“Las bo­de­gas so­mos una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción”

Vir­gi­nia Mo­rei­ra di­jo que ve al sec­tor “muy des­pro­te­gi­do”

El Observador - Agropecuario - - PORTADA - POR JUAN SAMUELLE twit­ter.com/juan­sa­mue­lle

¿Có­mo se es­tá desa­rro­llan­do la em­pre­sa que di­ri­ge?

La si­tua­ción es bue­na, pe­ro por­que hay atrás un es­fuer­zo fa­mi­liar enor­me y bue­nos re­sul­ta­dos en ba­se a una apues­ta de­ci­di­da a dis­tin­guir­nos por la má­xi­ma ca­li­dad. Nos preo­cu­pa­mos mu­cho por di­fun­dir la cul­tu­ra del vino, aten­dien­do prin­ci­pal­men­te el mer­ca­do lo­cal, pe­ro tam­bién la ex­por­ta­ción. Hay ad­ver­si­da­des, pe­ro tam­bién re­com­pen­sas, co­mo es­tar en el año en el que he­mos lo­gra­do más me­da­llas de oro en con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les, lle­va­mos nue­ve y lle­ga­mos a la N° 103 des­de que mi es­po­so, Héc­tor Stagnari, el enó­lo­go de la bo­de­ga, co­men­zó a par­ti­ci­par en con­cur­sos con nues­tros vinos, a ini­cios de la dé­ca­da pa­sa­da. Le da­mos gran tras­cen­den­cia a esas ins­tan­cia, son un pa­rá­me­tro ideal pa­ra con­fir­mar que es­ta­mos en el ca­mino de la al­tí­si­ma ca­li­dad. Otra apues­ta es la in­no­va­ción, aca­ba­mos de es­tre­nar nues­tro res­tau­ran­te en la bo­de­ga que lo lle­va ade­lan­te uno de mis hi­jos, Fran­co, te­ne­mos otros pro­yec­tos y en pro­duc­tos ade­más del va­lor de lo tra­di­cio­nal, co­mo el Tan­nat Vie­jo que ya ga­nó 54 me­da­llas de oro, apos­ta­mos a pre­sen­ta­cio­nes ca­da vez más lin­das, co­mo el Blue, un vino azul, de fan­ta­sía, en ba­se a tres va­rie­da­des blan­cas y una tin­ta, un pro­yec­to trans­gre­sor de otro de mis hi­jos, Ren­zo, que sor­pren­dió en el mer­ca­do.

¿Y cuál es la si­tua­ción en ge­ne­ral de las bo­de­gas uru­gua­yas?

Es muy com­pli­ca­da. So­mos una es­pe­cie que es­tá en vías de ex­tin­ción. Se si­guen ce­rran­do, al igual que se si­guen arran­can­do vi­ñe­dos. Sub­sis­ten las que tie­nen una nue­va ge­ne­ra­ción em­pu­jan­do, co­mo en nues­tra fa­mi­lia. Ren­zo lue­go de es­tu­diar cin­co años en Men­do­za es­tá pró­xi­mo a re­ci­bir­se de enó­lo­go y pien­sa ha­cer un mas­ter en Nue­va Ze­lan­da. Le apasiona el te­ma y esas ga­nas de ca­pa­ci­tar­se mos mo­ti­va a no aflo­jar, pe­ro no pa­sa en to­dos la­dos. Al sec­tor lo ve­mos muy des­pro­te­gi­do, que­dán­do­se sin fuer­zas. La vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra es una ac­ti­vi­dad pa­sio­nal, la he­re­da­mos y la tras­mi­ti­mos, y nos sen­ti­mos cul­pa­bles de no po­der de­jar­le a nues­tros hi­jos una si­tua­ción me­jor, pe­ro eso mis­mo nos revela pa­ra se­guir ade­lan­te.

¿Qué ad­ver­si­dad se­ña­la­ría co­mo la que más im­pac­ta?

La des­pro­tec­ción con lo que in­gre­sa del ex­te­rior. Por ejem­plo, nues­tro mer­ca­do pa­ra una bo­de­ga co­mo la chi­le­na Con­cha y To­ro, que pro­du­ce tres ve­ces el to­tal de la pro­duc­ción uru­gua­ya, no es na­da, pe­ro igual in­gre­san y a pre­cios que no lle­ga­mos. So­mos muy com­pe­ti­ti­vos en ca­li­dad, pe­ro no en pre­cio. Es des­leal la com­pe­ten­cia de una

con empresas fa­mi­lia­res. Por ci­tar otro caso, en Ar­gen­ti­na las pro­duc­cio­nes de Men­do­za y San Juan tie­nen apo­yos del go­bierno, en tri­bu­tos y con subisi­dios, se de­fien­de un va­lor cul­tu­ral de esas pro­vin­cias. De­be­ría pa­sar con las bo­de­gas de Ca­ne­lo­nes por lo que im­pli­ca la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra en el de­par- ta­men­to. Ade­más, el ar­gen­tino aun­que la ca­li­dad sea al­ta en am­bos vinos prio­ri­za com­prar el ar­gen­tino, son 100% na­cio­na­lis­tas y eso acá no pa­sa.

