El sal­to cua­li­ta­ti­vo del rie­go

El Observador - Agropecuario - - TRIBUNA - POR PE­DRO SIL­VA twit­ter.com/pe­dro_­sil­va54

El 2 de mar­zo de 2010, Ta­ba­ré Ague­rre asu­mió su car­go de mi­nis­tro de Ga­na­de­ría, Agri­cul­tu­ra y Pes­ca (GAP) por primera vez, ya que cin­co años des­pués fue ele­gi­do nue­va­men­te y con­ti­núa en la ac­tua­li­dad su ges­tión. Su primera sa­li­da de cam­po fue en fe­bre­ro de ese año, an­tes de asu­mir el car­go, a un en­cuen­tro con la gre­mial de siem­bra di­rec­ta (Au­sid), don­de fi­jó su prio­ri­dad en el cui­da­do de los sue­los.

El vier­nes 17 de mar­zo rea­li­zó su primera sa­li­da de cam­po co­mo ti­tu­lar del MGAP, inau­gu­ran­do una cos­tum­bre de re­co­rrer el país ese día de la se­ma­na que ya se pro­lon­ga por sie­te años. Pun­tual­men­te a la ho­ra 8, en un día que ama­ne­ció con ne­bli­na, lle­gó el mi­nis­tro a la puer­ta de la Coo­pe­ra­ti­va Ru­ra­lis­ta Agra­ria del De­par­ta­men­to de Co­lo­nia (Cra­de­co).

Aquel día, in­vi­ta­do por Coope­ra­ti­vas Agra­rias Fe­de­ra­das (CAF), Ague­rre vi­si­tó dos es­ta­ble­ci­mien­tos le­che­ros, uno de ellos con un área de 800 hec­tá­reas, que de­di­ca­ba una par­te im­por­tan­te a la agri­cul­tu­ra. Lue­go de la re­co­rri­da, en un sa­lón de las coope­ra­ti­vas en Co­lo­nia Sui­za se pre­sen­tó al mi­nis­tro el Es­tu­dio de Pre­fac­ti­bi­li­dad de rie­go en la zo­na de Co­lo­nia Val­den­se, rea­li­za­do por cua­tro es­tu­dian­tes de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría, que lo pre­sen­ta­ron co­mo pro­yec­to de gra­do.

El pro­yec­to de rie­go mul­ti­pre­dial que le pre­sen­ta­ron al mi­nis­tro se ha­bía sin­te­ti­za­do en la po­si­bi­li­dad con­cre­ta de em­pe­zar a re­gar unas 400 hec­tá­reas, en­tre maíz, so­ja y durazno. En res­pues­ta al plan­teo, Ague­rre des­li­zó por primera vez co­mo mi­nis­tro sus ideas so­bre el te­ma, muy arrai­ga­das co­mo pro­duc­tor y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Cul­ti­va­do­res de Arroz (ACA) has­ta di­ciem­bre de 2009.

“Siem­pre ima­gi­na­mos que el rie­go es po­ner agua a los cul­ti­vos de se­cano, pe­ro es mu­cho más que eso”, di­jo Ague­rre aquel día, y agre­gó que el rie­go agre­ga es­ta­bi­li­dad a la pro­duc­ción, ade­más de in­cre­men­tar­la. “La es­ta­bi­li­dad en un sis­te­ma de pro­duc­ción a ve­ces es más im­por­tan­te que la ma­xi­mi­za­ción de la pro­duc­ción”, re­mar­có.

Ca­si sie­te años y me­dio des­pués, el mi­nis­tro lle­gó has­ta las puer­tas de Cra­de­co, don­de lo es­pe­ra­ban los pro­duc­to­res de la zo­na de Co­lo­nia Val­den­se y Co­lo­nia Sui­za y los in­te­gran­tes de la co­mi­sión de Ga­na­de­ría de Dipu­tados, que estudian la ley de rie­go que tie­ne me­dia san­ción del Se­na­do, pa­ra com­par­tir una jor­na­da (ver pá­gi­na 10).

Re­co­rrió el pre­dio de un pro­duc­tor fru­tí­co­la y lue­go un tam­bo, am­bos que apli­can rie­go en la pro­duc­ción de fru­tas y en cul­ti­vos fo­rra­je­ros. Los pro­duc­to­res re­mar­ca­ron la im­por­tan­cia de re­gar des­de el na­ci­mien­to de las plan­tas de man­za­na, mem­bri­llo y durazno pa­ra el me­jor desa­rro­llo y pro­duc­ción, y en el ca­so del tam­be­ro pa­ra te­ner bue­na co­mi­da pa­ra sus va­cas.

Cuan­do ter­mi­nó la re­co­rri­da, reuni­dos to­dos en el Cen­tro Em­ma­nuel, Ague­rre reite­ró al­gu­nos con­cep­tos que ha ma­ne­ja­do siem­pre so­bre las for­ta­le­zas del rie­go a par­tir de la ne­ce­si­dad de cre­cer “ha­cia arri­ba” in­cre­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad. Lue­go ha­bló de cam­biar el con­cep­to de que el rie­go es un fac­tor de pro­duc­ción y em­pe­zar a con­si­de­rar­lo co­mo un in­su­mo más.

Pe­ro lo más im­por­tan­te –lo nuevo– fue que el mi­nis­tro Ague­rre lle­gó a Co­lo­nia con su pro­yec­to de ley de rie­go apro­ba­do por el Se­na­do y, fren­te a los dipu­tados que lo es­tán con­si­de­ran­do en co­mi­sión, enume­ró sus be­ne­fi­cios.

La po­si­bi­li­dad que los pro­duc­to­res for­men so­cie­da­des agra­rias de rie­go, que se obli­gan a pa­gar una ta­ri­fa por re­ci­bir el ser­vi­cio pa­ra amor­ti­zar la in­ver­sión; la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar el aho­rro na­cio­nal y tam­bién el in­gre­so de in­ver­so­res pri­va­dos aje­nos al agro que pue­den be­ne­fi­ciar­se con exo­ne­ra­cio­nes im­po­si­ti­vas por la ley de in­ver­sio­nes, sien­do so­cios de los pro­duc­to­res. Ha­brá obli­ga­ción de con­ser­var las obras he­chas pa­ra el rie­go y se­guir pa­gan­do la ta­ri­fa has­ta que se amor­ti­ce la in­ver­sión.

Ague­rre men­cio­nó la ne­ce­si­dad de la ad­he­sión de los pro­duc­to­res pa­ra que el sis­te­ma fun­cio­ne. De apro­bar­se la ley de rie­go se­rá un es­pal­da­ra­zo, pe­ro la par­ti­ci­pa­ción de pro­duc­to­res y de in­ver­so­res es el gran desafío pa­ra que el desa­rro­llo del rie­go en el país dé un sal­to cua­li­ta­ti­vo.

El mi­nis­tro Ague­rre men­cio­nó la ne­ce­si­dad de la ad­he­sión de los pro­duc­to­res pa­ra que el sis­te­ma (del rie­go) fun­cio­ne

P. SIL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.