La re­be­lión de los yu­yos

Téc­ni­co ar­gen­tino ad­vir­tió que cre­ce la re­sis­ten­cia de las ma­le­zas, en es­pe­cial la Ama­rant­hus, lo que sig­ni­fi­ca­rá un desafío pa­ra la pró­xi­ma za­fra de cul­ti­vos de ve­rano

El Observador - Agropecuario - - PORTADA - POR BLA­SI­NA Y ASO­CIA­DOS

En­trar en el se­gun­do semestre del año im­pli­ca em­pe­zar a pla­ni­fi­car la prin­ci­pal siem­bra que se rea­li­za en Uru­guay, al­go que siem­pre es­tá sig­na­do por la pre­sión de los cos­tos al­tos y que, tras co­se­chas ré­cord en EEUU y Bra­sil, en­fren­ta el ries­go de caí­das de pre­cios que ero­sio­nen los ya frá­gi­les már­ge­nes eco­nó­mi­cos.

Los desafíos vin­cu­la­dos a cos­tos, már­ge­nes y es­tra­te­gias pa­ra cap­tu­rar los me­jo­res pre­cios sue­len ocu­par mu­cho lu­gar en la aten­ción de los agri­cul­to­res. Un fac­tor im­por­tan­te en los cos­tos y que preo­cu­pan ca­da vez más en to­do el mun­do y tam­bién en Uru­guay es la irrup­ción de ma­le­zas re­sis­ten­tes a los her­bi­ci­das.

Es un pro­ble­ma ca­da vez ma­yor, una es­pe­cie de ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta pues el hom­bre in­ven­ta nue­vos pro­duc­tos pa­ra de­rro­tar a las ma­le­zas, ellas mu­tan y evo­lu­cio­nan pa­ra re­sis­tir los ata­ques.

El te­ma fue tra­ta­do el miér­co­les pa­sa­do en la jor­na­da de Erro (ver pá­gi­na 4) por quien coor­di­na el ma­ne­jo de ma­le­zas en la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de gru­pos CREA, Fer­nan­do Gar­cía, y cap­tó la aten­ción de la con­cu­rren­cia. Un fac­tor cla­ve de cos­tos, que sí, la­men­ta­ble­men­te, tam­bién pa­re­ce des­ti­na­do a cre­cer.

Gar­cía ex­pli­có que en los úl­ti­mos 10 años el pro­ble­ma ex­plo­ta en to­do el mun­do. Eso obli­ga a re­vi­sar las cau­sas. El pro­ble­ma pa­re­ce más com­ple­jo de lo que se pen­sa­ba. Se lo to­ma­ba co­mo un efec­to co­la­te­ral de una agri­cul­tu­ra muy sim­pli­fi­ca­da que apos­tó a unos po­cos cul­ti­vos, siem­bra di­rec­ta y un her­bi­ci­da de uso ge­ne­ra­li­za­do, el glifosato.

La hi­pó­te­sis de las cau­sas em­pie­za a res­que­bra­jar­se un po­co. Los eu­ro­peos tie­nen aco­ta­do el uso de her­bi­ci­das y ca­si no tie­nen organismos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, y tie­nen pro­ble­mas de re­sis­ten­cia.

Lo mis­mo se apli­ca a Aus­tra­lia, tam­bién muy res­tric­ti­va en el uso de trans­gé­ni­cos. Tie­ne que ha­ber al­go más que ex­pli­que el pro­ble­ma de por qué tan­to crecimiento de la re­sis­ten­cia en los úl­ti­mos 10 años.

Pe­ro las cau­sas de ba­se es­tán allí. “He­mos ten­di­do a in­dus­tria­li­zar la agri­cul­tu­ra, re­pe­tir mu­chas ve­ces el sis­te­ma de pro­duc­ción, prác­ti­cas sen­ci­llas que da­ban re­sul­ta­dos pre­vi­si­bles y que fue­ron usa­dos mu­cho y muy re­pe­ti­da­men­te. La bio­lo­gía res­pon­de con la ge­ne­ra­ción de to­le­ran­cia o re­sis­ten­cia”, di­jo Gar­cía.

Es­to es im­por­tan­te pa­ra ana­li­zar las he­rra­mien­tas con las que en­fren­tar el pro­ble­ma. Si con una he­rra­mien­ta nue­va vol­ve­mos a usar­la en for­ma “in­dus­trial” re­pe­ti­re­mos el error, ad­vir­tió.

En los gru­pos CREA de Ar­gen­ti­na el pro­ble­ma va cre­cien­do, pe­ro al­gu­nas es­pe­cies van ca­yen­do co­mo pro­ble­ma en la per­cep­ción que se tie­ne del pro­ble­ma. Es el caso de la yer­ba car­ni­ce­ra. El pro­ble­ma es con­si­de­ra­do me­nor que en 2014 por­que au­men­tó la capacidad de en­fren­tar­lo y la per­cep­ción del pro­ble­ma dis­mi­nu­ye.

