El in­vierno lle­gó con un di­fí­cil equi­li­brio

Acosados por los al­tos cos­tos, los agri­cul­to­res no se rinden aun­que sa­ben que si no lo­gran ren­di­mien­tos iné­di­tos con el tri­go y la ce­ba­da per­de­rán di­ne­ro en esta zafra

El Observador - Agropecuario - - PORTADA -

Los pro­ble­mas cli­má­ti­cos de EEUU, Aus­tra­lia, sur de Eu­ro­pa y al­gu­nos en la re­gión sa­lie­ron en au­xi­lio del pre­cio del tri­go jus­to cuan­do ya no ha­bía tiem­po de agre­gar hec­tá­reas.

La se­quía en el nor­te es­ta­dou­ni­den­se da­ñó a los cul­ti­vos de pri­ma­ve­ra, mien­tras que en el tri­go de in­vierno que­dó con­fir­ma­da una su­per­fi­cie muy ba­ja, to­do lo que pro­vo­có a co­mien­zos de ju­lio una suba de 11% en el pre­cio en una so­la se­ma­na. El tri­go pa­ra la po­si­ción di­ciem­bre su­peró los US$ 200, al­go que ha­cía mu­cho tiem­po no su­ce­día. Eso no so­lo fa­vo­re­ció a ese ce­real, sino prin­ci­pal­men­te a la ce­ba­da.

Pe­ro los pre­cios in­ter­na­cio­na­les vol­vie­ron a aflo­jar y han re­gre­sa­do a las re­fe­ren­cias de US$ 180 por to­ne­la­da, que vuel­ven a exi­gir ren­di­mien­tos muy al­tos co­mo úni­ca for­ma de no per­der di­ne­ro.

Con da­ños tam­bién en Ca­na­dá, Aus­tra­lia –y en Pa­ra­guay por he­la­das– los pre­cios to­da­vía pue­den con­fir­mar una reac­ción. En cual­quier ca­so el cul­ti­vo se en­ca­mi­na a una ló­gi­ca si­mi­lar a la del arroz: ir por ren­di­mien­tos ré­cord o arries­gar a tra­ba­jar a pér­di­da.

Si­tua­ción de cam­po

Lo sem­bra­do es ca­da vez me­nos, pe­ro se im­plan­tó en la fe­cha co­rrec­ta. En el mer­ca­do se ma­ne­ja una re­duc­ción del área de tri­go y ce­ba­da en el en­torno de 20%. El tri­go pa­só de 215 mil hec­tá­reas sem­bra­das el año pa­sa­do a un área que se es­ti­ma no llega a las 200 mil.

La ce­ba­da ba­jó a 160 mil hec­tá­reas cuan­do se ha­bían sem­bra­do 190 mil en la zafra an­te­rior. Por el con­tra­rio, en col­za se es­ti­man unas 50 mil hec­tá­reas sem­bra­das lo que mues­tra un in­cre­men­to del 50% res­pec­to a 2016. El tri­go ha que­da­do arrin­co­na­do en las tie­rras más pro­duc­ti­vas del li­to­ral, lo que sue­le lla­mar­se la zo­na “nú­cleo” de la agri­cul­tu­ra uru­gua­ya.

Esa re­duc­ción de área se da a pe­sar de que tan­to tri­go co­mo ce­ba­da vie­nen de lo­grar ren­di­mien­tos ré­cord. En el ca­so de la ce­ba­da el abun­dan­te stock ge­ne­ra­do lle­vó a re­cor­tar área. Pe­ro el ca­so del tri­go re­cuer­da al del arroz: aún con ren­di­mien­tos muy bue­nos los már­ge­nes no re­sul­tan con­vin­cen­tes y el re­sul­ta­do es una su­per­fi­cie en de­cli­ve. El área ac­tual es un ter­cio de la que se sem­bró en el au­ge de 2011.

Su­ce­de que nue­va­men­te es­te año vuel­ve a re­sul­tar im­pres­cin­di­ble lo­grar una pro­duc­ti­vi­dad ré­cord pa­ra empatar, al­go que por aho­ra no pa­re­ce fá­cil de al­can­zar. Se lo­gró plan­tar en los tiem­pos desea­bles. Las siem­bras prác­ti­ca­men­te se com­ple­ta­ron al fi­nal de ju­nio, en con­di­cio­nes bue­nas, pe­ro el arran­que del cul­ti­vo no ha si­do el ideal. Ju­lio co­men­zó se­co y cuan­do ya se ha­bía for­ma­do una cos­tra su­per­fi­cial en el sue­lo, viim­por­tan­te. nie­ron las tan es­pe­ra­das llu­vias, pe­ro que a esta al­tu­ra ya han re­sul­ta­do ex­ce­si­vas.

