Ba­jen los cos­tos por fa­vor

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO - POR CAR­LOS MA­RÍA URIAR­TE (*)

Mien­tras Sen­dic, Ma­du­ro, la Ren­di­ción de Cuen­tas y Co­rea del Nor­te se lle­van la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca, el te­ma que nos aho­ga to­dos los días si­gue muy vi­gen­te: lo ca­ro que es vi­vir y pro­du­cir en Uruguay.

Si bien en los úl­ti­mos tiem­pos se han ob­te­ni­do re­sul­ta­dos na­cio­na­les alen­ta­do­res en ci­fras re­fe­ri­das al con­trol de la in­fla­ción, al cre­ci­mien­to del PIB, al man­te­ni­mien­to del gra­do in­ver­sor y una me­jo­ra en la ac­ti­vi­dad in­dus­trial, no ocu­rre lo mis­mo a ni­vel de las cuen­tas fa­mi­lia­res, ni con los tra­ba­ja­do­res, ni con la ma­yo­ría de las em­pre­sas. Es so­bre ellos so­bre quie­nes más pe­sa el es­fuer­zo de es­ta re­cu­pe­ra­ción.

Por eso no de­be­mos en­ga­ñar­nos, por­que gran par­te de es­ta re­cu­pe­ra­ción no fue de­bi­da a ges­tio­nes del Es­ta­do, sino a una ex­ce­len­te tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca, y a un cli­ma anor­mal­men­te be­né­vo­lo que le de­vol­vió con cre­ces a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria lo que le qui­tó el año pa­sa­do. Cir­cuns­tan­cias co­yun­tu­ra­les, que oja­lá vuel­van a re­pe­tir­se. Pe­ro aún si­gue sin co­rre­gir­se el te­ma de fon­do.

El cró­ni­co al­to dé­fi­cit fis­cal es la cau­sa prin­ci­pal de los ma­les que es­ta­mos vi­vien­do. Nues­tro al­tí­si­mo cos­to de vi­da y de pro­duc­ción es de­bi­do prin­ci­pal­men­te a un Es­ta­do que gas­ta más de lo que pue­de.

Des­gra­cia­da­men­te aún no se vi­sua­li­za un es­fuer­zo sig­ni­fi­ca­ti­vo del go­bierno pa­ra cam­biar es­ta reali­dad. Bas­ta con ana­li­zar el Presupuesto Na­cio­nal ac­tual­men­te en es­tu­dio en el Par­la­men­to, que a pe­sar de to­do pro­po­ne un nue­vo au­men­to del gas­to pú­bli­co fi­nan­cia­do por más im­pues­tos. No im­por­ta cuán jus­tas sean las ra­zo­nes, por­que es­tas siem­pre exis­ti­rán, lo que im­por­ta es te­ner el va­lor y co­ra­je pa­ra de­cir bas­ta.

El in­cre­men­to en las ta­ri­fas pú­bli­cas, el cos­to de los com­bus­ti­bles y los au­men­tos de los im­pues­tos han si­do (y aun lo son) par­te de la so­lu­ción pa­ra en­fren­tar di­cho dé­fi­cit. Lo cual ha si­do una pe­sa­da carga pa­ra los uruguayos ge­ne­ra­do­res de re­cur­sos ge­nui­nos.

Otra he­rra­mien­ta ha si­do el ma­ne­jo ar­bi­tra­rio del va­lor del dó­lar por par­te del go­bierno de turno, una pe­sa­da carga pa­ra el sec­tor ex­por­ta­dor.

Co­mo las cuen­tas igual­men­te no dan, nos se­gui­mos en­deu­dan­do irres­pon­sa­ble­men­te. Co­mo en el pa­sa­do, pa­ra so­lu­cio­nar el pre­sen­te se si­gue com­pro­me­tien­do el fu­tu­ro de las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras.

Com­pa­rán­do­nos con nues­tros ve­ci­nos te­ne­mos un ni­vel de en­deu­da­mien­to ex­pre­sa­do co­mo por­cen­ta­je del PIB so­lo su­pe­ra­do por Bra­sil, y es ca­si el do­ble que el de Ve­ne­zue­la.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que Uruguay tie­ne en el agro el ca­mino más real pa­ra ge­ne­rar más tra­ba­jo y re­cur­sos ge­nui­nos pa­ra to­dos los uruguayos. Pe­ro pa­ra que lo haga es fun­da­men­tal dar­le el mar­co im­pres­cin­di­ble, a sa­ber: no po­de­mos ni de­be­mos ex­por­tar más in­efi­cien­cias. Hay que ba­jar el cos­to país.

Se­gun­do: se ne­ce­si­ta una re­gla fis­cal efec­ti­va que li­mi­te la ar­bi­tra­rie­dad del go­bierno de turno pa­ra au­men­tar sus gas­tos y/o en­deu­da­mien­to.

Tercero: se ne­ce­si­ta un Tri­bu­nal de Cuen­tas con po­der pu­ni­ti­vo, pa­ra que sus ob­ser­va­cio­nes sean real­men­te te­ni­das en cuen­ta, y así los res­pon­sa­bles y así los res­pon­sa­bles de las in­efi­cien­cias se ha­gan car­go de ellas.

Cuar­to: se ne­ce­si­ta un va­lor del dó­lar ame­ri­cano com­pe­ti­ti­vo, que re­fle­je feha­cien­te­men­te lo que con él su­ce­de en nues­tros prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les.

Quinto: se ne­ce­si­ta ba­jar los precios de la ener­gía pa­ra to­do el sec­tor pro­duc­ti­vo, y que su cos­to sim­ple­men­te re­fle­je el re­sul­ta­do ge­nuino de la ges­tión de UTE.

Sex­to: se ne­ce­si­ta dar ali­vio fi­nan­cie­ro a to­do pro­duc­tor que lo ne­ce­si­te.

Sép­ti­mo: se de­ben re­du­cir al mí­ni­mo los im­pues­tos a la tie­rra, sus­ti­tu­yén­do­los por otros que re­fle­jen la ca­pa­ci­dad con­tri­bu­ti­va de lo que so­bre ella se haga.

La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ac­tual ha si­do per­ver­sa con el sec­tor pro­duc­ti­vo y ex­por­ta­dor. Le­jos de for­ta­le­cer a quien pre­ci­sa, ha pues­to so­bre sus es­pal­das, cos­tos que le qui­tan com­pe­ti­ti­vi­dad, y lo des­mo­ti­van.

Por eso la cues­tio­na­mos, y por­que nos en­vuel­ve en un círcu­lo vi­cio­so cu­yas con­se­cuen­cias las si­gue pa­gan­do el pue­blo tra­ba­ja­dor, y en es­pe­cial aque­llos que no tie­nen un suel­do fi­jo a fin de mes.

Ms. Agric, Sc., ex pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ru­ral

C. PAZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.