LA CA­SA DE LA AR­TIS­TA

Dress (Uruguay) - - DRESS NOTAS -

La im­pron­ta de la ar­tis­ta ar­gen­ti­na BELÉN LARTIRIGOYEN se re­pli­ca en es­ta ca­sa si­tua­da en el ba­rrio ce­rra­do Lo­mas de La Taho­na. Un te­rreno am­plio con una vis­ta ha­cia una can­cha de golf y a un pai­sa­je que­bra­do con ro­cas dan la sen­sa­ción de es­tar en el sur de Fran­cia. Des­de afue­ra, la cons­truc­ción pa­re­ce una tí­pi­ca vi­vien­da de la Pro­ven­ce: la en­tra­da re­ci­be con aro­mos, la fa­cha­da es de pie­dra cla­ra y los can­te­ros de ma­de­ra tie­nen una mez­cla de flo­res ru­ra­les. Pe­ro cuan­do uno abre la puer­ta de ma­de­ra re­ci­cla­da, in­gre­sa a un mun­do ecléc­ti­co y ori­gi­nal, fiel a la ex­cen­tri­ci­dad de su due­ña. “Los ar­qui­tec­tos fue­ron in­te­li­gen­tes por­que po­ten­cia­ron mi lo­cu­ra, en nin­gún mo­men­to me opa­ca­ron”, con­fie­sa la pin­to­ra.

Pa­ra ade­cuar­los al am­bien­te, Belén fue en bús­que­da de muebles y ob­je­tos a dis­tin­tos mer­ca­dos, fe­rias y an­ti­cua­rios co­mo Ba­vas­tro, lo que dio co­mo re­sul­ta­do que el 80 por cien­to de to­da la de­co­ra­ción de la ca­sa sea re­ci­cla­da. Has­ta se pue­de ob­ser­var su se­llo ar­tís­ti­co en los gé­ne­ros de las cor­ti­nas del li­ving que fue­ron in­ter­ve­ni­dos por ella con di­bu­jos de es­tre­llas y lu­nas de co­lor ama­ri­llo. Lo mis­mo re­pli­có en su ha­bi­ta­ción de pa­re­des gri­ses con un mu­ral pin­ta­do co­mo si fue­ra un pla­ne­ta­rio.

En el li­ving pre­do­mi­nan los muebles rús­ti­cos y to­do ti­po de bu­ta­cas con di­fe­ren­tes gé­ne­ros que van de la pa­na tur­que­sa a man­tas de la In­dia. To­do lo con­tra­rio al es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, se pue­den ob­ser­var to­do ti­po de ob­je­tos de de­co­ra­ción co­mo es­ta­tuas, ca­ri­ca­tu­ras, ve­las y mu­chos li­bros de fo­to­gra­fía y ar­te. La pues­ta en es­ce­na de la de­co­ra­ción gi­ra en torno a una gran chi­me­nea de pie­dra que le da ese to­que cá­li­do al am­bien­te. Otro de­ta­lle que lla­ma la aten­ción es un piano an­ti­guo co­lo­ca­do en el co­me­dor. “A mi ma­ri­do, aun­que ama­teur, le gus­ta­ba mu­cho to­car, en­ton­ces de­ci­dí traer es­ta pie­za a ca­sa”, di­ce Belén. Pe­ro co­mo a ella el clá­si­co ins­tru­men­to no le gus­ta­ba, de­ci­dió pin­tar­lo de su co­lor pre­fe­ri­do: el rosa.

Al me­jor es­ti­lo de un loft neo­yor­quino, los pel­da­ños de la es­ca­le­ra que co­nec­ta la plan­ta de aba­jo con la de arri­ba es de chapa de ca­mión y la es­truc­tu­ra es pa­re­ci­da a una fá­bri­ca. Las pa­re­des son mo­der­nas por­que es­tán he­chas de ce­men­to con una ter­mi­na­ción in­dus­trial, igual que las co­lum­nas. Los te­chos al­tos son de co­lor gris y las pa­re­des es­tán pin­ta­das de co­lo­res os­cu­ros co­mo el bor­dó. Y los pi­sos de ce­men­to ali­sa­do se com­bi­nan con bal­do­sas de de­mo­li­ción que en al­gu­nos am­bien­tes co­mo la co­ci­na cum­plen la fun­ción de al­fom­bra.

El es­ti­lo per­sa se pue­de en­con­trar en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. Hay una to­tal au­sen­cia del blan­co y un pro­ta­go­nis­mo evi­den­te del ar­te, ya que hay va­rios cua­dros col­ga­dos al me­jor es­ti­lo del pop art. La ca­sa res­pi­ra olor a pin­tu­ra fres­ca ya que Lartirigoyen uti­li­za su ca­sa co­mo es­pa­cio pa­ra dar un ta­ller de ar­te. Ca­da miér­co­les en­tre ocho y diez alum­nas se reúnen en esa ca­sa en bus­ca de ins­pi­ra­ción. Sin du­da, el mun­do má­gi­co que creó Lar­ti­ro­go­yen en su ho­gar pro­vo­ca sen­sa­cio­nes que no pa­san des­aper­ci­bi­das.

POR CA­TA­LI­NA WEISS / FOTOS JUAN CAPURRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.