“Es via­ble en­gor­dar no­vi­llos a corral para la cuo­ta 481 con co­me­de­ros de au­to­con­su­mo”

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO | MERCADOS - POR LU­CAS FA­RÍAS twit­ter.com/Lu­ca­sFa­ria­sA­gro

¿Qué balance hacen de la jornada de la UPIC 2017?

Muy po­si­ti­vo, sobre todo por la par­ti­ci­pa­ción de los pro­duc­to­res co­mo pro­ta­go­nis­tas, con im­por­tan­tí­si­mos apor­tes mos­tran­do sus nú­me­ros y ex­pe­rien­cias, que fue­ron muy bien re­ci­bi­das por el pú­bli­co. Tam­bién nos de­jó muy con­ten­tos ha­ber re­co­no­ci­do a la in­ge­nie­ra agró­no­ma Gra­cie­la Quin­tans, investigadora de INIA, con el pre­mio a la Con­tri­bu­ción Ga­na­de­ra2017, por su apor­te a la ge­ne­ra­ción del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co.

¿Qué re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­cio­nes pre­sen­ta­ron?

Tra­ba­ja­mos en el des­te­te pre­coz, que es una cer­te­za tec­no­ló­gi­ca, pe­ro tiene el pro­ble­ma del cos­to de la ra­ción. Bus­ca­mos la ma­ne­ra de sus­ti­tuir esa ra­ción que va­le US$ 400 por to­ne­la­da por un ali­men­to que val­ga la mi­tad. En los úl­ti­mos años se ge­ne­ró un ali­men­to con ca­si 30% de pro­teí­na cru­da y al­ta di­ges­ti­bi­li­dad, la bur­lan­da de sor­go (DDGS, por su si­gla en in­glés). Los da­tos ob­te­ni­dos son muy in­tere­san­tes, por­que si bien hay cier­ta de­pre­sión en la ga­nan­cia de pe­so –los animales con ra­ción ga­na­ban 750 gra­mos por día y los animales con 100% de DDGS ga­na­ban 620 gra­mos–, de to­dos mo­dos esa ga­nan­cia de pe­so se ajus­ta a lo es­pe­ra­do en el des­te­te pre­coz –600 gra­mos diarios, que es lo que ga­nan al pie de la va­ca–. Sus­ti­tu­yen­do la ra­ción por DDGS ba­ja­mos el cos­to del ki­lo de ter­ne­ro pro­du­ci­do en US$ 0,22. En­ton­ces si pa­sa­mos de un ter­ne­ro de 70 a 170 ki­los, en esos 100 ki­los en cua­tro me­ses ba­ja­mos el cos­to en US$ 22 por ter­ne­ro, un mon­to sig­ni­fi­ca­ti­vo.

¿Qué otro re­sul­ta­do pre­sen­tó?

Ade­más, con el ob­je­ti­vo de ba­jar los cos­tos, tra­ba­ja­mos con el des­te­te tem­po­ra­rio. En ge­ne­ral de­ci­mos que es de ba­jo cos­to, sin em­bar­go, cuan­do re­vi­sa­mos la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da en todo el país, nos encontramos que los tra­ba­jos acu­sa­ban que el ter­ne­ro de des­te­te tem­po­ra­rio pe­sa apro­xi­ma­da­men­te 10% me­nos cuan­do se de­vuel­ve a la va­ca a los seis me­ses. Preo­cu­pa­dos por ese te­ma, en el ve­rano pasado hi­ci­mos un ex­pe­ri­men­to muy sen­ci­llo: a ter­ne­ros que tie­nen unos 50 días de edad y pe­san entre 50 y 55 ki­los de pe­so vi­vo, hi­ci­mos un des­te­te tem­po­ra­rio. Vi­mos que cuan­do po­ne­mos la ta­bli­lla ba­jan las ga­nan­cias de forma sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro al sa­cár­se­la la va­ca re­to­ma la pro­duc­ción de le­che y el ter­ne­ro com­pen­sa esa me­nor pro­duc­ción de le­che de la va­ca con un com­por­ta­mien­to in­ges­ti­vo di­fe­ren­te, au­men­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ac­ti­vi­dad de pas­to­reo. Vi­mos que no hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas entre los ter­ne­ros que tie­nen ta­bli­lla y los que no la tie­nen. Este tra­ba­jo con­fir­ma la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de se­guir tra­ba­jan­do para pa­sar de la in­cer­ti­dum­bre a la cer­te­za.

¿Pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res pue­den par­ti­ci­par de la cuo­ta 481?