Pe­ro una co­sa es la per­cep­ción y otra la reali­dad. En Ar­gen­ti­na fue cen­sa­da la si­tua­ción de ma­le­zas. El re­sul­ta­do es que ba­jó la per­cep­ción por­que hay he­rra­mien­tas pa­ra en­fren­tar­la pe­ro la pre­sen­cia ob­je­ti­va de yer­ba car­ni­ce­ra si­guió cre­cien­do.

Es­to tie­ne in­ci­den­cia en los cos­tos. Mo­de­li­zan­do una em­pre­sa uru­gua­ya, que viene de co­ber­tu­ra con puen­tes ver­des y hay pro­ble­mas con yer­ba car­ni­ce­ra, im­pli­ca gas­tar US$ 53 por hec­tá­rea a lo lar­go del ci­clo del cul­ti­vo. Si ade­más hay pro­ble­mas de Echi­no­chloa re­sis­ten­te va­mos a US$ 69 por hec­tá­rea; pe­ro si ade­más hay pro­ble­ma de Ama­rant­hus, que va a ser el gran pro­ble­ma de es­te año, el cos­to se va a US$ 81 por hec­tá­rea. Y eso sin con­tar el cos­to de apli­ca- ción. En cu­yo caso se va arri­ba de US$ 100 por hec­tá­rea.

Ade­más hay tres cos­tos ocul­tos: el pri­me­ro es la ope­ra­ti­vi­dad, las com­pli­ca­cio­nes lo­gís­ti­cas que sur­gen de la in­fes­ta­ción de cha­cras. El se­gun­do es el pro­ble­ma de carry

over, la per­sis­ten­cia de los agro­quí­mi­cos en el sue­lo. Los pro­duc­tos que se apli­can que­dan for­man­do una pe­lí­cu­la en el sue­lo, cuan­do la ma­le­za emer­ge se im­preg­na y mue­re. Sin em­bar­go, hay dis­tin­tas si­tua­cio­nes que ha­cen que la re­ten­ción en los sue­los sea más de la que que­re­mos y eso em­pie­za a con­di­cio­nar la ro­ta­ción del año si­guien­te. Pue­de te­ner­se cul­ti­vos irre­gu­la­res que tie­nen que ver con es­tos pro­duc­tos que pa­san de una za­fra a la otra.

El ter­cer pro­ble­ma es la fi­to­to­xi­ci­dad. Si hay que en­trar a un cul­ti­vo de so­ja a con­tro­lar Ama­rant­hus hay que apli­car pro­duc­tos que ge­ne­ran un cos­to ocul­to por me­nor ren­di­mien­to al año si­guien­te.

En­ton­ces, ¿qué so­lu­cio­nes? Al­gu­nos de los apren­di­za­jes que han emer­gi­do en los úl­ti­mos años son: en primer lu­gar, a ve­ces se mi­ra de­ma­sia­do el pro­ble­ma pun­tual de la ma­le­za, pe­ro se pier­de de vis­ta al sis­te­ma en su con­jun­to. El sis­te­ma de­be ser re­pen­sa­do.

En Aa­crea se de­fi­ne cuá­les son las ma­le­zas prin­ci­pa­les y cuá­les las me­jo­res so­lu­cio­nes es­tra­té­gi­cas que en­tien­den los agró­no­mos les fun­cio­nan bien. Com­bi­na­cio­nes de ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos y tra­ta­mien­tos quí­mi­cos.

De allí sur­ge la im­por­tan­cia de la adi­ti­vi­dad de las prác­ti­cas. Su­mar he­rra­mien­tas. Es ne­ce­sa­rio com­bi­nar los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra de más de 5.000 ki­los de pro­duc­ción de fo­rra­je, cul­ti­vos de co­ber­tu­ra “en se­rio” al­ta­men­te pro­duc­ti­vos apor­tan más de la mi­tad del con­trol. A eso hay que su­mar el uso de her­bi­ci­das preemer­gen­tes. La combinación de am­bos es lo que lle­va a que la in­ci­den­cia de Ama­rant­hus pal­mie­ri a so­lo 2%. Las me­jo­res so­lu­cio­nes son con­jun­tas y con si­ner­gia en­tre sí.

En­cues­ta­dos los pro­duc­to­res CREA de Ar­gen­ti­na, la ma­yor par­te de los pro­duc­to­res di­ce que va a com­bi­nar dis­tin­to los her­bi­ci­das (32%); cam­biar las ro­ta­cio­nes (19%); ha­cer cul­ti­vos de co­ber­tu­ra (10%); cam­biar el sis­te­ma de la­braz­na (8%); ha­cer des­ma­le­za­do ma­nual (7%); y otras prác­ti­cas de me­nor in­ci­den­cia co­mo cam­biar las fe­chas de siem­bra o la ge­né­ti­ca.

El pro­ble­ma en Uru­guay

En un año en el que jus­ta­men­te la fre­cuen­cia de las llu­vias es­tá im­pi­dien­do apli­car her­bi­ci­das y fa­vo­re­cien­do el desa­rro­llo de ma­le­zas, el pro­ble­ma preo­cu­pa es­pe­cial­men­te. Rai­grás y ave­na es­tán com­pi­tien­do fuer­te con el tri­go y la ce­ba­da.

