Cor­ta­ron la le­che

A pe­sar de que la co­lo­ca­ción de lác­teos uru­gua­yos ve­nía en fuer­te caí­da, los bra­si­le­ños in­te­rrum­pie­ron las com­pras y de­ja­ron al Mer­co­sur mal pa­ra­do an­te la Unión Eu­ro­pea

El Observador - Agropecuario - - PORTADA -

El sec­tor le­che­ro, co­mo el arro­ce­ro, vie­nen con­tras­tan­do su al­ta pro­duc­ti­vi­dad y ca­li­dad con su ba­jo mar­gen de ren­ta­bi­li­dad. Y pa­ra am­bos sec­to­res la ad­ver­sa reali­dad de Bra­sil re­pre­sen­ta­rá un re­to adi­cio­nal en los pró­xi­mos me­ses, que pue­de de­ri­var en más sa­li­das de em­pre­sas.

Tal vez co­mo una re­ver­be­ra­ción del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, los pro­duc­to­res del sur de Bra­sil em­pe­za­ron a re­cla­mar con­tra la im­por­ta­ción de lác­teos de Uru­guay, se mo­vi­li­za­ron en las fron­te­ras y ob­tu­vie­ron rá­pi­da y sor­pren­den­te­men­te el apo­yo del ma­yor so­je­ro del mun­do y mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra del go­bierno de Mi­chael Te­mer: Blai­ro Mag­gi.

En el sec­tor lác­teo uru­gua­yo la si­tua­ción si­gue sien­do de­li­ca­da a pe­sar de una bue­na pri­ma­ve­ra en lo cli­má­ti­co, pe­ro sin una me­jo­ra de los pre­cios de ex­por­ta­ción las pe­que­ñas y me­dia­nas in­dus­trias se apro­xi­man a una si­tua­ción crí­ti­ca, a la que las se­ña­les ne­ga­ti­vas que lle­gan de Bra­sil so­lo sig­ni­fi­ca­rán un agra­va­mien­to.

Pe­ro la si­tua­ción es preo­cu­pan­te más allá de la insólita me­di­da bra­si­le­ña de sus­pen­der el in­gre­so de lác­teos de Uru­guay por­que el mer­ca­do bra­si­le­ño vie­ne en pi­ca­da. Las com­pras bra­si­le­ñas caen en pi­ca­da, tan­to por la bue­na pro­duc­ción co­mo por lo mo­des­to del con­su­mo.

Y en reali­dad la mo­vi­da de los pro­duc­to­res bus­ca un ob­je­ti- vo mu­cho más pe­li­gro­so por sus im­pli­can­cias de me­diano pla­zo: cuo­ti­fi­car y así po­ner un to­pe a las ex­por­ta­cio­nes de Uru­guay. La ce­le­ri­dad con la que ob­tu­vie­ron una me­di­da tan drás­ti­ca co­mo inopor­tu­na en me­dio de una ne­go­cia­ción del Mer­co­sur con la Unión Eu­ro­pea (UE) lle­van a pen­sar que Ita­ma­raty no quie­re con­tra­de­cir a los tres es­ta­dos –Río Gran­de del Sur, Pa­ra­ná y San­ta Ca­ta­ri­na– que han ama­ga­do con pe­dir un ple­bis­ci­to y sue­ñan con un nue­vo país que se­ría la cuar­ta ma­yor eco­no­mía del con­ti­nen­te.

Lo cu­rio­so es que el re­cla­mo lle­ga en un mo­men­to en que las ven­tas son muy ba­jas. Tal vez se es­pe­ra­ba que Bra­sil in­cre­men­ta­ra sus com­pras de la mano de una eco­no­mía que vie­ne en re­cu­pe­ra­ción. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) co­rri­gió es­ta se­ma­na al al­za la pro­yec­ción de cre­ci­mien­to del país ve­cino pa­ra es­te año y pa­ra 2018.