Desa­rro­lla­mos un ex­pe­ri­men­to que com­ple­men­ta un clásico de la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción de la UPIC, que es el uso de co­me­de­ros de au­to­con­su­mo. Nos fal­ta­ba eva­luar si es po­si­ble uti­li­zar­los en en­gor­de de no­vi­llos a corral. Si es­to es así, via­bi­li­za­mos a ese pro­duc­tor que no tiene co­me­de­ros de hor­mi­gón, mí­xer, trac­tor, o po­si­bi­li­da­des de ha­cer si­lo bun­ker. Eva­lua­mos no­vi­llos ali­men­ta­dos dia­ria­men­te, con ra­ción pro­por­cio­na­da tres ve­ces al día si­mu­lan­do un feed­lot

comercial, y con au­to­con­su­mo lle­nan­do una vez por semana. Cuan­do ana­li­za­mos los re­sul­ta­dos vi­mos que en tér­mi­nos de ga­nan­cia de pe­so no hu­bo di­fe­ren­cias entre los no­vi­llos ali­men­ta­dos dia­ria­men­te y los del au­to­con­su­mo. Sí encontramos una caí­da en la con­ver­sión de los de au­to­con­su­mo, por­que con­su­mie­ron más. Pe­ro aún esa peor con­ver­sión es ex­ce­len­te desde el pun­to de vis­ta del ne­go­cio. En el co­me­de­ro la con­ver­sión fue de 6 a 1 y en el otro de 6,8 a 1. Sig­ni­fi­ca que el ne­go­cio de en­gor­de de no­vi­llos con au­to­con­su­mo a corral es via­ble para la cuo­ta 481.

¿Qué es­tra­te­gia de fi­nan­cia­ción se pre­sen­tó para adop­tar el sistema Ali­men­ta­ción Di­fe­ren­cial del Ter­ne­ro (ADT)?

Ge­ne­ral­men­te las al­ter­na­ti­vas tec­no­ló­gi­cas eva­lua­das en la UPIC im­pli­can un gra­do de in­ten­si­fi­ca­ción, con un au­men­to del pe­so re­la­ti­vo del capital res­pec­to a otros re­cur­sos, co­mo la mano de obra y la tie­rra. Eso im­pli­ca un au­men­to del gas­to. Con to­das es­tas al­ter­na­ti­vas el gas­to es me­nor al in­gre­so adi­cio­nal, y por lo tanto el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co es el es­pe­ra­do. Pe­ro es­pe­rar ese re­sul­ta­do tiene un cos­to fi­nan­cie­ro. Por eso junto al in­ge­nie­ro agró­no­mo Ig­na­cio Buf­fa y a la pro­fe­so­ra Vir­gi­nia Be­ret­ta hi­ci­mos el es­tu­dio de­no­mi­na­do Tec­no­lo­gía, re­sul­ta­do eco­nó­mi­co y fi­nan­cia­mien­to. Pu­si­mos el ejem­plo de un pro­duc­tor cria­dor que ge­ne­ral­men­te ven­de va­cas gor­das y ter­ne­ros en oto­ño, para que re­ten­ga esos ter­ne­ros y los ven­da a fin de año, ha­cien­do el sistema ADT, en­ce­rrán­do­los en in­vierno –cuan­do no hay pas­to–, y que lue­go co­man dos me­ses el pas­to de pri­ma­ve­ra. De esa forma lo puede ven­der con 313 ki­los en no­viem­bre. Pe­ro eso im­pli­ca dos pro­ble­mas, uno es que en mar­zo de­ja de in­gre­sar­le el di­ne­ro por la ven­ta de los ter­ne­ros de oto­ño, y en in­vierno pre­ci­sa pa­gar la ra­ción. Por un lado se le pos­ter­gan los in­gre­sos y por otro se le ade­lan­tan gas­tos; se le ge­ne­ra un des­ba­lan­ce. No hay flu­jo de ca­ja y de­ja de ser via­ble desde el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial. Hi­ci­mos una si­mu­la­ción, to­man­do un cré­di­to que fi­nan­cie la apli­ca­ción de esa tec­no­lo­gía, a una ta­sa de in­te­rés del 5% anual, cuo­ta constante de in­te­rés sobre sal­do. Para una estancia de 1.000 hectáreas se­ría un prés­ta­mo de US$ 35 mil. Vi­mos que se puede efec­ti­va­men­te ha­cer eso, to­mar el cré­di­to ban­ca­rio, man­te­ner un flu­jo de ca­ja con sal­do po­si­ti­vo, lo­gran­do via­bi­li­zar fi­nan­cie­ra­men­te el em­pren­di­mien­to y me­jo­ran­do el in­gre­so ne­to de la em­pre­sa en US$ 20, que en una estancia de 1.000 hectáreas son US$ 20 mil. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.