Por otra par­te, en­tra­do agos­to es­te pa­re­ce cer­cano a ser el in­vierno con me­nos frío de los úl­ti­mos tiem­pos. Tras un ren­di­mien­to ré­cord de unos 3.600 ki­los por hec­tá­rea en la co­se­cha pa­sa­da, la ecua­ción del tri­go en reali­dad re­cién cie­rra cuan­do se ob­tie­nen 4.000 ki­los/ha. El exi­gen­te ob­je­ti­vo de ren­di­mien­to muy al­to cuan­do se co­se­che en no­viem­bre no pue­de tan tem­prano des­car­tar­se. Pe­ro es­tá ame­na­za­do.

La ba­ta­lla de los cos­tos

Es­ta­ble­cer un cos­to de pro­duc­ción im­pli­ca una sim­pli­fi­ca­ción Los cos­tos va­rían se­gún la ubi­ca­ción del cul­ti­vo, pe­ro tam­bién por di­fe­ren­cias en los cri­te­rios uti­li­za­dos por quien los cons­tru­ye. ¿Qué pro­por­ción del cos­to del al­qui­ler de la tie­rra de­be ad­ju­di­car­se al tri­go? ¿Cuán­to a la so­ja?

Na­zar Ro­drí­guez, coor­di­na­dor agrí­co­la de Fu­crea, co­men­tó que pa­ra la zo­na nú­cleo los cos­tos de tri­go o ce­ba­da ron­dan los US$ 610 por hec­tá­rea, sin con­ta­bi­li­zar el cos­to de la tie­rra.

Si se con­si­de­ra una ren­ta agrí­co­la en la zo­na nú­cleo en el en­torno de los 900 ki­los de so­ja por hec­tá­rea y por año, y to­man­do el pre­cio de so­ja de US$ 350 la to­ne­la­da, eso es­ta­ría sig­ni­fi­can­do un pa­go de al­qui­ler anual de unos US$ 320 por hec­tá­rea de tie­rra y por año. Si se ad­ju­di­ca la mi­tad de esa ren­ta co­mo un cos­to del tri­go y se agre­gan así US$ 160, el cos­to to­tal pasa a ser U$S 770 por hec­tá­rea de tri­go y ce­ba­da.

Pa­ra un tri­go a US$ 180 por to­ne­la­da, el ren­di­mien­to de equi­li­brio es de 4.278 ki­los. Hay que an­dar muy bien pa­ra empatar, y más es­te año. Si el tri­go rin­de 3.900 ki­los re­cu­pe­ra los cos­tos ope­ra­ti­vos, pe­ro no pa­ga la ren­ta que que­da to­da a car­go de la so­ja de se­gun­da.

En la coo­pe­ra­ti­va Ca­dol, los cos­tos de tri­go y ce­ba­da se es­ti­man en el en­torno de los US$ 740 y US$ 690 pa­ra col­za con­si­de­ran­do un pa­go de al­qui­ler o ren­ta de US$ 144. Se tra­ta de “una es­ti­ma­ción rea­li­za­da co­mo re­fe­ren­cia pa­ra ca­da cul­ti­vo, da­do que es­tos son muy va­ria­bles de­bi­do a las

par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da em­pre­sa”, sos­tu­vo Da­nie­la Char­bon­nier.

Pa­ra la coo­pe­ra­ti­va Sofoval, Car­los Ra­mí­rez ex­pli­có que el cos­to, “cal­cu­la­do de acuer­do a los pre­cios vi­gen­tes al co­mien­zo de la zafra de in­vierno, as­cien­de a US$ 600 en tri­go, US$ 550 en ce­ba­da y US$ 530 en col­za más un pa­go de al­qui­ler va­ria­ble en­tre US$ 150 y US$ 250/ha/año”.

Fi­nal­men­te, Ri­car­do Gui­do, ase­sor pri­va­do en la zo­na de Car­me­lo, ma­ne­jó US$ 638 pa­ra tri­go, US$ 653 en ce­ba­da y US$ 573 pa­ra col­za, in­clu­yen­do el pa­go de al­qui­ler de la tie­rra en el en­torno de US$ 105 por hec­tá­rea.