El rai­grás ade­más ge­ne­ra pro­ble­mas en los bar­be­chos de cha­cras que van a cul­ti­vos de ve­rano, ad­vir­tió el consultor ar­gen­tino. Es un pro­ble­ma se­rio en cul­ti­vos de in­vierno y es la es­pe­cie que tie­ne más re­sis­ten­cia cru­za­da en el mun­do, es de­cir que to­le­ra a va­rios her­bi­ci­das, es­pe­cial­men­te los rai­gra­ses di­ploi­des.

Se pue­den apli­car gra­mi­ni­ci­das y es­pe­rar 20 días pa­ra plan­tar lue­go el cul­ti­vo de in­vierno, su­gi­rió. Y mez­clas de pro­duc­tos tan­to en pre emer­gen­cia co­mo en po­se­mer­gen­cia. Pe­ro el rai­grás rá­pi­da­men­te lo­gra re­sis­ten­cia a los pro­duc­tos.

Pe­ro el gran pro­ble­ma que se viene es Ama­rant­hus que, en­fa­ti­zó Gar­cía, se­rá es­te año el prin­ci­pal pro­ble­ma en Uru­guay. Lo pri­me­ro es ano­tar en qué cha­cras es­tu­vo pre­sen­te el año pa­sa­do. No se ve en las cha­cras has­ta oc­tu­bre. En aquelllas cha­cras en las que hu­bo el año pa­sa­do hay que apli­car preemer­gen­tes des­de aho­ra. Es una de las ma­le­zas más há­bi­les, aún sien­do muy pe­que­ña ya ge­ne­ra mu­chas se­mi­llas.

Hay que es­pe­rar a que naz­ca la pri­me­ra ca­ma­da de Ama­rant­hus, pe­ro eso pue­de im­pli­car de­mo­rar al­go la siem­bra de la so­ja, y hay que ha­cer­lo con me­nor dis­tan­cia en­tre lí­neas pa­ra que som­breen el sue­lo lo an­tes posible. Ca­paz que hay que au­men­tar la ve­lo­ci­dad de siem­bra por­que hay que ha­cer­lo al­go más tar­de. Ama­rant­hus no es so­lo re­sis­ten­te a gli­fo­sa­tos sino tam­bién a la fa­mi­lia de los lla­ma­dos Als.

La van­guar­dia de la re­sis­ten­cia en la re­gión y que per­ma­ne­ce co­mo un pro­ble­ma muy se­rio es la Co­ni­za, o yer­ba car­ni­ce­ra . En es­te caso las so­lu­cio­nes que apa­re­cen in­cor­po­ran pro­duc­tos hor­mo­na­les.

Fi­nal­men­te un gru­po de ma­le­zas ca­da vez más com­pli­ca­do son las gra­mí­neas de ve­rano.

Echi­no­chloa em­pie­za a apa­re­cer co­mo pro­ble­ma en zo­nas que van de Young a Gui­chón, y es un pro­ble­ma gra­ve en En­tre Ríos. Ch­lo­ris es un pro­ble­ma cre­cien­te en Ar­gen­ti­na y Eleu­si­ne que pue­de em­pe­zar a ser un pro­ble­ma. Los Als fun­cio­nan bien con las gra­mí­neas de ve­rano.

La apues­ta es di­ver­si­fi­car

La ga­na­de­ría pue­de ser una he­rra­mien­ta en el con­trol de ma­le­zas. Hay un pro­ble­ma con los arren­da­mien­tos. El mo­de­lo no re­sis­te la ló­gi­ca del mo­de­lo de ren­tas. La com­ple­ji­dad de las es­tra­te­gias es difícil de in­te­grar con la re­la­ción que se da en­tre el pro­pie­ta­rio y arren­da­ta­rio.

Cuan­do no fun­cio­na el glifosato, apa­re­cen otras he­rra­mien­tas, quí­mi­cas y agro­nó­mi­cas. Ya no hay una he­rra­mien­ta que sir­va pa­ra to­do. La agri­cul­tu­ra se ha­ce más com­ple­ja y ha­brán di­fe­ren­cias ca­da vez ma­yo­res en­tre quie­nes com­bi­nen me­jor las he­rra­mien­tas y quie­nes no. Los equi­pos ca­pa­ces de com­bi­nar me­jor se­rán los que ob­ten­gan bue­nos re­sul­ta­dos. Pa­ra los otros se­rá com­pli­ca­do.

La com­ple­ji­dad lle­ga pa­ra que­dar­se. No apa­re­ce­rá un nue­vo glifosato que dé una so­lu­ción sim­ple. Un fac­tor de suba de cos­tos difícil de fre­nar y que obli­ga a re­pen­sar es­tra­te­gias. Lo se­gu­ro es que es­tas es­tra­te­gias se­rán más com­ple­jas que en el pa­sa­do.

UNITEDSOYBEANBOARD-FLICKR

UNITEDSOYBEANBOARD-FLICKR

Las ma­le­zas ya son una ame­na­za real pa­ra la agri­cul­tu­ra.

Las llu­vias fre­cuen­tes fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de ma­le­zas, así co­mo la re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.