La le­che­ría en pro­ble­mas

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO - POR LUIS RO­ME­RO ÁL­VA­REZ

Ha­ce po­cos días me lle­gó un vi­deo que mues­tra un tam­bo en Ho­lan­da, ma­ne­ja­do por su pro­pio due­ño des­de su ce­lu­lar. Un ro­bot or­de­ña las va­cas lue­go de ce­pi­llar­les pro­li­ja­men­te la ubre y ac­to se­gui­do ana­li­za la le­che mi­dien­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas y has­ta su con­duc­ti­vi­dad eléc­tri­ca, con lo que de­tec­ta en­fer­me­da­des co­mo mas­ti­tis unos cua­tro días an­tes de que pro­duz­can sus efec­tos vi­si­bles.

Otro ro­bot en­tre­ga la ali­men­ta­ción ajus­ta­da a las ne­ce­si­da­des de ca­da ani­mal, in­di­vi­dua­li­za­do con un chip que los ro­bots pue­den leer. Un ro­bot or­de­ña­dor, el As­tro­naut A 4 cues­ta 120 mil eu­ros y pue­de or­de­ñar cien­tos de va­cas por día por­que tra­ba­ja sin pa­rar las 24 ho­ras. Con­tra eso tie­ne que com­pe­tir el Uru­guay; vea­mos con qué con­ta­mos.

Aquí se pue­de pro­du­cir pas­to abun­dan­te pe­ro los cos­tos ya no son ba­ra­tos co­mo an­tes; aquel pa­ra­dig­ma del Dr. Mac Mee­kan de su legendario li­bro De pas­to a le­che, que nos for­mó a to­dos, es­tá tam­ba­lean­do.

Pro­du­cir el pas­to es­tá ca­rí­si­mo por­que hay que ha­cer­lo con má­qui­nas que gas­tan ga­soil, que aquí tie­ne el pre­cio de cuan­do el pe­tró­leo va­lía 100 dó­la­res el ba­rril, mien­tras la le­che tie­ne el pre­cio de cuan­do el pe­tró­leo ca­yó a 30 dó­la­res.

A su vez, hay que em­plear mano de obra que su­ce­si­vos go­bier­nos de iz­quier­da en­ca­re­cie­ron con aumentos sa­la­ria­les por de­cre­to e in­clu­so re­tro­ac­ti­vos (col­mo de lo an­ti­ne­go­cio), mien­tras con­sis­ten­te­men­te se de­te­rio­ra­ban los va­lo­res de res­pon­sa­bi­li­dad, es­fuer­zo per­so­nal, res­pe­to por el tra­ba­jo pro­pio y ajeno, fal­ta de mí­ni­mos ni­ve­les edu­ca­ti­vos, et­cé­te­ra, to­do lo cual con­ver­ge ha­cia una caí­da alar­man­te de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo.

Suel­dos su­bien­do y pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral ba­jan­do es un cóc­tel le­tal pa­ra una ac­ti­vi­dad que no sa­be lo que es do­min­gos, fe­ria­dos o tor­men­tas. Su­bir suel­dos por­que si, a gol­pes de de­cre­tos del Po­der Ejecutivo só­lo le pue­de pa­re­cer bien a quien nun­ca pa­gó una quin­ce­na, nun­ca fir­mó un va­le y en de­fi­ni­ti­va nun­ca pro­du­jo na­da con su pro­pio es­fuer­zo y ries­go. La reali­dad no se pue­de cam­biar así de for­ma du­ra­de­ra, só­lo se la pue­de ma­qui­llar pa­ra que des­pués apa­rez­ca un de­te­rio­ro de­ses­pe­ran­te en cuan­to un aflo­je de pre­cios des­nu­de las de­bi­li­da­des.

Pa­ra avan­zar ha­cia una vida me­jor pa­ra to­dos de ver­dad y no de de­cre­to por un ra­to, hay que for­mar a la gen­te pa­ra que sea mu­cho más pro­duc­ti­va en ba­se a su ca­pa­ci­dad me­jo­ra­da y a las in­ver­sio­nes que los em­pre­sa­rios es­tén de­ci­di­dos a ha­cer; ser más pro­duc­ti­vo im­pli­ca te­ner me­jor edu­ca­ción, pe­ro tam­bién que­rer tra­ba­jar me­jor.

Tra­ba­ja­do­res que só­lo es­tán pen­san­do en ha­cer la su­ya, fal­tar al tra­ba­jo a la me­nor opor­tu­ni­dad y ha­ra­ga­near mien­tras no los mi­ran (que es la tó­ni­ca que vie­ne cre­cien­do en la fuer­za la­bo­ral, su­ma­da a la im­pre­sen­ta­ble ocu­pa­ción de plan­tas, huel­gas y pa­ros), no pue­den re­ci­bir me­jo­res sa­la­rios por la sen­ci­lla ra­zón de que no los ge­ne­ran. Y lo que no se crea no se pue­de re­par­tir, por más de­cre­to de fi­ja­ción de sa­la­rios mí­ni­mos, con­se­jos de sa­la­rios y to­da la gim­na­sia sin­di­cal que se quie­ra ha­cer. Es­to es así y ya se de­mos­tró has­ta el can­san­cio en to­dos los países que qui­sie­ron en­ri­que­cer a los po­bres por de­cre­to.

Fren­te a es­ta la­men­ta­ble reali­dad, la res­pues­ta em­pre­sa­rial es avan­zar si­guien­do a Ho­lan­da, cam­bian­do per­so­nas por ro­bots. Un em­pre­sa­rio ami­go me co­men­tó que pre­sen­tó un pro­yec­to de tam­bo ro­bo­ti­za­do a la De­cla­ra­to­ria de In­te­rés Na­cio­nal y al fi­nal lo can­ce­ló lue­go de es­pe­rar dos años a que el Mi­nis­te­rio de Ga­na­de­ría, Agri­cul­tu­ra y Pes­ca (MGAP) se ex­pi­die­ra; ¿así avan­za­re­mos ha­cia el Uru­guay agroin­te­li­gen­te?

Es­tos pro­ble­mas que tie­ne la le­che­ría hoy, que ob­via­men­te se tra­du­cen en un en­deu­da­mien­to gra­ve y cre­cien­te, son en el fon­do los mis­mos que afec­tan a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos del país del agro y fue­ra de él; só­lo quie­nes no de­ben com­pe­tir a mer­ca­do abier­to con el mun­do, co­mo quie­nes con­tra­tan con el Es­ta­do, es­tán pro­te­gi­dos y ga­nan ca­lla­da­men­te sus bue­nas ren­tas. Hoy quie­nes es­tán más cas­ti­ga­dos son los tam­be­ros y a ellos va mi so­li­da­ri­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.