“Las di­fe­ren­cias en­tre los téc­ni­cos, creo que más que na­da se de­ben a los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos y cri­te­rios de ajus­te de cos­tos. Por ejem­plo, la ren­ta que car­go yo a in­vierno es me­nor que el res­to y le car­go par­te de su ren­ta al cul­ti­vo de ve­rano, que es quien se be­ne­fi­cia de la exis­ten­cia del mis­mo”.

Y agre­gó: “Sin cul­ti­vo de in­vierno, no ten­dría­mos cul­ti­vo de so­ja sus­ten­ta­ble en el tiem­po, por eso me atre­vo a pe­dir­le que se ha­ga car­go de par­te de la ren­ta del mis­mo. La otra di­fe­ren­cia en los cos­tos pue­de es­tar en el pa­que­te tec­no­ló­gi­co uti­li­za­do en la zo­na, si se tie­nen en cuen­ta o no de­ter­mi­na­dos fun­gi­ci­das, nú­me­ro de apli­ca­cio­nes y qué ti­po de se­gu­ros con­si­de­res (ti­po de co­ber­tu­ras de si­nies­tros cli­má­ti­cos y/o co­ber­tu­ras de mer­ca­dos)”, sos­tu­vo Gui­do.

La es­pe­ran­za de la vo­la­ti­li­dad

El pro­duc­tor pue­de te­ner un alia­do en la vo­la­ti­li­dad de pre­cios. Va­rias co­se­chas afec­ta­das en el mun­do, me­nos área en EEUU y la pro­pia ba­ja de la ofer­ta lo­cal que tie­ne a los mo­li­nos más aten­tos a ase­gu­rar­se ma­te­ria pri­ma.

A fi­nes de ju­nio, el tri­go di­ciem­bre en Chica­go y por lo tan­to la ce­ba­da co­ti­za­ban en el en­torno de los U$S 180 la to­ne­la­da, y con ese va­lor se rea­li­za­ron las pre­su­pues­ta­cio­nes en mu­chas de las em­pre­sas.

En la primer quin­ce­na de ju­lio, el mer­ca­do cli­má­ti­co res­pon­dió a la se­quía en los prin­ci­pa­les es­ta­dos de EEUU y en el sur de Ca­na­dá, y los pre­cios de to­dos los granos tu­vie­ron su re­pun­te pa­ra lle­gar en el ca­so del tri­go a US$ 200 pa­ra la po­si­ción di­ciem­bre de Chica­go. Cuan­do se cap­tu­ran esos pre­cios la ecua­ción cie­rra con ren­di­mien­tos de 3.500 ki­los pa­ra arri­ba.

Un re­pun­te de pre­cios fir­me que pa­re­ció po­si­ble en ju­lio se ha di­lui­do co­mo es­ce­na­rio al em­pe­zar agos­to. Esta se­ma­na ha si­do con­fir­ma­to­ria de una co­se­cha abun­dan­te de maíz y so­ja en EEUU y el pre­cio de los granos vol­vió a do­ble­gar­se an­te el pe­so de la ofer­ta. Pa­ra quien no es­tu­vo aten­to con los fu­tu­ros, man­te­ner una ló­gi­ca de US$ 180 pa­re­ce ade­cua­do. Ac­tual­men­te la pi­za­rra de la Cá­ma­ra Mer­can­til es­tá en US$ 175.

Sin una remontada del pre­cio pre­via a la co­se­cha, el tri­go con­fir­ma­rá lo exi­guo del mar­gen po­si­ble y lo ries­go­so de caer en una pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio. Y arries­ga a se­guir en tra­yec­to­ria des­cen­dien­te de área.

Los pro­duc­to­res no le aflo­jan. El año pa­sa­do lo­gra­ron ren­di­mien­tos ré­cord. El tri­go rin­dió 3.521 ki­los y la ce­ba­da 3.568 ki­los por hec­tá­rea. Ser pro­me­dio, aún en un año de al­to rin­de, sig­ni­fi­ca per­der di­ne­ro. La ba­ja de la so­ja tam­bién lo po­ne exi­gen­te pa­ra la col­za, que con un pre­cio de US$ 330 pre­ci­sa 2.000 ki­los de ren­di­mien­to pa­ra cu­brir cos­tos. Al­go que con la olea­gi­no­sa no es fá­cil de ob­te­ner ni mu­cho me­nos.

La com­pe­ti­ti­vi­dad uru­gua­ya cru­je por to­dos la­dos y la agri­cul­tu­ra de in­vierno es un ejem­plo tí­pi­co.

La zafra de cul­ti­vos de in­vierno trans­cu­rre con in­cer­ti­dum­bres so­bre el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.