Pe­ro las com­pras de lác­teos de Bra­sil a Uru­guay vie­nen en es­te se­gun­do se­mes­tre en fran­co des­cen­so. A pe­sar de que el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co de los nor­te­ños era mu­cho peor un año atrás, en 2016 em­pu­ja­ron con fuer­za las com­pras y de al­gu­na ma­ne­ra ayu­da­ron a cru­zar lo que fue el peor mo­men­to pa­ra los pro­duc­to­res. Pe­ro da­da la flo­je­dad de las com­pras de Bra­sil y la an­te­rior sa­li­da de Ve­ne­zue­la, la ex­por­ta­ción de lác­teos de Uru­guay se en­cuen­tra en un mo­men­to com­ple­jo.

Bra­sil com­pra­ba 80% de la le­che en pol­vo que Uru­guay ex­por­ta­ba un año atrás, pe­ro en el ter­cer tri­mes­tre de 2017 lle­vó so­lo 14% de lo ven­di­do. Las ven­tas de lác­teos que lle­ga­ron a US$ 160 mi­llo­nes en 12 me­ses ter­mi­na­dos en se­tiem­bre del año pa­sa­do ca­ye­ron a unos US$ 100 mi­llo­nes en los úl­ti­mos 12 me­ses y eso bá­si­ca­men­te por un des­cen­so abrup­to en los úl­ti­mos tres me­ses.

Y no es so­lo la ba­ja en el vo­lu­men, sino tam­bién en el pre­cio de com­pra que es­tre­cha los már­ge­nes in­dus­tria­les. Y el au­men­to de la pro­duc­ción que se vie­ne dan­do, pa­ra al­gu­nas in­dus­trias po­dría ser más un pro­ble­ma por el nu­lo mar­gen ope­ra­ti­vo que una ven­ta­ja por usar me­jor la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da.

Tras un año desas­tro­so pro­duc­ti­va y co­mer­cial­men­te en 2016, la pro­duc­ción le­che­ra va re­cu­pe­rán­do­se y ha subido apro­xi­ma­da­men­te 10% res­pec­to a los ni­ve­les del año pa­sa­do. Pe­ro mien­tras un año atrás Bra­sil com­pra­ba más de 10 mil to­ne­la­das de lác­teos ca­da mes, en es­te se­gun­do se­mes­tre es­tá com­pran­do un ter­cio de lo que com­pra­ba un año atrás.

La re­ti­ra­da de los bra­si­le­ños, aun­que ca­be es­pe­rar que so­lo sea par­cial y pa­ra ali­viar el mo­men­to pi­co de pro­duc­ción, se su­ma a la sa­li­da de Ve­ne­zue­la, que fue el clien­te prin­ci­pal de que­sos.

Bra­sil un año atrás era el prin­ci­pal com­pra­dor no so­lo de le­che en pol­vo sino tam­bién en que­sos. Y si la ex­por­ta­ción al país ve­cino que­da cuo­ti­fi­ca­da se­rá una pé­si­ma se­ñal pa­ra un sec­tor que ya en agos­to y se­tiem­bre fae­nó más va­cas que el año pa­sa­do. Es­te mis­mo vier­nes se li­qui­da el tam­bo Ho­lan­do de la ca­ba­ña Las Ro­sas. Aún pro­duc­to­res gran­des y tec­ni­fi­ca­dos em­pie­zan a can­sar­se de re­mar con la co­rrien­te en con­tra.

Sin Bra­sil y Ve­ne­zue­la, que­da Mé­xi­co co­mo un com­pra­dor im­por­tan­te y lue­go hay que sa­lir a mer­ca­dos más le­ja­nos co­mo Ar­ge­lia que de­jan me­nos már­ge­nes.

En un mun­do de pre­cios es­ta­bles, la si­tua­ción de Uru­guay que­da muy frá­gil sino fun­cio­na la com­ple­men­ta­rie­dad na­tu­ral que se es­pe­ra­ría res­pec­to a la eco­no­mía bra­si­le­ña. El fuer­te as­cen­so de los pre­cios de la man­te­ca ha si­do un pa­lia­ti­vo, pe­ro que dis­ta de ser su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner

CONAPROLE

C. DOS SAN­TOS

Nin y Ague­rre en la con­fe­ren­cia del miér­co­les so­bre la tra­ba a los lác­teos que re­sol­vió Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.