Otro an­he­lo es una equi­dad con los be­ne­fi­cios de la cer­ve­za.

Las cer­ve­zas del mer­ca­do son pro­duc­tos de mul­ti­na­cio­na­les y es una be­bi­da sub­si­dia­da, cuan­do al mis­mo tiem­po las bo­de­gas na­cio­na­les, empresas fa­mi­lia­res, no tie­nen ese beneficio. Eso es con­tra­dic­to­rio. No es­ta­mos en con­tra de na­die, so­lo que­re­mos com­pe­tir de igual a igual.

¿Qué opi­na de la to­le­ran­cia ce­ro de al­cohol a la ho­ra de con­du­cir?

Las bo­de­gas siem­pre pro­mo­vi­mos un con­su­mo mo­de­ra­do, por­que es bueno, más allá del va­lor cul­tu­ral de be­ber una copa de vino cuan­do se al­muer­za o en la ce­na. Los doc­to­res acon­se­jan una copa de vino por día, los es­tu­dios ava­lan que es bueno. El vino tie­ne pro­pie­da­des muy no­bles, por ejem­plo el res­ve­ra­trol, un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te que no es­tá en to­das las uvas pe­ro el Tan­nat, nues­tra cepa em­ble­má­ti­ca, tie­ne la ma­yor pre­sen­cia en­tre to­das las uvas. En vez de to­le­ran­cia ce­ro lo me­jor se­ría edu­car, con­cien­ti­zar en vez de prohi­bir. Si una per­so­na cru­za un se­má­fo­ro en rojo la mul­tan, pe­ro si se hi­zo un en­jua­gue bu­cal re­co­men­da­do por un odon­tó­lo­go da 0,01% en la es­pi­ro­me­tría y le re­ti­ran la li­bre­ta seis me­ses. Es una in­con­gruen­cia. Hay gen­te que fue a una fies­ta y be­bió una copa de vino, se fue a ca­sa, dur­mió ocho ho­ras, se le­van­tó, se du­chó, desa­yu­nó y rum­bo al tra­ba­jo dio 0,01%. En la ma­yo­ría del mun­do la to­le­ran­cia es 0,3% por­que has­ta ese ni­vel no se al­mul­ti­na­cio­nal te­ran las con­di­cio­nes de ma­ne­jo. ¿Es­ta­rán tan equi­vo­ca­dos? Acá lle­va­mos más ac­ci­den­tes con fa­lle­ci­dos me­no­res que en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do, cuan­do el año pa­sa­do no ha­bía to­le­ran­cia ce­ro. Es más im­por­tan­te con­tro­lar las ap­ti­tu­des de los con­duc­to­res en su ma­ne­jo.

Re­to­man­do el te­ma mer­ca­dos, ¿qué pa­sa con la ex­por­ta­ción?

Lo mis­mo que en el mer­ca­do lo­cal, no po­de­mos lle­gar a los pre­cios de vinos de Ar­gen­ti­na, Chi­le y Fran­cia. Ne­ce­si­ta­mos un apo­yo ma­yor pa­ra pro­mo­cio­nar a Uru­guay co­mo un ex­ce­len­te pro­duc­tor de vinos fi­nos de al­tí­si­ma ca­li­dad. Hay una ayu­da va­lio­sa del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, pe­ro no al­can­za.

Con un es­ce­na­rio tan ad­ver­so, ¿por qué si­guen ade­lan­te?

Por pa­sión, el bo­de­gue­ro es ca­pri­cho­so y pe­lea igual. En nues­tra bo­de­ga es­tu­vo Jo­sé Mu­ji­ca cuan­do era mi­nis­tro de Ga­na­de­ría, vino con el pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez cuan­do fui­mos campeones mun­dia­les en el con­cur­so in­ter­na­cio­nal más an­ti­guo, en Es­lo­ve­nia. En ese mo­men­to Mu­ji­ca di­jo que su padre, co­mo mu­chos in­mi­gran­tes, lle­gó al país con una vi­ña ba­jo el bra­zo. Eso ini­ció una cul­tu­ra que por años fue for­jan­do una tra­di­ción que ve­mos con tristeza que se mue­re. Ca­da vez so­mos me­nos y los jó­ve­nes no sé has­ta cuándo ten­drán el es­pí­ri­tu pa­ra lu­char. Aque­llos in­mi­gran­tes y to­dos no­so­tros he­mos crea­do una cul­tu­ra, con gran sa­cri­fi­cio, tra­ba­jan­do con la na­tu­ra­le­za que no es sen­ci­llo y eso tan lin­do es una es­pe­cie en ex­tin­ción. Si no ha­ce­mos al­go, el ti­ro de gra­cia es­tá muy pró­xi­mo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.