nos pa­ra adel­ga­zar es un sa­cri­fi­cio in­ne­ce­sa­rio e in­efi­cien­te: la me­jor ma­ne­ra de per­der pe­so es co­mer re­gu­lar­men­te y que­mar ca­lo­rías ha­cien­do de­por­te, que ade­más de ayu­dar­nos a com­ple­tar el cam­bio es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de pro­te­ger nues­tra sa­lud car­dio­vas­cu­lar.

LA FE­LI­CI­DAD ES MO­VI­MIEN­TO

Si to­da­vía sos de las que no se es­tá ejer­ci­tan­do, lo me­jor se­rá que em­pie­ces de a po­co y au­men­tes pro­gre­si­va­men­te -por ejem­plo, co­men­zar con dos se­sio­nes se­ma­na­les de 40 mi­nu­tos, lue­go au­men­tar a 3 ve­ces por se­ma­na con una du­ra­ción me­dia de 60 mi­nu­tos- pa­ra que el cuer­po acom­pa­ñe el cam­bio de ru­ti­na y no pa­se fac­tu­ras. ¿Por dón­de em­pe­zar? Fá­cil: ha­cién­do­te un chequeo pre­vio y vi­si­tan­do a un pro­fe­sio­nal. Lo si­guien­te es pen­sar en nues­tros ob­je­ti­vos, y pla­ni­fi­car en con­se­cuen­cia. ¿Que­re­mos ga­nar en sa­lud? En­ton­ces, de­be­mos fo­ca­li­zar­nos en tra­ba­jos ae­ró­bi­cos –co­rrer, tro­tar, na­dar, spin­ning, por ejem­plo-, ya que es­ti­mu­lan el sis­te­ma car­dio-cir­cu­la­to­rio y el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio. ¿Nos in­tere­sa to­ni­fi­car nues­tros múscu­los? Su­mé­mos­le a lo an­te­rior ejer­ci­cios en la sa­la de mus­cu­la­ción o cla­ses lo­ca­li­za­das, que nos per­mi­tan un desa­rro­llo mus­cu­lar equi­li­bra­do y una bue­na for­ti­fi­ca­ción. ¿Bus­ca­mos fle­xi­bi­li­dad y ar­mo­nía? En­ton­ces, el Pi­la­tes pue­de ser una al­ter­na­ti­va per­fec­ta pa­ra com­ple­men­tar to­do lo an­te­rior.

Hay un mun­do de po­si­bi­li­da­des -en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, zum­ba, body pump, body com­bat, lo­cal y un lar­go et­cé­te­ra­pe­ro lo im­por­tan­te es en­con­trar una ac­ti­vi­dad gra­ti­fi­can­te, y que nos per­mi­ta ge­ne­rar esas en­dor­fi­nas y li­be­rar la adre­na­li­na ne­ce­sa­ria pa­ra ir cons­tru­yen­do ese círcu­lo vir­tuo­so.

CUES­TIÓN DE PIEL

Si el ejer­ci­cio es al aire li­bre, o si sim­ple­men­te que­rés es­tar al sol, de­be­rás to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios. Hay que re­pe­tir­lo has­ta el can­san­cio: si no nos ex­po­ne­mos con mo­de­ra­ción y con to­das las pro­tec­cio­nes del ca­so, el sol se­rá per­ju­di­cial pa­ra nues­tra sa­lud. La cla­ve de una piel her­mo­sa es la pro­tec­ción, su­ma­da a una hi­dra­ta­ción pro­fun­da y per­ma­nen­te. En otras palabras: no hay me­jor an­ti­age pa­ra nues­tra piel que pro­te­ger­la y man­te­ner­la hi­dra­ta­da an­tes, du­ran­te y des­pués de la ex­po­si­ción so­lar. Sim­ple, ¿no?

En es­te cam­po tam­bién es ne­ce­sa­rio ad­qui­rir há­bi­tos sa­lu­da­bles. Una re­gla sen­ci­lla es la 30 x 30: usar siem­pre un pro­tec­tor con fac­tor so­lar (de al me­nos) 30, y apli­car­lo (al me­nos) 30 mi­nu­tos de co­men­zar a aso­lear­nos. Ade­más, siem­pre de­be­mos evi­tar ex­po­ner­nos en las ho­ras de ma­yor ra­dia­ción (des­de las 11 a las 16 hrs.) y sea la ho­ra que sea, reapli­car el pro­tec­tor a ca­da ho­ra. Pa­ra man­te­ner la piel hi­dra­ta­da, de­be­mos se­lec­cio­nar el pro­duc­to que me­jor se adap­te a nues­tro ti­po de piel y apli­car­lo tan­to por la ma­ña­na co­mo por la no­che. Ade­más, de­be­mos te­ner a mano siem­pre un af­ter­sun y re­cu­rrir a una bue­na cre­ma hu­mec­tan­te pa­ra des­pués del ba­ño. Así, es po­si­ble lu­cir un bron­cea­do pa­re­jo y sa­lu­da­ble, sin pe­la­du­ras o que­ma­du­ras que, en mu­chos ca­sos, ter­mi­na­rán por de­jar su hue­lla en nues­tra piel.

En de­fi­ni­ti­va, hay que ha­cer un cam­bio cons­cien­te y de­fi­ni­ti­vo ha­cia un es­ti­lo sa­lu­da­ble de vi­da. Un plan de ali­men­ta­ción equi­li­bra­do, ejer­ci­cio re­gu­lar y cui­da­dos pa­ra nues­tra piel se­rán las cla­ves pa­ra co­men­zar un 2017 de trans­for­ma­cio­nes. Y no hay que es­pe­rar al pri­me­ro de enero; di­ciem­bre es el mes per­fec­to pa­ra ce­rrar el 2016 co­mo el año en que em­pe­zas­te a cam­biar tu vi­da. ¡Ade­lan­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.